Galería

Chavas: Las mujeres y los mitos sexuales por @jajahuata (También es para ellos)

Esta galería contiene 1 foto

Hola mis jajahuatenses ¿Cómo les fue esta semana sin mi?… Espero y me hayan extrañado… Les traigo un tema del cual me han estado preguntando asi que sin mas preámbulo.. . Las mujeres y sus mitos. Cuenta la leyenda que … Sigue leyendo

Galería

¿Mitos, mentiras o realidades a medias? por @jajahuata

Esta galería contiene 1 foto

Hola de nuevo mis niños y niñas, gracias por leer esta columna… Después de mi primer aporte me llegaron varias preguntas a mi cuenta de twitter, y con gusto se las responderé… Pero lo dividiré en 2 secciones, esta será … Sigue leyendo

¿Apoco ustedes no han tenido miedo de decir si, o decir no? por @jajahuata

@jajahuata

@jajahuata

Desde hace tiempo, de hecho más o menos desde que comenzó este blog hace casi 4 años, la sección de Cxo comenzó a tener posts acerca de sexualidad, vida de pareja, salud y otros temas relacionados. El día de hoy nos da mucho gusto presentar a Sandy, (@jajahuata en Twitter) quien retoma esta sección con colaboraciones que hablan de tu a tu en este tema tan variado como lo es la sexualidad. ¡Bienvenida Jajahuata!

Es algo que a todas nos pasa, expresamente en el sexo. De repente tu pareja trae unas fantasías medio “locas” y a ti te dan miedo o simplemente no te sientes cómoda para cumplirlas. Por ningún motivo si no te sientes bien haciéndolas, hácelo saber… Porque de qué sirve tanto amor si no hay confianza y por lo menos esa clase de comunicación… Porque no en vez de un NO rotundo, se meten a la “cataflixia” y le dicen, mira ¿por qué no le hacemos así…? Verán que disfrutarán más y sobretodo el miedo se esfumará.

Acuérdense de la frase de “las mujeres son infieles por falta de amor y los hombres por falta de sexo”, no queremos que nos falte amor y mucho menos sexo, ¿verdad? Lo principal es la comunicación y la confianza, además su pareja no muerde a menos que se lo pidan, ¿no?. Si no es así huyan porque es un caníbal.

Ahora pues otra de las cuestiones que me preguntan en el twitter. Que cabe mencionar que no soy sexóloga ni mucho menos, solo hablo de mi experiencia, aunque siempre digo, “no lo tomen como algo universal porque esto es lo que me gusta a mí”, mejor hablen con sus parejas y díganle me gusta aquí, no me gusta así, házmelo más así… El chiste queridos lectoras y lectores es que lo disfruten ustedes haciéndolo o solo gritando con todas sus fuerzas ¡Asiiiii así! O como ustedes quieran, el chiste es que lo disfruten.

¿Estando en sus días es bueno o no?

Yo siempre digo que todo es bueno (siempre y no sea en exceso). A muchas mujeres les ha inquietado el tema de “estoy en mis días, así que cerraremos porque hay marea roja, vuelva dentro de 5 días y soporte mis cambios de humor”. En lo personal a mí me gusta bastante cuando andamos en esos días, ya que la mujer por sus hormonas esta “más caliente”, no digo que me la paso todo el día arriba del guayabo… Pero ¿A quién no le gusta una buena sesión de amor y sexo con su pareja después de un día de trabajo!!? ¡Además te quita los cólicos y es excelente para los dolores de cabeza! La cosa es que no a todas les gusta, ¿por qué? Porque es asqueroso! Jaja… No se crean, no les gusta porque se necesita muchísima higiene y no a todas les “baja la misma cantidad”… Así que antes de abalanzarse sobre su pareja, pregúntenle! Y tu mujer, dile! Porque conozco gente que se ha llevado el asco de su vida y después de 2 años juntos prefiere no ver a su novia esos días.

Yo digo, bueno ya cerré por marea roja, pues no lo puedo dejar con ganas, así que pues le haré un rico sexo oral, (que aquí viene otro tema). El semen… El semen es un poco “tabú” nadie sabe a qué sabe… Ya que a cada una nos sabe diferente y esto principalmente es por la dieta que llevan nuestras parejas. El tip que te puedo dar si tu pareja quiere que “te lo comas” es dale de comer dulces, sobre todo piña, fresa, mango, yogurt… Verás que cambia bastante su sabor, y no olviden hombres que la zona es de mucha limpieza para no causar ninguna enfermedad, digo una lavadita antes de que se las chupen no está demás, porque el olor y el sabor del pene, no siempre es agradable, así que tengan mucho cuidado.

