Decir ‘mentiras’ financieras, despilfarrar el dinero o crear dependencia económica pueden convertirse en un verdadero dolor de cabeza en tu matrimonio. Diez consejos para aprender a manejar las finanzas de esa empresa, llamada hogar.

how-to-save-my-marriage.com

Al empezar una vida en pareja, son muchos los factores que se deben tener en cuenta para tener una convivencia agradable. Un tema bastante delicado, es la administración de las finanzas del hogar, que en muchos casos no se discute antes o después del matrimonio, pero sí puede llegar a ocasionar serios problemas en esa empresa, llamada hogar. Gastar el dinero de forma irresponsable, asumir deudas insostenibles o decir ‘mentiras’ financieras pueden convertirse en un verdadero dolor de cabeza.

La planeación financiera es la única forma de tomar conciencia sobre las necesidades económicas en el hogar y determinar las estrategias más apropiadas para lograr metas comunes. Al igual que las personas, el matrimonio tiene un ciclo de vida financiero (acumulación de capital, crecimiento de capital, preservación del capital y transferencia de capital), en donde el manejo de las finanzas es una tarea en la que hay que compartir.

No se puede olvidar que después del matrimonio, tu cónyuge se convierte en su socio financiero más importante. Y como en cualquier sociedad, las estrategias financieras en el matrimonio funcionan si se basan en la comunicación abierta, basada en la confianza.

Aquí te presentamos diez recomendaciones, que te ayudarán a prevenir esos problemas, antes de que se tengan que lamentar:

NO tengas secretos financieros

Lo más importante es decir la verdad sobre tus deudas, tus gastos, tus inversiones y tus hábitos de consumo. Si ambos conocen los movimientos financieros del otro, se ahorran malos entendidos y cada uno sabrá que es lo que el otro desea. También dará la oportunidad de definir cuáles son las prioridades para ambos y empezar a trabajar por hacer realidad sus sueños.

No hay que esperar hasta que se presente un problema para abordar el tema del dinero, pues otras emociones pueden opacarlo. Al momento de hablar estos temas vale la pena usar un lenguaje claro y tranquilo. Hay que evitar expresiones como “tu nunca me das suficiente” o “eres un tacaño”. También hay que ser flexible, generoso y buen negociante, de lo contrario puede haber una lucha de poder entre ambos, en la que se hieran susceptibilidades, causen frustraciones y hayan malos entendidos.

Ahorren conjuntamente

Es clave iniciar una cultura de ahorro de manera constante y periódica, y proteger el patrimonio construido. Los expertos coinciden en que, independientemente de los gastos fijos del hogar, ambas personas deberían destinar por lo menos el 10% de su sueldo como un ahorro. Estos recursos deben destinarse tanto para cumplir objetivos financieros de corto y de largo plazo, como para cubrir imprevistos.

Identifiquen metas comunes

Definir metas de corto y de largo plazo conjuntamente, así como crear presupuestos familiares, son algunas de las herramientas que facilitarán administrar tu vida en pareja. Lo que se debe buscar siempre es que ambos vayan en la misma dirección y trabajen por el mismo fin –ya sea programar las próximas vacaciones, comprar una casa, cambiar de carro, montar un negocio, volver a estudiar o planear una jubilación-.

Si se lleva un registro de ingresos y de gastos, podrán conocer cuál es su estado financiero cada día y comenzar a hacer una planeación.

Planeen su jubilación desde ya

Comienza a ahorrar para tu vejez desde joven. Recuerda que en muy pocos casos la pensión es suficiente para asegurar un ingreso parecido al salario que recibías antes de pensionarte, así que vale la pena preguntarse que maneras puedes utilizar para tener otras fuentes de ingreso cuando dejes de trabajar.

Entre más años te queden para pensionarse, puedes usar una política de inversión más agresiva, para hacer crecer tu capital.

Establezcan un fondo de contingencias

Reserven una parte de sus ingresos para un fondo de contingencias futuras, es decir enfermedades, accidentes, desempleo o cualquier problema que pueda presentarse. La idea es que los recursos de este fondo alcancen para cubrir por lo menos los gastos de la pareja por seis meses.

Inviertan

Asesorarse adecuadamente para invertir es otra de las recomendaciones de los expertos para no descuidar el aspecto financiero del hogar. La idea NO es guardar ese 10% que se ahorra (ya sea para cumplir sus metas o para el fondo de contingencias) debajo del colchón, ya que ese dinero va perdiendo valor por la inflación.

Es aconsejable abrir una cuenta a la vista, en la que se asuman bajos riesgos y que igual permita generar ganancias. NO se recomienda invertir los recursos destinados para contingencias en activos poco líquidos,  ya que puede ser difícil salir a venderlos cuando se tenga una necesidad.

Repartan las responsabilidades

De la misma forma que se decide quién bota la basura, quién lleva los niños al jardín de niños o quién hace la comida, hay que definir la forma cómo se repartirán los gastos del hogar.

Así que lo que hay que hacer es compartir los gastos. Se recomienda asumir los costos fijos por persona y no dividiéndolos, esto quiere decir, que uno se encargue de pagar los servicios públicos y otro la cuota del apartamento. La idea es que ninguno se sienta abrumado con todos los gastos, ni que sienta que no tiene suficiente manejo de las finanzas del hogar. Se deben evitar desacuerdos y problemas.

