Gordo y pobre. Resultado del fin de año

marcianos.com

Segundo mes del año, estamos saliendo de los gastos navideños, de las cenas, de las fiestas y ahora se ve la oleada de bien intencionados deportistas que más por remordimiento que por amor al deporte, estan en los ginmasios. Entre los gastos y la subida de peso se deja escuchar el peor pretexto que he escuchado.

Me habría encantado estar en las fiestas de fin de año de los productores de montones de programas de radio mañaneros. Se supone que con lo que pasó en Navidad y Año Nuevo, los escuchas perdieron la cintura y se endeudaron hasta el cuello. ¡Qué boato de fiestas, qué derroche de regalos, qué emocionante! Y ahora hay que buscar la manera de perder esos kilos y poner en orden esas tarjetas.

¿O sea que en menos de un mes se pueden perder los cuadritos marcados en el abdomen? Les juro que yo los tenía, bajo esta panza. ¿Y ahora tengo una deuda extraordinaria en las tarjetas sólo por lo que les compré a mis sobrinos? ¡Bah! Ni se puede ganar tanto peso ni se puede perder tanto dinero en tan poco tiempo.

Dicen que San Pablo decía que los hábitos son la segunda piel. Nadie puede con las deudas de tarjetas en un solo mes, porque no se formaron sólo en Navidad, sino en un año entero de malas costumbres.

1. Pagar el total de la deuda es como comer verduritas en lugar de un décimo taco al pastor.
2. Prever los regalos de los sobrinos para diciembre de 2008 desde ahora es como hacer 40 abdominales diarios de aquí a Semana Santa.
3. Armar un buen portafolio de inversión, que tome en cuenta las necesidades próximas (digamos un gasto dentro de seis meses) y las de más largo plazo (el retiro, dentro de más de 10 años) es mucho mejor que ponerse a dieta un día antes de la boda.

Y para armar ese buen portafolio de inversión, Merrill Lynch sacó hoy un excelente tip: No hay que revisar las inversiones ahora porque se anunció una recesión en Estados Unidos. Hay que tener la costumbre de revisar las inversiones cada año, no cada vez que pasa algo en los mercados financieros. “Reaccionar a los eventos del mercado es equivalente a ser un inversionista indisciplinado”. Así que tenemos un número 4:

4. Revisar en qué se invierte una vez al año, que es como tener una revisión del estado de salud.

Fuente: http://www.cnnexpansion.com


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en Google.


Código QR de este post

Short Link de este post http://bit.ly/xR3Bt9

Decir ‘mentiras’ financieras, despilfarrar el dinero o crear dependencia económica pueden convertirse en un verdadero dolor de cabeza en tu matrimonio. Diez consejos para aprender a manejar las finanzas de esa empresa, llamada hogar.

how-to-save-my-marriage.com

Al empezar una vida en pareja, son muchos los factores que se deben tener en cuenta para tener una convivencia agradable. Un tema bastante delicado, es la administración de las finanzas del hogar, que en muchos casos no se discute antes o después del matrimonio, pero sí puede llegar a ocasionar serios problemas en esa empresa, llamada hogar. Gastar el dinero de forma irresponsable, asumir deudas insostenibles o decir ‘mentiras’ financieras pueden convertirse en un verdadero dolor de cabeza.

La planeación financiera es la única forma de tomar conciencia sobre las necesidades económicas en el hogar y determinar las estrategias más apropiadas para lograr metas comunes. Al igual que las personas, el matrimonio tiene un ciclo de vida financiero (acumulación de capital, crecimiento de capital, preservación del capital y transferencia de capital), en donde el manejo de las finanzas es una tarea en la que hay que compartir.

No se puede olvidar que después del matrimonio, tu cónyuge se convierte en su socio financiero más importante. Y como en cualquier sociedad, las estrategias financieras en el matrimonio funcionan si se basan en la comunicación abierta, basada en la confianza.

Aquí te presentamos diez recomendaciones, que te ayudarán a prevenir esos problemas, antes de que se tengan que lamentar:

NO tengas secretos financieros

Lo más importante es decir la verdad sobre tus deudas, tus gastos, tus inversiones y tus hábitos de consumo. Si ambos conocen los movimientos financieros del otro, se ahorran malos entendidos y cada uno sabrá que es lo que el otro desea. También dará la oportunidad de definir cuáles son las prioridades para ambos y empezar a trabajar por hacer realidad sus sueños.