E igual les recomiendo algunos lubricantes de sabores que ocultan el amargo sabor del pene, poniéndole unas gotas de su esencia favorita y facilitándoles el oral, seas hombre o mujer, lo vas a disfrutar muchísimo, pero por favor mucha higiene.

En resumen, la comunicación lo es todo, no tengan miedo a expresar lo que quieren o no quieren, y si tienen más dudas en lo que pueda ayudarles con mi experiencia estoy a sus ordenes con un clck a @jajahuata.

Por: @jajahuata


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en Google.

El contenido de este blog procede de diversas fuentes; en unas ocasiones nos es enviado por nuestros lectores y amigos, y en la mayoría de los casos es obtenido visitando otras páginas de la red. Dado que queremos actuar con el mayor respeto hacia todos y que no pretendemos hacer nuestro el trabajo de los demás, rogamos que en el caso de haber omitido alguna referencia nos sea comunicado para solucionarlo lo antes posible. Gracias.



Short Link de este post http://bit.ly/MMPmmg

El sexo no es un accidente. Riéte pero también reflexiona

El sexo no es un accidente

elchimpance.posterous.com

El sexo no es un accidente

elchimpance.posterous.com

El sexo no es un accidente

elchimpance.posterous.com

Fuente elchimpance.posterous.com


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en  Google.


Código QR de este post

Short Link de este post http://bit.ly/eKcEhj

De vinos y tetas. Ella espía. Por casualidad, espía. Así se asoma al mundo de deseos que arde en sus vecinos de mesa y también en sí misma.

Código QR para este post

Short Link de este post http://bit.ly/i8QXiX


playboy.com.mx

No estoy segura si fue el frío decembrino o simplemente que era lunes, pero en la terraza del restaurante sólo había un par de mesas ocupadas. Escogí la segunda a la derecha. Mis ojos viajaban del menú a la Plaza de Coyoacán. Aún no decidía qué pedir, cuando me quedé observando a una pareja que se dirigía hacia donde yo estaba. Entraron, eligieron una mesa vecina a la mía. Una mujer sola en un restaurante siempre llama la atención; cada vez que lo hago, me llevo un libro, además de ser un excelente acompañante, es un gran defensor contra los intrusos. Generalmente ordeno un platillo y me sumerjo en la lectura, pero en esta ocasión, mi voyerismo me delató.

Él, un hombre maduro, muy varonil, rasgos angulosos y definidos, con mirada aguda y penetrante, con un acento extranjero que en un primer momento no alcancé a reconocer; emanaba testosterona. Ella tampoco parecía de aquí: alta, morena, ojos grandes y profundos enmarcados por pestañas largas y rizadas, nariz recta, labios delgados, pelo muy oscuro, un par de tetas bien formadas y aún en su lugar. Al escucharla hablar supe que ella sí era chilanga. Después de recorrerlos con la mirada, intenté retomar mi lectura.

De cuando en cuando los examinaba, no lograba comprender su relación. No era éste su primer encuentro; la complicidad era notoria por la postura y la cercanía de sus cuerpos. También deseché la hipótesis de que estuvieran casados: se miraban continuamente, hablaban y hablaban. Daba la impresión de que estaban completamente solos; los demás no existíamos.

Y como al parecer los demás realmente no existíamos, pude dar rienda suelta a una de mis oscuras y terribles perversiones: enterarme de la vida de los demás y así reinventar la mía.

El espacio que compartíamos no era muy amplio, por lo cual pude escuchar su conversación con bastante claridad. Se conocieron hace más de 20 años y por diversas razones se habían dejado de ver. Hoy se reencontraban.

El mesero se acercó y tomó la orden. Ella pidió una copa de vino blanco y él una cerveza.

Realmente no bebo mucho, me gusta tomar una o dos copas de vino o un vodka con tónica— aclaró ella.

Yo tampoco bebo, pero creo que esta ocasión lo amerita: tenía muchas ganas de verte, ya se lo dije a tu prima quien nos puso en contacto— dijo él.

¿A mí? ¿Y eso?— preguntó ella.

No estoy seguro de dónde nos encontramos por primera vez, desde ese momento me gustaste, pero ya estabas emparejada con mi amigo— confesó sin rubor.

