Esto del sexo

joffy.com.mx

“Me da mas miedo el amor que el alcohol”… le confesé al hombre con el que actualmente salgo, el amor me remite automáticamente al sexo.

No estoy tan segura de que tan saludable pueda ser el estar lanzando tus pensamientos tan descubiertos con quien compartes algo más que una cama.

Me viene a la mente que hace un par de meses una Dra. como de 60 años y aun muy guapa a la cual admiro en demasía porque nunca le he reconocido alguna forma de atacar al ser humano y por el contrario considero que es una mujer inteligente, coherente y pacifica, un día sentadas dentro de una zona de bar en una feria de arte dijo con un gesto desdeñoso: ¡Ay, yo pensé que los hombres alguna ves maduraban y hoy me doy cuenta que cuando empiezan a madurar es como a los 60 años, pero a esa edad se vuelven achacosos y aburridos y se aferran a ti como parte de su mortalidad!, dicho esto completo la frase diciéndome: ¡No me hagas caso, no se porque digo esto, además tu eres una mujer muy joven!. Supongo que de alguna manera sintió que su comentario era un tanto peyorativo hacia el sexo opuesto y no quiso plantar en mí la semilla de la duda; pero lo logró. De todas formas “por mi experiencia” con lo relacionado al tema masculino no tengo muy buenas referencias. Y aunque quisiera ayudarlos no se de ningún hombre que demuestre lo contrario. Quiero aclarar que cuando hablo de “mi experiencia” es porque he sido una mujer muy “saltarina” que algunas personas lo llamarían “promiscua” y a mis 35 años he tenido bastantes relaciones, sobre todo con hombres mucho mas grandes que yo y créanme ninguno ha demostrado tener una madurez emocional, pensaba que debido a mi alcoholismo la que no escogía bien era yo y al relacionarme con puro demente igual no podría esperar otra cosa, pero cuando escucho a las mujeres que me rodean que son algunas y no todas son bebedoras nunca me he enterado de alguna que hable maravillas de su hombre en turno, he escuchado cosas como: …es un buen hombre, bueno por lo menos no me falta nada (hablando de lo económico), ….es responsable, …pues…compartimos cosas…(esa es la mía) y por el estilo. Mientras pasa el tiempo sobre mí mas certeza adquiero de que una relación de pareja es algo sumamente difícil, los hombres se sienten agredidos constantemente por las mujeres (quizás tengan razón) y al parecer lo que los hace aguantar en la mayoría de los casos tan estoicamente los maltratos, gritos, chantajes emocionales y cambios hormonales es… EL SEXO! Aquello que vengo escuchando desde los 80´s parece verdadero el día de hoy, “los hombres piensan con la cabeza de abajo” (y la cabeza de abajo no piensa, solo quiere sentir). El día de hoy compruebo que a un hombre le puedes gritar, mandar, exigir, controlar; pero si le das la espalda en la cama durante la noche ya se cago todo! Una vez escuche: “no hay quien aguante la indiferencia” y que razón tenía aquel cuate pedo y mesero que me lo dijo, es peor que si les mentaras la madre, yo he visto que no importa cuan inteligente puedas ser, cuan efectiva y activa, cuan mejor ama de casa, madre, delgada, gorda, fea, guapa, amiga y administradora, si no jugueteas con el “Sr. Pepino” (como le dice una amiga al miembro de su marido) ya se chingo todo, claro esto mientras te importe si te ponen los cuernos, dicho en palabras de un digno representante de la sociedad masculina: “no arrojes a tu hombre a los brazos de otra”. Aunque muchos no se llenan exclusivamente con lo que tienen en casa y la mujer puede representar una película porno en la alcoba todos los días, pero eso ya depende de otros factores que influyen (como la edad) un hombre joven lógicamente con toda su virilidad al 100% se siente un semental, un ejemplar digno de muchas hembras y tratara de no ver desperdiciado su potencial en una sola cuando el miembro le da para muchas, pero eso también es relativo he conocido hombres jóvenes muy tranquilos (pero son la minoría). Tampoco hay mal que dure cien años y tonto que lo aguante dice el dicho popular, en otras palabras por muy bondadosa que seas en la cama si lo tratas el 80% restante de la chingada no esperes que no voltee a ver a nadie en la calle, el hombre es visual la sensualidad les entra por los ojos, no así a las mujeres, cuantas veces escuche también decir: “esta horrible para ti amiga” o “ya esta muy viejito, no?” y a la mujer en cuestión es lo que menos le interesa; una amiga de mi madre que nunca fue fea se caso con un cuate “jorobadito” y además tenía una pierna mas grande que otra y eso era lo de menos, el tipo debido a sus complejos de inferioridad la tenía no menos que cautiva y cuando la pobre quería simplemente salir a tomar café con sus amigochas el “jorobadito” (que me jalara las patas en la noche porque ya murió) se le pegaba y entonces tenía que estar en medio de la platica encabezada de varias mujeres. Eso del café es de los actos mas reconfortantes para el genero femenino, es donde puedes explayarte a gusto y deshacer a los sujetos en cuestión teniendo la seguridad y el apoyo de tus compatriotas, que asco tener a un cuate que no sea gay y además esposo de tu amiga metido en medio!.

Finalmente recomiendo a las mujeres que deseen estar acompañadas o que quieran formar una familia y que no sean tan adictas al SEXO que arrastren el baúl de su sexualidad fuera del closet, que lo limpien de polvo, que lo habrán y saquen sus juguetes, su lencería “coqueta”, que disfruten sus líneas sus formas sus texturas y que reconozcan su aroma.

Hay que preparase para seguir en circulación después de todo tenemos mucha competencia y una tiene que luchar por su lugar en este mundo (si es que quieres un hombre), tomemos en cuenta que existen miles de chamaquitas dispuestas a hacer lo que tu no quieras por el simple hecho de querer vivir, porque a lo mejor las nuevas generaciones de mujeres ya se dieron cuenta que el SEXO sin es importante!

Para Alejandro con toda mi ternura.

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

EXPOSICIÓN POLÉMICA. El Museo Nacional de Varsovia acoge la primera exposición de arte homoerótico (erotismo homosexual)‏

eluniversal.com.mx

eluniversal.com.mx

La exposición sobre erotismo homosexual se suma al debate de la sociedad polaca sobre los derechos de ese sector

El Museo Nacional de Varsovia acogerá la primera exposición de arte homoerótico en Polonia, una muestra centrada en el erotismo homosexual que pretende sumarse al debate que la sociedad polaca mantiene sobre los derechos de los homosexuales.

