Basura Cero: El experimento. Segunda Parte

Hace unas semanas, publicamos la primera parte de esta serie de publicaciones, hoy tenemos la segunda parte. Pero si no leíste la primera de éstas, aquí está el link: Basura Cero: El experimento. Primera Parte.

Ahora, la segunda parte:

contenedor de basura

espectador.com

Esta ha sido una semana de investigación, de análisis, de aprendizaje pero sobretodo de reflexión, parece ser que se predica mucho más de lo que se hace y trazamos planes de universitario cuando apenas estamos en pañales.

Como bien dije en el artículo anterior, parte de mis esfuerzos de esta semana se concentrarían en encontrar dónde disponer los residuos de forma separada; el resto del tiempo estaba comprometido con reducir lo no reciclable a como de lugar.

Montevideo ha sido una ciudad amable en ese sentido pues ofrece varias alternativas para enviar a reciclar lo que desechamos; tal vez ha algún habitante local le parezca una locura esto que acabo de escribir, pero créanlo; he estado en ciudades que puedes recorrer de cabo a rabo sin encontrar quien acopia reciclables. La primera alternativa es buscar los contenedores anaranjados pertenecientes a la Intendencia (gobierno local) y colocar ahí todo lo separado; la segunda alternativa es buscar los diferentes contenedores que la asociación civil CEMPRE (Compromiso EMpresarial Para el REciclaje) ha colocado por la ciudad y la tercera es acercarte a las cooperativas de reciclaje para entregarles en propia mano tus residuos.

Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas y al explorar algunas de las alternativas tuve mis tropiezos:

Los contenedores anaranjados de la Intendencia expresamente colocados para depositar residuos reciclables sólo existen en algunos barrios aparentemente porque se trata de un proyecto piloto iniciado hace algún tiempo y del que no pude encontrar reporte alguno de su grado de avance. Parece ser que ya llevan un buen tiempo colocados así que ya tiene tintes más excluyentes que piloto. Bien, localicé un contenedor y allá voy con mi cargamento, ¡oh sorpresa! al abrirlo estaba lleno de basura de todo tipo; probé en uno más y encontré la misma situación así que desistí y me lleve de vuelta mi basurita.

CEMPRE ha repartido contenedores para acopiar productos reciclables por toda la ciudad; son lindos depósitos rectangulares que sirven también como medio publicitario, el problema que encuentro es que sólo hay para plástico y que la gran mayoría están colocados en calles de tránsito intenso o bien de alta velocidad y justo en donde están y en un buen trecho hacia cada lado de ellos está prohibido estacionarse. Esto obliga a quien los use a acercarse caminando y por lo tanto llevar un cargamento más pequeño y acudir con más frecuencia a depositar residuos lo que no siempre es fácil para todos.

Las bolsas de la leche se colocan fácilmente en contenedores en forma de cubo de leche de esos de acero que usan directamente en la ordeña; sin duda un diseño muy creativo. Estos contenedores están colocados afuera de algunos supermercados; el único inconveniente es precisamente ese, que están colocados sólo en los supermercados de una de las cadenas comerciales; así que, si no acostumbras acudir a esa tienda tendrás que ir sólo para depositar las bolsitas. Vale la pena mencionar que seguí la ruta de estas bolsitas y con gusto digo que sí son recicladas de manera conjunta por el fabricante y un par de cooperativas.

La mejor alternativa sin duda la encontré en un supermercado dónde en la entrada, justo a un lado de las máquinas que reciben los envases de vidrio retornables, CEMPRE colocó contenedores para plástico, papel y cartón, vidrio y latas; está también el contenedor de las bolsitas de leche. Aquí en Uruguay te piden que el tetra brick lo coloques junto con los plásticos; no se si realmente se recicle como se debe; eso ya lo indagaré, pero por el momento he eliminado un contenedor en casa y ellos eliminaron uno en las calles. El único inconveniente de esta alternativa de disposición es que estos contenedores existen en un único supermercado en toda la ciudad.

No quiero adelantar conclusiones, ya llegarán a su tiempo; por el momento creo que a todos nos va quedando claro que no existe la infraestructura necesaria para hacer del reciclaje una tarea cotidiana que se adapte a la rutina de vida del ciudadano común sin causar estragos.

