Depresión y obesidad: ¿Causa y efecto? Un nuevo estudio revela que el estado mental puede ser origen de los problemas de peso

internet

La obesidad y la depresión a menudo van de la mano. Pero, ¿ ser obeso hace que la gente se deprima o la gente se deprime por ser obeso?

En una sociedad enamorada de la delgadez, muchos suponen que la gordura es deprimente y que, si hay una relación causa-efecto, es la obesidad la que hace que la gente se derrumbe.

“Hay una explicación alternativa”, dice Belinda L. Needham, profesora asistente de Sociología en la Universidad de Alabama en Birmingham, “y es que estar deprimido en realidad te hace subir de peso.”

Su nuevo estudio encontró que los jóvenes que reportaron síntomas de depresión, aumentaron de peso más rápidamente durante un período de 15 años y acumularon más grasa abdominal que las personas que parecían ser más felices. En el estudio, que fue publicado en la Revista Americana de Salud Pública, se explica que aquellas personas que eran obesas inicialmente pueden haberse sentido deprimidas, pero su tristeza no aumentó con el tiempo.

“Cuando uno está deprimido, tiende a estar inactivo, a no hacer tanto ejercicio y a comer más”, dijo Needham, “y si alguien experimenta altos niveles de depresión y toma antidepresivos para controlarlo, los medicamentos que consuma estarán asociados con el aumento de peso también.”

El especialista señaló que podría haber algún tercer factor subyacente que cause tanto la depresión como la obesidad.

“La manera en cómo lo vemos el estudio es que el estrés crónico conduce a las afecciones depresivas que conducen a exceso de peso”, dijo.

La hormona del estrés, el cortisol, estimula y promueve el almacenamiento de grasa, especialmente en el área abdominal, ya que el cuerpo ha evolucionado para almacenar calorías durante momentos de estrés.

La relación entre obesidad y depresión ha sido siempre muy turbia. Algunos expertos en el campo, como Kelly Brownell, de la Universidad de Yale, dice que la “flecha de causalidad va en ambas direcciones”, pero que el estigma que rodea a la obesidad conduce a la discriminación y el prejuicio tenaz que inevitablemente resulta en depresión.

Needham observó que los esfuerzos de salud pública para frenar la obesidad no toman en cuenta el bienestar emocional y que el tratamiento a la depresión subyacente queda corto.

“La obesidad y la depresión son 2 problemas graves de salud pública que preocupan a todo el mundo, pero realmente no entiendo mucho sobre la relación entre los 2”, dijo.

“En nuestra cultura tendemos a separar la mente del cuerpo, pero están mucho más conectados de lo que pensamos”, dijo, “no vamos a saber cómo tratar la obesidad si sólo nos centramos en la dieta y el ejercicio”.

Fuente: mundoejecutivo.com.mx


card.ly

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

Si bien la sal hace que retengas líquidos, también hace que tengas mejor humor‏

internet

Consumir sal en exceso ocasiona daños a la salud, como la retención de líquidos, que genera problemas renales. Sin embargo, una pizca de este mineral al día puede proporcionarte uno que otro beneficio, entre uno de ellos es el mejor humor. Según Kim Johnson, científico de la Universidad de Iowa, en E.U.A, la sal eleva el estado de ánimo de las personas, pues evita que se activen las áreas en el cerebro relacionadas con la ansiedad y la depresión. El estudio publicado en la revista Physiology Behavior, informó que este condimento en un antidepresivo natural, al igual que otros alimentos como la soya y las nueces.

Fuente: Revista Psychologies

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

Depresión. Es una acumulación de cosas no resueltas. Un estado añejado de tristeza e ira. Este transtorno empuja al suicidio a mas de 800 mil personas ¿Qué hay atrás de la tristeza?‏

2.bp.blogspot.com

Falta de constancia, pesimismo y desgano: el desánimo se ha instalado. Es doloroso pero también puede beneficiar, al ayudarnos a contactar que quizá no tenemos la vida que queremos. De este modo nos ofrece una excusa para reconciliarnos con nosotros mismos.

Ha quedado atrás la época en que la depresión se consideraba una forma de locura, una suma de espíritus demoniacos, o en el mejor de los casos una romántica y noble causa de muerte. Sin embargo, en la actualidad su origen todavía no queda del todo claro y su diagnostico no es siempre el acertado. Pero no se puede dudar en que es una de la afecciones de mayor dimensión en la época actual: “la plaga del siglo XXI”, la han llamado algunos. Información publicada en el 2009 por la Organización Mundial de la Salud lo corrobora: en el mundo hay 121 millones de deprimidos.

La melancolía se desborda.