Bajo el título Ars Homo Erotica, la muestra contará con doscientas obras, desde vasijas griegas con escenas homosexuales hasta trabajos vanguardistas, según han adelantado hoy a EFE fuentes del museo varsoviano.

Esta exposición, que se inaugurará el próximo mes de junio, vendrá acompañada de la polémica que ha provocado su anuncio, ya que son muchos los polacos que se preguntan si es apropiado que la temática del erotismo homosexual se “apodere” de las salas del centro nacional de arte.

Los organizadores de Ars Homo Erotica insisten en que “no se trata de una provocación, sino de una exposición histórica” en Polonia, un país que ha sido calificado de homófobo en más de una ocasión.

Para el responsable de la muestra, Pawel Leszkowicz, este “interés anticipado por la exposición es la mejor promoción que puede hacerse, incluso en el caso de que los que abogan por la censura lograsen evitar el evento”.

“Aunque el tema de la homosexualidad es recurrente en el arte y la cultura desde los años 70 del pasado siglo, en Polonia sigue suscitando protestas”.

La muestra presenta piezas que dan muestra incluso del arte griego.

Fuente: http://www.eluniversal.com.mx

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

A todos nos gusta mirar y no somos los únicos. El vouyerista que todos tenemos dentro

voyeurismoUn placer, una enfermedad y un experimento que lanza una nueva teoría: los primates también tienen algo de vouyeristas.

Una rendija abierta , una puerta del baño donde alguien se está duchando. La ventana del edificio vecino donde esas amigas insisten en cambiarse de ropa sin correr las cortinas. La pantalla de una computadora que por la webcam, muestra a una mujer que inocentemente se desnuda para acostarse o se cambia la ropa para seducir al marido. Generan tanta adrenalina, tanta exitación, tanta necesidad como para espiar a una persona sin que esta se de cuenta de que se esta exhibiendo ante nuestro líbido.

Es un hecho: nos gusta más mirar, segundo a segundo, 28 mil 258 usuarios de internet ven pornografía y cada uno gasta en promedio 89 dolares. La palabra sexo es la más buscada en toda la red y 12 % de los websites son de contenido pornográfico. ¿Pero esta fascinación humana por fisgonear o espiar situaciones de índole sexual, es una patología? ¿Una enfermedad psicológica? ¿o se trata de una necesidad biológica compartida con otros animales?

De la casualidad ala patología.

A todos, más unos que a otros, nos gusta mirar a una mujer desnuda; es parte de la exitación de nuestra actividad sexual normal. Hay sin embargo una diferencia muy importante entre mirar como se quita la ropa nuestra pareja , para luego iniciar un juego de caricias, y acostumbrar practicas vouyeristas. La diferencia radica en el conocimiento o consentimiento de la persona observada: Mientras en la actividad sexual normal este consentimiento está sobreentendido, en el caso del vouyerista rara vez existe. Por otro lado el mirón o vouyer prácticamente no interactúa con el sujeto observado, suele espiar desde lejos. Es el riesgo, la emoción, el peligro de ser descubiuerto lo que a menudo potencia la fogosidad.

Algunos los experimentamos en situaciones casuales, tal vez en la infancia cuando encontramos un orificio en la baño de al lado, nada se compara con la experiencia de espiar a nuestras compañeras de colegio, quizás ya de adultos desde la ventana de nuestro apartamento. ¿Acaso no es excitante mirar la manera en que la vecina se va despojando lentamente de su pose ejecutiva?. Primero el saco, luego las medias, bastará unos segundos para que caiga la falda dejando al descubierto un diminuto bikini blanco. Y ahí estará semidesnuda esperando a un visitante. Sin saber que la observamos. Mientras tanto nosotros nos adueñamos de ella acariciándola con el roce de nuestras pupilas. Habría que cerrar las ventanas antes de que esto se convirtiera en un juego peligroso.

Si es dificíl separarse de la escena, a uno le costará más trabajo que a otros. Sin embargo el vouyerista es aquel que no pude hacerlo, por el contrario estará al acecho de la presa, cada día y cada noche ya sea en su casa, en la playa, en un baño público, en internet o en la oficina. Así el vouyerismo figura en el manual de diagnóstico y estadístico de los transtornos mentales. Como el hecho de observar ocultamente a personas por lo general desconocidas, cuando están desnudas, desnudándose o en plena actividad sexual, en donde el acto de mirar se realiza con el propósito de obtener una exitación sexual en el cual por lo general no se busca ningún tipo de relación sexual con la persona observada.

Pero….¿Es el ser humano el único al que le gusta observar estas escenas, como para que la práctica se convierta en una patología?.

Mirada animal.

Para averiguar si los primates no humanos son capaces de pagar por ver imágenes relacionadas con sexo, se diseñó un experimento en la Universidad de Duke en Carolina del Norte llamado “los macacos Rhesus” y éstos fueron puestos a prueba, con una pregunta en mente: ¿hasta dónde serían capaces para obtener fotos de genitales de hembras de su especie?

Luego de sentar algunos monos frente a la computadora y darles a elejir entre recibir un drink de jugo de cereza (cosa que al parecer les encanta) o ver los genitales de algunas hembras casi la mayoria de las veces renunciaron al jugo, preferían ver las imágenes.

El alto valor que se le da a la observación tiene sentido y es consciente con el hecho de que la vulva inflamada (signo de disposición para el apareamiento)  provoca un profundo cambio en el apareamiento de los machos en estado salvaje.

Si bien este decubrimiento no invalida la existencia de comportamientos psicológicamente patológicos en los seres humanos que deben ser tratados como cualquier otra enfermdad, esta extraña compulsión a mirar la desnudez y la sexualidad de los otros podría ser un componente biológico, es decir que podría ser parte de nuestra naturaleza, más aún si se toma en cuenta que las estadísticas indican que el vouyerismo se da, en mayor medida en hombres heterosexuales, ya que el hombre depende más del sentido de la vista para alcanzar la excitación sexual.

En fin, puede ser que tengamos un cierto componente biológico que motiva a mirar la sexualidad de nuestros congéneres sin que ellos se enteren, o puede ser una desviación de la pulsión sexual humana natural, lo que es cierto es que el vouyerismo o la simple observación de la sexualidad de nuestros semejantes siempre ha existido, y conociendo esto el negocio siempre ha sido bastante lucrativo.