No hay que esperar hasta que se presente un problema para abordar el tema del dinero, pues otras emociones pueden opacarlo. Al momento de hablar estos temas vale la pena usar un lenguaje claro y tranquilo. Hay que evitar expresiones como “tu nunca me das suficiente” o “eres un tacaño”. También hay que ser flexible, generoso y buen negociante, de lo contrario puede haber una lucha de poder entre ambos, en la que se hieran susceptibilidades, causen frustraciones y hayan malos entendidos.

Ahorren conjuntamente

Es clave iniciar una cultura de ahorro de manera constante y periódica, y proteger el patrimonio construido. Los expertos coinciden en que, independientemente de los gastos fijos del hogar, ambas personas deberían destinar por lo menos el 10% de su sueldo como un ahorro. Estos recursos deben destinarse tanto para cumplir objetivos financieros de corto y de largo plazo, como para cubrir imprevistos.

Identifiquen metas comunes

Definir metas de corto y de largo plazo conjuntamente, así como crear presupuestos familiares, son algunas de las herramientas que facilitarán administrar tu vida en pareja. Lo que se debe buscar siempre es que ambos vayan en la misma dirección y trabajen por el mismo fin –ya sea programar las próximas vacaciones, comprar una casa, cambiar de carro, montar un negocio, volver a estudiar o planear una jubilación-.

Si se lleva un registro de ingresos y de gastos, podrán conocer cuál es su estado financiero cada día y comenzar a hacer una planeación.

Planeen su jubilación desde ya

Comienza a ahorrar para tu vejez desde joven. Recuerda que en muy pocos casos la pensión es suficiente para asegurar un ingreso parecido al salario que recibías antes de pensionarte, así que vale la pena preguntarse que maneras puedes utilizar para tener otras fuentes de ingreso cuando dejes de trabajar.

Entre más años te queden para pensionarse, puedes usar una política de inversión más agresiva, para hacer crecer tu capital.

Establezcan un fondo de contingencias

Reserven una parte de sus ingresos para un fondo de contingencias futuras, es decir enfermedades, accidentes, desempleo o cualquier problema que pueda presentarse. La idea es que los recursos de este fondo alcancen para cubrir por lo menos los gastos de la pareja por seis meses.

Inviertan

Asesorarse adecuadamente para invertir es otra de las recomendaciones de los expertos para no descuidar el aspecto financiero del hogar. La idea NO es guardar ese 10% que se ahorra (ya sea para cumplir sus metas o para el fondo de contingencias) debajo del colchón, ya que ese dinero va perdiendo valor por la inflación.

Es aconsejable abrir una cuenta a la vista, en la que se asuman bajos riesgos y que igual permita generar ganancias. NO se recomienda invertir los recursos destinados para contingencias en activos poco líquidos,  ya que puede ser difícil salir a venderlos cuando se tenga una necesidad.

Repartan las responsabilidades

De la misma forma que se decide quién bota la basura, quién lleva los niños al jardín de niños o quién hace la comida, hay que definir la forma cómo se repartirán los gastos del hogar.

Así que lo que hay que hacer es compartir los gastos. Se recomienda asumir los costos fijos por persona y no dividiéndolos, esto quiere decir, que uno se encargue de pagar los servicios públicos y otro la cuota del apartamento. La idea es que ninguno se sienta abrumado con todos los gastos, ni que sienta que no tiene suficiente manejo de las finanzas del hogar. Se deben evitar desacuerdos y problemas.

Eviten la dependencia económica

NO resulta bastante sano que ambas personas cuenten con sus propios ingresos y no haya una dependencia económica ni autonomía. En una relación mediada por el dinero, puede resultar en sentimientos de inseguridad para el dependiente y en malos tratos.

Juntos pero no revueltos

Aunque se trata de la persona con la que has decidido compartir tu vida, a la hora de gestionar tus finanzas vale la pena distinguir entre lo que es ‘suyo’, ‘mío’ y ‘nuestro’. Hay que definir entonces si van a crear una cuenta colectiva en la que depositarán los ahorros para la compra de la casa o la educación de sus hijos.