Esta semana estuve observando también mi famoso contenedor de los plásticos inútiles; revisé empaque por empaque para saber, en primera, cómo hacerle para que ya no lleguen a casa y después si son reciclables, reutilizables o nada más son re-inútiles. Respecto a cómo evitar que lleguen a casa les contaré la próxima semana pues aún estoy investigando las diferentes alternativas de compra de algunos productos. En lo que se refiere al reciclaje debo decir con tristeza que nueve de cada 10 bolsas de empaque (por ejemplo la del azúcar, el chocolate en polvo, el salvado, la granola) no dicen ni siquiera de qué están fabricadas, lo que convierte en algo sumamente complejo su reciclaje. Algunos fabricantes muy amablemente incluyen un dibujito como este:

Y yo me pregunto, ¿de verdad aún creen que con que sólo depositemos su bolsita en la basura ellos ya son muy responsables? A esto le llamo un mensaje retro; así como perdido en los años 70.

Fuente: http://simpleysustentable.blogspot.mx


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en Google.

El contenido de este blog procede de diversas fuentes; en unas ocasiones nos es enviado por nuestros lectores y amigos, y en la mayoría de los casos es obtenido visitando otras páginas de la red. Dado que queremos actuar con el mayor respeto hacia todos y que no pretendemos hacer nuestro el trabajo de los demás, rogamos que en el caso de haber omitido alguna referencia nos sea comunicado para solucionarlo lo antes posible. Gracias.


Short Link de este post http://bit.ly/MbUUe0

Día Mundial del Medio Ambiente

RadioContempo Magazine

Como cada 5 de junio, desde hace 39 años, hoy celebramos el Día Mundial del Medio Ambiente. Una celebración que inició haciendo una invitación a reflexionar y a tomar acciones a favor del medio ambiente con los años se fue convirtiendo en un día lleno de reproches, flagelaciones y acusaciones.

Sin duda alguna el medio ambiente está dolido, el planeta ha sido herido en muchas ocasiones y este año conscientes en primer lugar de que no se puede dar marcha atrás pero también convencidos de que gran parte de la destrucción medioambiental tiene su origen en los modelos económicos que alientan el consumismo y dan lugar a la formación de grandes brechas, algunas abismales, entre las diferentes clases sociales (ricos cada vez más ricos y pobres cada vez más pobres), se ha decidido que el tema para la celebración de este año sea: ECONOMÍA VERDE: ¿TE INCLUYE A TI?

El concepto de economía verde surgió después de que los grandes analistas y economistas de nuestro tiempo declararan que la crisis que inició en 2007 y que para muchos países aún no tiene fin es la peor que se ha vivivdo desde la gran depresión de la década de los 30. La economía verde surge entonces como la alternativa que busca mejorar el bienestar humano y la equidad social, reduciendo significativamente los riesgos ambientales y la escasez ecológica.

Garret Hardin escribió en 1968 “La Tragedia de los Comunes” entonces habalaba del ganadero que tiene algunos animales y le comienza a ir bien; decide entonces comprar más animales (pero no más tierra) y le comienza a ir cada vez mejor. Sus vecinos copian su modelo de producción y poco tiempo después todos tienen literalmente un hacinamiento de vacas en sus pequeños corrales; no hay nada regulado y por lo tanto no existe una cuota por el sobrepastoreo; al final, la tierra está degradada, los animales enfermos y nadie gana nada; esta es la economía marrón que todos esperamos esté ofreciendo sus últimas funciones y permita de una buena vez el debut de la economía verde.

De acuerdo a la ONU, “la Iniciativa de Economía Verde tiene tres actividades principales, que son producir un Informe sobre la Economía Verde y los materiales relacionados con la investigación, que analizará la sostenibilidad macroeconómica, y las implicaciones para reducir la pobreza de las inversiones verdes en una amplia gama de sectores; prestar servicios de asesoramiento en maneras de avanzar hacia una Economía Verde en países específicos; e involucrar a una amplia gama de organizaciones no gubernamentales de investigación, empresas y socios de la ONU en la aplicación de la Iniciativa de Economía Verde.”

Este año celebramos esta iniciativa y esperamos además que nuestros gobiernos y representantes ciudadanos estén listos para debatir amplia, profesional y sensatamente sobre este tema en la próxima Cumbre de la Tierra Río +20.

Y la pregunta ¿Te incluye a ti? sólo podrás responderla informándote todo lo que puedas sobre economía verde, sobre los planes en tu país y en tu ciudad para alcanzar las metas propuestas por la ONU y pensando si en esos planes estás incluido tú, tu quéhacer cotidiano, tu estilo de vida. En muchos países se avanzará en materia legislativa con el fin de promover la justicia social; antes de oponerte o quejarte a los cambios razona si tal vez lo que tú peinsas que estás perdiendo realmente es una pérdida o en realidad es una inversión para que vivas en una sociedad más justa y por lo tanto más segura y feliz.