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

Para animarnos más compañeros: Las mujeres tienen más orgasmos con los hombres ricos‏

Sex and moneyUn estudio reciente y publicado en el diario británico The Times revela que el placer de las mujeres está relacionado directamente con el tamaño de la chequera o de la cuenta en el banco de su hombre. Según la investigación realizada por Thomas Pollet y el profesor Daniel Nettle, coautor del estudio, de la Universidad de Newcastle en Reino Unido, este fenómeno ocurre debido a una “adaptación evolutiva” de las mujeres que buscan elegir a sus parejas en relación con la calidad de vida que pueden darle a ella y a sus hijos.

“La frecuencia de los orgasmos en las mujeres incrementa con los ingresos de su pareja. Y los compañeros más deseables provocarían en las mujeres mejores orgasmos”, dicen los investigadores.

Un hombre con dinero es un hombre deseable, es visto como un ser inteligente y astuto, y además proporciona seguridad a las mujeres y las hace sentir a salvo, con menos estrés. Eso indudablemente ayuda a que las mujeres disfruten más orgasmos.

Para exponer estos datos contundentes, el estudio fue realizado con mil 534 mujeres. De ellas, 121 tenían orgasmos “siempre” durante sus relaciones sexuales, mientras que 408 los tenían “frecuentemente”, 762 “a veces” y 243 “rara vez” o “nunca”. Y esto coincidía con el nivel adquisitivo de estos hombres.

Este es un nuevo estudio en torno al orgasmo femenino que ha sido investigado en diversos campos de la ciencia debido a que no tiene ningún propósito reproductivo pues las mujeres pueden quedarse embarazadas aunque nunca hayan conocido uno. Otros estudios apuntan a que la simetría corporal y la apariencia física están relacionadas con la frecuencia de orgasmos de las mujeres, a esos habría que añadir el dinero.

Pollet explica que aunque existen muchos otros factores para el disfrute del placer, ahora el dinero es otro para tomar muy en cuenta.

Según David Buss, profesor de Psicología en la Universidad de Texas, la función del orgasmo hoy en día, es una señal inconsciente para decirles a los hombres que ellas están altamente satisfechas sexualmente y, por lo tanto, no buscarán sexo con otros hombres. Lo que los orgasmos dicen es ‘soy extremadamente leal, así que deberías invertir en mí y mis hijos’, señala.

Fuente: http://www.de10.com.mx

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

La era de la promiscuidad: La promiscuidad parece estar decidida a enfrentar a dos generaciones: mientras unos la visualizan como un estilo de vida añorado, otros emplazan juicios morales contra quien se atreva a intentar cruzar la línea del pudor‏

promiscuidad Tocan el timbre y Jessica salta de la silla hacia la puerta. Martín, un alumno divino que había conocido unos días antes en la facultad, entró y luego de dos tequilas estaban haciendo acrobacias bajo las sábanas. Una hora y media luego de la llegada de Martín, la velada había concluido, pero la sed de sexo de esta profesora de matemáticas aún no estaba saciada. No habían terminado de despedirse, cuando ella ya había marcado en su celular el número de uno de sus amantes, Pablo, hacia cuya casa salió volando en un taxi. Luego de tener relaciones “como bestias” –confiesa esta mujer sin sonrojarse– y, creyendo que había quedado satisfecha, volvió a su departamento. Ni bien abrió la puerta, recibió un mensaje de texto de Juan, otro chico con el que quedó de encontrarse en la puerta de su edificio. “Juan es un tierno total, de ésos que te susurran ‘te amo’ al oído, mientras te hacen el amor –continúa sin darnos un respiro– tuvimos sexo divino y, como siempre, se quedó a dormir, haciéndome caricias luego del final”. Lo acompañó a la puerta y se despidieron. Este humilde y tembloroso periodista pensó que la historia ya había concluido… pero no. Resulta que al subir y encender el ordenador para revisar su bandeja de entrada, Mariano estaba en la ciudad por unos días antes de regresar a Londres. Jessica tomó otro taxi y se fue directo al hotel donde él estaba alojado.

Jessica, de casi 40 años, vive estos encuentros sexuales con distintos amantes como aventuras emocionantes y sumamente trasgresoras; se siente promiscua, “una prostituta”, según sus propias palabras. ¿Es ésta la sensación predominante de los jóvenes de hoy?

“Cuando voy a bailar, la verdad es que lo único que me importa es terminar la noche con una chica en la cama”, relata Miguel C., un alumno de 18 años. “No creo que sea promiscuo por tener sexo con muchas mujeres; es normal la idea de pasar un buen momento, divertirme. En verdad no me importa. Ni me lo pregunto”, finaliza.

Esa ‘joven’ debilidad

Si nos sumergimos un poco en la realidad social y sexual de las nuevas generaciones, no sorprende ver que las chicas de entre 15 y 18 años practican sexo oral y otros ‘favores’ en los autos o en las cercanías de los antros, a cambio de entradas o que les paguen unos tragos.

Al preguntar a estas niñas qué sienten o piensan cuando hacen esto, las respuestas son un poco preocupantes: “Nada, no tiene nada de malo. Nos divierte hacer cosas como ésas porque luego nos dejan hacer lo que queramos. No, no somos ‘pirujas’ –contestan todas juntas enojadas– las prostitutas trabajan de eso y cobran, nosotras nos divertimos y sólo queremos entrar a bailar”.

Alicia, una estudiante de psicología de 23 años confiesa: “Yo no me considero promiscua por acostarme con un tipo diferente todos los fines de semana. Pienso que tener sexo es lo más normal y placentero que hay, ¿soy promiscua por eso?, ¿está mal?”.

Parece que hubo saltos generacionales en la forma en que se piensa sobre la promiscuidad; los valores y las costumbres van cambiando a lo largo de la historia y, en el segundo milenio de nuestra era, pareciera que ya no es relevante ser el “primero”, sino el “último”. La cantidad de partenaires que se pueden tener sólo está limitada por el deseo subjetivo, y las miradas sociales no tienen tanto peso. Este factor, sumado a la idea de estabilidad emocional, fidelidad y tabúes sociales hacen que la brecha generacional, no sólo implique años vividos, sino también una diferencia cualitativa en la cantidad de amantes.

Oscar tiene 58 años y es director de un colegio: “Cuando tenía 17 o 18 años, todo era muy distinto; no teníamos tanto sexo como los chicos de ahora. Yo empecé a tener relaciones más o menos a esa edad y fui aprendiendo a medida que pasaron los años. Obviamente, luego me casé y formé una familia. Todo terminó”. Oscar se sorprende ante la pregunta de si fue promiscuo alguna vez: “Imagino que lo fui y tenía relaciones con cualquier mujer, cuando era joven, no sé… a los 22”.