Además, es conveniente tener unas cuentas individuales, para manejar los gastos propios a su discreción e incluso satisfacer uno que otro capricho. Esta última opción, no implica una pérdida de confianza con la pareja, ya que no tiene que ocultarse la existencia de este tipo de cuentas.

Firmen acuerdos

Aunque puede parecer poco romántico, los acuerdos antes del matrimonio permiten dejar las cuentas claras desde un principio.

Al firmar acuerdos, la pareja puede acordar que determinados bienes que normalmente harían parte de la sociedad conyugal, no lo sean. Por ejemplo, uno de los dos podrá dejar por fuera las acciones que tiene en una determinada compañía, el apartamento que recibió o el carro que acaba de comprar.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que estos acuerdos NO excluyen la sociedad conyugal, solo sirve para determinar que bienes la conforman y excluir otros.

Tomado de: http://www.finanzaspersonales.com.co por Paola Arias Gómez


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en  Google.


Código QR de este post

Short Link de este post http://bit.ly/fg2jds

Si, ya nos lo sabemos. Siempre todos nos dicen “protege tus ahorros”, “ahorra” etc… Pero ¿Cómo? Pues Adina Chleminsky (Cabrona y Millonaria) te lo dice

 

myspanishnotes.blogspot.com

oktor Dinero: He ahorrado por años hasta que por fin tengo un pequeño “guardadito” con el que pienso vivir mis años dorados. Me ha costado tanto trabajo juntar este dinero que me da miedo que algo le pase.

¿Alguna sugerencia para poderlo conservar fuerte y sano?

Para una generación acostumbrada a preocuparse sólo por el presente, pensar, y más aún, ahorrar para el futuro, es una tarea que requiere un enorme compromiso, paciencia y dedicación.

La mayor parte de nosotros vivimos utilizando como mantras frases como “mañana será otro día” o “porque hacer hoy lo que se puede dejar para mañana”, y en consecuencia postergamos planear para tener un ahorro digno.

Incluso las mejores intenciones muchas veces pierden su camino.

Podemos empezar muy comprometidos a formar un pequeño “nidito” para el retiro (ya sea como apoyo a una afore o en sustitución de esta), pero poco a poco, conforme pasa el tiempo y se presentan otras opciones de gasto u otras “prioridades”, vamos perdiendo enfoque y dejamos de darle la importancia que requiere.

Si ya empezaste con una cuenta de ahorro para el retiro, te felicito, tienes ya una buen parte del camino andado, ahora pon énfasis en no cometer los siguientes errores para poder mantener tu dinero “fuerte y sano” y maximizar el provecho que vas a sacar en tus años dorados.

Error # 1: No seguir ahorrando. Aun cuando ya tengas el dinero que crees necesitar para tu retiro o estés muy confiado de poderlo obtener pase lo que pase, es muy importante que NO DEJES DE AHORRAR; el tener una cuenta cada vez más grande y fuerte te permite no sólo contar con mayores recursos monetarios para tu retiro, sino relajar un poco las expectativas que tienes en torno a los rendimientos que esperas recibir.

Si ya conseguiste la meta que tenías planeada para tu cuenta del retiro, lo que puedes hacer es relajar tus políticas de ahorro; por ejemplo, en vez de depositar en tu cuenta para el retiro 10% de tus ingresos, deposita cinco o siete por ciento.

Error #2: No cambiar tus inversiones de acuerdo con la edad. Conforme vas “envejeciendo” tu portafolio de inversiones debe ir mutando. Entre más se acerque la edad de tu retiro menor es el riesgo al que debes de exponer tu patrimonio con el fin de evitar sufrir un susto por algún revés del mercado. La teoría dice que debe invertir en el mercado accionario (o sea en instrumentos más riesgosos) un porcentaje equivalente a 100- tu edad. Cada cinco años reevalúa tu cuenta de retiro con el expreso fin de asegurar que poco a poco se vuelva más conservadora (ojo: debes revaluar cada año en base a otros parámetros).