Fuente: Facebook de Sofía López Olalde


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en Google.

El contenido de este blog procede de diversas fuentes; en unas ocasiones nos es enviado por nuestros lectores y amigos, y en la mayoría de los casos es obtenido visitando otras páginas de la red. Dado que queremos actuar con el mayor respeto hacia todos y que no pretendemos hacer nuestro el trabajo de los demás, rogamos que en el caso de haber omitido alguna referencia nos sea comunicado para solucionarlo lo antes posible. Gracias.


Short Link de este post http://bit.ly/Mdp93h

Basura Cero: El experimento. Primera Parte

En varios países se promueve desde hace algunos años el concepto de “Basura Cero” el cual partió de la idea de poder hacer un reciclaje total. Es mucho más que una técnica, en realidad es una filosofía de vida, una política de gobierno y una estrategia de desarollo que como resultado maximiza el reciclaje, disminuye los desechos, reduce el consumo y garantiza que los productos sean fabricados para ser reutilizados, reparados o reciclados para volver a la naturaleza o al mercado.

Siempre he creído en este concepto y miro con asombro como es promovido con mucha fuerza en California, Argentina, Canadá; Europa completa; me alegra sobremanera ver como el impulso viene en muchos casos, desde los propios gobiernos y en otros de organizaciones ciudadanas que han decidido dar fin de una buena vez al problema de la basura dejando de producirla. Pero luego, regreso la vista a mi propio país, o a Centroamérica, o a Perú, a Uruguay, a Bolivia, a Colombia y me sorprende que prefieran seguir gastando en máquinas, excavaciones gigantes, tecnología, cajas y cajones, escobas y cubos para esconder lo mejor que se pueda las miles de toneladas de basura que inundan las ciudades.

Estoy también consciente que criticar es fácil, que leer un libro y pensar que lo escrito se pone en práctica en dos patadas es un error y que la cultura propia de cada país aunada a sus problemas sociales puede convertir un proyecto como “Basura Cero” en un reto demasiado complejo.

Así que, desde hace unas semanas decidí hacer un proyecto piloto basado en las premisas de “Basura Cero”, el lugar: mi propia casa. A partir de hoy, y cada viernes, hasta que logre concluir algo sensato, estaré contándoles por aquí mi experiencia.

Comencemos con lo primero: observar, clasificar y cuantificar la basura en casa. Para ello coloqué diferentes contenedores que me permitieran poner de forma separada: botellas de plástico, latas, papel y cartón, desechos orgánicos, tetrapack, vidrio, desechos sanitarios y las bolsitas de la leche, porque acá los lácteos (leche, yogur y crema) se comercializan en bolsa.

El primer problema al que me enfrenté evidentemente fue el espacio para poner los contenedores, los cuales vale la pena decir no son nada elegante o elaborado, son simplemente cajas o incluso bolsas muy grandes. El patio parecía un buen lugar hasta que comenzó a llover a cántaros; así que mude toda mi basura bajo techo, el sitio no es el más cómodo pero me consuela saber que cada vez que tiro la basura que básicamente se genera en la cocina hago ejercicio en la vuelta a visitar mis contenedores.

El segundo problema fue la cantidad de desechos que no pertenecían a ningún contenedor y que llegan a casa sin que uno los llame; a este desafinado conjunto le he llamado “los plastiquitos inútiles” los cuales encontramos: envolviendo el jamón o queso que compramos, cubriendo la pizza que ordenamos, abrazando una caja, botella u otro empaque (esos son los más inútiles) o conteniendo algún polvo como chocolate, azúcar, sal.

Ahora he comenzado a listar esos desechos que no caben en ningún lugar, a identificar su origen y a poner a los fabricantes en mi recién inaugurada “lista negra”. Al mismo tiempo he comenzado a identificar por la ciudad los lugares a donde puedo llevar a reciclar el contenido de cada uno de mis contenedores y he inaugurado mi composta casera.

Los invito a sumarse a este proyecto y a compartir en este espacio su experiencia; si muchos hacemos lo mismo en diferentes latitudes comenzaremos a identificar las fallas en los sistemas de producción locales y globales y podremos saber si dejar de producir basura puede ser una realidad en nuestra ciudad.

Fuente: http://simpleysustentable.blogspot.mx


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en Google.