Eviten la dependencia económica

NO resulta bastante sano que ambas personas cuenten con sus propios ingresos y no haya una dependencia económica ni autonomía. En una relación mediada por el dinero, puede resultar en sentimientos de inseguridad para el dependiente y en malos tratos.

Juntos pero no revueltos

Aunque se trata de la persona con la que has decidido compartir tu vida, a la hora de gestionar tus finanzas vale la pena distinguir entre lo que es ‘suyo’, ‘mío’ y ‘nuestro’. Hay que definir entonces si van a crear una cuenta colectiva en la que depositarán los ahorros para la compra de la casa o la educación de sus hijos.

Además, es conveniente tener unas cuentas individuales, para manejar los gastos propios a su discreción e incluso satisfacer uno que otro capricho. Esta última opción, no implica una pérdida de confianza con la pareja, ya que no tiene que ocultarse la existencia de este tipo de cuentas.

Firmen acuerdos

Aunque puede parecer poco romántico, los acuerdos antes del matrimonio permiten dejar las cuentas claras desde un principio.

Al firmar acuerdos, la pareja puede acordar que determinados bienes que normalmente harían parte de la sociedad conyugal, no lo sean. Por ejemplo, uno de los dos podrá dejar por fuera las acciones que tiene en una determinada compañía, el apartamento que recibió o el carro que acaba de comprar.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que estos acuerdos NO excluyen la sociedad conyugal, solo sirve para determinar que bienes la conforman y excluir otros.

Tomado de: http://www.finanzaspersonales.com.co por Paola Arias Gómez


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en  Google.


Código QR de este post

Short Link de este post http://bit.ly/fg2jds

Conflictos vacacionales. No todo es descanso y alegría cuando sales de vacaciones en pareja

negociaccion.net

Amanece la época estival y la gente empieza a cogerse vacaciones. Resulta paradójico ver cómo las vacaciones son balsámicas en sí mismas, pero también son el lugar en el que aumentan los conflictos en pareja. La explicación es sencilla. Se multiplica el tiempo compartido y se reducen los tiempos muertos en que cada uno de los miembros se oxigena del otro. Al sumar más tiempo juntos crece la posible germinación de fricciones. Resulta curioso que esa costumbre de compartir lo ordinario se denomine roce («el roce hace el cariño» dictamina la sabiduría popular). Todo sabemos que el roce es fricción, y como toda fricción acaba provocando desgaste entre las partes. No es de extrañar que año tras año la época de mayor número de divorcios llegue una vez concluido el verano. A mí me encanta repetir que somos lo que hacemos, sobre todo cuando no nos ven. Ocurre que en vacaciones tenemos a nuestro lado a un testigo presencial de la mayoría de nuestras acciones, lo que hace que acabe descubriendo a la persona que en el fondo somos. Enmascarar o dulcificar lo que somos a tiempo completo es agotador, y supongo que algo paranoico. En verano aumenta la luz y también la claridad sobre nosotros. Esto explicaría por qué en septiembre se dispara la tasa de divorcios.

El amor es un concepto muy romántico que se pregona líricamente en la mayoría de los relatos, pero su campo de juego es la convivencia. Si el amor es poesía, la convivencia es prosa, la negociación permanente para que la relación no se deshilvane, un toma y daca de concesiones e intercambios en un proceso de comunicación en el que la mayor dificultad estriba en que el lenguaje masculino y el femenino emiten en ondas diferentes. La caricatura sacralizada del amor se resquebraja con la convivencia, si bien sesgaríamos la realidad si no apuntáramos que la convivencia regala momentos enriquecedores inaccesibles para los que no han compartido su tiempo. No recuerdo a quién le leí una vez que para los hombres la relación está bien si no está mal, pero para las mujeres la relación está mal si no está bien. Parece algo similar, pero es muy distinto. La detonación de ese matiz es habitual en vacaciones. Preveámoslo sin miedo. No pasa nada porque haya conflictos. Eso sí. Pasa mucho si se resuelven mal.

Fuente: negociaccion.net por Josemi Valle


card.ly

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

Hablando del Alma: Ruptura de pareja ¿Por qué?

En Hablando del Alma y sus tropiezos tocamos un tema que ustedes, con sus correos, cometarios y citas han pedido: Las rupturas de pareja.

Tema cotidiano y doloroso que a todos nos toca en cualquier momento de la vida.

Primero hablaremos de algunas de las situaciones que nos llevan a la ruptura para posteriormente la siguiente semana hablar de las heridas y como sanarlas

De eso y más charlamos con la Psic. Blanca Almeida DIngler este día!

Charla con nuestra terapueta la Psic. Blanca Almeida Dingler.

Pueden consultar a Blanca Almeida Dingler en su sitio en internet http://www.terapiaenlinea.com.mx o en Twitter como @hablandodelalma


card.ly

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

Cuando uno sólo es padre y madre‏

divorcioHemos observado a lo largo de los años un creciente rompimiento de las parejas ocasionado por un sinfín de situaciones entre los que se encuentran la falta de comunicación, la infidelidad, los desacuerdos, la intolerancia, etc. Esto se ha visto favorecido principalmente por los cambios en los roles de mujeres y hombres, la ocupación profesional más activa de la mujer, pero sobre todo por la falta de entendimiento y adaptación ante dichos cambios en los dos sexos.