Error #3: No Reevaluar. Cada seis o 12 meses debes sentarte a revisar tu portafolio de inversiones y preguntarte lo siguiente ¿me ha dado los rendimientos que esperaba? ¿los instrumentos en los que tengo invertido mi dinero tienen un potencial atractivo a futuro?, ¿es tiempo de vender algún instrumento y/o de comprar algún otro? Con base en lo que contestes rediseña tu portafolio de inversión para poder aprovechar al máximo las oportunidades del mercado.

…Pero también ten mucho ojo con reevaluar demasiado seguido, o sea estar saltando de una inversión a otra ante la más mínima señal del mercado, ya sea porque buscar especular expresamente o porque estás demasiado nervioso con algún evento o pronóstico. Esta es una estrategia extremadamente riesgosa que incrementa las posibilidades de equivocarte e impide que maximices los rendimientos de acuerdo con los plazos… Esto se puede considerar el Error #4: Brincar de una inversión a otra.

Error #5: No tener una cuenta de emergencia. Además de tus cuentas de ahorro debes contar con un dinero ahorrado para usarse sólo en caso de una eventualidad, como una enfermedad que te impida trabajar o un despido inesperado.

Debes mantener ahí dinero suficiente para solventar entre 3 y 6 meses de gastos y el dinero debe estar invertido en instrumentos extremadamente seguros y líquidos.

El no contar con esta cuenta te puede orillar a “echarle una manita” a tus ahorros para el retiro en caso de enfrentar algún desliz en la vida.

Aun cuando hoy sea difícil apreciar las ventajas que evitar estos errores puede tener, en un futuro, cada vez más cercano, vas a agradecerte el haberlos corregido.

Fuente: cabronaymillonaria.blogspot.com por Adina Chleminsky

Sigan a Adina en Twitter! “Lo mio lo mio lo mio son las Finanzas Personales, pero tambien twitteo sobre el mundo, poesia, relaciones, sabiduria popular… Las mujeres somos multifaceticas”


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en Google.


Código QR de este post

Short Link de este post http://bit.ly/gYm294

Una cruda realidad de los mexicanos: nadie planifica sus gastos, bueno, casi nadie

gloria.franquicias-personales.com

El 70% de los mexicanos dice llevar un registro de sus gastos, de este grupo de personas, 34% lo escribe en papel o en algún medio electrónico y 36% lo hace de forma mental, sin embargo, 16% de ellos no está satisfecho con la forma que administra su dinero.

Esto de acuerdo con la Encuesta sobre presupuesto y riesgos financieros, que realizó la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), en el marco de la Semana Nacional de Educación Financiera.

Roberto Bello Salcedo, director general de Estudios sobre Consumo de Profeco, comentó que, la encuesta refleja que las personas que tienen problemas financieros aun al planear, son aquellos que sólo llevan un registro mental.

“Esto refleja que llevar de forma física la planeación es mucho más efectiva, puede ser en papel o en medios electrónicos, los buenos resultados y logros son mayores que quien sólo lo lleva de forma mental”, comentó Bello Salcedo.

De acuerdo con la encuesta, de las personas que llevan sus cuentas mentalmente, sólo 62% puede hacer una planeación financiera a futuro, mientras que quien lo lleva en algún medio electrónico 91% lo logra.

La encuesta que se levantó en el Distrito Federal y zona metropolitana a 1,325 personas de nivel económico alto, medio y bajo durante el mes de agosto del 2010, lo que refleja que el nivel de educación financiera en México sigue siendo bajo y no hay distinción entre nivel económico o de estudios.

Al respecto, Arturo Luna Canales, director general de Promoción de la Cultura Financiera de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) comentó: “Aquellos que dicen que lo hacen mentalmente la verdad es que no quisieron decir que no lo hacen, los que lo hacen en una hoja de cálculo o papel siguen siendo muy pocos”.

Los expertos coincidieron en que la única forma de llevar a cabo los planes financieros es a través de la correcta elaboración de un presupuesto, y es que la misma encuesta refleja que aun en el grupo de las personas que llevan un registro de sus gastos, 12% no está satisfecho, 28% está satisfecho pero ambos tienen problemas con su administración, mientras que 56% sí está satisfecho y no tiene problemas financieros.

