Decir ‘mentiras’ financieras, despilfarrar el dinero o crear dependencia económica pueden convertirse en un verdadero dolor de cabeza en tu matrimonio. Diez consejos para aprender a manejar las finanzas de esa empresa, llamada hogar.

how-to-save-my-marriage.com

Al empezar una vida en pareja, son muchos los factores que se deben tener en cuenta para tener una convivencia agradable. Un tema bastante delicado, es la administración de las finanzas del hogar, que en muchos casos no se discute antes o después del matrimonio, pero sí puede llegar a ocasionar serios problemas en esa empresa, llamada hogar. Gastar el dinero de forma irresponsable, asumir deudas insostenibles o decir ‘mentiras’ financieras pueden convertirse en un verdadero dolor de cabeza.

La planeación financiera es la única forma de tomar conciencia sobre las necesidades económicas en el hogar y determinar las estrategias más apropiadas para lograr metas comunes. Al igual que las personas, el matrimonio tiene un ciclo de vida financiero (acumulación de capital, crecimiento de capital, preservación del capital y transferencia de capital), en donde el manejo de las finanzas es una tarea en la que hay que compartir.

No se puede olvidar que después del matrimonio, tu cónyuge se convierte en su socio financiero más importante. Y como en cualquier sociedad, las estrategias financieras en el matrimonio funcionan si se basan en la comunicación abierta, basada en la confianza.

Aquí te presentamos diez recomendaciones, que te ayudarán a prevenir esos problemas, antes de que se tengan que lamentar:

NO tengas secretos financieros

Lo más importante es decir la verdad sobre tus deudas, tus gastos, tus inversiones y tus hábitos de consumo. Si ambos conocen los movimientos financieros del otro, se ahorran malos entendidos y cada uno sabrá que es lo que el otro desea. También dará la oportunidad de definir cuáles son las prioridades para ambos y empezar a trabajar por hacer realidad sus sueños.

No hay que esperar hasta que se presente un problema para abordar el tema del dinero, pues otras emociones pueden opacarlo. Al momento de hablar estos temas vale la pena usar un lenguaje claro y tranquilo. Hay que evitar expresiones como “tu nunca me das suficiente” o “eres un tacaño”. También hay que ser flexible, generoso y buen negociante, de lo contrario puede haber una lucha de poder entre ambos, en la que se hieran susceptibilidades, causen frustraciones y hayan malos entendidos.

Ahorren conjuntamente

Es clave iniciar una cultura de ahorro de manera constante y periódica, y proteger el patrimonio construido. Los expertos coinciden en que, independientemente de los gastos fijos del hogar, ambas personas deberían destinar por lo menos el 10% de su sueldo como un ahorro. Estos recursos deben destinarse tanto para cumplir objetivos financieros de corto y de largo plazo, como para cubrir imprevistos.

Identifiquen metas comunes

Definir metas de corto y de largo plazo conjuntamente, así como crear presupuestos familiares, son algunas de las herramientas que facilitarán administrar tu vida en pareja. Lo que se debe buscar siempre es que ambos vayan en la misma dirección y trabajen por el mismo fin –ya sea programar las próximas vacaciones, comprar una casa, cambiar de carro, montar un negocio, volver a estudiar o planear una jubilación-.

Si se lleva un registro de ingresos y de gastos, podrán conocer cuál es su estado financiero cada día y comenzar a hacer una planeación.

Planeen su jubilación desde ya

Comienza a ahorrar para tu vejez desde joven. Recuerda que en muy pocos casos la pensión es suficiente para asegurar un ingreso parecido al salario que recibías antes de pensionarte, así que vale la pena preguntarse que maneras puedes utilizar para tener otras fuentes de ingreso cuando dejes de trabajar.

Entre más años te queden para pensionarse, puedes usar una política de inversión más agresiva, para hacer crecer tu capital.

Establezcan un fondo de contingencias

Reserven una parte de sus ingresos para un fondo de contingencias futuras, es decir enfermedades, accidentes, desempleo o cualquier problema que pueda presentarse. La idea es que los recursos de este fondo alcancen para cubrir por lo menos los gastos de la pareja por seis meses.