“Tengo 20 años y lo que se dice ganas de vivir no tengo. Si fuera fácil suicidarse y alguien me asegurara que saldría bien, lo haría. Esto es una cárcel sentimental muy agobiante, necesito ayuda, necesito sentirme querida. Soy incapaz de dar y recibir cariño, ¿Qué me pasa?” … El desaliento, la pérdida de sentido de la vida y el sentido de desamor son típicos del estado anímico depresivo; este puede tener más de una causa, desde hechos concretos hasta factores biológicos, e incluso se ha llegado a hablar de personalidades depresivas. Se llama depresión endógena la que responde a las causas físicas y exógenas a la que tiene motivos emocionales.

La suma de muchas tristezas.

Se habla de una afección normal cuando el abatimiento se debe a un evento particular, como la muerte de un ser querido, la traición, la perdida del empleo. Pero se le considera un estado de animo anormal cuando la respuesta ante estos eventos es excesiva. Las crisis producen una fuerte sensación de desorientación, que nos hace sentir que perdemos el rumbo y nos dejan sin saber muy bien para donde ir o que hacer. A veces, el desencadenante ni siquiera es lago específico, si no la sumatoria de malestares sostenidos a lo largo de tiempo.

Diagnóstico del desánimo

Generalmente se habla de dos grandes tipos de este trastorno, es decir, se puede ser depresivo o se puede vivir deprimido. En el primer caso, la personalidad depresiva es la que presenta una conducta que tiende al pesimismo, y la introversión, la obsesión por el orden, la hipersensibilidad y la tenencia a vivir del pasado. En tanto la segunda se define como una forma de vivir en la monotonía, la falta contenido y la ausencia de perspectiva al futuro.

Otra mirada.

En la actualidad se ha avanzado mucho en la forma de percibir este trastorno. La gente se está permitiendo sentirse triste, experimentar estados de ánimo que antes ni siquiera se planteaba y eso es una gran paso. Antes se tenia la idea de que todo tenía que estar perfecto. La depresión es una acumulación de cosas no resueltas, un estado añejado de tristeza y de ira, pero también una oportunidad para cambiar lo que nos incomoda o no nos satisface.

Actualmente existe una mayor apertura, se han dejado de lado algunos prejuicios y quizás lo mas importante es que cada vez existen más herramientas y una interesante combinación de técnicas, terapias y alternativas para tratarla y enfrentarla de manera saludable. Esto se debe a que si antes la depresión entraba en el terreno de la demencia, hoy se puede concebir como una oportunidad de crecimiento y autoconocimiento.

El primer paso del proceso de sanación consiste en abrir una ventana de oportunidad, un espacio de claridad para que la persona pueda ver que quiere hacer, si esta dispuesta o no a modificar lo que le hace daño. Sin la disposición de la persona deprimida el médico o sanador no puede hace nada, por eso es muy importante que la persona tenga una mente clara y que desee salir adelante. Un ingrediente fundamental en el tratamiento es el amor con el fin de devolverle confianza a la persona deprimida. La felicidad consiste en tener buena salud y mala memoria. En otras palabras, se basa en la capacidad que tengamos de desterrar lo que nos causó daño y, libre ya de las emociones negativas, podamos ver con claridad lo que necesitamos y como queremos vivir. Es decir en la última instancia de la depresión se nos permite contactar con nuestra sabiduría interna, para de ese modo ser capaces de tomar de nuevo la riendas de nuestra vida.

Fuente: Revista Pshycologies

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

Depresión

metalgirl.wordpress.com

“No me gusta como me siento. No veo como continuar. No quiero hacer nada. Estoy tan deprimida”

Todos ellos son pensamientos muy reconocibles, cada uno vuelve una y otra vez y van acompañados de una baja en el estado de ánimo. Cuando esta baja en el ánimo dura mucho (continuamente por varias semanas) es llamada depresión, los síntomas como ansiedad, insomnio e irritabilidad son los primeros en manifestarse.

La depresión es una enfermedad que afecta el estado de ánimo, la manera de pensar y la autoestima de quien la padece interfiriendo con la capacidad de la persona para trabajar, estudiar, dormir, comer y disfrutar de actividades que antes eran placenteras.

Otros síntomas son, pérdida de interés en la gente y en las cosas a tu alrededor, nada te complacerá, aún si pasa algo que siempre disfrutas, no se sentirás mejor.

Puede ocurrir la pérdida del apetito y peso, te sentirás más deprimido en las mañanas que durante e el resto del día, dormirás mal o frecuentemente te despertarás en horas antes de lo normal, te sentirás cansado durante el día (brazos y cabeza pesados) o muy intranquilo (no puedes permanecer sentado ni un minuto).