Es común pensar que ante la disolución de un matrimonio, la persona que quedaba a cargo de los hijos debía ser regularmente la madre y que recibiría del padre de los niños el suficiente apoyo económico para su manutención, sin embargo se presenta con mucha frecuencia la desaparición del progenitor para cumplir con esta obligación, por lo que recibimos muchas consultas de mujeres desesperadas que se han quedado sin la fuente para financiar las necesidades básicas de la familia, viéndose obligada a buscar un empleo lo cual representa un enorme riesgo en la educación y cuidado de los hijos trayendo en muchos de los casos consecuencias desastrosas en su personalidad.

Para la buena educación de los hijos resulta indispensable la presencia de ambos padres pues estos complementan los valores y principios que los niños deben adquirir durante su desarrollo y formación, pues mientras el padre con sus características personales y su masculinidad inculcan determinados preceptos, la madre con su femineidad y conceptos fortalece otros principios, resultando ambos igualmente enriquecedores. El hecho de contar con ambas figuras fortalece y da confianza a los niños permitiendo estar al tanto también de su cuidado y supervisión en cuanto a su comportamiento, actitud, educación, valores, convivencia, responsabilidad, etc.

En las consultas que recibimos para verificar el comportamiento de los hijos observamos como una constante que ambos padres tienen ocupaciones fuera del hogar o bien que uno de ellos de manera solitaria realiza la función de padre y madre. Esto nos deja ver las serias consecuencias que puede tener el descuido de los niños.

También notamos un crecimiento muy importante en las consultas de hombres que necesitan localizar a sus esposas, las cuales sin ningún tiento a su carácter de madre abandonaron a sus hijos a su suerte con el padre normalmente por una relación de infidelidad. Hemos tenido casos en que estas mujeres abandonan sus hogares por relaciones con hombres casados, no importándoles esta situación, lo abandonan todo.

En cualquiera de todos estos casos lamentablemente, los que de forma inmediata resentirán la situación son los hijos y a un mediano plazo la propia sociedad ya que en el futuro se incorporan muchos individuos (hombres y mujeres) a los que les faltará concretizar y absorber todos los principios necesarios para tener una buena interacción social.

Fuente: infidelidad.com.mx

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

Parejas duraderas VS Parejas pasajeras‏

Pareja En décadas anteriores los matrimonios perduraban muchos años, se dice que uno de los factores que favorecía su estabilidad era el amor (entre otras cosas), en contraste hoy día el "amor" es la base aparente de las relaciones indistinto a que sean de noviazgo o un matrimonio que inicia. Y digo, aparente porque truenan muy fácil dejando entrever que cuando algo no salió de la manera que suponían, en lugar de tratar de solucionar o sanar esa situación y llegar a acuerdos para salvar la relación o el matrimonio, lo primero que hacen es desistir y terminar o divorciarse.

Desde el punto de vista del psicoanálisis el amor no necesariamente implica buscar al príncipe azul o a la niña de tus sueños. Como decía Freud, se puede elegir amar lo que uno es, lo que uno fue o lo que uno quisiera ser, incluso a veces, perseguimos una figura protectora que nos afirme y nos de seguridad. Lacan por su parte define el amor como "Dar lo que uno no tiene a quien no es y que NO, no lo pide", de ahí que enamorarse no es algo fortuito, siempre hay una imagen que tenemos interiorizada del tipo de pareja que buscamos.

Quizá el por qué esté en la base o en el antecedente, es decir, en la etapa del enamoramiento el cual es un período que se presenta al comienzo de toda relación, va cargado de alegría y júbilo que experimentamos cuando nos sentimos fuertemente atraídos por otra persona, a la que idealizamos y le atribuimos toda una serie de distintivos que en la mayoría de los casos exageramos porque vemos en esa persona a un ser maravilloso que nos cautiva por esas cualidades que nos gustan y nos atraen, su manera de ser, de comportarse con nosotros, por su belleza, inteligencia, etc.

Pero el enamoramiento es justo una etapa, una fase, un momento de la relación que termina y desaparece cuando comenzamos a conocer al otro como es en realidad, este es un momento crucial en cualquier relación porque se pone en juego su futuro. Si logramos aceptar al otro como realmente es, no como nos gustaría que fuese, la relación puede empezar a desarrollarse y crecer.

Una relación de pareja es el encuentro de dos mundos en donde cada uno trae una historia personal, familiar, una educación que determinan la manera de pensar y concebir al mundo, he ahí el desafío de aprender a convivir en pareja, por ello a continuación me permito exponer algunos puntos que en mi opinión pueden coadyuvar a que una relación perdure:

• El primero y el más importante es entender que aún cuando son pareja, no firmaron un contrato de pertenencia, es decir, siguen siendo personas completamente independientes, con ideas, sueños, deseos y vidas propias. El llevarlo a la práctica involucra respetar espacios que son de nuestra pareja como puede ser el salir a una reunión con un grupo de amigos, desarrollar proyectos, sus pasatiempos, etc., dicho en otras palabras es respetar al compañero en su individualidad y no renunciar a uno mismo por él.

• Lograr llegar a acuerdos y negociar, ya que las diferencias de opinión y las discusiones son parte de una relación y a través de la comunicación de nuestros puntos de vista, ideas y sentimientos podemos llegar a acuerdos para que nuestra pareja conozca qué cosas nos agradan o desagradan, para ello es necesario aprender a decir tanto las cosas lindas como las cosas incómodas, respetando siempre el punto de vista de la pareja. A veces una pelea desencadena sentimientos negativos y ahí la clave será centrarnos en el problema y NO en la persona.

