En fin, si tuviera una vagina…

Si tuviera una vagina y si tuviera una cita con “el hombre de mi vida” forma muy común de etiquetar al sujeto del encuentro cuando digamos, esta noche se tiene vagina, tendría por ley que hacerme las dos preguntas fundamentales que me definirían como mujer…

En primer lugar, tendría que mirarme largo y tendido en el espejo y afirmar: ¡estoy gorda!, y acto seguido abrir las puertas del closet y preguntarme: ¿qué me pongo?

Esa noche, él hablaría de temas variados, fingiría estar interesado en conocerme mejor y en su mente rondaría el único objetivo de penetrar mi vagina. Yo tendría que imaginarme teniendo sus hijos y envejeciendo románticamente a su lado.

Luego haríamos el “amor” o, al menos, eso tendría yo que creer.

Finalizado el acto, y aunque la cosa dure escasos 13 minutos, y tenga que fingir el orgasmo, tendría que hacerle la segunda de las preguntas: ¿papi, tú me quieres? Él respondería con un monosílabo indescifrable, y yo pasaría la noche en vela convenciéndome de que no soy una “perra”.

Al día siguiente esperaría ansiosa su llamada, y esperaría, y esperaría. Él nunca llamaría y yo comenzaría a desarrollar ese resentimiento crónico contra el hombre que unifica a toda fémina arrecha.

Empezaría a crearme expectativas imposibles y cada día sería más y más difícil dar con nuevos “hombres de mi vida” hasta envejecer conspirando eternamente con otras mujeres arrechas… y solas.

Y es que detrás de esas terribles preguntas aparentemente frívolas esta todo:

“Estoy gorda” no sirvo, no doy la talla, no soy lo suficientemente buena para merecer ser amada…

“¿Qué me pongo?” Qué hago para que me quieran, De qué me disfrazo para que me acepte, Cómo lo convenzo de que puedo hacerlo feliz…

“¿Papi, tú me quieres?” Me valoras?, Te das cuenta de lo extraordinaria que soy?, Puedes apreciar las virtudes que yo misma ignoro?, Quiéreme por el amor de Dios!!! , aunque yo me deteste…

Interrogantes que dan pie a consideraciones demasiado profundas y dolorosas para ser comprendidas en toda su dimensión por la mente básica de un macho.

De modo que, si en verdad un día amaneciera y tuviera una vagina, y además tuviera la bendita cita (que ya no sería con el hombre de la vida de nadie, sino con un carajo al que me provocó dársela….

Me miraría en el espejo y, pasara lo que pasara, me vería estupenda.

Comenzaría por valorarme yo y no perdería el tiempo tratando de complacer tanto a terceros. Me pondría lo primero que encontrara en el closet y saldría a la calle sintiéndome divina y bien buena

Con él, hablaría de fútbol, de cine y un poco de moda. No haríamos el amor, pero ‘tiraríamos’ rico.

Por supuesto no le preguntaría si me quiere porque, vamos a sincerarnos, yo a él tampoco lo quiero. Le pediría, eso sí, que no me llamara, que en todo caso yo lo “contactaría”.

Al día siguiente habría olvidado su cara, su nombre y su mediocridad, continuaría mis días sin tener ni la más remota necesidad de “realizarme” como mujer, de casarme, de formar un hogar, del nefasto “para toda la vida” y todas esas zoquetadas sociales.

En fin, si tuviera una vagina…

¡SERIA UNA MUJER QUE ME AMARIA YO MISMA SIN ESPERAR NADA DE NINGUN HOMBRE, QUE ME IMPORTARA UN PITO SI PIENSAN QUE SOY PUTA O NO…TOTAL VIVIRIA MI VIDA COMO MEJOR ME PAREZCA. TOTAL, LA VIDA ES UN MOMENTICO Y CUANDO VOLTEES SE TE VA EN PENDEJADAS…PENSANDO EN CUANDO LLEGARA EL “HOMBRE DE TU VIDA”……!

Fuente: Luis Fernández (Diario El Mundo)


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en  Google.


Código QR de este post

Short Link de este post http://bit.ly/wHDvB6 

Tips para un embarazo saludable

El embarazo es periodo único en la vida de toda mujer, recuerda que no se trata de comer por dos, ni de premiarte o reconfortarte con la comida que más te agrada (chocolates, papitas, postres, dulces o comida chatarra). Una alimentación deficiente y excesiva podría ocasionarte complicaciones como diabetes gestacional, hipertensión y aumento de peso excesivo; además de que podrías privar a tu organismo de nutrientes esenciales para el óptimo desarrollo de tu bebé.