Lo molesto es que la gente a tu alrededor no puede ver el problema con el cual estás luchando. La falta de entendimiento solo agrava este problema.

Durante la depresión te sientes con frecuencia muy inseguro o insegura, no eres capaz de tomar decisiones, aún cuando algo muy simple esté involucrado. Otro problema frecuentemente es que casi nunca sientes deseos o disfrutas del sexo. Muchos de estos síntomas probablemente te sean familiares.

Fuente: http://www.depresion.com.mx

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

Comer compulsivamente‏ ¿Por qué lo haces?

midietabalanceada.com

Comer compulsivamente es un problema severo que puede generar enfermedades físicas, mentales y sociales. El comer compulsivamente es uno de los trastorno de la conducta alimenticia y una enfermedad crónica, que está muy relacionada con la depresión, los miedos y fobias y conlleva a otros problemas de salud, como el sobre peso y la obesidad entre otros muchos.

Esta enfermedad afecta sobre todo a personas con obesidad que siguen dietas por largos periodos, pero no descarta a personas que tienen un peso normal. Se presenta más en mujeres que en hombres y mucho más en personas jóvenes.

Este problema se caracteriza por que la persona come en poco tiempo una cantidad mayor a la que se debe consumir normalmente, de forma xagerada, descontrolada y con mucha ansia. Este problema va seguido de malestar, vergüenza y culpa, no solamente por la forma de comportamiento sino por el aumento de peso que general.

tra de las manifestaciones es que es parte del famoso síndrome del efecto yoyo, es decir, bajar y subir de peso continuamente, con los riesgos que conlleva esta inestabilidad en el organismo.

Es un problema que afecta de forma integral a quienes la padecen, ya que no solamente ocasiona diversos problemas fisiológicos, sino también muchos problemas emocionales y sociales. El comer compulsivamente, se caracteriza por comer una gran cantidad de alimento sin poder controlarla, aunque no se tenga hambre o ya se sienta el estómago lleno, o sea que se pierde el control de lo que se come. Muchas veces sucede cuando la persona no puede controlar una emoción negativa y su ansiedad aumenta, lo que ocasiona un problema metabólico que se convierte en un círculo vicioso, come, se angustia, come, se angustia.

Otra característica es la obsesión a la comida y por iniciar dietas de todo tipo, que no llegan a concluir y rompen fácilmente y en muy poco tiempo.

Estas personas, por lo general se sienten culpables por no poder controlar la ingestión de alimentos y llegan a obsesionarse por su peso de forma enfermiza.

El comedor compulsivo, a diferencia de los enfermos de bulimia y anorexia, no se inducen el vomito, ni toman laxantes ni diuréticos.

Las personas que padecen este tipo de trastorno responden de manera inadecuada a situaciones de stress, problemas cotidianos y conflictos emocionales. Tienen baja autoestima, son perfeccionistas y exigente y con tendencia a la impulsividad. El alimento lo utilizan como una forma de calmar las situaciones que les son difíciles de sobrellevar.

Hombres y mujeres comedores compulsivos se esconden algunas veces detrás de su apariencia física, creando un bloqueo entre ellos y la sociedad y se sienten culpables por no ser lo suficientemente buenos. Muchos de ellos fueron víctimas de abuso sexual.

Con una baja autoestima, acompañada de una necesidad de aceptación, validación y cariño, episodios de atracones y los momentos en los que come, se convierten en una obsesión y en una forma de olvidar el intenso dolor que les produce el no ser aceptados y el afán de ser queridos.

Fuente: directoalpaladar.com

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

Crisis y deudas disparan venta de antidepresivos. La consulta ante el psiquiátrico creció entre 20 y 30% en un año, reportan. Un tratamiento antiestrés cuesta al mes hasta $6 mil‏ pesos (en México), unos 460 dlls al mes

antidepresivoLa crisis económica ha detonado el crecimiento de un negocio que parece no tener límite. Se trata de la venta de antidepresivos y ansiolíticos que ahora, en su mayoría, son medicados para calmar el desánimo y la angustia generadas por la pérdida del empleo, el incremento de las deudas y una percepción generalizada de incertidumbre.

La Asociación Nacional de Farmacias de México (Anafarmex) estima que en los últimos cuatro años ha crecido entre 12% y 15% la venta de fármacos para tratar la depresión y la ansiedad y ello lo atribuye al estado de estrés y de preocupación constante en que se encuentra la población, sobre todo, derivados de las dificultades económicas.

El fenómeno es mundial. En España y en Argentina ese mercado creció 15%.

