La ley no es la ética

phpwebquest.org

Ayer escribía que los conflictos se resuelven apelando a la ética, la ley y la justicia. El ciudadano de a pie se hace mucho lío a la hora de diferenciar el orbe ético del orbe legal. Muchas veces se tilda de comportamiento poco ético aquel que ha violado una ley, se habla de inmoralidad cuando lo que se ha llevado a acabo es una ilegalidad. Seamos claros. La ley está impregnada de ética (de hecho, todo imperativo ético que ha sido conculcado sistemáticamente y que hemos considerado necesario para que no se lesione la convivencia ha terminado transfigurándose en ley), pero la ética no pertenece al perímetro vigilado del Derecho. Todo acto que vulnera las leyes es punible, y por ello quien lo ejecuta y es descubierto sufre un castigo o una sanción. Quien ha defraudado, ha practicado evasiones fiscales, o se ha dedicado al latrocinio, no es que haya actuado con escasa ética, es que ha cometido hechos condenables claramente tipificados y sancionados en el código penal. La conducta ética se confina al espacio privado, a un entorno y unas acciones que hemos decidido mantener al margen de instancias exteriores o heterónomas, independientes de órgano regulador alguno. Ese escenario nos pertenece a nosotros como personas autónomas. Por tanto la ética no se circunscribe al ámbito de la ley. Una persona puede quebrantar preceptos éticos que consideramos básicos y no sufrir ni amonestación ni castigo. La conducta no ética no se puede sancionar. Se puede repudiar, censurar, criticar, objetar, pero no castigar. No existe ningún protocolo sancionador para el infractor de enunciados éticos.

Esta inexistencia de un código sancionador no significa que el que destrona la ética con su conducta eluda cierto control, soslaye toda posible penalización. Es la comunidad la que ejerce un control autorregulador sobre nuestra conducta, la que audita y evalúa nuestra manera de conducirnos. La catedrática de Ética en la Universidad de Valencia, Adela Cortina, en su libro Ciudadanos del mundo (Alianza Editorial) lo resume muy bien: «Las malas acciones no se castigan con una ley impersonal, sino con el desagrado de los familiares, los amigos, los colegas. Los castigos y las recompensas morales que otorgan los miembros del grupo son para la persona un incentivo mucho mayor para asumir las propias responsabilidades que la sanción legal». Los demás dictaminan el valor de nuestra conducta, la validan a la amonestan con dispositivos sociales como la exclusión, el ostracismo, la crítica, la soledad, o al contrario, con el aplauso, la admiración, el elogio, la amistad. Kant defendía que la publicidad de un acto que vulnera los cánones éticos es el mayor de los castigos que se puede infligir a alguien. Si la máxima que subyace a una acción no soporta ser publicitada, se colige que el temor a su divulgación social señala precisamente que esa máxima estropea los principios necesarios para una convivencia saludable. Muchos apologetas del relativismo descarnado insisten en que no existen valores éticos sino particulares, que lo que para mí puede ser un valor sustantivo para otro puede ser un valor accesorio. Un indicador de si una conducta es ética o no es universalizarla y preguntarnos si el mundo sería más habitable o más incómodo. Interrogarnos qué ocurriría si todos nos comportáramos del mismo modo. Para despejar la duda de cómo actuar en determinados momentos, universalice su conducta y publicítela. Disminuirá la incertidumbre.

Escrito por Josemi Vallepara el blog “pensar para actuar” en negociaccion.net

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

Ralph Lauren y su poca ética profesional. ¿Son creadores de ilusiones en el mundo de la moda … o destructores de vidas?

La firma de moda Ralph Lauren se ha disculpado por haber adelgazado en el Photoshop la cintura de una de sus modelos hasta extremos increíbles. La polémica se desató después que dos blogs Photoshop Disasters y Boingboing publicaran la foto con comentarios críticos sobre la tóxica influencia de estas imágenes entre las jóvenes. La compañía envió a sus abogados para que retiraran la imagen, cosa a la que Boingboing se negó. Su responsable Cory Doctorow replicó con un mensaje en el que criticaba que se quisiera utilizar el copyright para amenzar a quienes sostienen posiciones críticas y, además de avisar que mantendrían su política editorial, recomendaba a Ralph Lauren que ofreciera a sus modelos sopas y bocadillos nutritivos.

Un portavoz de la firma Ralph Lauren ha pedido disculpas públicas por la foto. El portavoz ha manifestado a Daily Mail, que “durante 42 años hemos construido una marca basada en la calidad y la integridad”. Tras una investigación, comentaba, reconocían su responsabilidad por el retoque que ha tenido como resultado “una imagen distorsionada del cuerpo de una mujer”. El portavoz se comprometía a tomar más precauciones en el futuro y que “el calibre de nuestro trabajo artístico” represente apropiadamente a la marca.

La modelo de la foto es Filippa Hamilton, con un cuerpo mucho más saludable del que luce en la imagen de Ralph Lauren. En algunos comentarios de los blogs que publicaron la foto se destacaba, con perplejidad, que la cabeza era más grande que la pelvis.

El mundo de la moda hace tiempo que se debate entre la imagen de sus delgadas modelos y el impacto que las mismas pueden tener entre jóvenes que pueden sucumbrir a la anorexia o la bulimia.