• Evitar hacer juicios o críticas en cualquier situación por muy complicada o inadmisible que te parezca, es más conveniente tratar de ser empáticos o bien, dar por sentado que nuestra pareja, por el simple hecho de estar a nuestro lado, puede adivinar nuestro pensamiento o saber lo que sentimos y queremos. Recuerda que no hay verdades absolutas y para un mismo evento puede haber percepciones diferentes. Cuando esto se logra alcanzar, empezamos a ser más comprensivos y tolerantes.

• El poner límites es parte de una sana relación ya que a veces se confunde la tolerancia con permitir comportamientos o actitudes por parte de la pareja que nos terminan lastimando emocionalmente y a veces físicamente. Otro centro que está inmerso en el tema es el NO consentir que terceros intervengan en la relación o influyan en las decisiones, esto es nodal para el buen funcionamiento de la relación y en el caso del matrimonio en particular el lesionar el vínculo con familiares cercanos.

• La sexualidad puede ser un punto que se sume al crecimiento integral de la pareja si se busca que ambos disfruten de la intimidad y no dar cabida a que la rutina con el paso del tiempo promueva que se vuelva aburrido o poco atractivo; cuando el deseo está inhibido hay que favorecerlo y propiciarlo. No olvidar que las carencias afectivas suelen terminar con muchas relaciones, por ende las caricias y la expresión de afecto son imprescindibles cuando la pasión empieza a declinar.

• Finalmente hoy día la mujer ha ido jugando papeles destacados en el mundo laboral lo que deriva en contar con menos tiempo para atender a la pareja, a los hijos y el hogar, de lo anterior es indispensable que los hombres empecemos a jugar un rol más abierto y apoyemos con las tareas de la casa que si bien no son divertidas tienen que hacerse y el que ambos participen en conjunto disminuye la posibilidad de fricciones por este concepto así como el estrés y la presión que puede tener una esposa.

Como se puede observar en los puntos que fui describiendo están inmersos valores como el respeto, la comunicación, la confianza, la tolerancia y la empatía cuyo objetivo central está orientado a ayudar a que la relación madure, crezca, se fortalezca y perdure a lo largo del tiempo. Por último creo indispensable señalar que estos tips pueden resultar muy efectivos siempre y cuando logremos traducirlos en acciones.

Fuente: www.infidelidad.com Por: Dr. Manuel Hernández (Contactar)

 

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

El divorcio: Confirmar una infidelidad por parte de la pareja es una de las experiencias más dolorosas por las que atraviesan las personas. Algunos especialistas han comparado este dolor con el sufrido por el deceso de un ser amado.

divorcio-d La persona sufre un terrible golpe a la autoestima, se siente sola y aislada y los objetivos primarios se han esfumado, la rutina y lo cotidiano se rompe, el confort y la tranquilidad se acaban, la voluntad y la fuerza se quiebran, surgen infinidad de preguntas sin una respuesta que pueda justificar la ruptura de aquello que se prometió para toda la vida y, de manera indirecta, en esta vorágine de sentimientos encontrados, se termina afectando a los seres más valiosos producto de esa unión: los hijos.

Con todas las emociones surgidas por la decepción, el coraje, la tristeza, la impotencia y la incertidumbre por el futuro, el divorcio se presenta como la primera solución, siendo en la mayoría de los casos, una decisión impulsiva a modo de venganza o revancha contra la pareja que puede acarrear serias consecuencias.

¿Se tiene el dinero y el tiempo suficiente para solventar y atender los juicios de divorcio y las pensiones alimenticias?, ¿deberá buscar trabajo o incrementar el que tiene para la manutención futura?, ¿ha pensado quién cuidará y educará a los hijos durante la primera etapa de su vida que es la más importante o qué pasará durante su adolescencia cuando más requieren de una imagen y apoyo tanto materno como paterno?, ¿ha tomado en cuenta que esta situación deteriora la imagen que los hijos tienen de sus padres, así como la educación, los principios y los valores que estos les han inculcado?, ¿se tiene contemplado que los hijos de padres divorciados son más propensos a las adicciones, violencia y vandalismo?, ¿sabe que durante meses, o tal vez años, se mantendrá un recuerdo muy doloroso de la separación?, ¿está consciente de que con los años no se tiene la misma seguridad en uno mismo para salir en busca de una nueva relación?, si se pretende formar una nueva pareja ¿qué características o forma de ser tendría que tener para integrarse a la familia?, ¿aceptará a los hijos?, ¿los hijos la aceptarán?

El divorcio es una consecuencia desafortunada de la falta de entendimiento entre la pareja causado por el poco tiempo que se dispone para establecer una buena comunicación que permita comprender los cambios naturales, tanto físicos como emocionales, y así evitar el deterioro de la relación por indiferencia o por hartazgo a la monotonía de la vida diaria.

Algunas mujeres llegan a malentender estos cambios de sus hombres aludiéndolos a un engaño, y la duda las hace actuar distantes, agresivas o frías en las relaciones íntimas, lo que va afectando su trato con la pareja al grado de orillarlo a aquello que tanto temían.

Por su parte, los hombres preocupados por cumplir con las necesidades materiales y económicas de la familia, aceptan largas jornadas de trabajo que los mantiene distantes de su relación y comienzan a descuidar las verdaderas necesidades de su pareja como la atención emocional y sentimental, compartir tiempo con su mujer, halagarla, demostrarle cariño, cosas que sin duda son mucho más importantes de lo que ellos suponen. Al no contar con el tiempo para cubrir esas expectativas, van orillando a su pareja a involucrarse con las personas que sí interactúan de manera cotidiana con ella y que le ofrecen esa atención.