“Cuando me divorcié a los 28 años, me quería ‘tirar’ a todos los tipos que pasaban”, dice Elizabeth, una veterinaria de 42 años, casada y con 2 hijos. “Me acostaba con 3 o 4 hombres en una semana. No podía parar, ¡estaba loca! Quizás me levantaba a un tipo en la mañana y al rato estábamos haciéndolo, y, a la noche, yo tenía una cita con otro para ir a cenar y después de vuelta, no importaba dónde. Luego de un tiempo –continúa– senté cabeza; decidí que era hora de volver a formar una familia”.

La promiscuidad guarda relación con la cantidad de personas con las que tenemos sexo y que, al mismo tiempo, ser tildado de promiscuo conlleva una representación social negativa. El origen real de la palabra promiscuo (del latín promiscuus), curiosamente tiene tintes religiosos. Promiscuar significa comer carne y pescado en una misma comida en días de Cuaresma, y otros días en que la Iglesia lo prohibía. Con el tiempo, comenzó a utilizarse la misma palabra para designar la prohibición de tener más de una pareja. La promiscuidad indica lo contrario a la monogamia y adquiere el sentido de transgresión. Pero, ¿cuál es la cantidad ideal?, ¿cuánto es mucho en materia de amor y sexo? De acuerdo a un criterio médico estándar y enciclopédico, toda persona que tenga más de tres partenaires diferentes en el transcurso de un año, lleva una vida sexual promiscua.

La diferencia generacional se evidencia al preguntar a un adolescente y a un hombre de más de cuarenta, qué piensan de una mujer como Jessica, y si la querrían como pareja. “No, ésa mujer es una prostituta cualquiera”, dicen los grandes. “Ésa no puede ser la madre de mis hijos”. O, en el otro extremo: “Nada, está perfecto, está normal para su edad; yo a esa misma edad voy a tener más parejas que ella”, contestan los adolescentes. En definitiva, sea cual sea la definición de promiscuidad (social o científica), lo que parece ser el punto novedoso en todo este tema es, que para las nuevas generaciones, eso no tiene la menor importancia.

Fuente: Revista Open

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contibuír a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google

Después de consultar a muchas mujeres, tenemos el dictamen: 40 fallas de los hombres en la cama. Ups!!

errores-sexualesA veces no nos fijamos de muchas cosas que hacemos y bueno, lamentable o afortunadamente alguien nos los tiene que decir, así que por que no lees este post y sirve que te enteras de muchas cosas que posiblemente ignorar. Y de paso te va a ir mucho mejor en la cama si no haces lo que aquí se dice:

1) NO INICIAR CON BESOS. Evadir los labios de la mujer y lanzarse directamente a las zonas erógenas nos hace sentir como si nos hubieran contratado para hacer el amor. Para muchas de nosotras, un beso apropiadamente apasionado es la máxima expresión del preludio sexual. Sobre todo si fue preparado con un previo enjuague bucal.

2) UNA TORMENTA EN EL OIDO. Por lo que he visto, parece ser que en preprimaria algunos chamaquitos escucharon decir a algun compañerito de que a las niñas les encanta que les soplen en el oidito. Y bueno, hay una enorme diferencia entre una suave y erótica brisa masculina en el oído de una chica caliente, y una tormenta causada por el Lobo Feroz intentado tirar la puerta de la casa de los cochinitos.

3) OLVIDARSE DE LA GILLETTE. Si crees que estar con un puercoespín en la cama es algo agradable, piénsalo mejor. Y tener entre las piernas a un hombre que se olvida rasurarse es como creer que a una mujer la puedas estimular con un papel de lija.

4) APRETONES DE SENOS. Cuando tomes el delicado seno de una mujer en tus manos, please, no actúes como ama de casa en el super probando melones. Oprímelo firmemente pero con suavidad, acarícialo y apapáchalo y las cosas irán mejor.

5) MORDEDURAS Y PELLIZCADAS DE PEZÓN. ¿Quién le dijo a los hombres que morder con fuerza el pezón a una es algo estimulante? ¿Te gustaría que te mordieran un testículo? Y digo mordidas, no esas caricias que un hombre hábil puede hacer con los dientes y lengua sobre un pezón erecto, eso es algo delicioso. No, me refiero a esas mordidas que pareciera que quieren desinflar una pelota de futból en un tris. Si quieres morder algo, trata de quitarle su hueso a Fido. Y no juguetees tanto con los pezones entre tus dedos y pulgar tratando de sintonizar solo Dios sabe qué estación de radio. Enfócate a todo el seno, no tan solo a los puntos exclamatorios.

6) OLVIDARSE DE LA REGADERA. Un cierto aroma viril, sobre todo en la zona testicular, es algo que a casi todas las mujeres nos excita, y en gran medida, es lo que muchos llaman “química”. Pero hay de química a química, y cuando un varón deja de lado su aseo personal o no le da la importancia que reviste, es probable que su aroma sea no tan agradable para la compañera de cama, sobre todo cuando es un aroma digno de una refinería de Pemex, lo que terminaría por arruinar la sesión…si es que llega a darse del todo. Existen regaderas con agua, jabones, lociones y desodorantes ¿no?

7) IGNORAR OTRAS PARTES DEL CUERPO FEMENINO. Una mujer es algo más que una autopista con tres carriles de salida: Teta al Oriente, Teta al Poniente y Tunel al Centro. Por si no lo sabías, hay vastas áreas en el cuerpo de una mujer que son ignoradas tan frecuentemente que casi parece manía para atender solo a los pechos y a la vagina. En mi caso, los glúteos o nalgas son quizás mi zona más erógena, así como las rodillas y la parte de atrás de los muslos, dentro de muchas más que todas las mujeres tenemos repartidas en todo el cuerpo. y al decir todo el cuerpo me refiero exactamente a eso: el cuerpo desde la punta del pie hasta el tope de la cabeza.

8) DESNUDAR TORPEMENTE. La destreza manual a veces escapa al hombre más cachondo, y aún más cuando quiere repetir lo que probablemente vió en una película de Hollywood. No, ni Supermán vuela ni la ropa se cae sola; hay que buscar con destreza los straps del bra y los botones de las blusas. Si no las encuentras, es mejor nos digas para que nosotras te ahorremos el trabajo…y la vergüenza.

9) UN REGALITO NO DESEADO. Los condones son responsabilidad masculina. Cómpralos, llévalos y échalos a la basura después de usarlos. No nos encargues a nosotras esos trabajitos. El ponerte a veces el condón en medio de la acción es suficiente exigencia para nosotras.