El contenido de este blog procede de diversas fuentes; en unas ocasiones nos es enviado por nuestros lectores y amigos, y en la mayoría de los casos es obtenido visitando otras páginas de la red. Dado que queremos actuar con el mayor respeto hacia todos y que no pretendemos hacer nuestro el trabajo de los demás, rogamos que en el caso de haber omitido alguna referencia nos sea comunicado para solucionarlo lo antes posible. Gracias.


Short Link de este post http://bit.ly/LbuAgQ

La historia de una gaviota

Sepulveda gatogaviota

licerrock.blogspot.com

Frecuentemente me piden que les recomiende un libro o una película que hable de sustentabilidad, de ecología, del medio ambiente o de algo así y que sea apto(a) para todo público. Siempre dudo en mi respuesta porque hay mucho material de reciente aparición pero muchos son fatalistas, desesperanzadores o tan simples (porque creen que así deben ser los libros para los niños) que cometen errores conceptuales importantes.

Hoy tengo una buena respuesta y por eso he decidido compartirla en este blog: se trata de “La historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar”. Es una novela del escritor chileno Luis Sepúlveda la cual escribió para cumplir la promesa que le hizo a uno de sus hijos de publicar una novela, o al menos un cuento, que hablará de cómo el ser humano ha dañado el entorno en el que vive.

Y sin duda la inspiración le llegó a Luis Sepúlveda porque no hizo “al menos” un cuento; hizo una gran novela maravillosa, ágil, divertida, enternecedora y que te pone a pensar no sólo sobre la contaminación o la irresponsabilidad, también sobre la solidaridad, la diversidad, la tolerancia y el amor.

La novela fue publicada en 1996 y hoy se puede conseguir bajo el sello de TusQuets; el libro puede ser leído por grandes y chicos, dice su autor que es recomendado para niños de 8 a 88 años; sin duda un gran ejercicio será leer uno o dos capítulos al día en familia. A los niños les fascinará la historia y a los adultos sin duda los atrapará pues Luis Sepúlveda es más poeta que narrador y sus libros son un deleite.

En 1998 el director de cine italiano Enzo D’alo convirtió el libro en una película animada muy bien hecha y muy acorde con el guión original; de hecho el mismísimo Luis Sepúlveda es la voz de uno de los personajes. No es muy fácil conseguir la película pues además de tener sus años, la distribución no fue la mejor pero la buena noticia es que está disponible en YouTube bajo licencia así que para los que tienen niños en casa es una peli que no hay que perderse y para los que no tienen niños regálense una tarde de buenas caricaturas. Les dejo aquí el vínculo.

“La historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar” es una historia, una poesía y una fábula inspiradora pues como bien dice su protagonista el gato Zorbas:

“Al borde del vacío comprendió lo más importante – maulló Zorbas.

-Que sólo vuela el que se atreve a hacerlo”

Fuente: http://simpleysustentable.blogspot.mx


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en Google.

El contenido de este blog procede de diversas fuentes; en unas ocasiones nos es enviado por nuestros lectores y amigos, y en la mayoría de los casos es obtenido visitando otras páginas de la red. Dado que queremos actuar con el mayor respeto hacia todos y que no pretendemos hacer nuestro el trabajo de los demás, rogamos que en el caso de haber omitido alguna referencia nos sea comunicado para solucionarlo lo antes posible. Gracias.


Código QR para este post

Short Link de este post http://bit.ly/Ljlel8 

Nuevo año, nueva década … ¿Nuevos aires o seguimos en las mismas?

Los nuevos años y las nuevas décadas (más allá de la discusión posible sobre cuándo se inician) son buenos momentos para establecer propósitos. Y uno muy bueno y con alcance universal tiene que ver con el cuidado del medio ambiente.

A fines del año pasado, del 7 al 18 de diciembre, se llevó a cabo la XV Conferencia Internacional sobre el Cambio Climático en Copenhague (Dinamarca). Desde 1995, se realizan estas sesiones que si bien logran concientizar a la opinión pública sobre la problemática, no necesariamente impactan, en la medida en que sería necesario, en las decisiones ecológicas de las naciones participantes, especialmente cuando van en contra de los intereses productivos de los denominados países desarrollados (Estados Unidos, por ejemplo, firmó, pero luego dejó sin ratificar el Protocolo de Kioto -de 1997-, proyecto conjunto internacional para reducir la emisión de gases que generan el calentamiento global). Lo mismo parece haber ocurrido, según reclaman los entendidos, también esta vez: se llegó a un acuerdo demasiado vago en objetivos y demasiado amplio en cuanto a plazos para cumplir las metas.