La falta de este conocimiento en ambas partes propicia, sin quererlo, problemas muy graves para la familia como; agresiones verbales o físicas, indiferencia, infidelidad o la ruptura definitiva del compromiso sin darse una oportunidad de buscar alguna otra alternativa. Por eso es importante que se resuelvan estos hechos durante las primeras manifestaciones.

Para evitar esta situación, lo recomendable es buscar espacios privados y tiempos suficientes para interactuar con la pareja y poder compartir sus vidas, sus gustos e intereses, sus frustraciones y ambiciones. De ser necesario, deben acudir con algún experto que brinde orientación y apoyo para aclarar sus ideas y abra canales de comunicación; una persona neutra que ayude a tomar decisiones con la mayor claridad posible ya que estamos convencidos de que si se anteponen los intereses de la familia e hijos, no hay lucha que se haga en vano para recuperar y fortalecer el matrimonio a través del perdón y de asumir el problema como de ambos miembros de la relación.

En nuestra experiencia, más del 80% de los problemas conyugales son generados por esta falta de comunicación causada por el ajetreo de la vida actual.

Al encontrarnos con algunos de nuestros ex clientes atendidos por infidelidad y cuyo asunto terminó en divorcio, pudimos corroborar que muchos de los amoríos que propiciaron la separación fueron relaciones fugaces e inconsistentes, que lo que se pensó daría libertad y dicha se ha convertido en dolor y sufrimiento, por lo que el comentario común sobre el asunto es que no se lo recomiendan a nadie.

Podemos concluir entonces que al final es más lo que se pierde que lo que se gana, por ello es mejor dejar a un lado las dudas entablando una sana relación basada en la comunicación y la confianza.

Fuente: www.infidelidad.com.mx

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contibuír a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google

Adiós al matrimonio! Unión libre en aumento. Esta forma de vida cada vez tiene mas auge, mientras que los matrimonios van a la baja los divorcios ascienden sorprendentemente‏

unionlibre_300sLa unión libre está en ascenso, al igual que los divorcios. En tanto los matrimonios están a la baja, así lo confirman las estadísticas. De acuerdo con el INEGI, las personas con edades que oscilan entre los 12 y 19 años, el 92.7% son solteros, el 3.4% están casados y el 3.5% restante vive en unión libre.

De los jóvenes de 20 y 29 años el 41% son solteros, 40% están casados y el 15.2% viven en unión libre. Tan sólo en 2006 se registraron 586, 978 matrimonios en el país y 72, 396 divorcios. La edad promedio de los hombres al momento de divorciarse es de 37.6 años y de las mujeres de 34.9 años.

En 2006, por cada 100 enlaces realizados en el país hubo 12.3 divorcios; en el año 2000 la relación fue de 7.4 y en 1971 de 3.2. Según el INEGI en México la unión libre ha venido aumentando desde los años 50, y tomó fuerza a partir de la década de los 60, cuando la población de solteros y divorciados que optaba por esta forma de convivencia alcanzó 8.4% de la población total.

¿Es opción la unión libre?

La decisión de vivir en pareja sin estar casados, como ya lo demostraron las estadísticas, está en aumento, “esto se debe a que el matrimonio surge como una respuesta al patriarcado y a la propiedad privada. Este sistema está cambiando y por ende las relaciones sociales y comerciales” afirma el sexólogo y psicoterapeuta humanista, César Pérez García.

“Todo este sistema donde el matrimonio era la base se debilita, principalmente, por las mujeres, y no es que sea una culpa, simplemente que cada vez son más las que desean tener una vida profesional, estar preparadas, ser independientes y ser parte del sustento”, comenta el sexólogo. Por otro lado, la iglesia deja de tener credibilidad, en parte por su postura hacia la sexualidad.

Más allá de que aumente o no, su auge también se debe a la liberación femenina, “creo que es importante que sepan que es simplemente una opción y que a quien le guste la tome, sin que esto sea visto como algo malo o fuera de la ley natural”, indica el sexólogo.

Pérez García añade que, “la unión libre no significa que no haya un acuerdo, pues en todo debe existir, hasta en una relación sexual lo hay. De hecho, ese compromiso lo establece la pareja, es decir, un matrimonio no lo crea por sí solo, en la unión libre también se llega al acuerdo de amarse, quererse, respetarse”.

De acuerdo con el psicoterapeuta, respecto a la experimentación sexual, el matrimonio no crea exclusividad, por lo que en esos casos la unión libre parece ser mejor opción, ya que cierta cantidad de hombres y mujeres continúan con prácticas ex matrimoniales.

La monogamia no es algo que esté o no de moda, “sino que sociológicamente se dice que el hombre (ser humano) es polígamo por naturaleza desde que puede tener muchos amores en su vida, ya que el matrimonio es una institución para la construcción de bienes y para conservar apellidos, entre otras cosas”, comenta César Pérez.

Pros y contras

Las cosas buenas y malas de la unión libre, las van a delimitar las propias personas, ya que desde la toma de decisiones se pueden ver envueltos en errores que perjudicarán considerablemente la relación.

De acuerdo con especialistas en terapia de pareja, lo mejor es evitar el temor de que algo saldrá mal, pues eso afectará el ánimo. Tampoco es bueno pensar que se perderá la libertad y autonomía; y hay que estar conscientes de que si se decide vivir en unión libre, se haga por un “quiero”, “deseo” y no por un “tengo” o “debo”. Esto último por casos como un embarazo no deseado o por huir de problemas familiares.