Fuente: http://www.eluniversal.com.mx

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contibuír a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google

Tabacón Grand Spa: El relax que te mereces‏

La belleza y ambiente exóticos de Costa Rica son el marco perfecto para albergar este lujoso y relajante recinto.

Con un estilo asombroso, se unen los cuatro elementos para crear un lugar único en la zona norte de Costa Rica, donde convergen el necesario confort y la naturaleza exuberante del bosque tropical en toda su fuerza.

El lugar

Las aguas termales que nacen del volcán Arenal son razón suficiente para visitar este Grand Spa, pero se vuelven una visita obligada cuando el paisaje ofrece tintes prehistóricos, pues en pocos sitios del mundo se puede disfrutar del espectáculo de un volcán en erupción desde una tibia piscina natural (puedes elegir desde los 23° hasta los 40°). Rodeado de una biodiversidad conformada por más de 100 especies de mamíferos, 350 especies de anfibios y aves y 500 especies de plantas, si quieres convivir con esta exótica naturaleza, sólo tienes que realizar una relajante caminata por los senderos del resort y elegir el lugar para descansar. O por qué no, sentarte frente a una cascada de aguas termales para disfrutar de un cóctel.

La renovación y la aventura

Para reavivarte, nada mejor que recibir un tratamiento de limpieza facial con lodo del volcán o un ritual en temascal que te purificará totalmente. Cuando haga falta, puedes experimentar cualquiera de las terapias de relajación que ofrece el Spa.

Para estimular la adrenalina, no te puedes perder el safari en balsa flotante, hacer rafting, visitar los puentes colgantes, o navegar en kayak en el lago Arenal: tú eliges. Si lo que te mueve es la curiosidad, podrás visitar a los indígenas Malekus, observar las aves o caminar de noche para descubrir a las especies noctámbulas.

La degustación

A la hora de la comida, puedes disfrutar de la cocina de autor a cargo del chef Leopoldo Cortés: menús vegetarianos, cocina costarricense y una gran variedad de postres creados por el chef pastelero. Siempre queda tiempo para la diversión, así que una visita a cualquiera de los bares se convierte en buen motivo para propiciar un momento placentero.

El descanso

Las habitaciones del resort están decoradas con finos muebles de madera tallados por las manos de artesanos originarios de la zona, con detalles cálidos que resaltan la hospitalidad de los ticos.

Fuente: http://www.playboy.com.mx

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contibuír a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google

Mujeres y alcohol: una amistad peligrosa. De unos años para acá, el modo de beber de las mexicanas se asemeja cada vez mas a la de los hombres. ¿De que modo esto esta cambiando el significado de tomar unas copas con amigas?‏

borracha 3“Aunque al principio la diferencia no sea obvia, ellas pagan un precio mas alto que los hombres”:

El alcoholismo es el principal problema de salud pública en México, desde el punto de vista de adicciones. Y aunque se sigue considerando una enfermedad varonil, el numero de mujeres va en asenso, Además revela dos datos preocupante: por casa 5.8 hombre que beben hay una mujer que lo hace, mientras que por cada 5 hombres adultos que beben, hay un adolecente de entre 12 y 17 años que toma. Además, señala que el modo de beber de las mujeres se asemeja cada vez más al de los hombres. Es decir, de unos años para acá ellas ingieren grandes cantidades de alcohol en una sola ocasión, en lugar de dosificarlo, y la adolecentes de entre 12 y 17 años consumen incluso más que sus similares varones. Esto es grave si se toma en cuenta que las muertes por accidentes de transito con conductores intoxicados, 23 por ciento ocurren a jóvenes de entre 15 y 24 años.

Cuestión de biología.

Es un hecho que el organismo femenino es mas débil frente al alcohol, Si un hombre y una mujer toman exactamente la misma dosis, ella se intoxica mas y mas rápido que el, por que su cuerpo tiene mas tejido graso y menos agua y sangre, por lo que la sustancia llega mas rápido al cerebro. Además el cuerpo masculino cuenta con más deshidrogenasa alcohólica, enzima que ayuda a metabolizar el alcohol, por lo que protege de los estragos de una borrachera. Algunos estudios han señalado que cuando hombre y mujeres consumen la misma cantidad durante tiempo prolongado, el riesgo de desarrollar cirrosis es mayor en ellas. El exceso también puede ocasionar trastornos en los ciclos menstruales.