Ella levantó la vista, lo miró fijamente, llena de incredulidad. Lo único que atinó a decir fue: “¿qué dices…?”. Dio un par de sorbos a su copa, lentamente la depositó en la mesa y dijo:

Vaya sorpresa enterarme, después de tanto tiempo, de que te gustaba. Es como de tragicomedia. No tenía ni la más remota idea de que yo te llamaba la atención; además, tú también ya andabas con alguien… ¿Por qué no me lo hiciste saber en ese momento?

Eras la pareja de mi amigo… Pero ahora te lo digo, ¡estás guapísima!

La prudencia no es mi fuerte. Ante esa declaración moví la cabeza con tal indiscreción que ambos me miraron. Intenté retomar la lectura. Vano esfuerzo, me había enganchado totalmente. Como la tragicomedia es mi elemento, esa respuesta me permitió reelaborar mi propia historia; la de una mujer que ahora prefiere comer sola a estar en compañía de hombres frívolos y poco sensibles. No podía dejar de mirarlos. Ella movía las manos, daba a su copa algunos tragos atarantados. Intentaba guardar la compostura pero a leguas se le veía nerviosa. Le agradeció el piropo, se rio y rápidamente, en un intento por reconocer alguna sensación de aquella época, le preguntó qué había hecho en estos años y por qué había decidido dejar su país.

Sin mayores aspavientos, él accedió al interrogatorio. Le contó que había viajado y vivido en varios lugares; que ocupó cargos importantes en la academia y en el gobierno; que era padre de dos hijos, y que su pasión por el tema del conflicto y la seguridad nacional de Oriente Medio no había decaído.

¡Claro, la última vez que te vi fue en televisión! Te hicieron una entrevista sobre Beirut y el conflicto con Hezbollah en 2006. Siempre has intentado ser objetivo, pero estoy segura de que te inclinas por el bando al que pertenezco— dijo ella riendo.

¡No lo dudes! Las mujeres de origen libanés me fascinan.

Como si no hubiera escuchado el piropo velado, siguió bombardeándolo con preguntas sobre la guerra, las posibilidades de negociación, el conflicto Israel-Palestina y la paz en el Medio Oriente.

Contestaba, daba su punto de vista y se interrumpía para decirle lo guapa que estaba, lo mucho que le gustaba. Ella, como por arte de magia, había ensordecido, no lo escuchaba o no quería escucharlo. Él insistía, hasta que (para su sorpresa y la mía) se puso de pie, recargó los antebrazos sobre la mesa, y le plantó un beso… un beso fugaz que duró una fracción de segundo; ella intentó recuperar la postura, pero no sabía bien a bien qué hacer o qué decir. Lo único que se le ocurrió fue llamar al mesero y pedirle más vino.

Mientras ella tomaba algunos sorbos, me quedé pensando lo paradójicos que podemos ser los seres humanos, no esperé una reacción así y creo que ella tampoco. Mucho menos de un hombre que está contra la invasión israelí, pero que, por lo visto, si gustaba de otro tipo de invasiones. Me inquieté, ¿qué me estaba pasando?, ¿por qué me parecía tan atractivo el comportamiento de ese ser? Yo misma soy una paradoja.

Él la miraba divertido. Sus actos, su lenguaje corporal y la masculinidad de su comportamiento habían despertado en ella el deseo. Un deseo que no debía notarse: siguiendo las tradiciones, éste debía estar bajo los velos, pero sus ojos la delataban.

Él lo notó y sabía exactamente lo que quería. Estaba seguro de que lo conseguiría. No lo había logrado hacía 20 años, pero ahora que se le presentaba la oportunidad por segunda vez… ¡No la perdería!

Ella seguía hablando; él escuchaba distraído, sus ojos se perdían en su cuerpo, su mirada irrespetuosa iba y venía de sus labios a sus senos. Ella lo notaba, la sentía sobre la piel. Penetrada por una mirada que la atravesaba toda, que la desnudaba, se sabía deseada.

Levantó la mano, se acomodó el pelo con un gesto provocativo y lo miró fijamente; sonriendo le dijo: “¿Crees que el conflicto de Medio Oriente se solucionará?”.

Sabes que el conflicto es uno de mis temas preferidos, pero hay otros que también me interesan mucho y uno de ellos es decirte lo bien que estás y lo mucho que me gustan tus tetas.

