¿El estrés afecta el peso?

El cortisol es una hormona elaborada por las glándula suprarrenal, ayuda al cuerpo a usar la glucosa, la proteína y las grasas. Se considera la hormona del estrés pues el organismo la fabrica ante situaciones de emergencia interna (infecciones, golpes, enfermedad) o de estrés externo (presiones emocionales, “peligro” o agresión del medio ambiente) para ayudarnos a enfrentar esa dificultad.

En situaciones normales, las células de nuestro cuerpo utilizan el 90% de la energía en actividades metabólicas tales como: reparación, renovación y formación de nuevos tejidos. Pero cuando se produce situación de alarma y estrés el cerebro envía el mensaje a las glándulas adrenales para que liberen cortisol, esto hace que el organismo libere mayor glucosa en sangre para enviar cantidades masivas de energía a los músculos, de esta forma se paralizan las funciones de recuperación, renovación y creación de tejidos pues el cuerpo se concentra en resolver la situación de alarma.

Cuando la situación de estrés ocasional es superada, los niveles hormonales y procesos fisiológicos vuelven a la normalidad, pero cuando el estrés es prolongado, se disparan en el organismo los niveles de cortisol, al ser el único proveedor de glucosa del cerebro tratará de conseguirla por diferentes vías, destruyendo tejidos, proteínas musculares, ácidos grasos y cerrando la entrada de glucosa a lo otros tejidos.

Esta producción excesiva de cortisol ocasiona efectos nada gratos como: acumulación de grasa, destrucción de músculos, flacidez en la piel, debilitamiento del sistema inmunológico, elevación de la glucosa en sangre, dificultad para conciliar el sueño, insomnio, somnolencia, reducción de la función de la glándula tiroides, cambios repentinos de humor, irritabilidad, depresión, incremento del apetito, antojos por lo dulce y reducción del metabolismo.

¿Cómo solucionar esta producción innecesaria de cortisol?

Controlando el estrés prolongado, haciéndonos de herramientas que nos relajen (meditar, reír, bailar, practicar yoga, risaterapia, ejercicio constante, técnicas de respiración, entre otras.)

Puedes hacer 5 respiraciones profundas antes de dormir y también cuando notes que experimentas tensión, esto te ayudará a reducir el estrés. Es conveniente practicar yoga o meditar, piénsalo, nuestras emociones y mente también necesitan depurarse a diario. Además de sentirte más relajado estarás más alerta, brillante y creativo.

Para lograr una buena oxigenación, respira adecuadamente y descansa lo suficiente, mientras dormimos el cuerpo realiza procesos de regeneración asombrosos, recuerda que lo más conveniente es inhalar por la nariz y exhalar por la boca.

¡Controla el estrés, no dejes que controle tu vida!

www.nutricampeones.com

Twitter @nutricampeones

Facebook http://www.facebook.com/NUTRICAMPEONES

http://nutricampeones.blogspot.com/

nutricampeones@hotmail.com


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en Google.


Código QR para este post

 

 

 

 

Short Link de este post  http://bit.ly/n2zBbt 

Mide y observa tu estado emocional

La salud mental es un elemento integral de la salud que permite la realización de las capacidades cognitivas, afectivas y relacionales de todo individuo. La depresión afecta 2 veces más a las mujeres que a los hombres, 1 de cada 5 mujeres sufre una depresión mayor en su vida, la proporción disminuye a 1 de cada 10 en los hombres. Además el 2.0% de la población ha padecido depresión en la infancia o adolescencia con un promedio de 7 episodios a lo largo de la vida.

Entre el 45 y 65% de la población en la Ciudad de México tienen problemas de estrés negativo, siendo la prevalencia mayor en mujeres debido a sus múltiples roles.

¿Cómo observar y detectar tu estado emocional?

• Piensa y observa cómo te sientes por las mañanas y durante todo el día.

• Percibe si tienes dificultad para concentrarte o realizar tus actividades cotidianas.

• Identifica si estas, triste, irritado, estresado o enojado la mayor parte del día.