Pocos planifican sus gastos

Los resultados de la encuesta sobre presupuesto y riesgos financieros que realizó Profeco, 33% de los encuestados dijo que tiene deudas, de los cuales destaca que 43% son con la tarjeta de crédito, 15% con los préstamos bancarios, 10% en crédito a la vivienda o préstamo sin intereses.

Es importante mencionar que la tarjeta de crédito es el principal medio de financiamiento para realizar compras.

De ellos, 47% paga el total del adeudo en tiempo y forma mientras que 21% paga sólo el mínimo.

“El nombre lo dice, es pago mínimo, si queremos acabar más rápido con las deudas hay que dar un poco más, en las calculadoras de la Condusef podemos ver qué tanto se alarga una deuda de tarjeta si se paga el mínimo”, comentó Roberto Bello.

Ahorrar o atesorar

Debido a los problemas financieros que se vivieron en épocas pasadas, la gente está decidida a ahorrar más, de acuerdo con el estudio de Profeco, 51% de los encuestados destina un porcentaje de sus ingresos al ahorro, aunque no todos lo hacen en el sistema formal.

Sólo 22% de los encuestados ahorra en alguna institución financiera, y 29% lo hace en casa, caja de ahorro, tanda o en su negocio.

“Existe una confusión entre ahorro y atesoramiento, el ahorro sólo es en el sistema formal, el colchón o el cochinito, son atesoramiento, porque no generan nada de intereses y con el tiempo, la inflación se come esos recursos”, comentó Roberto Bello de Profeco.

jarmadillo@eleconomista.com.mx

CREDITO: Judith Armadillo Mejía / El Economista

Fuente: eleconomista.com.mx


card.ly

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

Hablando del Alma: El dinero y tu, esa relación difícil

Una de las relaciones que comenzamos desde niños, queriendo o no, es la que tenemos con el dinero, una de las más complicadas de llevar actualmente pero que si se lleva de forma sana, trae múltiples beneficios a nuestro entorno

¿Cómo te llevas con el dinero?

De eso y más charlamos con la Psic. Blanca Almeida DIngler este día

Charla con nuestra terapueta la Psic. Blanca Almeida Dingler.

Pueden consultar a Blanca Almeida Dingler en su sitio en internet http://www.terapiaenlinea.com.mx o en Twitter como @hablandodelalma


card.ly

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

Competitividad ¿Realmente comprendes ese término? ¿Lo aplicas? Si no, deja que una especialista de IXE Grupo Financiero te lo explique

Definiciones de Competitividad

*Conquistar, mantener y ampliar la participación en los mercados (G. Müller, 1995).

*Conjunto de habilidades y condiciones requeridas para el ejercicio de la competencia, entendida esta última como la rivalidad entre los grupos de vendedores y como parte de la lucha económica.

*Capacidad de un país, un sector o una empresa particular, de participar en los mercados extremos (R. Feenstra, 1989).

*Habilidad sostenible de obtener ganancias y mantener la participación en el mercado (R. Tamanes, 1988).

Bueno, muy buenas definiciones, tomadas de http://www.contactopyme.gob.mx pero, por favor, explicado con peras y manzanas nos sería más sencillo de entender, asi que dejemos que Lucía Martín, Analista Económico de IXE Casa de Bolsa nos lo explique.

Fuente del video: http://www.ixe.com.mx

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contibuír a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google

Planea. Es el mejor blindaje ante la crisis

quierollegar11LA RECESIÓN ES PROFUNDA Y NADIE PUEDE PRONOSTICAR SU DURACIÓN.

Muchas personas parecen tener duda acerca de por qué la quiebra de algunas instituciones financieras nos puede afectar tan severamente como dicen.

En realidad, esto es parte de un problema mucho más complejo y que viene de tiempo atrás.

Como todos seguramente hemos leído o escuchado en los medios, desde hace algunos meses, se comenzaron a observar signos importantes de debilitamiento de la economía de Estados Unidos.

Se hablaba de una desaceleración económica que podría convertirse en recesión.

Pero, además, existían presiones inflacionarias causadas por las alzas de los alimentos en el mundo, así como en el precio del petróleo y otras fuentes de energía.

La combinación debajo crecimiento económico, o más bien decrecimiento, y de presiones inflacionarias es realmente el peor de dos mundos y no se ha vivido antes.- Por mi lado, para combatir la desaceleración económica se requiere incentivar el consumo a través de una reducción en las tasas de interés, pero esto favorece la inflación. Y viceversa.