Mancha social

Además del condicionamiento físico esta el estigma que la sociedad impone a la mujer alcohólica. A la familia no le gusta tener un borracho en casa y menos si es mujer, La culpa familiar es mayor entre las mujeres, se da con más frecuencia que el padre sea alcohólico, pero cuando la mamá tiene el problema el impacto en la familia es más fuerte. Por otro lado Mientas los hombres usan el alcohol para socializar ella en cambio se acercan a la bebida para huir de un problema emocional. Muchas incluso lo toman como si fuese un medicamento para compensar su depresión, No todas las mujeres que beben mucho son alcohólicas. Se considera bebedora social aquella que consume hasta dos tragos por ocasión (la OMS determina que una ocasión dura 24 horas, siempre y cuando se dejen descansar dos días entre una y otra). Quien toma más de dos tragos por ocasión puede ser considerada bebedora fuerte, pero todavía tiene el control la línea entre ella y la alcohólica es casi invisible. No se sabe cuando nace de una necesidad física, aunada a una cuestión mental, y ya no se detiene. Las características de un alcohólico son: Beber para desinhibirse, se emborrachan cuando no planeaban hacerlo, presentan lagunas mentales, tienen periodos de abstinencia y presentan sentimientos de culpa.

Por otro lado los ideales femeninos están cambiando, Hay una autoexigencia muy grande, pero tambien una gran rebeldia, que las lleva a chocar con una figua femenina tradicional. Esto esta asociado con el consumo.

Esto es una enfermedad como e cáncer. Para salir es indispensable pedir ayuda.

Para leer. Mujeres y alcohol. ¿Placer privado o problema público? de Elizabeth Ettorre, Ed Narcea 1998

Examina el problema desde la perspectiva de enero y explota posibilidades de recuperación.

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contibuír a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google

Tiempo de calidad. No tener tiempo es argumento, justificación, queja, lamento, pretexto, lugar común y, también y por desgracia, una realidad.‏

highlights-02Como si hubieran pasado cien años, añoramos cuando llegar de tal a cual punto no nos llevaba ni diez minutos o cuando todavía podíamos de ir a comer a la casa; en algunos lugares, el tiempo «de antes» rendía incluso para tomar una siesta después de comer.

Dentro de estas quejas, las más sentidas son las que se refieren a la falta de tiempo para la familia o para los amigos, una cuestión en verdad lamentable, pero, ¿qué se le va a hacer?, en estos tiempos nos tocó vivir.

Recientemente, he oído hablar de un concepto que me ha dejado entre estupefacto y maravillado: resulta que ahora existe un paliativo genial y una perfecta solución para aminorar el impacto de la alarmante falta de tiempo, y a esta maravillosa fórmula, que permite categorizar cualitativamente el tiempo, les ha dado por llamarla «tiempo de calidad».

Lo que les doy es tiempo de calidad

Esta frase es la mejor justificación para todo género de desatinos y es la herramienta con la que el hombre moderno puede trastocar su realidad asumiéndose, ya no como víctima de la época actual —que es la que nos impide disponer de tiempo—, sino como un ser que, con todas sus capacidades, encuentra fórmulas creativas para solucionar problemas que lo depositan directamente en el carril para alcanzar otro de los conceptos con los que ha decidido establecer y venderse una ambiciosa frontera aspiracional: «la excelencia».

La excelencia es ese concepto, meta, ideal y objetivo de vida que, con el afán de allanarnos el camino, nos regalan a diario artículos, libros, seminarios, simposios y peroratas de la peor caterva. Pero para aquellos que creen firmemente en las bondades del tiempo de calidad, este concepto es quizá lo más avanzado y revolucionario en cuestiones de física moderna. Lo curioso es que el innovador concepto tiene también implícitas algunas variables de carácter sociológico, en virtud de las cuales no cualquiera tiene la capacidad de brindar tiempo de calidad: al parecer, para poder brindarlo, se debe contar —sobre todo mentalmente— con un «perfil ejecutivo» y llevar un estilo de vida en el que los retos laborales lo desborden a diario; sólo aquel que siente el estrés y la complejidad de este estilo de vida será capaz de diferenciar entre el tiempo convencional y el tiempo de calidad. Así, somos muchos los que debemos conformarnos con el escalafón de quienes no estamos calificados para brindar tiempo de calidad y que, por lo tanto y para nuestro desdoro biográfico, tampoco podremos cifrar nuestras esperanzas en alcanzar la excelencia.

El invaluable consejo de «No te preocupes, trata de darles tiempo de calidad», me recuerda la fábula aquella del lagarto economista, que le sugirió a una pobre rana que había perdido una de sus ancas y, por lo tanto, 50% de su capacidad de locomoción, que se convirtiera en ciempiés, porque entonces la pérdida de su extremidad sólo implicaría perder 1% de su capacidad locomotriz; al oír esta genialidad, la rana se puso eufórica, pero esta euforia se volvió a convertir en tristeza al darse cuenta de que el lagarto economista, artífice de la teoría, en la práctica era incapaz de transformarla en ciempiés. Tener la posibilidad —-o el don— de poder convertir el simple tiempo en tiempo de calidad es la panacea moderna y la piedra filosofal de nuestros tiempos.