Ya sin ningún recato, volteé. Me urgía saber cuál sería su reacción, qué respondería ante tal confesión. Bajó la mirada, buscó la copa y se la llevó a los labios, continuó fingiendo que no escuchaba, hasta que, sin esperarlo, sintió sus manos grandes, firmes, acariciando sus tetas y le oyó murmurar: “Sí, sí, así las esperaba”.

Pidió otra copa. Ella, que no bebía, se terminó una botella. Cenaron, platicaron y la seducción continuó. La temperatura de la noche decembrina había ido subiendo, aunque los demás comensales no lo habían notado y seguían con sus abrigos puestos. Cerca de la medianoche, se levantaron, la abrazó, la tomó del hombro y alcancé a ver cómo su mano bajaba hasta posarse en su cadera.

Para justificar mi larga estancia en el restaurante, yo también había pedido unas copas de más. Cuando se fueron, me negué a que el frío volviera a amenazarme. Yo, como ella, soy una mujer paradójica, también de origen libanés. Deseo con todo mi ser la liberación de Palestina, pero confieso que esa noche deseé también una invasión… manos firmes rasgando los velos y encontrando desnudez, una desnudez más allá de la mera ocupación y del conflicto.

Fuente playboy.com.mx por Aisha Sambra


card.ly

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

Esto del sexo

joffy.com.mx

“Me da mas miedo el amor que el alcohol”… le confesé al hombre con el que actualmente salgo, el amor me remite automáticamente al sexo.

No estoy tan segura de que tan saludable pueda ser el estar lanzando tus pensamientos tan descubiertos con quien compartes algo más que una cama.

Me viene a la mente que hace un par de meses una Dra. como de 60 años y aun muy guapa a la cual admiro en demasía porque nunca le he reconocido alguna forma de atacar al ser humano y por el contrario considero que es una mujer inteligente, coherente y pacifica, un día sentadas dentro de una zona de bar en una feria de arte dijo con un gesto desdeñoso: ¡Ay, yo pensé que los hombres alguna ves maduraban y hoy me doy cuenta que cuando empiezan a madurar es como a los 60 años, pero a esa edad se vuelven achacosos y aburridos y se aferran a ti como parte de su mortalidad!, dicho esto completo la frase diciéndome: ¡No me hagas caso, no se porque digo esto, además tu eres una mujer muy joven!. Supongo que de alguna manera sintió que su comentario era un tanto peyorativo hacia el sexo opuesto y no quiso plantar en mí la semilla de la duda; pero lo logró. De todas formas “por mi experiencia” con lo relacionado al tema masculino no tengo muy buenas referencias. Y aunque quisiera ayudarlos no se de ningún hombre que demuestre lo contrario. Quiero aclarar que cuando hablo de “mi experiencia” es porque he sido una mujer muy “saltarina” que algunas personas lo llamarían “promiscua” y a mis 35 años he tenido bastantes relaciones, sobre todo con hombres mucho mas grandes que yo y créanme ninguno ha demostrado tener una madurez emocional, pensaba que debido a mi alcoholismo la que no escogía bien era yo y al relacionarme con puro demente igual no podría esperar otra cosa, pero cuando escucho a las mujeres que me rodean que son algunas y no todas son bebedoras nunca me he enterado de alguna que hable maravillas de su hombre en turno, he escuchado cosas como: …es un buen hombre, bueno por lo menos no me falta nada (hablando de lo económico), ….es responsable, …pues…compartimos cosas…(esa es la mía) y por el estilo. Mientras pasa el tiempo sobre mí mas certeza adquiero de que una relación de pareja es algo sumamente difícil, los hombres se sienten agredidos constantemente por las mujeres (quizás tengan razón) y al parecer lo que los hace aguantar en la mayoría de los casos tan estoicamente los maltratos, gritos, chantajes emocionales y cambios hormonales es… EL SEXO! Aquello que vengo escuchando desde los 80´s parece verdadero el día de hoy, “los hombres piensan con la cabeza de abajo” (y la cabeza de abajo no piensa, solo quiere sentir). El día de hoy compruebo que a un hombre le puedes gritar, mandar, exigir, controlar; pero si le das la espalda en la cama durante la noche ya se cago todo! Una vez escuche: “no hay quien aguante la indiferencia” y que razón tenía aquel cuate pedo y mesero que me lo dijo, es peor que si les mentaras la madre, yo he visto que no importa cuan inteligente puedas ser, cuan efectiva y activa, cuan mejor ama de casa, madre, delgada, gorda, fea, guapa, amiga y administradora, si no jugueteas con el “Sr. Pepino” (como le dice una amiga al miembro de su marido) ya se chingo todo, claro esto mientras te importe si te ponen los cuernos, dicho en palabras de un digno representante de la sociedad masculina: “no arrojes a tu hombre a los brazos de otra”. Aunque muchos no se llenan exclusivamente con lo que tienen en casa y la mujer puede representar una película porno en la alcoba todos los días, pero eso ya depende de otros factores que influyen (como la edad) un hombre joven lógicamente con toda su virilidad al 100% se siente un semental, un ejemplar digno de muchas hembras y tratara de no ver desperdiciado su potencial en una sola cuando el miembro le da para muchas, pero eso también es relativo he conocido hombres jóvenes muy tranquilos (pero son la minoría). Tampoco hay mal que dure cien años y tonto que lo aguante dice el dicho popular, en otras palabras por muy bondadosa que seas en la cama si lo tratas el 80% restante de la chingada no esperes que no voltee a ver a nadie en la calle, el hombre es visual la sensualidad les entra por los ojos, no así a las mujeres, cuantas veces escuche también decir: “esta horrible para ti amiga” o “ya esta muy viejito, no?” y a la mujer en cuestión es lo que menos le interesa; una amiga de mi madre que nunca fue fea se caso con un cuate “jorobadito” y además tenía una pierna mas grande que otra y eso era lo de menos, el tipo debido a sus complejos de inferioridad la tenía no menos que cautiva y cuando la pobre quería simplemente salir a tomar café con sus amigochas el “jorobadito” (que me jalara las patas en la noche porque ya murió) se le pegaba y entonces tenía que estar en medio de la platica encabezada de varias mujeres. Eso del café es de los actos mas reconfortantes para el genero femenino, es donde puedes explayarte a gusto y deshacer a los sujetos en cuestión teniendo la seguridad y el apoyo de tus compatriotas, que asco tener a un cuate que no sea gay y además esposo de tu amiga metido en medio!.

