MazdaSpeed3 2010‏

Una belleza iracunda

2010 Mazda3 El nuevo ejemplar de Mazda busca seducir a cualquiera que se le ponga enfrente. Basta echarle un vistazo para saber que lograrlo será sencillo.
Para competir y triunfar en el segmento automotriz de los GTI, es imprescindible contar con atributos básicos de Gran Turismo, como la potencia de un deportivo y la maniobrabilidad de un todoterreno; éstos son sólo la cereza en el pastel de un exquisito MazdaSpeed3 2010.

Es fácil enamorarse a primera vista de este compacto hatchback; sus curvas definidas y ese aire de grandeza, provocan la elegancia que sólo los autos perfectos pueden ofrecer. Con una carrocería más baja que la de sus antecesores, la amplia y poderosa defensa resulta un elemento fundamental en la estética del vehículo; además, combina a la perfección con los agigantados rines de aluminio de 10 brazos. Esto, al margen de la belleza, confiere una mayor estabilidad a la hora de conducir. La imagen deportiva y agresiva de este ‘pequeño gran auto’ queda reafirmada por las fascias delanteras, así como por la ampliación de las tomas de aire para refrigeración. En la búsqueda para conseguir un automóvil altamente eficiente, en cuanto a su desempeño aerodinámico, Mazda puso énfasis en la parte inferior del coche, ocultando cualquier parte que pudiera ser un obstáculo para el viento; esto provoca un reducido 0.32Cx de coeficiente de resistencia al aire.

La parte trasera también es un reflejo de la belleza que ha querido imprimir la firma japonesa en este ejemplar. La defensa trasera, por ejemplo, está delineada audazmente; el escape es bastante amplio y el spoiler en el toldo cuenta con luces LED de freno, colocadas en lo más alto.

Confort interno

La sensación juvenil de los interiores de inmediato roba la atención. No es para menos, pues cuenta con asientos anatómicos (delanteros semi-cubo) con un espectacular diseño; son de color rojo y contrastan a la perfección con el resto de la estética en negro. El tablero está orientado completamente hacia el conductor, lo cual permite un mayor espacio e incorpora un indicador para el Turbo y un tacómetro con el llamativo logo de Mazda. Además, está equipado con un potente sistema de sonido surround Bose de 5 canales y cambiador de 6 discos compactos, con la única finalidad de volver cualquier viaje toda una experiencia placentera.
Corazón de acero

MazdaSpeed3 2010 presenta una increíble potencia, la cual desarrolla gracias al MZR Turbo DISI (Direct Injection Spark Ignition) de cuatro cilindros, desarrollado por Mazda. El desempeño de sus 2.3 litros de cilindrada impacta a cualquiera, sobre todo porque alcanza 263 Hp a 5500 rpm, con un torque de 280 libras/pie a 3000 rpm. Es evidente: uno está frente a una iracunda fuerza que se traduce en velocidad, potencia y prestaciones que sólo los GTI son capaces de producir. Definitivamente, uno de los protagonistas en el que recae este desempeño es el asiento del conductor. Sin un sólido soporte lateral, un conductor pierde el foco, control y precisión necesarios para disfrutar del manejo. Y es que, los asientos del MazdaSpeed3 están diseñados  para ofrecer este tipo de estabilidad al conducir, sin comprometer de ninguna manera el confort diario.

En suma, estamos ante una nueva oleada de vehículos GTI; y en este mismo sector, la firma Mazda está decidida a revolucionar totalmente el mercado. Para ello, ha producido este atractivo modelo, el cual es una prueba viviente de que una combinación balanceada de elementos como la velocidad, el diseño y el confort, es capaz de terminar de esculpir una verdadera obra maestra del camino.

Fuente: www.playboy.com.mx

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contibuír a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google

El Mazda RX-8 cumple 40 años ¡A celebrar!

Te invitamos a escuchar nuestros podcasts

Cada Semana & Comentando la Nota

Además de nuestros programas en vivo!