Deforestación, emisión de gases que acentúan el efecto invernadero, uso de los no renovables combustibles fósiles (de donde viene la mayor parte de la energía que usamos hoy: petróleo, gas natural y carbón) son las principales acciones que hacen al cambio climático.

Si seguimos así, se espera que para el año 2100 la temperatura aumente en varios grados (un ascenso que podría llegar a 6º C más). Entre las posibles consecuencias de este calentamiento global están la desaparición de glaciares, la elevación del nivel del mar por el deshielo de los polos y el aumento de la intensidad y frecuencia de fenómenos climatológicos extremos (sequías, lluvias continuas, épocas glaciales, olas gigantes). Todo lo cual implica, por supuesto, la posibilidad de hambrunas, inundaciones permanentes y hasta efectos dañinos sobre la salud humana.

Los daños provocados en el planeta repercuten cada vez más directamente sobre la vida de todos. De hecho, varios de los desastres naturales de los últimos tiempos -algunos de los cuales repasamos en ocasión del rastreo de hechos salientes de la última década-, son atribuidos al efecto de la producción humana en la naturaleza. La dimensión es planetaria: hoy todavía podemos dividirnos en países de distinta clase (desarrollados, subdesarrollados, pobres, en desarrollo), pero el cambio climático pone en riesgo de desastres ecológicos a todas las regiones y todos los seres vivos por igual.

Para detener el proceso en el que ya estamos metidos, se requiere, por supuesto, un cambio global: político (para impulsar nuevas acciones), económico (para sustentarlas) y social, para modificar los hábitos de la población. Concretamente y a nivel personal, haría falta cuidar el medio ambiente con las medidas conocidas (usar productos reciclables, disminuir la utilización de combustibles y aerosoles, cuidar la naturaleza) y emplear energías alternativas, como la eólica, la geotérmica y la solar, en la medida que vayan estando disponibles.

Fuente: librosenred.com

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

Los autos eléctricos llegaron a México con la marca Zilent‏

Zilent El 11 de Marzo en el marco de la Hacienda de los Morales se presentó a los principales medios del país el lanzamiento de la nueva marca mexicana de automóviles eléctricos ZILENT, donde se expusieron los puntos relevantes de la marca,  la primera marca que se preocupa por el medio ambiente y el respeto a la naturaleza, Zilent planea abrir 10 distribuidoras este año para vender sus cuatro modelos que puedes conocer en zilentmexico.com

Su simple funcionamiento es lo que te da el ahorro a través de su sistema de almacenamiento de energía en sus 10 baterías de 12 volts, mismas que obtienen la energía a través de su cargador inteligente que puedes conectar en cualquier contacto o toma de corriente de la ciudad de México.

Los automóviles ZILENT están exentos del pago de tenencia  y  del pago de verificación, el costo por kilowatt  es de $0.66 lo que representa menos del 10% del costo del litro de gasolina. Y no solo hay cuatro modelos base también hay motos, Bici motos.

Comercializados por una empresa originaria de Chiapas, México. Representan un detonador de negocios, no solamente por el automóvil en si, que por su precio, costos de operación (solamente requiere de un mantenimiento al año de alrededor de $1,000 pesos) y su vida útil ya representa una buena inversión. Sino que también puede ser una oportunidad para emprendedores que puedan crear o adaptar estacionamientos especialmente pensados para estos vehículos, con contactos eléctricos en los que, por una moneda, te den una hora de carga de energía, tal como si se tratase de un parquímetro ¿No crees?

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contibuír a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google

¿Vivirías en una casa hecha de excremento? Un grupo de jóvenes indonesios ofrece material para construcción hecho a base de estiércol de vaca; es más resistente y económico‏

ladrillo-popisSi pensaban que el excremento del ganado no servía más que de abono para la tierra, un grupo de estudiantes en Indonesia ahora lo está utilizando para construir casas. EcoFaeBrick es la idea de jóvenes egresados de la escuela de negocios Prasetiya Mulya, con el objetivo que proveer soluciones económicas y sustentabilidad a los problemas de manejo de desperdicios animales en las zonas de granjas.

La empresa ofrece lo que pareciera un ladrillo convencional, pero fabricado con estiércol de vaca y que es 20% más ligero que el de arcilla, y al mismo tiempo 20% más resistente en términos de compresión.

Según informan en su página web, con el uso de este material no sólo se optimiza la calidad de la construcción, si no que su precio se reduce significativamente.

