We are the children

musica1 La idea detrás de esta compilación, que ya va por su quinta edición, fue pedirles a algunas leyendas de la música que ellos mismos eligieran a su nueva banda favorita para interpretar una de sus canciones. Los primeros convocados fueron David Bowie y Paul McCartney, quienes respectivamente eligieron a los neoyorquinos TV On The Radio que se encargaron de interpretar “Heroes”, y a la galesa Duffy, haciendo lo suyo con “Live and Let Die”.

A partir de esta selección inicial fue más fácil congregar a quienes completarían la lista; y no sólo eso, sino que la salida del álbum se retrasó por los pedidos de los músicos para participar en él.

Así, sumados a TV On The Radio y Duffy, la lista de artistas y canciones queda de la siguiente manera: la apertura corre a cargo de Beck y una electrizante y psicodélica versión de “Leopard-Skin Pill-Box Hat”, de Bob Dylan. Le sigue Scissor Sisters con su particular estilo haciendo “Do the Strand”, de Roxy Music. Después llega Lily Allen y la única canción en la que participa uno de los miembros de la banda original. La canción es “Straight to Hell”, la banda The Clash y el miembro original Mick Jones. Con una versión que uno se tarda para reconocerla, aparece Elbow con “Running to Stand Still”, de U2. Con seguridad las dos versiones más consecuentes de este álbum sean “Transmission”, de Joy Division, interpretada mágicamente por Hot Chip, y “Victoria”, de The Kinks, llevada a cabo por The Kooks. Estelle aparece con “Superstition”, un clásico de Stevie Wonder. Ya pasada la mitad del disco, Rufus Wainwright le aporta su voz inconfundible a “Wonderful & Song for Children”, de Brian Wilson. La versión que nos regala Peaches de “Search and Destroy” de Iggy Pop consigue uno de los momentos más crudos del álbum, para luego pasar a la versión que hace The Hold Steady de “Atlantic City” de Bruce Springsteen. Hacia el final, “You Belong to Me”, un clásico de Elvis Costello, se encuentra con la energía de The Like, pasando a una muy lograda versión de “Sheena is a Punk Rocker”, de The Ramones, en manos de los Yeah Yeah Yeahs. Para terminar y como broche de oro, Franz Ferdinand interpreta “Call Me”, de Blondie, que suena como un sucesor natural de la versión original.

Pero este álbum tiene algo más que el aporte de los músicos. El arte fue hecho por John Squire, ex The Stone Roses y quien ya había colaborado con War Child diseñando los dos primeros álbumes. También, y como otro plus, el diseñador británico Paul Smith colaboró con el arte de unas playeras exclusivas basándose en la obra de Squire.

Imperdible: los amigos de War Child destacados en MySpace. http://uk.myspace.com/warchildheroes