Por eso es importante poner atención en tus elecciones, prefiere alimentos que te nutran y llenan de fuerza y energía.

Estas son sencillas recomendaciones, que pueden hacer más saludable tu embarazo:

Hidrátate durante todo el día, toma ½ vaso de agua simple cada hora.

En lugar de freír las verduras, prepáralas al vapor, hornéalas a cómelas crudas.Evita los empanizado y capeados.

Invierte en un buen sartén con teflón, esto te permite cocinar con casi nada de aceite.

Prepara comida apetecible, usa especias y hierbas frescas como: laurel, menta, hierbabuena, epazote, orégano, salvia, romero, albaca, entre otros.

Escoge alimentos altos en fibra, frutas, verduras, legumbres (frijoles, lentejas, habas, garbanzos) y productos integrales o de grano entero.

Elige cereales integrales (arroz, pasta, pan y avena).

Opta por comer la verdura o la fruta entera, en lugar de tomártela en jugo. No te olvides de lavarla y desinfectarla.

Come por lo menos 2 raciones al día de leche o yogur descremados (para cada porción, calcula 1 taza de leche, o ¾ de taza de yogur o 50g de queso).

Come de 6 a 8 raciones de frutas y verduras todos los días. Para guiarte, piensa en cada ración como una fruta o verduras de tamaño promedio (manzana, naranja o zanahoria) o ½ taza de fruta o verdura.

Come 5 a 7 porciones de granos diariamente (una ración puede ser una rebanada de pan, ½ taza de pasta o arroz, 30g de cereal, ¾ de taza de avena). Prefiere alimentos integrales porque favorecen tu digestión.

Come dos porciones de proteína todos los días, una porción es equivalente al tamaño y grosor de la palma de tu mano, prefiere los cortes magros de carne, también puedes comer pollo y pescado. No te olvides de incluir huevo, evita comer más de 2 yemas a la semana para cuidar tus niveles de colesterol.

Modérate y de ser posible evita los caramelos, comida rápida, aderezos, condimentos, refrescos, papitas y pan dulce.

¿Tienes más tips que hagan saludable este proceso?

¡Compártelos!

Twitter @nutricampeones

Facebook http://www.facebook.com/NUTRICAMPEONES

http://nutricampeones.blogspot.com/

nutricampeones@hotmail.com


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en Google.


Código QR para este post

Short Link de este post  http://bit.ly/vYY1bj 

10 técnicas para ser más eficiente en el trabajo Planificar y otorgar un orden de importancia a las actividades laborales diarias es un buen paso para elevar la productividad y obtener mayor provecho del tiempo

mujer-secretaria.jpg

dialogos.pideundeseo.org

Es común, para quienes trabajan en una oficina y desempeñan gran parte de sus deberes a través de una computadora, invertir más tiempo del que es debido en realizar actividades ajenas al trabajo, como revisar correos electrónicos personales.

Con el objetivo de que el tiempo no te falte, los sitios electrónicos Trabajo.mujer.es y Voypormas.com dan a conocer varios consejos para que seas más eficiente en tus labores. De10.mx seleccionó diez de ellos.

Planifica tu día. Siempre será más sencillo que aproveches mejor el tiempo si tienes claro qué debes hacer a lo largo de la jornada. Para ello puedes utilizar una agenda electrónica, de papel o de la computadora. Recuerda anotar cada uno de los compromisos de tu día.

Prioriza tus actividades. Organiza los deberes de tu agenda en orden de importancia y temporalidad. Para ello es clave no confundir lo urgente con lo importante. Observa con detenimiento tu lista de actividades pendientes y reconoce lo que tiene que hacerse de inmediato, lo que puede esperar y lo que se puede delegar.

Al hacer esto, no pierdas de vista qué importancia tiene cada actividad; tu objetivo debe ser no invertir demasiado tiempo en cuestiones de escasa importancia.

Aprende a decir que no. Ya sea para ayudar a alguien más con una labor que no te corresponde o para tomar una pausa y platicar de algún tema extra laboral, hay ocasiones en que debes decir no. Si bien es cierto que debes causar una buena impresión, eso no quiere decir que siempre debas decir sí a todo.