Inviertan

Asesorarse adecuadamente para invertir es otra de las recomendaciones de los expertos para no descuidar el aspecto financiero del hogar. La idea NO es guardar ese 10% que se ahorra (ya sea para cumplir sus metas o para el fondo de contingencias) debajo del colchón, ya que ese dinero va perdiendo valor por la inflación.

Es aconsejable abrir una cuenta a la vista, en la que se asuman bajos riesgos y que igual permita generar ganancias. NO se recomienda invertir los recursos destinados para contingencias en activos poco líquidos,  ya que puede ser difícil salir a venderlos cuando se tenga una necesidad.

Repartan las responsabilidades

De la misma forma que se decide quién bota la basura, quién lleva los niños al jardín de niños o quién hace la comida, hay que definir la forma cómo se repartirán los gastos del hogar.

Así que lo que hay que hacer es compartir los gastos. Se recomienda asumir los costos fijos por persona y no dividiéndolos, esto quiere decir, que uno se encargue de pagar los servicios públicos y otro la cuota del apartamento. La idea es que ninguno se sienta abrumado con todos los gastos, ni que sienta que no tiene suficiente manejo de las finanzas del hogar. Se deben evitar desacuerdos y problemas.

Eviten la dependencia económica

NO resulta bastante sano que ambas personas cuenten con sus propios ingresos y no haya una dependencia económica ni autonomía. En una relación mediada por el dinero, puede resultar en sentimientos de inseguridad para el dependiente y en malos tratos.

Juntos pero no revueltos

Aunque se trata de la persona con la que has decidido compartir tu vida, a la hora de gestionar tus finanzas vale la pena distinguir entre lo que es ‘suyo’, ‘mío’ y ‘nuestro’. Hay que definir entonces si van a crear una cuenta colectiva en la que depositarán los ahorros para la compra de la casa o la educación de sus hijos.

Además, es conveniente tener unas cuentas individuales, para manejar los gastos propios a su discreción e incluso satisfacer uno que otro capricho. Esta última opción, no implica una pérdida de confianza con la pareja, ya que no tiene que ocultarse la existencia de este tipo de cuentas.

Firmen acuerdos

Aunque puede parecer poco romántico, los acuerdos antes del matrimonio permiten dejar las cuentas claras desde un principio.

Al firmar acuerdos, la pareja puede acordar que determinados bienes que normalmente harían parte de la sociedad conyugal, no lo sean. Por ejemplo, uno de los dos podrá dejar por fuera las acciones que tiene en una determinada compañía, el apartamento que recibió o el carro que acaba de comprar.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que estos acuerdos NO excluyen la sociedad conyugal, solo sirve para determinar que bienes la conforman y excluir otros.

Tomado de: http://www.finanzaspersonales.com.co por Paola Arias Gómez


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en  Google.


Código QR de este post

Short Link de este post http://bit.ly/fg2jds

Hablando del Alma: El dinero y tu, esa relación difícil

Una de las relaciones que comenzamos desde niños, queriendo o no, es la que tenemos con el dinero, una de las más complicadas de llevar actualmente pero que si se lleva de forma sana, trae múltiples beneficios a nuestro entorno

¿Cómo te llevas con el dinero?

De eso y más charlamos con la Psic. Blanca Almeida DIngler este día

Charla con nuestra terapueta la Psic. Blanca Almeida Dingler.

Pueden consultar a Blanca Almeida Dingler en su sitio en internet http://www.terapiaenlinea.com.mx o en Twitter como @hablandodelalma


card.ly

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

Hablar del dinero resulta difícil para las parejas, pero no hacerlo puede acabar con una relación; conoce estas sencillas estrategias para poner las cuentas claras y tener un romance duradero.

balanza-amorDicen que “cuando el dinero sale por la puerta, el amor escapa por la ventana”. Y con crisis financiera o no, más vale asegurar que tu relación de pareja no termine por problemas económicos.

Las finanzas de pareja son un tema que debe discutirse abiertamente para evitar conflictos. “Sigue siendo un tema tabú, pero los problemas relacionados con el dinero son la segunda causa de divorcio en México”, dice en entrevista la experta en Economía Familiar de la UP y autora del libro Cuando el dinero nos alcance, Cecilia Meade.