Sabia virtud de conocer el tiempo… de calidad

Esto del tiempo de calidad me ha afectado de diversas maneras, pero la que más me inquieta ahora es no saber si el tiempo que me dedicaron mis papás fue tiempo de calidad o simple tiempo convencional. Vivo atribulado tratando de dilucidar si hubo tiempo de calidad y de determinar, si es que lo hubo, de qué calidad era el tiempo de calidad de mis papás. Hay días en que me rindo y me digo que es inútil, porque si en su época ellos no concebían el tiempo de calidad, entonces jamás me lo pudieron brindar porque, por principio, no se puede brindar aquello que no se conoce.

Me pregunto también, obsesivamente, si el tiempo de calidad que a mí me dieron —asumiendo que así lo hicieron— fue de una calidad mayor, igual o inferior a la del tiempo de calidad que le dieron a mis hermanos. El problema se ha agravado porque, al realizar pesquisas entre mis cuatro hermanos, me he topado con reacciones inusitadas: nada más de pensar que uno de ellos —y al ser yo el más chico— me salga con un «¡N’hombre! ¡Tiempo de calidad el que a mí me dieron!», me entra un sentimiento inexplicable, una especie de dolor de muelas en el corazón; si uno de ellos, medio sorprendido por mi pregunta, me responde con un «La verdad no te sabría decir», pienso que está ocultándome algo y no sé por qué empiezo a sospechar que, en algunas de las muchas horas de tiempo que me brindaron mis papás —atreviéndome a calificarlas como tiempo de calidad—, en realidad me escamoteaban los minutos y por ahí, entre minutos y minutos, entremezclaban tiempo que o no era de calidad o era de una calidad inferior, y entonces me intriga saber a quién le dieron o qué hicieron con esos minutos de calidad que me escamotearon.

Por ejemplo, cuando mi mamá me llevaba al cine junto con mi hermana Maricarmen y mi hermano Toño, lo común era entrar al cine —lo cual, dado el sentido de la previsión que mi mamá tenía para todo, solíamos hacer con bastante anticipación— y, después de haber ocupado cuatro butacas céntricas, ver primero los cortos y luego la película en completo silencio y sin hacer comentario alguno. Hoy me pregunto si ahí en el cine, sentados en las butacas, sin hablar, uno de los tres estaba recibiendo un mejor tiempo de calidad o si éste era parejo.

¡Ah, qué tiempos de calidad aquellos…!

Otro asunto fundamental es definir si el tiempo de calidad puede medirse con el mismo sistema con el que medimos el tiempo convencional o si existe otro más sofisticado. Incluso, y ya entrados en esta clase de disertaciones, es válido preguntarnos si un reloj cualquiera puede medir el tiempo de calidad o si para ello se requiere uno de los relojes que, por regla general, sólo pueden permitirse aquellos de perfil ejecutivo. De ser cierto lo primero, habría que aceptar entonces que existen segundos de calidad, minutos de calidad y horas de calidad. Ya pensar en días de calidad sería demasiado ambicioso si partimos del supuesto de que el tiempo de calidad sólo pueden brindarlo aquellos que, justo, no tienen tiempo; aunque, claro, siempre existirá por ahí alguna alma privilegiada que, desprendida y generosa, pueda presumir que a alguien le brindó una semana de calidad —ya el mes de calidad queda desechado, porque sería un principio de contradicción para el concepto y un oxímoron de la temporalidad cualitativa.

Esta categorización del tiempo de calidad puede ser práctica para algunos fines, pero también puede ser un arma de dos filos y una herramienta que, en manos de una mente manipuladora y chantajista —o, bien, acorralada—, puede generar reproches como: «Yo lo que te pedía era que me brindaras, no horas de calidad, sino minutos de calidad», o reclamos más profundos: «Siempre sentí que, en tus minutos de calidad, los segundos no eran de calidad». Por supuesto, habrá quien, filosófico y maduro ante alguna desavenencia, exponga un geográfico y contundente «Creo que, entre nuestros tiempos de calidad, nuestros meridianos jamás correspondieron».

Aún sabiendo que, en mi caso, el interés por el tiempo de calidad siempre será en su aspecto teórico, he pensado seriamente qué instancia habrá más allá del tiempo de calidad, porque si el tiempo convencional pudo evolucionar hacia el tiempo de calidad, éste también evolucionará hacia algo mucho más especializado. Me atrevo aquí a postular e introducir en exclusiva que, después del tiempo de calidad, aquellos que hoy tienen la capacidad para brindarlo, tendrán la facultad para brindar «tiempo de excelencia».