Muchas veces, la unión libre es un paso previo para el matrimonio, sirve de experiencia para conocer a la pareja, revisar la compatibilidad y ver si valió la pena. Siempre debe haber un acuerdo mutuo, sobre la libertad y el uso correcto de ella.

Los pros más comunes, de acuerdo con expertos son los siguientes:

Espacio propio: Cada uno es dueño de su propio espacio, aun cuando se comparte un lugar, es necesario marcar límites y estar conscientes de que la vida de soltero no es igual a la de unión libre, donde el compartir y respetar son claves.

Descubrir si es o no, la pareja ideal: Con la convivencia te darás cuenta si esa persona con la que decidiste vivir, es la correcta para ti, si cumple con lo que quieres y necesitas, y eso dará pauta para decidir si se sigue o no.

Fortalecer el amor: Viviendo juntos hay una cercanía importante, pues se sufrirán los días malos y se disfrutarán los buenos, así que la clave es amar y dejarte amar.

Y los contras:

No es tu propiedad: Cada uno tiene un espacio dentro de la casa; sin embargo se puede dar el caso de que uno de los dos pise los derechos del otro.

No era lo que esperabas: Con el tiempo te das cuenta de que no era la persona correcta para ti, los defectos superan las virtudes y entonces hay que expresar la incomodidad, sino el problema se hará grande.

No hay derechos ni obligaciones: Creen que la vida de soltero es igual a la que ahora se vive, y entonces se olvidan de las obligaciones y derechos que hay en una unión libre, donde por ejemplo, después de dos años de convivencia los bienes adquiridos no se pueden reclamar. De acuerdo con la Ley del Código Civil después de dos años de estar bajo un mismo techo, las parejas adquieren derechos iguales a los de los casados.

De acuerdo con Diálogos en Confianza, cada vez se advierte con mayor claridad que la relación de pareja será estable en la medida en que satisfaga las necesidades emocionales, psicológicas, intelectuales y físicas de sus miembros, independientemente de que exista o no la legalidad de por medio. De ahí que la unión libre sea una de tantas opciones para buscar establecer un compromiso más serio.

Fuente: http://www.tva.com.mx por Héctor Ledezma

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contibuír a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google

¿Sexo durante la menstruación? El tener relaciones durante ese periodo les alivia los cólicos, desinflama mamas y vientre, además de que les produce orgasmos más intensos ¿lo sabías? Pues ahora ya lo sabes

elLa menstruación, también llamada “periodo” o “regla”, es un proceso natural en las mujeres. Alrededor de ella han existido muchos mitos e ideas que la colocan como algo desagradable. A las mujeres les impide hacer muchas cosas y repercute determinantemente en su ánimo; aunque por otro lado, significa que no se está embarazada y en algunos casos, es un alivio tenerla.

“En efecto, uno de los principales mitos que ha existido es que la consideran sucia; siendo más que nada, descripciones valorativas cuando es un evento natural del cuerpo, incluso muchas mujeres sobre todo en la etapa de la pubertad creen que durante la menstruación pueden quedar embarazadas, cuando es más probable en la mitad del ciclo menstrual.”

Cabe destacar que muchas mujeres confunden la irregularidad con el no ser exactas, “Creen que si les cambia un par de días su ciclo son irregulares, cuando serlo significa que no sabes exactamente cuándo será, puede ser en 20 días o en dos meses, en este caso la regularidad no es igual a exactitud”.

Otro de los principales mitos y miedos, es lo que respecta al sexo durante la menstruación, donde por un lado puede ser desagradable estar en una relación sexual y que llegue el sangrado, a algunos hombres les gusta pero a otros no; en una práctica como el cunnilingus puede suceder esto y no ser satisfactorio.

Por su parte, a muchas mujeres les gusta porque se sienten más excitadas, y el tener relaciones durante ese periodo les alivia los cólicos, desinflama mamas y vientre, además de que les produce orgasmos más intensos; esto no pasa en todas las mujeres. Una de las explicaciones es que al no haber óvulo que pudiera ser fecundado no hay riesgo de embarazo.

Sin embargo, este dato tiene sus detalles ya que “muchas mujeres difieren, no les gustan las relaciones en este periodo, ni lo intentan, precisamente por los mitos y la apreciación sucia que se tiene, de igual manera pasa con los hombres; además en la menstruación el nivel de hormonas baja, lo que conlleva a cambios emocionales, sentimentales, de actitud y comportamiento”.

Por otro lado, no se recomienda tener relaciones sexuales durante la menstruación sin protección, ya que semen y sangre son medios por los cuales se transportan microorganismos causantes de enfermedades como hepatitis, gonorrea o sífilis y por supuesto VIH, que se contagia vía sexual. Se recomienda si es que la pareja quiere experimentar, que sea al principio o al final de la menstruación, cuando el flujo es menor.

“Es recomendable el uso de condón para evitar contagios, sólo si se tienen este tipo de relaciones con una persona que este infectada por alguna ITS o se desconoce su estado de salud en referencia a este aspecto. De no ser así, depende del gusto de la pareja para tener relaciones coitales en esta etapa considerando el ánimo, la energía, las ganas, pues para algunas mujeres es incómodo”.