Trabaja en un lugar limpio y ordenado. Tener bien organizados todos tus archivos y documentos te hará más simple encontrar lo que necesites para llevar a cabo tu trabajo en tiempo y forma. Además, está comprobado que el desorden distrae, establece el portal de internet Voypormas.com.

Utiliza tu computadora estrictamente para trabajar. Es común leer correos electrónicos personales, ingresar en redes sociales y páginas de internet que no tienen nada qué ver con el trabajo. Si se tiene la disciplina de realizar esto exclusivamente una o dos veces al día y de no tardar más de diez minutos en ello, puede hacerse.

Sin embargo, es altamente recomendable evitarlo en caso de que se invierta demasiado tiempo en ello y se convierta en una práctica repetitiva a lo largo del día. Contar con una dirección de correo electrónico exclusiva para el trabajo y no ingresar en la cuenta personal ni visitar portales de internet ajenos al trabajo son buenas formas de cumplir con este punto.

Organiza tu computadora. Al igual que tu lugar de trabajo, el orden en que esté tu computadora es un factor que te ayudará a encontrar con más facilidad los archivos y documentos que necesites.

Elabora una lista de pendientes y de actividades frecuentes. Puede parecer innecesario, pero en muchas ocasiones lo más conveniente es que enumeres las actividades que debas realizar con mayor urgencia al llegar a tu trabajo. De igual forma, debe haber actividades que sea necesario lleves a cabo diariamente.

Delega responsabilidades. En la medida de lo posible, te será útil repartir las tareas que no requieran obligatoriamente de tu atención ni tu trabajo. Si estás en posición de dejar a otros esas tareas, tú podrás concentrarte en las actividades de más importancia.

Enfócate en tus tareas y evita las interrupciones. Lograr esto será más simple si cuentas con un espacio privado y libre de distracciones. Al realizar las actividades de más importancia puedes cerrar la puerta de tu oficina, mover tu equipo de trabajo a una sala de juntas vacía o colocarte orejeras o unos audífonos, de manera que te “desconectes” del ambiente externo.

Prepárate para las grandes “batallas”. A la par que jerarquizas tus actividades y otorgas mayor importancia a unas sobre otras, te será de utilidad estar listo para las actividades que requieran más de tus capacidades, ya sea de tu concentración, capacidad de análisis o decisión. Existen acontecimientos clave a los que te será conveniente dedicar más de ti, usualmente debido a las repercusiones que pueden tener.

¿Qué hábitos te han funcionado a ti para ser más eficiente en tu trabajo?

Fuente: De10.com.mx por Héctor Fabricio Flores


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en  Google.


Código QR de este post

Short Link de este post http://bit.ly/hnlbNA

Se busca cerebro perdido; urgente

paradadivagando.spaces.live.com

¿Alguien ha encontrado un cerebro perdido?

Es de vital importancia para quien lo perdió poderlo recuperar ya que desde ese momento indeterminado, ha ido actuando de forma inconexa con el resto del mundo.

La recompensa tiene un alto valor emocional, sin él es imposible contactar con su propietaria, está como loca.

Aparentemente su cuerpo reacciona por costumbre en su rutina diaria, pero sólo en los aspectos más básicos, en el resto de cuestiones como la madurez y el uso de razón, han quedado desactivadas por completo.

Es tan grave el asunto que ha llegado al punto de perder la contención verbal y alucina pepinillos, sus palabras siempre pertenecen al lado negativo de la pila y quien esté en contacto con ella de forma prolongada, sin la supervisión de una mente activa, el resultado suele ser eléctrico, de los daños colaterales sólo podemos mencionar sus desgarradoras consecuencias futuras para quien pretende ayudarla, pero es que sin su cerebro no hay nada que hacer.

Su vida no corre peligro pero el desgaste para su entorno directo es acelerado y necesitan con mucha premura recuperarlo ya que en el caso de no encontrarlo las consecuencias serán desastrosas e irreversibles.

Quizá si a esta señora no le hubieran dado la virtud de ser mujer, posiblemente nunca estaríamos en este punto y sus hijos no necesitarían con tanta desesperación el cerebro de su mamá.

Si alguien cree que puede haber visto el cerebro perdido de una mujer con hijos menores es de vital importancia que contacte con nosotros ya que éste contiene el amor maternal, el uso de razón y anula la gilipollez que invade a los humanos cuando pierden contacto con tal órgano.

¡Muchas gracias por vuestra colaboración!

Fuente: mensnudum.wordpress.com


card.ly

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.