¿Existen las mujeres ninfómanas? ¿En qué consiste la ninfomanía, la versión femenina de la hipersexualidad?

nireblog.com

Es el impulso por tener relaciones sexuales de modo desenfrenado y sin límites. En el caso de la mujer se llama ninfomanía y en el de los hombres, satiriasis. En ambas problemáticas, el amor está excluido. Solamente se experimenta el erotismo sin importar con quién se practique el acto sexual.

El no saciarse nunca corresponde a un desorden patológico. “La situación se puede comparar a una persona bulímica que come, pero no por hambre. La ninfomanía es lo más cercano a una especia de bulimia sexual y casi siempre es un síntoma más dentro de un ramillete de posibilidades sicóticas que pueden estar afectando al paciente como una esquizofrenia o un cuadro maníaco depresivo”, comenta el psiquiatra argentino Pablo Noguera.

Lo importante es reconocer el problema que no debe confundirse con una mujer que disfruta del sexo con una pareja con la que tiene una relación amorosa. “Una vez reconocido el trastorno es posible tratarlo con métodos que dan muy buenos resultados.

Si la afección es realmente muy grave se combinarán varias técnicas hasta obtener resultados. Lo realmente valioso es saber que esta enfermedad se puede mejorar y de esta manera reintegrarle una buena calidad de vida al paciente”, explica el profesional.

Características de la ninfomanía

· Afecta a mujeres de entre 15 y 40 años

· Se hace evidente en aquellas que no tienen una pareja estable o la tienen pero no sienten un vínculo amoroso

· Suele ser habitual en mujeres que presentan un cuadro psicótico en donde la ninfomanía es un síntoma más.

· En los casos más graves, las relaciones sexuales se efectúan con excesiva brutalidad física y también se presentan accidentes. Esto es causa neurológica.

· La hipersexualidad orgánica se presenta debido a lesiones en el área límbica del cerebro o por la presencia de tumores.

Claves interesantes a tener en cuenta:

· Es importante acudir a un especialista rápidamente cuando se detecta el trastorno. El entorno del paciente si percibe este inconveniente debe comunicarlo lo antes posible para alcanzar el máximo beneficio del tratamiento.

· Asistir a grupos de autoayuda puede ser una buena alternativa ya que rodearse de gente y familiares que han pasado por una situación similar es beneficioso y alentador.

· Aunque muchos no consideren la hipersexualidad como un trastorno, comienza a ser una perturbación y un problema cuando causa incomodidad propia y ajena e impide el normal desempeño social.

· Quienes padecen de hipersexualidad lo suelen mantener en secreto ya que socialmente no está bien visto. Por tal motivo no es fácil de detectar por el entorno de la persona y tampoco es sencillo de reconocer por quien lo padece.

· Se debe tener en cuenta que el consumo de ciertas drogas como las anfetaminas u opiáceos pueden provocar aumento excesivo del deseo sexual.

Fuente: enplenitud.com


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en Google.


Código QR de este post

Short Link de este post http://bit.ly/ef8oCG

¿Por qúe los hombres no podemos ser ninfómanos?

grande_sexual.jpg Hoy les presentamos un post que se guía solamente por simple deducción lógica: Señoras y señores, damas y caballeros, les voy a deleitar con un conocimiento digno de los mayores sabios de la humanidad. Un saber buscado incansablemente por ordas de investigadores, cuya solución estaba vedada para los humanos corrientes.

Nos tenemos que basar en conceptos universales para llegar de lo general a lo particular, antes unos antecedentes que deben de leer todos, excepto aquellos afortunados, que tienen nociones de las lenguas clásicas: el latín, lengua del imperio romano y conseravado a través de los siglos por la iglesia; y el griego, cuna de la civilización occidental. Veamos algunas definiciones:

Ninfómana: (de ninfa y manía) Mujer que padece de ninfomanía.

Ninfomanía: (de ninfa y manía) Furor uterino.

Manía: (del lat. manía, que a su vez viene del griego manía) Especie de locura, caracterizada por delirio general, agitación y tendencia al furor.

Ninfa: (del lat. nympha, del griego nimfa) Esta palabra ya tiene más acepciones. La original es “Cada una de las fabulosas deidades de las aguas, bosques, selvas, etc., llamadas con varios nombres, como dríada, nereida, etc.”, pero hay que señalar que todas tienen connotaciones sexuales. Especialmente la sexta acepción, pues las ninfas son los “labios pequeños de la vulva”. Otras acepciones son de uso coloquial, pero todas hacen referencia a la belleza femenina.

Y ya sólo queda una definición. Furor uterino:Deseo violento e insaciable en la mujer de entregarse a la cópula.
Más claro, agua. Ninfomanía significa furor uterino, sólo las mujeres tienen útero, y una de los dos étimos de esta palabra significa, independientemente de su acepción, belleza femenina.

Por tanto, los hombres no podemos ser ninfómanos. Aunque tengamos lo mismo, pero en masculino. Ya no les robo más tiempo, y a disfrutar del acto más sublime (y a veces, por desgracia, rastrero), del cuerpo humano.

¿Ya ven cómo es pura lógica? Por eso los hombres somos como somos ja!