0) EL ATAQUE AL CLITORIS. La presión directa no es muy agradable que digamos, muchas preferimos una rotación gentil de los dedos al lado del clítoris que es uno de las cositas más sensibles de nosotras las mujeres.

11) ACCIÓN POR EPISODIOS. Las mujeres, a diferencia de los varones, no recomenzamos donde las cosas se quedaron; si detienes la acción una vez iniciada, tendrás que regresar al punto inicial inexorablemente. Si ves que ella no ha acabado, continúa pase lo que pase, con quijada, lengua o cadera entumida, pero NO TE DETENGAS.

12) DESVESTIDA A MEDIAS. A ninguna mujer le gusta sentirse estúpida, y vaya que se siente una estúpida cuando nos intentan quitar un sueter o playera y las cosas se atoran en la cabeza y queda una como cebolla. Desviste a la mujer como si fuera un elegante regalo de bodas, no como un niñito rompiendo la envoltura de sus regalos de Navidad.

13) EL BORDECITO ASPERO. Que acaricies a una mujer a través de su tanga o panti puede ser muy sexy, incluso que juegues a ladear un poco la prenda. Pero jalar la tela con demasiado entusiasmo y dejarla amarrada a los muslos es otra cosa.

14) OBSESIÓN VAGINAL. A pesar de que los hombres normalmente no necesitan de mapas para encontrar el clitoris, aún hay muchos que creen que ahí esta el secreto para todo. Y si crees que una mujer es algo así como una bola de boliche, estás bastante perdidito. Eso viene mucho más tarde y gentilmente, sin lastimar y con mucho cuidado. Mejor intenta un paso a la vez, dando atención a los labios vaginales, a las ingles y a la parte entre la vulva y el culito.

15) EL MASAJE DE SADE. Si lo que deseas es relajar a tu compañera de juegos, usa las manos y la punta de los dedos; olvídate de los codos y las rodillas como instrumentos de masaje.

16) APRESURAR LA DESVESTIDA. No fuerces las cosas, intentado desnudar a la mujer antes de que ella te de una clara señal de que eso es lo que desea.

17) QUITARSE LOS PANTALONES ANTES DE TIEMPO. La vista de un hombre en calcetines y boxers no es exactamente lo más sexy del mundo. Quítate los calcetines, muchas te lo agradeceremos.

18) ALTA VELOCIDAD. Cuando llegues a la afortunada situación de meter tu pene dentro de una vagina, lo peor que puedes hacer es comenzar a taladrar como si estuvieras repavimentando la calle de tu casa. Comienza con movimientos lentos, firmes y a tramos regulares, y de ahi, ve aumentando poco a poco el ritmo y el empuje.

19) LOS HUESITOS. Si eres muy delgado y pones tus huesos triangulares de la cadera sobre los muslos o estómago, el dolor y molestia equivalen a una jornada larga a caballo…sin silla de montar. Nada agradable.

20) ACABAR MUY PRONTO. No ignoro que este es probablemente el temor más grande de los varones. Y con razón. Si por algún motivo descargas en la mujer antes de que ella acabe, más vale tengas preparada una buena ruta alternativa para asegurarte de que ella goce también. Somos más tardaditas, pero una vez encarriladas, no nos gusta quedarnos a media vía sin llegar a la estación.

21) ACABAR MUY TARDE. Muchos hombres llaman aguante a no poder venirse durante más de una hora; el aguante viril para muchas mujeres es otra cosa: el poder de restablecer una erección cuando es necesitada. Si eres de los hombres maratónicos, conviene compres unas lindas litografías para ponerlas en el techo, para que tu pareja tenga en que entretenerse mientras acabas.

22) DEMANDAR QUE ELLA SE VENGA. Si no sabes reconocer cuando una mujer tiene un orgasmo, realmente es tu problema, no de ella. No andes pregunte y pregunte, solo la presionas con ello y la haces sentir mal.

23) HACER SEXO ORAL IMPERCEPTIBLE No eres un gato gigante ante un plato de leche. Usa todos los recursos al alcance de tu boca -y dedos- para estimular el clitoris. Un buen truco que mi esposo me enseñó: Traza con tu lengua, sobre el clitoris de tu chica, el abecedario completo… en inglés …la “w” es maravillosa.

24) EL SUBE Y BAJA CON SU CABEZA. Los varones insisten en hacer esto como si quisieran atravesarle a su pareja la nuca con el miembro. A todas nos choca esto, aunque lo hayas visto en ciertas películas porno. Esto está ligeramente arriba en la lista negra después de tomar a una mujer por el cabello para arrastrarla a tu cueva. Sedúcela y persuádela para que te haga sexo oral con el mayor ritmo y profundidad que ella pueda, sin obligarla. No todas las mujeres son expertas en “deep-throat” .

25) NO AVISAR CUANDO TE VIENES. El semen sabe a algo así como a marisquitos remojados en agua de mar. No a todas les gusta ese sabor, aunque a algunas sí nos gusta, pero aún así, éste varía de hombre a hombre. Mientras no estés absolutamente seguro de que tu compañera desee recibir tu fluido viril en su boca o vagina u otro lugar, ten la gentileza de avisarle para que ella pueda tomar las medidas apropiadas.

26) MOVIÉNDOSE DURANTE EL FELLATIO. Fellatio es el nombre elegante que se le da al sexo oral practicado por una mujer a un miembro viril. No empujes ni uses tu erección como jabalina, déjanos a nosotras hacer el trabajito. Y por favor, NO nos tomes de la cabeza.

27) CREERTE LAS PELICULAS PORNO. En las peliculas XXX profesionales, a las mujeres -que cobran muy buen dinero por ello- parece encantarles todo lo que un varón les haga, así sea morderles como Doberman cada centímetro de cuerpo o darles unas amasadas y aventadas que harían palidecer de envidia a un pizzero. En la vida real, esto no es así. Pregunta y aprende, pero no de actrices profesionales. Y recuerda que no todo lo que ves en film o video es absolutamente verídico.

28) HACERLA MONTAR POR HORAS. Pedirle que se suba puede ser sexy para una mujer; que lo haga por horas no lo es. Y no te quedes ahí nada más desparramado con las piernas abiertas; acaríciale las caderas,las nalgas, el contorno del cuerpo, los senos y el cuello. En fin, hazla sentir bien. Y por amor de Dios, déjala descansar mientras tú regresas a tomar la iniciativa o ayuda un poco levantado y bajando su cuerpo con tus muslos.