Finalmente recomiendo a las mujeres que deseen estar acompañadas o que quieran formar una familia y que no sean tan adictas al SEXO que arrastren el baúl de su sexualidad fuera del closet, que lo limpien de polvo, que lo habrán y saquen sus juguetes, su lencería “coqueta”, que disfruten sus líneas sus formas sus texturas y que reconozcan su aroma.

Hay que preparase para seguir en circulación después de todo tenemos mucha competencia y una tiene que luchar por su lugar en este mundo (si es que quieres un hombre), tomemos en cuenta que existen miles de chamaquitas dispuestas a hacer lo que tu no quieras por el simple hecho de querer vivir, porque a lo mejor las nuevas generaciones de mujeres ya se dieron cuenta que el SEXO sin es importante!

Para Alejandro con toda mi ternura.

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

Tocamientos impuros. Las consecuencias de masturbarse. Este docuemnto se publicó en Francia en 1844‏

aquiestuveayer.com

Es joven, y su madre espera mucho de él…

Pero se ha corrompido, su crímen le envejecerá antes de tiempo…

La fiebre le devora, tienes unos dolores de estómago terribles…

Está hambriento, quiere comer, pero no retiene la comida…

Vomita sangre…

Su cuerpo se llena de pústulas, es una horrible visión…

Sus ojos, antes puros y brillantes, ahora despiden fuego…

No puede caminar, sus piernas no le responden…

La fiebre le consume, su cuerpo arde…

Su cuerpo se debilita, apenas puede moverse…

La muerte le acecha…

Las pesadillas le abruman, no puede dormir…

Los dientes se le pudren y se le caen…

El pecho le arde, esputa sangre…

El pelo se le cae…

Y a los 17 años, muere con gran tormento.

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

De acuerdo con un estudio de la científica estadounidense Louann Brizendine, el cerebro masculino puede en tan sólo 12 centésimas de segundo definir si una mujer le interesante sexualmente‏

i2.esmas.com

El comportamiento y pensamientos de los hombres, independientemente de lo que crean las mujeres, siempre han sido motivo de estudio científico. Ante esto la neuropsiquiatra, Louann Brizendine, realizó un estudio en el que asegura que los varones piensan en sexo tres veces más que las mujeres. La famosa científica estadounidense se ha dado a la tarea de analizar la estructura cerebral del hombre para descubrir ¿por qué muchos no pueden quitar los ojos de unas curvas? o ¿por qué siempre las mismas bromas de contenido sexual? publica el portal ABC.es.