Fuente: http://www.laregiontam.com.mx

Quizá también quieras leer: ¿Apoco ustedes no han tenido miedo de decir si, o decir no? por @jajahuata

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contibuír a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google

Hablar del dinero resulta difícil para las parejas, pero no hacerlo puede acabar con una relación; conoce estas sencillas estrategias para poner las cuentas claras y tener un romance duradero.

balanza-amorDicen que “cuando el dinero sale por la puerta, el amor escapa por la ventana”. Y con crisis financiera o no, más vale asegurar que tu relación de pareja no termine por problemas económicos.

Las finanzas de pareja son un tema que debe discutirse abiertamente para evitar conflictos. “Sigue siendo un tema tabú, pero los problemas relacionados con el dinero son la segunda causa de divorcio en México”, dice en entrevista la experta en Economía Familiar de la UP y autora del libro Cuando el dinero nos alcance, Cecilia Meade.

Evitar el tema no sólo es un gran error, sino el inicio de un fracaso económico que puede traer consecuencias personales, “la falta de planeación financiera condiciona el crecimiento de la pareja y puede comprometer su evolución”, afirma, por su parte,  el experto en finanzas personales, Salvador Tamayo.

Manos a la obra

Los especialistas recomiendan, además de mucha paciencia y perseverancia, pensar en la vida en pareja como un proyecto o una empresa, pues para que funcione, ambas partes debe cooperar y trabajar al mismo ritmo.

No existen recetas universales, pero sí algunas estrategias que te ayudarán a que el dinero se convierta en un aliado para satisfacer las necesidades y alcanzar los objetivos en pareja.

* Cada cosa en su lugar: Es preciso encontrar el momento justo, pues siempre es mejor cuando dos cabezas piensan en lugar de sólo una. No hay que  tocar el tema todos los días, de lo contrario, a los problemas económicos habrá que sumarle los conyugales; hay que manejar la situación con inteligencia. Los expertos recomiendan una hora y lugar donde acuerden hablar específicamente de sus finanzas, como una comida o ‘noche financiera’ donde se resuelvan los problemas y no se vuelva a tocar el punto hasta la siguiente sesión, a menos que haya una situación grave.

* Haz un diagnóstico: Si no sabes qué es lo que tienen ni dónde están parados, no puedes comenzar de manera correcta. Hay que conocer los recursos de cada uno para no tomar decisiones a ciegas, recomienda Tamayo. Cada cónyuge debe poner sobre la mesa su ingreso, bienes, inversiones, tarjetas de crédito, deudas a corto y largo plazo, nivel de ahorro y sus hábitos de compra para tener un panorama real de la situación financiera, señala Meade.

* Elaboren un presupuesto: Decir lo que tienen y lo que gastan no es suficiente, hay que ponerlo en papel para que no haya dudas y sea más fácil distribuirlo, afirma Cecilia Meade. Para este presupuesto hay que tomar en cuenta sí los gastos del mes, pero también los periódicos, como colegiaturas, seguros, pagos fijos, etcétera. Si se tienen deudas lo primero es trazar acciones definidas para sanear las finanzas, si no, decidir un monto para el ahorro. Descarga el modelo de presupuesto que propone la Profeco.

* Estrategias: Los especialistas recomiendan definir cuáles son los objetivos de cada uno en el área personal, y cuáles los que quieren alcanzar en pareja. En base a ello deben definirse acciones concretas para conseguirlos.

* 1+1= 2 ingresos: Aunque al juntar ingresos se puede tener la sensación de mayor bonanza, esto puede no ser del todo cierto: “Habitualmente se piensa que con dos sueldos hay más margen para gastar y contraer deudas, pero lo cierto es que conforme la pareja evoluciona los gastos aumentan, así que siempre hay que tener en cuenta que el dinero gastado hoy, es un recurso que puede faltar mañana”, dice Tamayo. Toma decisiones financieras a largo plazo.

* Gastos del hogar: En vez de dividir los gastos por rubros, es más sano juntar el ingreso para que el pago de servicios  de la casa sea común y ninguno pueda ejercer control económico sobre la pareja, pues esta situación también puede afectar negativamente la relación, afirma la académica de la UP. También puede darse el caso de que uno siente que tiene derecho a tomar decisiones importantes sin consultar al otro. Establezcan cuál será la aportación de cada uno al hogar.

* Sean precavidos: Hay que poner especial interés en el tema del retiro y quitar la idea que los hijos van a mantenernos, por ello hay que asegurarse de que se está trabajando para el retiro de ambos. Los expertos recomiendan tener cuentas, fondos de inversión o seguros conjuntos y destinar al menos 10% de los ingresos para el ahorro. Recuerden que no siempre son épocas de vacas gordas.

* La sinceridad vale oro: Un problema común es la forma en que se dividen las labores financieras, al principio puede funcionar, hasta que haya algún inconveniente que haga que uno de los dos sienta que carga mayores responsabilidades que el otro, por ello es importante hablar. Otros optan por ocultar ciertos gastos o ahorros para evitar peleas o críticas: “siempre hay que abogar por la comprensión de la pareja y empatar metas”, finalizan los expertos.

Fuente: http://www.cnnexpansion.com

¿De qué hablar y de qué NO hablar con la pareja? El no decir todo, es mentir, es ser infiel, es ser hipócrita ¿Qué piensas tu?

pareja Lo que se dice y no se dice forma parte de la comunicación. Y si bien la comunicación fluida y abierta es uno de los pilares de la relación de pareja, es interesante preguntarse: ¿tenemos que decir TODO? Hay espacios propios, de la intimidad personal, que pueden ser preservados. Sin ocultar, simplemente reservando lo muy privado.