29) INTENTAR LA PENETRACIÓN ANAL SIN PERMISO. Lo único peor a esto es no solo intentarlo, sino quererle ver la cara de boba a la chica pretextando que “fue un accidente”. Si los hombres que actúan asi manejaran autos como cogen, no tuviéramos problemas de sobrepoblació n.

30) TOMAR FOTOS O VIDEOS. Cuando una chica o su esposo dicen: “¿Puedo tomar foto o video?” significa “Queremos un bonito recuerdo”; cuando un varón soltero lo dice, la chica sabe que falta una frase: “…para presumirle a mis cuates”. Si deseas hacerlo, permite que ella sea la custodia del material. Ella es, en nuestra cultura, la que más tiene que perder. Si te fijas, en los videos nuestros nuestros invitados no muestran sus rostros de manera reconocible, tenemos mucho cuidado en eso; pero ¿crees que yo podría confiar en que un varón soltero vaya a tomar el mismo cuidado o que siquiera le importe?

31) SER POCO CREATIVO. La imaginación es probablemente la herramienta sexual más poderosa con la que un hombre pueda contar. Olvídate del tamaño del pene, la forma en que la muevas o que tan acrobático o musculoso seas; si no tienes imaginación, tu calificación no pasará de un 7. Si tienes imaginación, un 11 sería poco para tí.

32) CACHETEAR TU PANZA CONTRA LA DE ELLA. Es difícil que exista un sonido menos erótico. Es tan sexual como un concurso de eructos.

33) TRATARLA COMO CIRQUERA. El KamaSutra es una cosa, el Circo Atayde es otra. Vaya, ni a Nadia Comanecci se le requeriría tanto en la cama.

34) BUSCÁNDOLE LA PRÓSTATA. Lee esto cuidadosamente, por favor: La estimulación anal hacia arriba y abajo es rica para el hombre porque tienen próstata; nosotras no la tenemos. El sexo anal es fuente de placer para muchas de nosotras pero por diferentes razones. Tenemos en cambio el punto G.

35) LA CHUPADA DE DRÁCULA. Es algo altamente erótico el practicar suaves y delicadas succiones en los lados del cuello o de las piernas e ingles, si lo haces con cuidado. Pero a ninguna nos gusta andar con moretones como si nos hubiese raptado Drácula.

36) HITLER EN LA CAMA. No te pongas a gritar instrucciones sexuales a tu compañera; la cama -o sillón trasero del auto o sofá o lo que sea- no es un campo de concentración.

37) LENGUAJE OBSCENO NO SOLICITADO. No a todas las chicas les gusta el sonido del lenguaje obsceno, y ciertamente, a ninguna le gusta cuando éste es fuera de lugar o en ocasiones inapropiadas. Antes de comenzar a hablar de esta manera, espera que ella te deje saber qué es lo que le gusta.

38) NO DARLE IMPORTANCIA A SU PLACER. Si estás tan metido en darte placer a ti mismo o terminar tu orgasmo, es probable te olvides del suyo. Si pones el placer de ella antes que el tuyo, ella seguramente te lo retribuirá.

39) APLASTANDO A LA DAMA. Por lo general, los hombres pesan más que las mujeres, así que si estando tú encima de ella ves que en lugar de experimentar un orgasmo se comienza a poner morada, bájate y cambia de posición.

40) DARLE LAS GRACIAS. Nunca le des las gracias a una mujer por haber cogido contigo; es algo demasiado importante; agradece que te den un poco de sopa o un café, pero nunca una sesión de buen sexo. Demuestra tu agradecimiento alabando sus facultades eróticas de una manera no soez ni obscena; ni las chicas que les excita el lenguaje obsceno a la hora del sexo, encuentran agradable que se les hable así una vez que éste terminó.

Fuente: recibido por correo electrónico

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contibuír a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google

El sexo: Fuente de la eterna juventud. Si además de disfrutarlo, envejecemos menos ¿Quién dice no?

antiagingLos científicos no se cansan de afirmar que el sexo retrasa el envejecimiento. Un reciente estudio australiano ha demostrado que aquellos que mantienen relaciones al menos cuatro veces por semana, se sienten diez años más jóvenes que los que no lo practican con asiduidad.

“Más allá del placer que genera la relación sexual, hay que destacar que el sexo libera las anfetaminas naturales del cuerpo, ayuda a limpiar el sistema linfático y produce el mismo estado de estrés bueno que se nota cuando se practica algún deporte”, aclara el sexólogo español, Salvador Guerra Parra.

Para confirmar de manera concluyente la relación beneficiosa entre el sexo y la salud, investigadores ingleses han efectuado un estudio que incluyó a 918 varones entre 45 y 59 años. Se les efectuó una historia clínica, un chequeo médico y se los interrogó acerca de la frecuencia de su actividad sexual.

Tras diez años de seguimiento, se llegó a la conclusión de que, cuanto más alta era la “frecuencia orgásmica”, más posibilidades tenían de estar saludables y la probabilidad de morir era de un 50 por ciento menor. “Hacer el amor al menos tres veces por semana alarga la expectativa de vida un promedio de diez años”, asegura el psicólogo escocés David Weeks, investigador de un Hospital de Edimburgo.

Según estos datos, avalados por otros estudios que demuestran cifras similares, la práctica habitual hace que el cuerpo alcance un entrenamiento físico y fisiológico similar al que se logra cuando se practica algún deporte.

“Durante la relación sexual, los cuerpos fabrican un poderoso cóctel de hormonas, adrenalina y cortisol, que tiene un impacto altamente positivo en el organismo”, explica Guerra Parra.

Los científicos recomiendan mantener desde joven una sana actividad sexual. “Con la edad todo cambia y el cuerpo no es el mismo a medida que van pasando los años, pero no existe razón para que una persona de avanzada edad no tenga una vida sexual plena. Es más, los cambios físicos y hormonales aseguran un mayor disfrute en la gente ya mayor”, comenta Guerra Parra

Las propiedades beneficiosas del sexo, comprobadas que rejuvenecen son

–         Mejora la circulación sanguínea. La sangre fluye con más rapidez a todos los órganos

–         Embellece la piel y el cabello. Sobre todo en las mujeres debido a la mayor cantidad de estrógenos.

–         Termina con el dolor de cabeza. Cuando duele la cabeza lo mejor es hacer el amor ya que la tensión de los vasos cerebrales se puede reducir por completo.

–         Favorece las defensas.  Se evitan así infecciones y caer en enfermedades.

–         Mejora los dientes. La segregación de la saliva hace que disminuyan las sustancias ácidas que predisponen a caries y problemas bucales.