Evitar el tema no sólo es un gran error, sino el inicio de un fracaso económico que puede traer consecuencias personales, “la falta de planeación financiera condiciona el crecimiento de la pareja y puede comprometer su evolución”, afirma, por su parte,  el experto en finanzas personales, Salvador Tamayo.

Manos a la obra

Los especialistas recomiendan, además de mucha paciencia y perseverancia, pensar en la vida en pareja como un proyecto o una empresa, pues para que funcione, ambas partes debe cooperar y trabajar al mismo ritmo.

No existen recetas universales, pero sí algunas estrategias que te ayudarán a que el dinero se convierta en un aliado para satisfacer las necesidades y alcanzar los objetivos en pareja.

* Cada cosa en su lugar: Es preciso encontrar el momento justo, pues siempre es mejor cuando dos cabezas piensan en lugar de sólo una. No hay que  tocar el tema todos los días, de lo contrario, a los problemas económicos habrá que sumarle los conyugales; hay que manejar la situación con inteligencia. Los expertos recomiendan una hora y lugar donde acuerden hablar específicamente de sus finanzas, como una comida o ‘noche financiera’ donde se resuelvan los problemas y no se vuelva a tocar el punto hasta la siguiente sesión, a menos que haya una situación grave.

* Haz un diagnóstico: Si no sabes qué es lo que tienen ni dónde están parados, no puedes comenzar de manera correcta. Hay que conocer los recursos de cada uno para no tomar decisiones a ciegas, recomienda Tamayo. Cada cónyuge debe poner sobre la mesa su ingreso, bienes, inversiones, tarjetas de crédito, deudas a corto y largo plazo, nivel de ahorro y sus hábitos de compra para tener un panorama real de la situación financiera, señala Meade.

* Elaboren un presupuesto: Decir lo que tienen y lo que gastan no es suficiente, hay que ponerlo en papel para que no haya dudas y sea más fácil distribuirlo, afirma Cecilia Meade. Para este presupuesto hay que tomar en cuenta sí los gastos del mes, pero también los periódicos, como colegiaturas, seguros, pagos fijos, etcétera. Si se tienen deudas lo primero es trazar acciones definidas para sanear las finanzas, si no, decidir un monto para el ahorro. Descarga el modelo de presupuesto que propone la Profeco.

* Estrategias: Los especialistas recomiendan definir cuáles son los objetivos de cada uno en el área personal, y cuáles los que quieren alcanzar en pareja. En base a ello deben definirse acciones concretas para conseguirlos.

* 1+1= 2 ingresos: Aunque al juntar ingresos se puede tener la sensación de mayor bonanza, esto puede no ser del todo cierto: “Habitualmente se piensa que con dos sueldos hay más margen para gastar y contraer deudas, pero lo cierto es que conforme la pareja evoluciona los gastos aumentan, así que siempre hay que tener en cuenta que el dinero gastado hoy, es un recurso que puede faltar mañana”, dice Tamayo. Toma decisiones financieras a largo plazo.

* Gastos del hogar: En vez de dividir los gastos por rubros, es más sano juntar el ingreso para que el pago de servicios  de la casa sea común y ninguno pueda ejercer control económico sobre la pareja, pues esta situación también puede afectar negativamente la relación, afirma la académica de la UP. También puede darse el caso de que uno siente que tiene derecho a tomar decisiones importantes sin consultar al otro. Establezcan cuál será la aportación de cada uno al hogar.

* Sean precavidos: Hay que poner especial interés en el tema del retiro y quitar la idea que los hijos van a mantenernos, por ello hay que asegurarse de que se está trabajando para el retiro de ambos. Los expertos recomiendan tener cuentas, fondos de inversión o seguros conjuntos y destinar al menos 10% de los ingresos para el ahorro. Recuerden que no siempre son épocas de vacas gordas.

* La sinceridad vale oro: Un problema común es la forma en que se dividen las labores financieras, al principio puede funcionar, hasta que haya algún inconveniente que haga que uno de los dos sienta que carga mayores responsabilidades que el otro, por ello es importante hablar. Otros optan por ocultar ciertos gastos o ahorros para evitar peleas o críticas: “siempre hay que abogar por la comprensión de la pareja y empatar metas”, finalizan los expertos.

Fuente: http://www.cnnexpansion.com