===========================================================

No hay nada que despierte tantas pasiones en los hombres como los automóviles, bueno si, si hay algo que levanta más pasión, una mujer a la cual se le ame, pero en esta ocasión, con la disculpa de las mujeres hablamos de un tema 100% masculino: Un auto que es un clásico y que es todo un ícono de la casa Mazda, nos referimos al RX-8 que está de fiesta este año. Ya esta en edad madura y para festejarlo tenemos este post.

La historia del motor rotativo

Hace 40 años nacía el novedoso motor rotativo creado por la japonesa Mazda. A la fecha sigue siendo eficiente y moderno, pero, sobre todas las cosas tiene dos cualidades no técnicas que lo hacen único: no lo utiliza ninguna otra marca y sólo lo monta la versión RX-8 de esta empresa.

En la actualidad la versión RX-8 es el poseedor de este curioso motor rotativo, el que reemplazó al conocido RX-7.

Tal como lo adelantamos es un auto distinto, posee una estética agresiva y deportiva pero, sin embargo, es un cómodo cuatro plazas dado que no es una coupé sino un auténtico cuatro puertas, accediendo a las plazas traseras por dos pequeños portones que se desplazan en sentido opuesto siendo necesario abrir las puertas delanteras. Sin perjuicio de ello la estética es de una perfecta coupé.

Especial por fuera y por dentro

En la parte posterior pueden viajar dos adultos con sorprendente y total comodidad en una butaca realmente confortable e independiente, pues posee una consola central longitudinal que atraviesa todo el centro del vehículo y resulta cómoda como apoya brazos, porta objetos y a apoya vasos aunque invalida cualquier espacio para un quinto ocupante.

Particularmente esta versión 40 aniversario se destaca por ciertos detalles que lo embellecen como ser el cuero bicolor en su interior, detalles cromados en la carrocería de un color gris titanio diseñado para el modelo, llantas especiales y alfombrillas de esta edición limitada, entre otros.

Un auto individualista

A pesar de todo y del confort de sus plazas posteriores, seguramente no será un auto utilizado por la familia, pues su estilo lo hace individualista. El puesto del conductor – de butaca deportiva y enteriza- adopta una postura de auto deportivo, es baja y confortable, aunque tal vez le falte un poco de sujeción lateral. Se logra bien la idea de sentirse en un copkit y los instrumentos de la buena consola central son accesibles con facilidad. La lectura de los relojes es buena y enmarcada en un bello fondo de color morado. Los comandos en el volante son completos y ayudan a no quitar la vista del camino.

Todo un deportivo

Dinámicamente el auto se comporta como un deportivo, pues posee un sonido de motor que lo evidencia apenas se le da marcha. Puestos a rodar notamos que la pequeña palanca de cambios es precisa y de recorridos cortos para sus seis velocidades. El confort de se ve disminuido por ese carácter deportivo debido a sus rígidas suspensiones y lo estrecho de su trayecto, aunque ello beneficia al RX-8 para ser solvente a la hora de doblar a altas velocidades, además de dar una buena sensación al conductor.

Rabia sobre ruedas

El párrafo a parte siempre corresponde al característico motor rotativo, el que es realmente pequeño (tan solo 1.3 litros de cilindrada) aunque rinde como si fuera de mayor cubicaje.

El auto es rabioso para remontar rápidamente altas revoluciones por minuto aunque, a ser sincero, recién luego de las 5000 rpm el motor comienza a girar en su máxima expresión y allí es donde rinde verdaderamente. Por debajo de esa cantidad de revoluciones sus prestaciones no son muy elocuentes.

Exótico y deportivo

La calidad del modelo es en general buena alternando algunos materiales de calidad con otros que podrían mejorarse, aunque la terminación general del vehículo es realmente destacable.

En definitiva, todo aquel que se diferencie del resto nos dará algunas innovaciones y exclusividad que nos harán resignar otros aspectos. El RX-8 será solo para quienes quieran un vehículo exótico y que, aún sorprendiendo, pueda llevar a cuatro personas y tener un comportamiento deportivo.

Fuente: Fernando Guido