–         El sexo frecuente incrementa la capacidad mental.

–         Permite descansar mejor por la noche.

–         Adelgaza. Durante el sexo se pueden quemar entre 200 a 400 calorías.

Fuente: http://www.enplenitud.com

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contibuír a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google

Sexo tántrico: respiraciones, besos, caricas, paz, comuninión de cuerpos y almas

tanbtra300200APara empezar a practicar el sexo tántrico.

1- Respiración. Hagan ejercicios juntos para iniciar y relajarse. ¿Cuántas veces la relajación es el mismo orgasmo, cuando en realidad puede ser el preámbulo y se disfrutaría así desde el inicio con intensidad?. Siéntate frente a frente a tu pareja y respiren en forma pausada y sincronizada. Cuando tú exhales, él inhalará. Cierra los ojos y siente cómo la energía va recorriendo tu cuerpo. Concéntrate en la meditación de la respiración.

2- Caricias. Frota alguno de los aceites o bálsamos y masajea a tu pareja con movimientos lentos, suaves y de preferencia con la yema de los dedos. Explora todo su cuerpo. Acaríciense durante un largo tiempo, descansen, y vuelvan nuevamente. Son muy útiles y deliciosas también las plumas (que puedes encontrar en cualquier sex shop) para recorrer el cuerpo de tu pareja. Recuerda que no hay prisa.

3- Besos. Recostados o sentados, mírense a los ojos y bésense. Descubran nuevas sensaciones en el beso. Recorre con los labios la piel de tu chica. Pueden tocar sus genitales apenas con los labios, ¡¡sin prisa!!

4-Penetración. Descansen, respiren lentamente y aunque estén sumamente excitados, hagan todo de forma lenta, esto volverá más delicioso el momento del éxtasis. La primera penetración debe ser estática. El pene deberá quedarse inmóvil dentro de la vagina, mientras la pareja continúa acariciándose, besándose y sintiéndose de manera suave. La vagina estará relajada, pero vibrante y cada vez más caliente, mientras que el pene deberá estar en esta misma sensación. Penetra, jueguen y descansa. Lo ideal, según los Tantristas, es que este paso dure al menos media hora. ¿Imposible? No. Se puede. ¡Inténtalo!

5- Eyaculación contenida. Claro que tu primer deseo, después de estar sumamente excitado, será eyacular y buscar el orgasmo de inmediato. Aquí es donde debes aprender a controlar tu erección (¡aprende a Sting que ha tenido jornadas de ocho horas de sexo tántrico!) y evitar ante todo la eyaculación. Si esto pasa vuelve a la respiración y a las caricias suaves. Controla tu energía, no que ella te controle a ti. En todo caso tú o ella pueden apretar con dos dedos la zona del perineo, que queda entre el escroto y el ano, para evitar la eyaculación.

6- Clímax. El clímax no viene justamente en la eyaculación, sino que se alcanza alrededor de dos, tres o hasta cuatro horas después de muchísimas caricias y besos tántricos. Estarás cansado en algunas ocasiones, pero el placer delicioso y sutil te aseguro que no te dejará dormir y querrás más y más. Ya que ambos estén en total excitación y se hayan dejado llevar por toda cantidad de sensaciones, podrán llegar al coito, lenta y suavemente, hasta que se produzca el orgasmo y éste los llene de energía sanadora por todo el cuerpo y no sólo en los genitales.

Posiciones más prácticas del sexo Tántrico:

La pareja está sentada en la cama o el suelo con los brazos atrás para apoyarse. Se realiza una penetración lenta y con movimientos circulares. Ella puede separar un poco más sus piernas. Desde esta posición, hay que intentar que el movimiento sea lento, nada desesperado y siempre conscientes de la energía sexual que circula y que invade cada rincón del cuerpo.

La posición del misionero. El hombre está sobre la mujer. Él es quien tiene el control del movimiento y de esta manera será más fácil que pare cuando sienta que eyaculará.

La mujer a horcadas sobre él. Ella deberá controlar el movimiento y girar el pene dentro de su vagina de forma circular. Debe sentir cómo lo recorre y cómo él comparte su éxtasis.

La mujer acostada boca abajo y el hombre encima acostado. Esta es una de las formas en que la eyaculación puede pararse de inmediato porque el movimiento es muy lento debido a la incomodidad de la postura. La desventaja es que en esta posición, no hay demasiado contacto visual ni táctil.

¿Cómo controlar la eyaculación?

Controla la respiración. Se dice que si la respiración para, el semen también lo hace, así que cuando creas que estás por eyacular, detiene la respiración por algunos segundos y respira lentamente de nuevo. Será difícil al principio pero para nada imposible.

Al principio de la práctica del sexo tántrico, el hombre es quien debe controlar los movimientos, así le será más fácil parar cuando él lo crea necesario.

Lo mejor es la penetración estática, un tiempo en el que la quietud y la energía sexual los lleve a lugares hasta el momento desconocidos.

Presiona la zona del perineo (entre los testículos y el ano) para detener la salida del semen y seguir disfrutando. En el sexo tántrico se prevé que esta práctica se haga al menos seis veces. Si crees que vas en la segunda y no puedes más, no te preocupes, estás iniciando y tampoco debes presionarte. Poco a poco tendrás más control sobre tu cuerpo, sensaciones y energía.

Si el momento ha llegado y ya no puedes parar entonces disfrútalo no tú solo, sino junto con ella y siente cómo tu energía se funde en ella y la de ella llega a ti. Ese es uno de los objetivos básicos del sexo tántrico.

Para leer:

1.- Sexo tántrico

Suzie Hayman

Editorial Alamah visual

2.- Tantra, sexualidad sagrada

Erica Gómez del Corral

Editorial Pluma y papel ediciones

3.- La vida es muy corta para el sexo tántrico

50 atajos para llegar al éxtasis sexual

Kate Taylor

Ed. Diana

4.- Tantra, el culto de lo femenino

André Van Lysebeth

Fuente: http://www.tva.com.mx por Elizabeth Flores

¿Sexo durante la menstruación? El tener relaciones durante ese periodo les alivia los cólicos, desinflama mamas y vientre, además de que les produce orgasmos más intensos ¿lo sabías? Pues ahora ya lo sabes

elLa menstruación, también llamada “periodo” o “regla”, es un proceso natural en las mujeres. Alrededor de ella han existido muchos mitos e ideas que la colocan como algo desagradable. A las mujeres les impide hacer muchas cosas y repercute determinantemente en su ánimo; aunque por otro lado, significa que no se está embarazada y en algunos casos, es un alivio tenerla.