Para conservar su mística de empresa amigable con el medio ambiente, EcoFaeBrik utiliza biogas en la fabricación de los ladrillos, logrando así disminuir en mil 692 toneladas su producción anual de CO2, que sería lo equivalente a convertir 269 autos en vehículos híbridos.

Los jóvenes indonesios han identificado al menos 22 áreas a lo largo del mundo para su expansión, entre las que se encuentra México, donde operaría un modelo de sociedad local con granjeros locales que los llevaría a obtener ingresos adicionales de hasta 53%.

Fuente: www.eluniversal.com.mx

La cumbre de las Américas y el medio ambiente. La lucha muchas veces ignorada pero una de las principales a vencer

cumbre02Todo comenzó cuando el Gobierno de los Estados Unidos expresó en diciembre de 1993 su deseo de celebrar una Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno democráticamente electos del Hemisferio Occidental. En marzo de 1994, Estados Unidos convocó a una Reunión de Embajadores ante la Organización de los Estados Americanos (OEA) para informarles que la Cumbre se celebraría en Miami, en diciembre del mismo año, con el fin de establecer un diálogo entre los países que tienen valores convergentes. Además del intercambio de ideas entre los mandatarios asistentes, se propuso la elaboración de una Declaración de Principios y un

Plan de Acción
Las Cumbres de las Américas reúnen a Jefes de Estado y Gobierno de los 34 estados miembros del Hemisferio Occidental para tratar asuntos comunes, buscar soluciones y desarrollar una visión conjunta para el futuro desarrollo de la Región, a nivel económico, social o político y medio ambiental. El objetivo fundamental es atender las necesidades de los 800 millones de ciudadanos de las Américas.

Hasta estos días se han celebrado ya 5 cumbres de las Américas y dos extraordinarias. Dentro de los temas a tratar se ha visto interés por los problemas ambientales, tal es el caso que por ello una de las cumbres extraordinaria precisamente nombrada como la del Desarrollo Sostenible, celebrada en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia en 1996.

La iniciativa de la Cumbre de Miami fue propuesta por el Presidente de Bolivia, señor Gonzalo Sánchez de Lozada, para convocar dicha cumbre.

Los objetivos de esta Cumbre Extraordinaria fueron establecer una visión común para el futuro de conformidad con los conceptos de desarrollo sostenible. De esta Cumbre emanaron 140 mandatos que concentraron la atención en la educación, la agricultura sostenible y la forestación, las ciudades y comunidades sostenibles, los recursos de agua y las zonas costeras, la energía y los minerales.

El consenso general sobre el concepto de incluir los aspectos económico, social y ambiental en el desarrollo sostenible fue quizá el logro más importante de la Cumbre de Santa Cruz de la Sierra. También se logró consenso sobre otros temas, tales como los recursos financieros, la transferencia de tecnología, la división de responsabilidades, la cooperación y la biodiversidad, entre otros.

cumbre1La quinta cumbre de las Américas culminó el domingo 19 de Abril del 2009 con una ambiente de armonía entre los países miembros del hemisferio, a pesar de que la declaración final de la cumbre se firmó sin unanimidad.
El presidente de Trinidad y Tobago, Manning, manifestó que ha asistido a muchas reuniones, pero ninguna ha tenido “el espíritu de cooperación tan positivo como el que tuvimos aquí en Puerto España”.

La carta final de la quinta cumbre de las Américas, dice “Asegurar el futuro de nuestros ciudadanos promoviendo la prosperidad humana, la seguridad energética y la sostenibilidad ambiental”.

La cumbre de las Américas es una esperanza para tratar de solucionar varios temas de interés dentro de los cuales está la sostentabilidad, dado que hay una gran preocupación por el problema ambiental, viéndose claro la disminución de la biodiversidad en todo América.

Se busca a través de los programas gubernamentales de cada país integrante de la cumbre Americana, crear una cultura de sostentabilidad, con la finalidad de mantener los recursos naturales como el agua, los minerales y los suelos. Conjuntamente la legislación ambiental se ha ido modificando en base a los lineamientos de cada país para una mejora ambiental.

Los temas ambientales son cada vez mas fuertes a medida que los recursos naturales han sido más agotados, quedando claro que se tiene que hacer algo, esto implica a las autoridades y a toda la población en general atraves de una cultura ecológica en el que la sustentabilidad es la base para saber manejar los recursos naturales adecuadamente. Es claro que los países no pueden aislar el lucro de los recursos naturales para no explotarlos más, porque son parte del bienestar, de políticas y mejora económica.