Esto genera un dilema para los bancos centrales; ¿incentivar el crecimiento, o controlar la inflación; cómo hacer ambas cosas? La solución no es fácil.

Lo que la crisis financiera ha generado, entre muchas otras cosas, es que ahora el crédito es más escaso, lo cual acentúa las posibilidades de una recesión, la cual, de hecho, ya es una realidad.

Y nadie sabe cuánto durará: toma tiempo restablecer río sólo la confianza, sino también el orden en el sistema financiero.

En resumen, el verdadero problema para los bolsillos de todos nosotros es la recesión, la cual es mucho más profunda de lo que se pensaba en un principio.

Menos de todo

México, desde luego, no esta aislado. Más de la mitad de lo que producimos, lo vendemos en los Estados Unidos de América, y en otros países, entre ellos los que forman parte de la Unión Europea Europa (UE).

Si estos países están en recesión, significa que nos comprarán menos, lo cual a su vez genera que las empresas tengan que recortar su producción y, con ella, sus gastos

Eso desencadena, por ejemplo, pérdida de fuentes de trabajo, entre muchas otras cosas.

Con esto se genera menos consumo, lo cual a su vez desacelera más la economía.

Por ende, se entra en un circulo vicioso del cual es complicado salir.

Desde luego, como otras veces, quizá estoy simplificando demasiado un problema que es mucho más complejo, en aras de que la gente pueda comprender un poco lo que está pasando, pero sobre todo comprender porque, aunque aún no se estén notando sus efectos, nos afectará de manera significativa.

Asumir el control

Ahora bien, con todo lo que se ha oído de la crisis, la gente se pregunta qué puede hacer cómo se puede preparar para enfrentarla de mejor manera.

Como siempre, la respuesta es muy sencilla: a través de una adecuada Planeación Financiera Personal.

Si somos como la mayoría de la gente; tenemos deudas significativas, no sabemos bien en qué gastamos, sólo que no nos alcanza, tomamos decisiones de inversión con base en el miedo o en lo que nos “dicen” y no tenemos un fondo para afrontar emergencias, obviamente esta crisis nos afectará de manera muy severa.

En cambio, las personas que tienen todos estos aspectos bajo control están en posición óptima para enfrentarla.

Como podemos ver, la adecuada Planeación Financiera Personal resulta, en tiempos de crisis, como una especie de blindaje.

Esto no significa que no resentiremos sus efectos, pero sin duda alguna tendremos todas las armas para afrontarla.

Entonces, hagámonos un favor si no tenemos nuestras Finanzas Personales en una situación óptima, no perdamos más tiempo. Comencemos de una buena vez. Todo lo que logremos de aquí en adelante nos permitirá quedaren una mejor posición.

Comencemos entonces por ver cómo ganamos y cómo gastamos nuestro dinero.

Hagamos una lista de todo lo que compramos en la última semana, o reconstruyamos el mes pasado, y veamos adónde se va nuestro dinero.

Lo anterior nos permitirá conocer cómo gastamos, lo cual es el punto de partida para realizar posibles ajustes y establecer un presupuesto que esté realmente basado en nuestro patrón de consumo y en nuestras necesidades.

Proteger y no apostar

Con respecto a nuestras inversiones, sigamos en todo momento un proceso disciplinado de inversión, acorde con nuestros objetivos.

Lo peor que podemos hacer es tomar decisiones precipitadas o a causa del miedo en épocas como las actuales.

Evitemos “apostar” nuestro dinero en algo que no sabemos si va a suceder o no y que puede ponemos en fuertes predicamentos.

Y no dejemos de lado los seguros; la protección que ellos brindan es esencial y necesaria en todo momento.

Si no podemos pagarlos, busquemos a nuestro asesor para que nos ayude a reducir el monto de cobertura, pero no los olvidemos.

No hay nada peor que tener que necesitarlos en momentos de crisis y no contar con ellos.

Mantenga su “colchón” para emergencias.

Si tenemos deudas de corto plazo como en tarjetas de crédito, destinemos lo más posible a pagarlas y no las usemos hasta que nuestra deuda se reduzca a cero.