“Lo que sabemos de los estereotipos de hombres y mujeres es que los hombres siempre están pensando en el sexo. Lo cierto es que la testosterona durante toda la vida del hombre oscila entre un 10 y un 15 por ciento más que en la mujer”, detalla en su estudio.

La investigadora autora del libro “The male brain”, destaca que el cerebro masculino y el femenino se diferencian desde la gestación. Además, la zona para el ejercicio de la sexualidad es dos veces y media mayor en el cerebro del hombre que en el de la mujer.

Su estudio señala, incluso, que los hombres pueden definir en tan sólo 12 centésimas de segundo si una mujer le resulta interesante sexualmente.

Fuente eluniversal.com.mx

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

Sexo después del divorcio ¿Un clavo saca a otro clavo? Si pero con conciencia de lo que haces

mujerestilo.com

TERCERA ENTREGA DE LA SERIE: DIVORCIO (antes: DIVORCIO, LA SERIE: El decir adiós puede enfermarte. Somatizar este dolor puede llevarte a un final lamentable, súbito e inesperado y ayer, Separación o divorcio: ¿Un acto de amor? El lado psicológico de la ruptura y… la vida en adelante)

Existen mujeres que al enfrentar una separación, utilizan el sexo como forma de aliviar el dolor emocional; otras tratan de recuerar el tiempo perdido y, por el contrario, hay quienes tienen miedo de volver a involucrarse a nivel sexual. La forma en que un divorcio afecta la vida sexual de una mujer depende de muchos factores, como la satisfacción o insatisfacción sexual que vivió en el matrimonio, heridas emocionales, la presión social y expectativas a futuro.

Decidir reanudar la vida sexual no es fácil. Es normal que la mujer se encuentre confundida o dolida. El rompimiento es un golpe emocional que afecta todos los aspectos de su vida. Se rompe la ilusión inculcada desde la niñez. La sociedad nos encamina a buscar de una sola sopa ….. y el mito de “Vas a dedicar tu vida a una pareja” se desvanece cuando se enfrenta a un divorcio. Reacomodar la vida sexual, actitudes y formas de pensar a la realidad de una vida difrerente a la que siempre creíamos tener lleva su tiempo. El divorcio es una pérdida y como tal, al enfrentarla se atravieza un proceso de duelo.

Después de la separación es común estar vulnerables, por eso, es importante que la necesidad de cariño, el resentimiento o la decepción no te lleven a involucrarte rápidamente en una relación sexual, sin tener claro qué deseas. Se vale decir “yo no tengo relaciones sexuales si no lo siento o me involucro emocionalmente”. También es válido decir “quiero disfrutar del sexo sin comprometerme”, pero que tu desición sea congruente con tus sentimientos y valores.

Las mujeres separadas efrentan mitos y retos al intentar recuperar su vida sexual. Hablemos de ellos.

El mito de la urgida:

Para muchos hombres, las mujeres divorciadas se convierten en blanco apetecible, por que existe la idea que ya no tienen que dedicarse a uno solo y quieren divertirse más. Depende de las mujeres si quieren aprovechar esa creencia para conocer hombres, pero que sepan a lo que van, que algunos galanes van a querer jugar y sólo decidir si quieren entrar al juego o lo que desean es una relacion estable.

Las mujeres que vivieron una sexualidad libre en su matrimonio, no van a necesitar liberarse. Se ve con más frecuencia este deseo de experimentar. En mujeres que pasaron su matrimonio tratando de complacer a su pareja y se sentían limitadas; la nueva libretad representa la oprtunidad de darse permiso y experimentar sexualmete. Es necesario saber que el sexo y la intimidad no siempre son la misma cosa y si se desea tener relaciones sexuales, hay que saber protejerse física y emocionalmente, decir si cuando quieres y decir no cuando no estás dispuesta.

Estar bajo la lupa:

El miedo a volverse a equivocar puede convertirse en fuerte presión para las mujeres divorciadas. Sentir que ahora si deben elegir bien y deben de hacerlo rápido, es una presión social y personal que puede llevarlas a precipitarse a involucrarse en relaciones sexuales o afectivas insatisfactorias.

Nueva vida, nuevas reglas:

Cuesta mucho trabajo volver a comenzar con alguien y establecer toda esa confianza, la persona separada puede pensar que la nueva pareja sexual no es tan buena en la cama como el ex ….. o sentirse incómoda y empezar a compararlos por que ya se había acostumbrado a una forma de hacer el amor. Ante una nueva relación sexual es importante evitar tener expectativas basadas en nuestro pasado: es conocer una nueva piel, descubrir experiencias diferentes. Comenzar de nuevo es más difícil, incluso para las mujeres que fueron victimas de vilolencia intrafamiliar; por lo general requieren de más tiempo y confianza para disfrutar la vida sexual.