Tiempo de excelencia

Si brindar tiempo de calidad pone a los privilegiados en el carril hacia la excelencia, al llegar a ésta —ya que deben de existir claves e indicios iniciáticos que les hagan saber que ya lo hicieron—, podrán brindar tiempo de excelencia, aunque todavía no sé si éste se vaya a brindar o se vaya a otorgar —volviendo a lo básico, es pertinente recapitular que quienes usamos el tiempo convencional sólo damos tiempo, mientras que los inmersos en el tiempo de calidad tienen la potestad de brindarlo y esto no es sólo una cuestión de semántica.

Como para muchas otras cosas, me queda el recurso de imaginar qué hubieran respondido mis papás de haberles formulado la pregunta: «¿Alguna vez me brindaron tiempo de calidad?». Las respuestas probables son contundentes: mi mamá me hubiera cuestionado: «¿Qué visiones son ésas?», y mi papá me hubiera respondido con otra pregunta: «¿Qué clase de estupidez me estás preguntando?».

Para terminar con este tema, y porque el tiempo de calidad es oro, les dejo estas sentencias, con la idea de que cada quien aporte las suyas, pero, eso sí, con la única condición de que, para hacerlo, se tomen su tiempo de calidad:

Consejo valioso: Te deseo que tu tiempo de calidad se vea multiplicado y que tengas la sabiduría para brindarlo con equidad y generosidad

Confidencia: No es que no les dé tiempo de calidad, lo que pasa es que ellos no saben distinguir entre mi tiempo convencional y mi tiempo de calidad

Frase sabia: Si alguien te hace perder el tiempo, procura que el tiempo que pierdas no sea tu tiempo de calidad

Queja: —Señorita, usted nada más me hizo perder mi tiempo de calidad. —Lo siento mucho, señor, pero yo no tengo la culpa de que usted haya dispuesto de su tiempo de calidad para realizar un trámite que bien se podría haber hecho con tiempo convencional.

Fuente: http://www.algarabia.com

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contibuír a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google

De risa. Está comprobado que reír tiene enormes benefficios para la salud. ¿tú los conoces?‏

derisaReír es una de las reacciones biológicas de nuestro organismo más saludables que pueda existir. Pocas veces le damos el valor real a la capacidad de reír e, incluso, hay personas que pocas veces practican el soltar una risa, carcajada o siquiera una leve sonrisa. Los efectos de la risa en la salud comenzaron a ser estudiados en la década de los años 30, pero fue 50 años después cuando encontraron su aplicación: Norman Cousinss era un periodista a quien le habían diagnosticado un tipo de artritis muy dolorosa. Decidido a no dejarse vencer recopiló la información generada años atrás sobre la risa y comenzó a ver películas cómicas, lo cual lo llevó a descubrir que mientras más se reía mejor se sentía de sus dolencias.

¿Risoterapia?

En los últimos años distintos especialistas desarrollaron una técnica psicoterapeútica que utiliza a la risa como el camino hacia la recuperación de distintos malestares. Esta técnica llamada risoterapia ayuda a eliminar bloqueos emocionales y físicos, nos permite relajar nuestro cuerpo, aumentar la sensibilidad de nuestras emociones y nos llena de energía positiva. Todos estos factores tienen una repercusión positiva en el cuerpo y la salud. Los beneficios mentales, emocionales y psicosomáticos no curan por sí solos una enfermedad, pero se ha demostrado que la risa consigue generar estados de ánimo buenos que influyen en nuestro cuerpo y en nuestra mente, ya que libera sustancias bioquímicas como la dopamina, un neurotransmisor que eleva el estado de ánimo; la serotomina, un tipo de endorfinas con efectos calmantes y analgésicos, y la adrenalina, que permite estar alerta y receptivos.

¿En qué ayuda?

Físicamente en:

* Reforzar el Sistema Inmunológico.

* Favorecer la digestión.

* Fortalecer el corazón.

* Mejorar la respiración.

Mentalmente en:

* Elevar la autoestima.

* Contrarrestar la tristeza y depresión.

* Descargar las tensiones.

* Favorecer la creatividad.

* Evitar pensamientos y emociones negativas.

* Combatir miedos y fobias.

* Fortalecer lazos afectivos.

* Trabajar contra la timidez.

* Reforzar la seguridad en uno mismo

¿Y tu huesito de la risa?

