Los grafittis palestinos, escudos y armas ante la intolerancia irracional

Aquella mañana cruzaríamos la frontera de Israel a Palestina para conocer Belén, la aldea en donde nació Jesús hace 2010 años

Éramos un grupo de veintidós personas en el autobús, el guía, Giorra de origen israelita explicaba mientras nos acercábamos a la frontera con Palestina, que tendríamos que cruzar la garita solos con el chofer (de origen palestino),

-Porque no permiten pasar israilistas a Palestina nos dijo,

y continuó…

-Cruzando la frontera los va a recibir un guía palestino.

-No acababa de hablar cuando lo interrumpí,

-Pero no conoces al guía?

-No, lo maneja otra agencia, me contesto.

No pude evitar el vuelco en el corazón, la verdad, no me cayo nada en gracia la noticia, ya que nos dejaban solos en una de las fronteras mas peligrosas del mundo, con gente que mundialmente tienen fama de ser muy agresivos, radicales, intolerantes. sin escrúpulos y encima el chofer también era palestino.

A unos 100 mts. antes de llegar a la frontera, Giorra se bajo del camión, en ese momento me asome a la ventana, lo ví caminar hacia atrás del camión y cerré los ojos… me paso de todo por la mente.

Ahora entiendo que no había nada que temer, pero el racismo tan franco y evidente me asustó.

Nos detuvimos y la puerta del camión se abrió, un militar con la metralleta en la espalda y cara de pocos amigos abordó el camión.

-Upps!!… pensé.

Intercambió algunas palabras con el chofer, que sonaron mas bien como órdenes y momentos después, el chofer nos pidió que sacáramos nuestros pasaportes, otro militar que se quedo parado al pie de la escalera, se acercó y como yo acostumbro sentarme en los primeros lugares , (por esos de los mareos) justo detrás del chofer, el segundo militar se me quedo viendo y yo la verdad no baje la mirada, pero tampoco lo miré retadora, por supuesto fui de las pocas personas a las que nos revisaron el pasaporte: cuando vio que era mexicana se sorprendió y mas me sorprendí yo, a lo mejor pensó que era china.

Volvieron a intercambiar palabras con el chofer, y se bajaron.

El autobús arranco y a unos cuantos metros vi un letrero que decía:

“Entrada a Territorios Autorizados Palestinos no paso a ciudadanos israelitas” un anuncio que debo confesar me marcó,

Cuanto odio, cuanto rencor!

Por fin entramos a Palestina

Recorrimos igual otros 100 mts. mas o menos y nos detuvimos, apareció un chico amable, carismático, con sonrisa Colgate, guapo ; este fue el TEMIBLE guía palestino que abordo el camión…

Gracias a la vivencia de la entrada a Palestina, supuse erróneamente que la salida seria igual; intercambio de palabras revisión aleatoria de pasaportes, recoger a Giorra y punto, Que equivocada estaba!

Se detuvo el camión y abrí los ojos, venia rendida, había sido un largo día, nos habíamos levantado muy temprano, para aprovechar el tiempo lo mejor posible, las emociones, las caminatas, el sol, el calor, en fin, todo me tenia exhausta y aproveché el regreso para dormir un rato.

Venía sentada justo en el asiento de detrás del chofer, sola, estaba medio amodorrada, empecé a ver a través de la ventana del camión lo que estaba sucediendo afuera.

El camión se había acomodado de tal manera, que a golpe de vista tenia toda la aduana a mi disposición, podía ver la Torre de Vigilancia, la Estación de los militares y algo que de inmediato llamo mi atención, las bardas; bardas que ESTABAN COMPLETAMENTE PINTADAS DE GRAFITTIS!! grafittis subversivos, tremenda revelación! ya que yo pensaba que estaban prohibidos.

No me importó el estado de amodorramiento en el que todavía me encontraba, abrí la bolsa y saque la cámara, la prendí, hasta ese momento no me había acordado ni por un minuto que estaba prohibido tomar fotos en las fronteras, así que tome la cámara, me pare para quitar obstáculos y en el momento que subí el brazo para tomar la foto, todavía no acababa de acomodarme cuando de repente oí una ráfaga de golpes acompañados de manoteos y gritos en la ventana del autobús, es de sobra decirles el susto que me saque seguido del brinco que pegue, el vuelo que hizo la cámara y el golpe en la cabeza con el porta maletero de arriba.

Me agache para recoger la cámara y cuando menos cuenta me di tenia al chofer parado a mi lado gritándome que no podía tomar fotos.

Si las miradas mataran, ahí hubiera caído fulminada.

Escuche que abordaban el camión como con prisa y …otra vez se reanudaron los gritos y los manoteos, pero esta vez eran para el chofer, era el militar que por los ademanes le pidió al chofer que se bajara.

Yo, para entonces estaba asustada, adolorida y frustrada…me senté y

empecé a checar la cámara, aparentemente no le había pasado nada

Estaba nerviosa, inquieta, el corazón me latía fuertemente, pero no era precisamente por todo lo que acababa de ocurrir, sino era que quería esas fotos, tenia que tomar esas fotos.

el camión estaba estacionado en el Angulo perfecto así que los graffiti los tenias enfrente… estábamos solos pues el chofer y los militares se habían bajado del camión y estaban hablando unos metros adelante de nosotros! pero y que tal si me volvía a salir de la nada un militar, ya me lo habían advertido! Era un delito y con estos señores no se juega, podría acabar detenida.

La adrenalina la tenia al tope eran minutos de mucha tensión , o era ahora o nunca, una oportunidad que jamás se volvería a presentar.

El tiempo pasaba y el chofer y el militar podían regresar, en ese momento el estomago con su hoyo ya se había unido a la cadena de nervios, las manos me sudaban… que hacer?

Seguía sentada con la cámara preparada en la mano, lista para enfocar y hacer clic, y yo cada vez mas decidida… cambie el modo de la cámara a ráfaga, y de repente me pare de un salto di unos pasos hacia adelante del camión, me acomode y sin pensar mas y con las manos que me escurrían de sudor, empecé a tomar fotos como mejor pude.

Las piernas me temblaban, el corazón se me quedo atorado en la garganta, , moví la cámara de un lado a otro y trate de captar todo lo que me pareció interesante:

a lo lejos oí a mi marido gritar

-Rocío, que haces? Pueden regresar en cualquier momento!

Voltee Y vi. que todos mis compañeros del tour tenían clavados los ojos en mi.

Me senté temblando y me desplomé…

Fuente @rociotero

Fuente @rociotero

Fuente @rociotero

Fuente @rociotero

Fuente @rociotero

Fuente @rociotero

Por @rociotero


card.ly

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.