También debe tomarse en cuenta que la presión de no defraudar a la nueva pareja en la cama puede propiciar que se presenten disfunciones sexuales, problemas como anorgasmia, falta de deseo sexual o de lubricación son las mas comunes. Si te sucede esto, no te preocupes es algo normal que irá disminuyendo poco a poco; si alcontrario se incrementa, entonces lo recomendable es buscar ayuda profesional para resolver el problema de fondo.

Uso de condón:

Hay mujeres separadas que sienten vergüenza de no saber usar un codón o métodos anticonceptivos, por que no necesitaron aprenderlo, se casaron jóvenes y su marido fue el único compañero sexual de su vida y les enseñaron a dar todo en una relación. Es necesario replantearse de que se trata una vida sexual, aprender a incluir el condon y saber hasta dónde se quiere llegar con la nueva pareja.

Toma el tiempo que necesites para defnir lo que quieres en cuanto a tu libertad sexual, y considera que volver a tener relaciones sexuales, implica cambios de pensamiento.

Fuente: varias

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

A todos nos gusta mirar y no somos los únicos. El vouyerista que todos tenemos dentro

voyeurismoUn placer, una enfermedad y un experimento que lanza una nueva teoría: los primates también tienen algo de vouyeristas.

Una rendija abierta , una puerta del baño donde alguien se está duchando. La ventana del edificio vecino donde esas amigas insisten en cambiarse de ropa sin correr las cortinas. La pantalla de una computadora que por la webcam, muestra a una mujer que inocentemente se desnuda para acostarse o se cambia la ropa para seducir al marido. Generan tanta adrenalina, tanta exitación, tanta necesidad como para espiar a una persona sin que esta se de cuenta de que se esta exhibiendo ante nuestro líbido.

Es un hecho: nos gusta más mirar, segundo a segundo, 28 mil 258 usuarios de internet ven pornografía y cada uno gasta en promedio 89 dolares. La palabra sexo es la más buscada en toda la red y 12 % de los websites son de contenido pornográfico. ¿Pero esta fascinación humana por fisgonear o espiar situaciones de índole sexual, es una patología? ¿Una enfermedad psicológica? ¿o se trata de una necesidad biológica compartida con otros animales?

De la casualidad ala patología.

A todos, más unos que a otros, nos gusta mirar a una mujer desnuda; es parte de la exitación de nuestra actividad sexual normal. Hay sin embargo una diferencia muy importante entre mirar como se quita la ropa nuestra pareja , para luego iniciar un juego de caricias, y acostumbrar practicas vouyeristas. La diferencia radica en el conocimiento o consentimiento de la persona observada: Mientras en la actividad sexual normal este consentimiento está sobreentendido, en el caso del vouyerista rara vez existe. Por otro lado el mirón o vouyer prácticamente no interactúa con el sujeto observado, suele espiar desde lejos. Es el riesgo, la emoción, el peligro de ser descubiuerto lo que a menudo potencia la fogosidad.

Algunos los experimentamos en situaciones casuales, tal vez en la infancia cuando encontramos un orificio en la baño de al lado, nada se compara con la experiencia de espiar a nuestras compañeras de colegio, quizás ya de adultos desde la ventana de nuestro apartamento. ¿Acaso no es excitante mirar la manera en que la vecina se va despojando lentamente de su pose ejecutiva?. Primero el saco, luego las medias, bastará unos segundos para que caiga la falda dejando al descubierto un diminuto bikini blanco. Y ahí estará semidesnuda esperando a un visitante. Sin saber que la observamos. Mientras tanto nosotros nos adueñamos de ella acariciándola con el roce de nuestras pupilas. Habría que cerrar las ventanas antes de que esto se convirtiera en un juego peligroso.

Si es dificíl separarse de la escena, a uno le costará más trabajo que a otros. Sin embargo el vouyerista es aquel que no pude hacerlo, por el contrario estará al acecho de la presa, cada día y cada noche ya sea en su casa, en la playa, en un baño público, en internet o en la oficina. Así el vouyerismo figura en el manual de diagnóstico y estadístico de los transtornos mentales. Como el hecho de observar ocultamente a personas por lo general desconocidas, cuando están desnudas, desnudándose o en plena actividad sexual, en donde el acto de mirar se realiza con el propósito de obtener una exitación sexual en el cual por lo general no se busca ningún tipo de relación sexual con la persona observada.