Según los médicos de la risa, todos tenemos un huesito que al ser tocado, nos puede llevar a tener enormes carcajadas. ¿Has escuchado hablar de ellos? Se trata de una Asociación Civil Mexicana que busca llevar alegría a personas que se encuentran en estado vulnerable, la intención es mejorar su calidad de vida y ayudarles a recuperar la salud.

Este proyecto, denominado RisaTerapia: alegría en movimiento, trabaja en México desde 1999 realizando visitas personalizadas en instituciones de salud. Sus personajes conviven con los niños en hospitales, con sus familiares y con los médicos que los atienden para hacerlos sonreír. También existen otros voluntarios llamados Promotores de alegría que llevan alegría en espacios donde se acumula el estrés.

Si quieres donar un poco de tu felicidad al mundo, inscríbete como voluntario en RisaTerapia, para saber cómo hacerlo, entra en su página web: www.risaterapia.org

¿Sabías que…

La película Patch Adams está basada en la historia real de un doctor del mismo nombre que dedica su vida a combinar los tratamientos médicos con la risa, buscando mejorar la recuperación y calidad de vida del pacientes? La película fue interpretada por Robin Williams.

Fuente: http://www.yocondiabates.com

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contibuír a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google

¿Crees que vale la pena vivir?

miedo-a-vivir Sabes una cosa …

Todos tenemos una misión, y está en nuestro corazón, ahi reside, ahí la tenemos que descubrir. Solo fuimos creados para aprender que la sabiduría está en el corazón, en compartir, en disfrutar, en amar. Comenzado por ti mismo, o misma. Que difícil cuando nos enseñaron a rechazarnos a nosotros mismos desde nuesra propia manera de pensar hasta de nuestra forma de ser, de sentir. Nos privaron de ser libres tal cual somos. A veces consciente, otras inconsientemente, pero el hecho es que asi estamos, en esta tribulación que es la vida moderna, sus comidades y dificultades.

Te entiendo, a veces parece que no hay ganas de vivir, pero es porque no sabemos vivir. Y no sabes que pasó pero se acabó el deseo de disfrutar, ha llegado el hastío y para esto no hay edad ni condición social …  simplemente sientes la depresión, el aburrimiento, el desgano … y los motivos talvez los olvidaste … No te espantes, no hay quien se salve de esto, a todos nos pasa.

Conozco a una persona a quien le pasó esto, estaba completamente perdido, sin sentido y sin ganas de vivir, es algo curiuoso pero tampoco tenía ganas de morir, solo tenía ganas de continuar, sin saber nada del mundo exterior ni mucho menos del mundo interior. Esta persona conoce el vacío en el corazón, el estrés de vivir, el cochinero de vivir sin mira, sin objetivo, sin rumbo, sin nada en el corazón. Una situación tan terrible, en la cual afortunadamente ya no está, ahora está en otras, quien sabe si mejores o peores pero al final de cuenta ha recuperado el sentido de su vida y tarde, está arreglando todo lo que dejó pendiente y que en su momento no realizó. En fin, el camino aún es largo y lo sabe.

Pero haciendo una reflexión en esto, si puedo preguntarte ¿Quién mató tus ilusiones? ¿Quién cortó tus sueños? ¿Quién te dijo que el hombre no vive de anhelos ? y talvez contestes desde tu corazón lleno de rencor, lleno de dolor o tal vez lleno de odio … o tal vez no hay nada, esta vació.

Culpamos a los demás y en ocasiones, si, el 50% es parte de lo externo pero el otro 50% nos corresponde a nosotros tienes que trasformar y desviar tu camino del que te impusieron … tienes el derecho de cambiar tu vida, de no ser como eres, de cambiar tus sentimientos que no te dejan vivir.

¿Sabes que pasa cuándo un ser que dices amar llega a morir? Llega el recuerdo, te llega la tristeza, te llega el dolor… la impotencia ¿Por qué? Pues muy sencillo, te has dado cuenta que no compartiste lo mejor de la vida con esa persona. Porque la vida es un instante que dura un segundo pero perdura toda la vida en tus recuerdos y en tu corazón.

Lo que yo creo (de crear, no de creer), yo soy. Lo que yo elijo, yo experimento. Yo soy todo lo que yo soy. Disfruto de mi respiración, de mi consciente. Renazco sabiéndome uno mismo con mi esencia.Mi sangre fluye viva por mis venas al permitirme habitar mi cuerpo desde adentro.

Gracias a dios, no existe el tiempo…  Atrévete a vivir, primero atrévete a vivir contigo mismo y después podrás vivir con los demás.

Y la montaña me llama para que la descubra en mí. Vale pena vivir tu instante

COSTELACION DE LUZ YESENIA VAZQUEZ