Para los que somos biólogos, ecólogos, ambientalistas, siempre tenemos la esperanza de que en cada cumbre se proponga mas presupuesto y leyes que tengan más rigor, así mismo programas que aseguren una mejora ecológica.

Con información para Radio Contempo Leticia Erika Perea.

Fuente de información: www.sre.gob.mx  www.sumit-americas.org

Perseguir fervientemente una causa social o ambientalista, ha pasado de ser una preocupación honesta a un tema de moda para abordar en la sobremesa‏

tendencias_febrero_20092 Con un humor involuntario, la frase “paz mundial”, es la respuesta que estereotipó a incontables participantes de concursos de belleza, al momento de cuestionarles cuál era su mayor sueño. La combinación de estas palabras significó la exhumación de un sentir general, un deseo altruista que fue cocinándose hasta llegar a un presente donde todos quieren tener una obligación con el mundo.

Muchos afirman que las nuevas generaciones están completamente enajenadas con cualquier situación; a pesar de ello, es cada vez más frecuente encontrar personas que consideran que tener un poco de preocupación frente al panorama mundial no está de más. Agujeros en la capa de ozono, millones de personas utilizando el mismo oxígeno y agua potable, son las nuevas inquietudes que se encuentran en los temas de sobremesa. Esta tendencia, en la que los artistas y políticos ondean una nueva bandera de lo políticamente correcto, busca consagrarlos como los héroes postmodernos del globo. ¿Cuándo comenzó a volverse una obsesión general la inquietud por conflictos ecológicos o políticos? Aunque sea mera cuestión de imagen, tener una postura en relación a lo que ocurre actualmente, resulta una necesidad fundamental para cualquier figura del siglo XXI, pública o no.

Advertencia moral

El calentamiento global es uno de los temas obligados en esta corriente de rectitud moral; actualmente no puede ser mencionado sin tener como referencia primera al ex candidato a la presidencia de Estados Unidos, Al Gore. A pesar de su derrota como gobernante, obtuvo una batalla más importante en la lucha por la popularidad al obtener un Óscar por su documental titulado Una verdad incómoda, en la que aborda el catastrófico destino del mundo si la humanidad continúa derrochando los recursos naturales. Los cambios climáticos han pasado, desde entonces, de ser una preocupación a una moda; no solamente funcionarios públicos son quienes demuestran inquietud al respecto, también diseñadores han construido fortunas alrededor del tema de la sustentabilidad y el lugar que ha adquirido el aspecto ecológico en el diseño es equiparable con el valor que se confería en otras épocas a las cualidades tecnológicas o estéticas de un objeto.

Adquirir ropa de marcas socialmente responsables, se ha vuelto una tendencia que nació en California y ha ido mezclándose poco a poco en el mundo de la moda. American Apparel o United Colors of Benetton se han destacado por su fuerte campaña humanitaria y política, las prendas ahora penden en los percheros dentro de un contexto diferente, a las cuales les ha sido conferido un significante mucho más profundo.

Consumir productos de una empresa que apoya a niños en África o a una cuya política es contratar inmigrantes como empleados, ayuda a eximir de la responsabilidad a quien compra y el nuevo valor intrínseco de un objeto hace que el precio sea lo menos importante. Como bien apunta Giorgio Armani, “el diseño de moda requiere consumidores, pero podemos hacer un poco por la sociedad al dirigir nuestras compañías de una manera responsable y al crear productos que promuevan un respeto por el ambiente”.

Preocupación orgánica

El tema de los materiales y alimentos orgánicos también ha visto un crecimiento drástico en su popularidad; cada día es más común encontrar en los supermercados secciones completas de frutas y verduras cosechadas bajo estrictas normas ambientalistas.

Pero tampoco hay que olvidar que la corriente es una virtud caprichosa; hace más de 30 años, los ojos del mundo observaban a organizaciones como Greenpeace o PETA, como respuesta a las plegarias de la naturaleza. Ser parte de este grupo representaba un nivel de estatus, pero hoy pocos son los famosos que aprovecharían su membresía para subir algunos puntos de su propio rating. De ahí que, por ejemplo, las alfombras rojas modificaron el hábito de tachar a las celebridades que vistieran pieles y ahora enaltecen a aquellos que descienden de un modesto auto Prius y no de una limusina.

Involucrarse con este tipo de causas ha perdido peso, conforme la gente llega al tedio de la repetición y la fórmula se agota. No es una simple coincidencia que programas como el Teletón vayan perdiendo el interés de la población, conforme nuevas estrategias con este fin van desarrollándose.