Pero….¿Es el ser humano el único al que le gusta observar estas escenas, como para que la práctica se convierta en una patología?.

Mirada animal.

Para averiguar si los primates no humanos son capaces de pagar por ver imágenes relacionadas con sexo, se diseñó un experimento en la Universidad de Duke en Carolina del Norte llamado “los macacos Rhesus” y éstos fueron puestos a prueba, con una pregunta en mente: ¿hasta dónde serían capaces para obtener fotos de genitales de hembras de su especie?

Luego de sentar algunos monos frente a la computadora y darles a elejir entre recibir un drink de jugo de cereza (cosa que al parecer les encanta) o ver los genitales de algunas hembras casi la mayoria de las veces renunciaron al jugo, preferían ver las imágenes.

El alto valor que se le da a la observación tiene sentido y es consciente con el hecho de que la vulva inflamada (signo de disposición para el apareamiento)  provoca un profundo cambio en el apareamiento de los machos en estado salvaje.

Si bien este decubrimiento no invalida la existencia de comportamientos psicológicamente patológicos en los seres humanos que deben ser tratados como cualquier otra enfermdad, esta extraña compulsión a mirar la desnudez y la sexualidad de los otros podría ser un componente biológico, es decir que podría ser parte de nuestra naturaleza, más aún si se toma en cuenta que las estadísticas indican que el vouyerismo se da, en mayor medida en hombres heterosexuales, ya que el hombre depende más del sentido de la vista para alcanzar la excitación sexual.

En fin, puede ser que tengamos un cierto componente biológico que motiva a mirar la sexualidad de nuestros congéneres sin que ellos se enteren, o puede ser una desviación de la pulsión sexual humana natural, lo que es cierto es que el vouyerismo o la simple observación de la sexualidad de nuestros semejantes siempre ha existido, y conociendo esto el negocio siempre ha sido bastante lucrativo.

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

Para animarnos más compañeros: Las mujeres tienen más orgasmos con los hombres ricos‏

Sex and moneyUn estudio reciente y publicado en el diario británico The Times revela que el placer de las mujeres está relacionado directamente con el tamaño de la chequera o de la cuenta en el banco de su hombre. Según la investigación realizada por Thomas Pollet y el profesor Daniel Nettle, coautor del estudio, de la Universidad de Newcastle en Reino Unido, este fenómeno ocurre debido a una “adaptación evolutiva” de las mujeres que buscan elegir a sus parejas en relación con la calidad de vida que pueden darle a ella y a sus hijos.

“La frecuencia de los orgasmos en las mujeres incrementa con los ingresos de su pareja. Y los compañeros más deseables provocarían en las mujeres mejores orgasmos”, dicen los investigadores.

Un hombre con dinero es un hombre deseable, es visto como un ser inteligente y astuto, y además proporciona seguridad a las mujeres y las hace sentir a salvo, con menos estrés. Eso indudablemente ayuda a que las mujeres disfruten más orgasmos.

Para exponer estos datos contundentes, el estudio fue realizado con mil 534 mujeres. De ellas, 121 tenían orgasmos “siempre” durante sus relaciones sexuales, mientras que 408 los tenían “frecuentemente”, 762 “a veces” y 243 “rara vez” o “nunca”. Y esto coincidía con el nivel adquisitivo de estos hombres.

Este es un nuevo estudio en torno al orgasmo femenino que ha sido investigado en diversos campos de la ciencia debido a que no tiene ningún propósito reproductivo pues las mujeres pueden quedarse embarazadas aunque nunca hayan conocido uno. Otros estudios apuntan a que la simetría corporal y la apariencia física están relacionadas con la frecuencia de orgasmos de las mujeres, a esos habría que añadir el dinero.

Pollet explica que aunque existen muchos otros factores para el disfrute del placer, ahora el dinero es otro para tomar muy en cuenta.

Según David Buss, profesor de Psicología en la Universidad de Texas, la función del orgasmo hoy en día, es una señal inconsciente para decirles a los hombres que ellas están altamente satisfechas sexualmente y, por lo tanto, no buscarán sexo con otros hombres. Lo que los orgasmos dicen es ‘soy extremadamente leal, así que deberías invertir en mí y mis hijos’, señala.

Fuente: http://www.de10.com.mx

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.