• Registra si tienes insomnio o exceso de sueño durante la semana.

• Observa que piensas y sientes cuando estés perdiendo el control sobre tu alimentación o sobre la necesidad de consumir alcohol, tabaco o drogas.

• Consulta algún especialista si tienes algunos de esos síntomas, así como pensamientos recurrentes de muerte o ideas suicidas, y/o estés viviendo situaciones de estrés o violencia.

• Observa y monitorea tus conductas, pensamientos y sentimientos diariamente.

• Visita a tu médico regularmente.

¡Cuídate, mídete, acude oportunamente con el especialista!

www.nutricampeones.com

Twitter @nutricampeones

Facebook http://www.facebook.com/NUTRICAMPEONES

http://nutricampeones.blogspot.com/

nutricampeones@hotmail.com


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en Google.


Código QR para este post

Short Link de este post  http://bit.ly/qxrN2D 

¿Por qué hay gente que duerme poco?‏

blogs.levante-emv.com

Se atribuye a Napoleón, insomne ilustre, esta ofensiva sentencia: “Las mujeres y los idiotas necesitan diez horas de sueño, los heridos, ocho, y los hombres, seis”. Lo cierto es que algunos hombres y mujeres duermen menos que la media sin acusar fatiga en sus actividades diurnas. Este don podría tener una explicación biológica, según un estudio reciente realizado por el equipo de Ying- Hui Fu, de la Universidad de California.

Estos investigadores han detectado que los ratones con una mutación en el gen DEC2 –gen que regula el ritmo circadiano– permanecían en brazos de Morfeo 6,25 horas, casi dos menos que el resto. A la mañana siguiente, ambos grupos de roedores realizaban las tareas encomendadas por los científicos con la misma concentración y vitalidad. Aunque esta mutación es muy rara, el hallazgo podría arrojar luz sobre los factores hereditarios que hacen que unos se conformen con unas horitas de sueño y otros duerman como marmotas.

Fuente: muyinteresante.es


card.ly

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

La tortura del insomnio‏

contenido.com.mx

Ya desde tiempos de Herodoto se daba cuenta de los estragos que este mal provocaba en los monarcas y grandes señores, y hoy es tan frecuente que en algunos países lo han padecido 8 de cada diez adultos. En México, de acuerdo con Alejandro Jiménez Genchi, jefe de la Clínica del Sueño del Instituto Nacional de Psiquiatría, más del 30 % de los mexicanos lo sufre, de los cuales 65 % no recibe ningún tratamiento. De síntomas a veces tan sutiles que las víctimas tardan años en descubrirlos y a veces tan agudos que suprimirlos resulta casi imposible, esta enfermedad provoca cansancio, tensión, reduce las energías físicas, apaga la voluntad, disminuye su rendimiento laboral, escolar, agota al sistema nervioso a tal punto que el enfermo queda expuesto a accidentes y otros problemas de salud.

El insomnio, denominado así por el padre de la medicina Hipócrates, suele clasificarse de 3 maneras, de acuerdo con los especialistas: como simple dificultad para conciliar el sueño (inicial), despertares frecuentes durante la noche (intermedio) y despertares muy temprano por la mañana (terminal). Cualquiera de estos tipos de insomnio se puede asociar con depresión, ansiedad y dolor.

Lo ideal, dicen los expertos, es que se diagnostique adecuadamente y una vez detectado realizar medidas de higiene del sueño entre las que se cuentan: tener un ambiente agradable para dormir, ir a la cama sólo para dormir, salir de la cama si le es imposible conciliar el sueño, evitar las siestas si éstas interfieren con su calidad de sueño, despertarse a la misma hora, eliminar las actividades que no sean compatibles con el sueño (dormir, fumar, comer y beber en abundancia).

Recientemente la Asciación Psiquiátrica mexicana en conjunto con Sanofi-Aventis establecieron un Record Guinnes al aplicar más de 3,640 encuestas de tipo escala ATENAS sobre trastornos del sueño para hacer conciencia de este flagelo.

