Caminar, el mejor modo de adelgazar. Saca tus tenis viejos y termina tu día de una forma relajante y saludable

caminar Las técnicas para elongar, respirar, y reducir el estrés son ideales para aliviar las tensiones musculares. Sin embargo, algunas personas pueden desear ir más allá de estas técnicas para mejorar su aptitud física. El ejercicio activo al aire libre hace maravillas mejorando el aspecto y la actitud de la persona en la vida, en especial si tomas en cuenta las sugerencias para hacerlo en forma saludable y sin riesgos que encontrarás al final de esta nota.

Caminar es el ejercicio más simple y natural. Después de sólo seis semanas, un programa progresivo de caminata puede producir una mejora física importante. Un plan de caminata de sólo 15 minutos ha mostrado tener un efecto calmante de más de una hora de duración. Pero como con cualquier otro ejercicio, siempre es conveniente consultar con el médico antes de empezar.

Todos los programas de ejercicios deben comenzar gradualmente para prevenir posibles lesiones y heridas de los músculos. Un poco de rigidez muscular puede ser presentarse al principio del programa, pero es leve y tiende a desaparecer una vez que los músculos se acostumbraron al incremento de la actividad física.

Cuidando el corazón

Caminar es un ejercicio aeróbico, que mejora el sistema cardiovascular (corazón, pulmones, y sistema circulatorio). Ejercita el corazón aumentando la cantidad de latidos por minuto (frecuencia cardíaca). Un programa de caminata aeróbica mejora el rendimiento cardíaco porque el músculo del corazón actúa en forma más eficaz, incluso al estar en reposo.

Los resultados de un programa de caminatas pueden ser corroborados fácilmente tomándose el pulso. Para ello, coloca los dos primeros dedos (no el pulgar) de una mano en la parte inferior y externa de la muñeca (el lado del pulgar) de la otra mano, justo debajo del hueso. Luego de unos segundos de acostumbramiento, sentirás que pulsa rítmicamente.

Cuenta el número de latidos durante 15 segundos y multiplica ese número por 4 para averiguar cuántas veces por minuto late tu corazón. El número probablemente estará entre 50 y 100, (por ejemplo, 20 latidos en 15 segundos indican 80 latidos por minuto, ya que 20 latidos x 4 = 80 latidos por minuto)

Para recibir el beneficio máximo de un programa de caminata sin esforzarse demasiado, la frecuencia cardiaca necesita ser incrementada a un “rango de latidos designado”, el que puede ser determinado fácilmente según su edad.

Resta su edad al número 220, multiplica el resultado de esa substracción por 0.70 y por 0.80, los números que resulten representan el rango mínimo y máximo de la frecuencia cardiaca ideal buscada. Por ejemplo, si tienes 45 años el rango estaría entre 122 y 140 latidos por minuto (220 – 45 = 175, X 0,70 = 122,5 y X 0,80 = 140).

caminar2El precalentamiento

Antes de realizar cualquier ejercicio, tómase 5 a 10 minutos para calentar los músculos rígidos, elonga o camina despacio antes de empezar. Haz el mismo tipo de ejercicios después de caminar para ayudar a que los músculos se relajen después del entrenamiento. Quienes deseen empezar un programa activo de caminatas, deben hacerlo de modo gradual. Sige estos consejos:

1.Haz cierto tiempo en la semana para el ejercicio.

2.Evita hacer ejercicios justo después de la comida.

3.Usa ropa cómoda.

4.Usa zapatos que le proporcionen un buen apoyo y estén bien firmes. Los zapatos que resbalen le causarán ampollas o callos.

5.Viste de modo más liviano que el usual, porque al hacer ejercicio elevará la temperatura del cuerpo y sentirá más calor. En tiempos frescos, use varias prendas distintas, de manera de ir quitándose las exteriores en caso que sienta calor.

6.En los tiempos de calor extremo, camina por la tarde o a la mañana temprano para evitar el calor del día.

Recuerda los cinco puntos necesarios para una caminata correcta.

Los cinco puntos para una caminata correcta

1) Muévete a un ritmo constante. Siente como aumentan los latidos de tu corazón, y te siente scómodo con el nivel alcanzado. Verificáte el pulso para ver si estás cumpliendo el nivel ideal requerido.

2) Mantén la cabeza en alto, la espalda derecha, y mete la panza hacia dentro. Ve en línea recta mientras mueves los brazos al ritmo de tus pasos.

3) Camina apoyando primero el talón y luego el resto del pie, hasta empujar hacia atrás con los dedos.

4) Tómalo con calma, con pasos largos pero que no sobrepasen el alcance natural de tus piernas.

5) Respira profundamente. Si caminas animadamente, probablemente encontrarás que trabajas mejor respirando por la boca.

Fuente: http://www.doctordietas.com

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s