Dinero verde

En una era en la que el futuro del planeta se visualiza como una catástrofe ambientalista, muchos aprovechan para obtener su rebanada del pastel. Ese sentir generalizado crea una conciencia colectiva deseosa de productos que vendan una solución, mientras son consumidos. Grandes industrias de la publicidad han evolucionado hasta el punto de proclamarse una nueva fase en la mercadotecnia, como el green marketing. Es así como las grandes corporaciones han encontrado su mina de oro; aunque, por un lado, resulta un gran alivio que estos titanes de la economía mundial jueguen papeles importantes en problemáticas globales como la pobreza, el sida, el calentamiento global o la extinción de la fauna. También es cierto que, a pesar del fanatismo con el que muchos persiguen estas causas, las instituciones detrás de ellas no están exentas de escrutinio o escepticismo, sobre todo porque la historia ha dejado entrever muchos casos en los que éstas intentan aprovecharse de la situación para lucrar con ella, de alguna u otra forma.

Lo ecológico no siempre es bueno y deben considerarse varios factores antes de adquirir un estilo de vida casado con la idea pro-verde en su totalidad. Por ejemplo, comprar un producto orgánico de importación en el supermercado, no necesariamente garantiza un menor impacto en el medio ambiente como revelan algunos estudios; este valor se reduce considerablemente, sobre todo después de tomar en cuenta que el hecho de su transportación genera más contaminación y un gasto energético mayor, que un producto local no orgánico.

Actualmente, la sociedad se reconforta al hablar constantemente de estos temas, al grado de banalizarlos. Mientras estas preocupaciones continúan como tópico de conversaciones, las grandes compañías (y algunos sectores, bajo el argumento de seguir la causa) seguirán alimentando sus cuentas bancarias. Además, a pesar de que la única preocupación real es la rentabilidad de estas empresas, algunas proponen soluciones reales ante los conflictos que aquejan al globo, y otras solamente se valen del placebo que engaña y se queda en promesa de un mejor futuro.

Fuente: http://www.revistaopen.com.mx

Moda del futuro: las fibras inteligentes que no se tengan ya ni que lavar

¿Cómo vestir a 9,000 millones de humanos sobre el planeta, en una era donde el agua escasea, los climas serán extremos, el dinero escaso y el ritmo de trabajo tan demandante que no podremos alejarnos ni un instante?

La respuesta quizás esté en la nanotecnología, el biomimetismo, fibras inteligentes y componentes orgánicos.

“Los desarrollos tecnológicos mejorarán la calidad de vida de una forma que nunca habíamos imaginado”, afirma Patricia Marino, directora del Centro de Investigación y Desarrollo Textil del Instituto Nacional de Tecnología Industrial en Argentina.

Una nueva tendencia será la microelectrónica, para que la ropa pueda reproducir música, realizar telecomunicaciones, enviar y recibir información.

Mauricio Olvera tiene otra visión. El director de la firma de indumentaria mexicana Grypho señala que la ropa se sigue haciendo como hace 1,000 años, por ello, la tendencia será regresar a lo orgánico. “El petróleo tiene sus días contados y muchas telas están hechas con este material. Usaremos fibras de bambú, maíz y cáñamo, pues son económicas y durables”.

Para los ricos habrá prendas blindadas –como las que fabrica el colombiano Miguel Caballero– que resisten disparos de subametralladoras MP5, son ajustables, resistentes al agua y al fuego y mantienen la temperatura entre 13 y 17 grados. Hoy cuestan de 1,900 a 4,900 dólares.

“Nuestros clientes son personajes VIP”, dice Caballero, cuyas  prendas están en los guardarropas de los presidentes de Colombia, Venezuela y Perú, el príncipe español o el rey de Jordania, quien tiene una colección completa.

Un gran desafío será no dañar el medio ambiente.

Los colorantes sintéticos desaparecerán y se harán con tratamientos ecológicos a base de una mezcla de gases inertes, donde no se usa agua ni químicos, para no contaminar.

Lo que no está resuelto es cómo limpiarla, ni como evitar que las amas de casa mexicanas pasen 2.6 años de su vida lavando la ropa sucia, . “Que exista ropa que ya no se tenga que lavar, aún suena complicado”, advierten Marino y Olvera.

Quizá ayude el biomimetismo –emulación textil de las formas de la naturaleza–, que podría tener superficies autolimpiantes de la flor de loto.

Fuente http://www.cmmexpansion.com

por benjamín castrejón Gonáléz