Hay que hacer un verdadero esfuerzo para lograrlo. Estos créditos representan, en realidad, “un ahorro negativo”, un compromiso por algo que ya adquirirnos, que ya disfrutamos por el cual además pagamos intereses altísimos, en lugar de ganarlos.

Son una verdadera trampa, como mencionamos en nuestra colaboración anterior.

Si no las tenemos, o hemos logrado eliminarlas, entonces destinemos lo más posible al ahorro.

Primero para formar un “colchón”, un fondo para emergencias, que nos permita tener cierta liquidez para lo que venga.

No dejemos de lado el ahorro de largo plazo, como por ejemplo para nuestro retiro: sigamos contribuyendo aunque sea un poco.

Pero hoy tiene prioridad el de corlo plazo, hasta que logremos juntar un fondo para emergencias que contenga entre tres y seis meses de gasto familiar corriente.

Sal del clásico: “No sé en qué se me va el dinero … nunca me compro nada”

El coco de todos, lo que nos cuesta mucho trabajo aprender, peor que aprenderse las tablas de multiplicar en la primaria o aprender álgebra en la secundaria. Hablamos del presupuesto personal. Y es que es clásico el decir o el escuchar: “No sé en qué se me va el dinero, si nunca me compro nada”

Mira, se supone que hacer un presupuesto debe servir para saber qué pasó con tu dinero al final del mes –o del año, si eres un trabajador independiente-. Pero para que sirva, hay que seguir estos mandamientos, que ayudarán a tener un mejor control:

1.- Incluye en el presupuesto las vacaciones, los regalos y las fiestas. La tendencia es a sólo incluir las cosas que suenan a obligatorias, como las colegiaturas y los seguros, y a olvidar las vacaciones y los premios. Como de todos modos tú y tu familia van a querer esos premios, es mejor preverlos, para no gastar de más en el momento en que hay que disfrutarlos. Lo importante es que los gastos estén programados o previstos.

2.- Pon a trabajar tu dinero mientras no lo usas. Como ya sabes cuánto vas a gastar dentro de 28 días, pon tu dinero en un fondo de inversión que te de rendimientos durante ese lapso y sácalo cuando llegue el momento de pagar las cuentas.

3.- Organiza los gastos según su destino y su frecuencia. Hay tres grandes apartados: gastos fijos, periódicos y variables. El consumo de electricidad, por ejemplo, es un gasto fijo, el mantenimiento –como la compostura de un baño- es variable y el pago del predial es periódico, porque sabes cada cuánto se tiene que hacer. Hay algunos formatos que se pueden bajar de internet, como el de Finanzas Prácticas.

También en http://www.cnnexpansion.com puedes consultar un formato elaborado por María Cecilia Meade, directora de educación continua de la Escuela de Administración de Instituciones (Esdai), y María Elena Islas, coautoras del libro “Cuando el dinero nos alcance”.

¿Sabes tu cuánto gastas mensualmente en alimentos, transportes o diversiones? ¿Suelet programar sus gastos más significativos o éstos te toman por sorpresa? ¿Quién controla el dinero en tu hogar?
La administración de la economía familiar es un asunto que puede resultar muy complicado y conflictivo cuando no se maneja adecuadamente. Las autoras de este libro ofrecen a las amas de casa, y a cualquier persona que desee sanear sus finanzas, un sistema práctico y efectivo para aprender a controlar sus gastos.

La estabilidad económica se refleja en la emocional, propicia el acercamiento entre la pareja, la participación familiar, el compartir responsabilidades; además, le da a las personas la seguridad de tener por lo menos lo indispensable para vivir y, sobre todo, les permite aprovechar las crisis como oportunidades para formarse en los verdaderos valores, lo que es sin duda una base sólida para que las nuevas generaciones aprendan a elevar tanto la cantidad de satisfactores, de bienes o servicios, como la calidad de vida, en la que es más importante el ser que el tener.

El dinero es un bien útil para obtener un fin, mas no un fin en sí mismo; de esta idea parten las autoras para delinear paso a paso el método que ha ayudado a muchas familias a lograr que sus finanzas domésticas resulten funcionales.

Fuentes:

http://www.cnnexpansion.com

http://www.up.edu.mx