Si bien, actualmente las opciones se reducen a medidas farmacológicas y no farmacológicas, lo ideal es que se consiga mantener un sueño durante 8 a 6 horras, dependiendo de cada organismo y que no haya efectos secundarios durante el día. Por ello es indispensable acudir con un médico para que sea éste quien diagnostique y brinde el tratamiento adecuado.

Fuente: contenido.com.mx

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

Estrés postraumático: ¿Sufres insomnio, falta de energía, no puedes concentrarte y te sientes abatido? Pueden ser reacción posterior a un suceso extremo y necesitas ayuda profesional.‏

estres-post Cuando se ha sido víctima directa o indirecta de un delito violento, una catástrofe o un accidente aparatoso, es muy probable que se padezca lo que en psiquiatría se conoce como trastorno por estrés postraumático.

Las víctimas de secuestros, inundaciones o asaltos se sienten mal aunque el evento haya quedado en el pasado. Al padecer este trastorno, no se puede funcionar normalmente. Los síntomas se presentan más allá de la propia voluntad. No basta el intento de familiares y amigos para procurar que uno se sienta mejor con frases como “lo bueno es que estás vivo”, ó, “ya olvida el asunto”.

Los síntomas suelen ser muy similares a los de la enfermedad de la depresión, como insomnio, falta de energía, incapacidad para concentrarse y abatimiento. Sin embargo, no se trata de una depresión. Este trastorno se presenta siempre como reacción posterior a un evento inesperado –de carácter externo– al que se ha estado expuesto y en el que se ha respondido con un temor, una desesperanza o un horror intensos.

Lo más doloroso es que el acontecimiento traumático se reexperimenta persistentemente por medio de recuerdos recurrentes e invasores de lo que sucedió. Se presentan sueños sobre el suceso en los que se experimenta el terror una y otra vez. Suelen aparecen sentimientos súbitos como si el hecho traumático operara de nuevo. Se padece un malestar psicológico intenso al exponerse a situaciones que recuerden algún aspecto del hecho traumático como puede ser su aniversario o el sitio donde ocurrió. Pueden aparecer reacciones físicas frente aquello que le recuerde el evento traumático; por ejemplo, una mujer que ha sido violada en un ascensor se pone a sudar cada vez que entra en uno.

La víctima trata de evitar los estímulos asociados con el trauma, o muestra una falta de capacidad general de respuesta. Hace un esfuerzo para impedir tener pensamientos o sensaciones que le recuerden lo ocurrido, esfuerzo inútil porque su propia mente parece acosarlo con una actividad, a veces, frenética.

Puede presentar desinterés en actividades significativas o tener una sensación de distanciamiento o extrañamiento respecto a los demás mostrando un afecto restringido; por ejemplo, incapacidad de vivir experiencias amorosas. Es común oír “fulano no es el mismo desde que le ocurrió aquella desgracia”. Detrás de esta indiferencia, se oculta el trauma con toda su dosis de miedo y dolor.

También es probable que tenga una sensación de acortamiento del futuro; no cree que vaya a vivir muchos años y deja de hacer planes. Puede presentar irritabilidad o explosiones de ira debido al malestar continuo en el que se encuentra. Hay dificultad para concentrarse, ansiedad continua y respuestas exageradas de sobresalto e hipervigilancia. Después del sismo de 1985, mucha gente despertaba continuamente durante la noche.

Se dice que el tiempo lo cura todo, que ayuda a olvidar. Es posible, pero en muchos casos, éste puede ser demasiado largo. A una joven que ha sido secuestrada o violada le puede tomar varios años recuperar algo de tranquilidad, si es que la recupera. Superar este trastorno no es fácil ni rápido, pero existe ayuda. Si usted se ha reconocido en estos síntomas o tiene un familiar cercano que los esté padeciendo, acuda con un profesional de la psiquiatría. Como toda herida, sanar tomará su tiempo, pero éste se acortará si recibe atención médica. El suceso traumático ya le lastimó bastante, no permita que le fastidie el resto de su vida.

Fuente: http://www.fernanda.com.mx