El límite está en DECIR PARA QUÉ. Saber si lo que va a compartirse tiene un objetivo de crecimiento, de nutrición, evolutivo o será destructivo. Reflexionar: “Cómo esto que voy a decir puede contribuir a mejorar el vínculo o si por el contrario será nocivo”.

Para vivir en pareja se requieren varias habilidades:

1. Comunicación efectiva

2. Solución de conflictos

3. Negociación ante los conflictos

Aquí es fundamental el concepto de habilidades, ya que son factores que pueden ser aprendidos o perfeccionados, porque no son necesariamente características que tengan todas las persona.

Cómo hablar con tu pareja

Qué cosas no decimos

Entre los aspectos que suelen reservarse en un vínculo de pareja, podemos nombrar algunos:

Relaciones con otras personas

Temas que tienen que ver con el manejo del dinero

Sexualidad

Fantasías

La familia de origen del otro

Las amistades del otro

El pasado individual

Actividades individuales que tienen que ver con valores personales no compartidos.

El hecho de que estos temas no se hablen no significa que sea adecuado no hacerlo en todos los casos. En algunas situaciones, el hecho de abrir el espacio de comunicación sobre uno o varios de estos aspectos puede ayudar a destrabar algunos de los conflictos que se presentan.

Fuentes de conflicto en la pareja

Las fuentes más comunes de conflictos en las parejas actualmente son:

Dinero

Crianza, educación y planificación de los hijos

Relaciones con las familias de origen de la pareja

Diferencias de valores

Diferencia de las expectativas sobre la relación

Diferencias en el placer sexual

Tareas del hogar

Estrés social, laboral y del hogar

Amistades

Mala comunicación entre la pareja y los miembros de la familia.

Mitos, lo primero para hablar con tu pareja

Existen algunos mitos que pueden ser muy perjudiciales para una relación de pareja sana:

El amor romántico siempre será el pilar principal de la relación.

El amor durará por siempre en todos los tiempos.

Mi pareja sabrá lo que yo quiero sin que se lo diga.

El amor es suficiente para una buena relación sexual.

Descubrirá lo que a mí me gusta en la relación sexual.

Al casarme o vivir con una pareja, tendré a una persona con quien no voy a sufrir penas ni frustraciones.

Mi pareja me aliviará las penas pasadas.

Mi pareja siempre estará de mi parte y me defenderá a toda costa.

Siempre me será fiel .

Soportará mi carácter y malos humores por que es mi pareja.

Seremos inseparables, siempre estaremos juntos y lo compartiremos todo.

Me hará la persona más feliz sobre la tierra.

Es importante tener cuidado de que “lo que no se dice derecho, se dice torcido”. Esto tiene que ver con la expresión de necesidades legítimas y los pedidos para satisfacerlas.

Se trata de asumir conscientemente las consecuencias tanto de decir como de no decir.

Para ello, es posible aprender herramientas de comunicación. Y como siempre, una de las claves está en conocerse cada vez mejor a sí mismo/a.

Por Lic. Verónica Kenigstein
http://www.senderosdelplacer.com.ar

¿Padeces depresión postnupcial? Especialistas señalan que tres de cada diez parejas presentan síntomas de ansiedad o depresión después de llegar al altar‏

boda-ramses Cuando una pareja se casa, siempre se tienen expectativas, tanto la pareja que se casa como los que vamos de “gorrones” a la fiesta. Y la frase “Y vivieron felices para siempre” resulta ser el final que en la actualidad pocos matrimonios pueden alcanzar con seguridad. Y es que en los últimos años, tres de cada diez parejas presenta depresión postnupcial.

De acuerdo con especialistas, la depresión postnupcial se trata de un fenómeno relacionado con las parejas que se casan con la ilusión de que todo será ideal y que, cuando se enfrentan a la realidad, presentan síntomas ansiosos o depresivos.

El psicólogo de la Universidad de Chile, Juan Yánez, explica que al menos tres de diez personas que se casan presentan algún síntoma como irritabilidad, hipervigilancia de los errores propios o ajenos y disforia.

Enfatiza el también especialista en parejas que aunque no constituye un cuadro de depresión propiamente tal, reconoce que estos pasos pueden conducir a la enfermedad.

Por su parte, el psicólogo Domingo Izquierdo agrega que estas personas configuran distimias -depresiones leves-, incluyendo disminución del deseo sexual y alteraciones en el sueño.

Yánez explica que este problema psíquico proviene de noviazgos largos y que esperan un periodo prolongado para casarse, buscando mejores condiciones para llegar al altar.

Un síntoma, explican, es que el novio espera que su esposa luzca al levantarse como cuando era cortejada, mientras que ella espera que su marido tengas las mismas atenciones de antes, cuando la mayor preocupación de éste es el trabajo y pierde la atención hacia ella.

Los especialistas advierten que uno de los “errores” más comunes es creer que la llegada de los hijos puede mejorar la relación de pareja.

La psicóloga Martha Soto recomienda que las parejas tengan periodos de convivencia como una medida para evitar desilusiones, hacer viajes juntos o tener vacaciones también resulta saludables a fin de conocer cómo se desenvuelve la otra personas en su cotidianidad.

No obstante, enfatizan que la convivencia no evita pasar por un proceso de adaptación y a veces las parejas que conviven también se casan esperando que el matrimonio mejore la relación.

Fuente: http://www.eluniversal.com.mx