“En efecto, uno de los principales mitos que ha existido es que la consideran sucia; siendo más que nada, descripciones valorativas cuando es un evento natural del cuerpo, incluso muchas mujeres sobre todo en la etapa de la pubertad creen que durante la menstruación pueden quedar embarazadas, cuando es más probable en la mitad del ciclo menstrual.”

Cabe destacar que muchas mujeres confunden la irregularidad con el no ser exactas, “Creen que si les cambia un par de días su ciclo son irregulares, cuando serlo significa que no sabes exactamente cuándo será, puede ser en 20 días o en dos meses, en este caso la regularidad no es igual a exactitud”.

Otro de los principales mitos y miedos, es lo que respecta al sexo durante la menstruación, donde por un lado puede ser desagradable estar en una relación sexual y que llegue el sangrado, a algunos hombres les gusta pero a otros no; en una práctica como el cunnilingus puede suceder esto y no ser satisfactorio.

Por su parte, a muchas mujeres les gusta porque se sienten más excitadas, y el tener relaciones durante ese periodo les alivia los cólicos, desinflama mamas y vientre, además de que les produce orgasmos más intensos; esto no pasa en todas las mujeres. Una de las explicaciones es que al no haber óvulo que pudiera ser fecundado no hay riesgo de embarazo.

Sin embargo, este dato tiene sus detalles ya que “muchas mujeres difieren, no les gustan las relaciones en este periodo, ni lo intentan, precisamente por los mitos y la apreciación sucia que se tiene, de igual manera pasa con los hombres; además en la menstruación el nivel de hormonas baja, lo que conlleva a cambios emocionales, sentimentales, de actitud y comportamiento”.

Por otro lado, no se recomienda tener relaciones sexuales durante la menstruación sin protección, ya que semen y sangre son medios por los cuales se transportan microorganismos causantes de enfermedades como hepatitis, gonorrea o sífilis y por supuesto VIH, que se contagia vía sexual. Se recomienda si es que la pareja quiere experimentar, que sea al principio o al final de la menstruación, cuando el flujo es menor.

“Es recomendable el uso de condón para evitar contagios, sólo si se tienen este tipo de relaciones con una persona que este infectada por alguna ITS o se desconoce su estado de salud en referencia a este aspecto. De no ser así, depende del gusto de la pareja para tener relaciones coitales en esta etapa considerando el ánimo, la energía, las ganas, pues para algunas mujeres es incómodo”.

Fuente: http://www.laregiontam.com.mx

Quizá también quieras leer: ¿Apoco ustedes no han tenido miedo de decir si, o decir no? por @jajahuata

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contibuír a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google

¿Qué decir después del sexo? El momento post relación sexual es fundamental para cerrar con broche de oro el encuentro, sin embargo, hay parejas que no encuentran las palabras adecuadas‏

despuesEspecialistas señalan que una relación sexual no se limita a la penetración, sino que se divide en tres etapas, el momento previo, el durante y el post encuentro, siendo este último igual de importante que los dos anteriores, ya que depende lo que se haga o se diga, para tener en un futuro cercano una relación con esa persona.

En Twitter, el microblog más utilizado, un usuario realizó la pregunta ¿Qué le dices a una persona cuando terminas de hacer el amor?

Varios cibernautas aprovecharon la frase para satirizar y poner lo primero que se les vino a la mente, como “Llega mi marido”, “¿Todavía estás aquí?”, “Gracias por nada”.

Incluso los que quedaron insatisfechos y desean que la fiesta jamás haya llegado a su fin “Quiero mas” o “¿Eso es todo?” o aquellos que se sienten orgullosos de haber satisfecho a su compañero en la intimidad “Otro cliente satisfecho”.

Fuente: http://www.eluniversal.com.mx

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contibuír a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google

La realidad sobre la masturbación femenina. Diversos estudios revelan que a pesar de la renuencia de las mujeres a hablar del tema, el 45% de ellas se masturba a menudo, alcanzando su boom en la etapa universitaria

masturbacionEsta fase casi desconocida de las mujeres, deja ver que es una práctica más frecuente de lo que se cree. Ambos géneros practican las masturbación, sólo que por las conocidas cuestiones culturales es más visible y aceptada en hombres, los cuales además hablan más de ellos, mientras que las mujeres son más reservadas.

Hay en torno a esta actividad, ya que afirma que varias mujeres no se masturban, por el simple hecho de temer perder su virginidad a causa de ello:

“Antiguamente la virginidad era cuando una mujer no tenía su menstruación, más no para la que no había tenido relaciones sexuales. Con el paso del tiempo y las nuevas ideas y costumbres, religiosas principalmente, se termina por definir la virginidad en torno a las relaciones sexuales (coitales) y se es virgen cuando no se han tenido”.

La única forma de que sería errónea la práctica de la masturbación, tanto en hombres como en mujeres, es cuando es la única práctica que erotiza a la persona, aunque se pueda acceder a otras, o cuando se realiza sin control.

“Una de las diferencias en cuanto a la masturbación femenina y masculina, aparte de los mitos es que ellas tienen más posibilidades en cuanto a su cuerpo, pues no sólo se estimulan el clítoris, sino que juegan con sus senos y todas sus zonas erógenas; mientras que ellos se basan principalmente en el frotamiento de su órgano sexual, siendo entre ellos diferente la duración, la velocidad y cantidad de estimulación” .

La zona del clítoris es de las más comunes y que muchas mujeres comparten como parte de su estimulación, es la zona erógena por excelencia en las mujeres, pero esto no significa que sea la única, de hecho, si no está bien estimulada no es bueno acceder a ella de inmediato:

“En toda práctica sexual, incluída la masturbación, se corre el riesgo de una infección si no se hace con las manos u objetos limpios, si no se practica con cuidado para no lastimarse bruscamente, y si se usan cosas como anillos u objetos que pueden herir los órganos sexuales.

“Siempre se debe hacer con lubricantes a base de agua, sobre todo las mujeres, si es que se decide después tener una relación coital, o si se usa un dildo, pues es de difícil acceso para las manos” comenta el sexólogo.

Numerosos estudios afirman que las mujeres que se masturban son las que tienen una vida sexual más activa sin complejos o prejuicios, y pueden alcanzar el orgasmo a través de esta práctica, lo que ocasiona directamente que se conozcan y por ello disfruten su sexualidad, con lo que será más sencillo guiar a la pareja.

Feunte: http://tva.com.mx/wdetalle3027.html

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contibuír a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google