Fuente: http://www.elpais.com

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contibuír a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google

Las predicciones de una conducta se basan sobre todo en el sedimento informativo que proporciona la experiencia, el catálogo, en el que se registra lo que uno ha hecho a lo largo de su vida. Por tanto proporcionan información al otro para que pueda prever cómo actuaremos en el futuro.

brjulaSeguimos estos días en ENE reflexionando sobre la confianza. Ha bastado con escarbar un poco, para que el tema se nos muestre interesantísimo. Si es cierto que, como afirmaba William Faulkner, se puede confiar en las malas personas porque no cambian jamás, la confianza en alguien requiere de conductas pautadas, de patrones predecibles. Existen generadores de confianza, elementos que al agruparse fabrican y transmiten confianza. Puesto que la confianza está directamente relacionada con la capacidad de predicción, cuanto más se pueda avizorar un comportamiento, mayor será la tasa de confianza.

Las predicciones de una conducta se basan sobre todo en el sedimento informativo que proporciona la experiencia, el catálogo el que se historia lo que uno ha hecho a lo largo de su vida. Las pautas se pueden prever cuando los demás muestran simetría entre lo que dicen y lo que hacen, convierten sus palabras en la vanguardia de sus actos, transparentan coherencia sabiendo que la coherencia obliga a determinados y esperables resultados, mantienen fidelidad a un código de valores, lealtad inquebrantable a sus convicciones, son sinceros y responsables en tanto que no se despojan de las titularidad de las consecuencias de sus actos. Resumiendo. El gran yacimiento de confianza se encuentra en actuar de tal modo que nuestros actos generen una pauta y por tanto proporcionen información al otro para que pueda prever cómo actuaremos en el futuro. Ahí radica su confianza o su desconfianza en nosotros.

Fuente: www.enegociacion.com / Josemi Valle

Italia reabre el caso de la eutanasia con una mujer que lleva media vida en coma. Eluana Englaro, de 33 años, lleva en coma irreversible 15 años

eluana_engralo El Tribunal Supremo italiano decidió el martes que se tiene que repetir el proceso que negó poder suprimir la alimentación asistida que mantiene con vida a Eluana Englaro, de 33 años, y en coma irreversible desde hace 15, tal y como pide su padre.

Este tribunal aceptó el recurso del Beppino Englaro, que hace más de diez años que comenzó una batalla legal en la que pide que se deje morir su hija, ante lo que considera un ensañamiento terapéutico.

Desconectad las máquinas, dejad morir a mi hija, tened un poco de dignidad

De esta manera, el Tribunal de Apelación de Milán, aunque una diferente sección a la que ya negó esta posibilidad, volverá a estudiar la petición del padre de Eluana.

En la sentencia, el Supremo ha establecido que la interrupción de la alimentación se puede autorizar sólo en presencia de dos circunstancias: “que se pruebe que se trata de un estado vegetativo irreversible y que se compruebe que Eluana, en el caso de poder elegir, habría preferido no continuar el tratamiento”.

El Supremo reitera que si una de las dos circunstancias no subsiste, “el juez tendrá que negar la autorización ya que prevalecerá el derecho a la vida, independientemente del grado de salud, de autonomía, y de capacidad de decisión”.

Novedades jurídicas

La sentencia reabre así el caso de Eluana e introduce novedades jurídicas sobre la posibilidad de concesión de la eutanasia en el país, pues hace dos años, el Supremo había negado el recurso de la familia Englaro.

El Supremo especificó que “actualmente hay una carencia legislativa que proporcione las indicaciones en casos de petición de suspensión de tratamientos médicos por parte de los tutores de personas en coma y sin esperanzas de mejoría”.

Un trágico accidente de tráfico

El caso de Eluana Englaro, de 33 años, y en estado neuro-vegetativo irreversible desde que tuvo un accidente de tráfico en 1992, se compara en Italia al de la joven estadounidense Terry Schiavo, que falleció después de que un Tribunal decidiese que fuese desconectada la sonda alimenticia como pedía su marido.

“Desconectad las máquinas, dejad morir a mi hija, tened un poco de dignidad”, ha repetido en estos años Beppino Englaro, que ha escrito a todas las autoridades italianas pidiendo que “cese la agonía” tanto para Eluana como para el resto de las personas que se encuentran en esta situación.

Fuente: http://www.eluniversal.com.mx

Alcanza tus sueños

etica1.jpg A veces se tienen claros ciertos objetivos pero en otras ocasiones no estan tan claros:

Bajar de peso, tener un poco mas de dinero, o dejar de fumar son metas claras y deseables. Son logros que valen la pena alcanzar. Otras veces no tenemos idea de que hacer, pero intuimos que queremos hacer algo para cambiar y mejorar. En cualquier caso, detrás de nuestros objetivos se encuentran otras metas mas generales. Principios que muchas veces no nos detenemos a pensar pero que son el marco de nuestro diario quehacer. La salud es primero; armonia interna y familiar son igualmente importantes; equilibrio economico de corto y largo plazo, también. De todo esto platicaba una tarde con algunas personas cuando una de ellas afirmó. Para alcanzar tus sueños personales, lo esencial es vivir con ética. Vaya afirmación!!!

 

Virtud es fuerza

Por un momento me sorprendió con su afirmación ¿Acaso la ética nos da la fuerza para alcanzar lo que deseamos? Entiendo a la ética como una forma de ahorrarnos problemas pero nunca había pensado en que, al llevar una vida con principios, es posible alcanzar aquello que realmente buscamos en la vida. Siempre había imaginado que la moral era una especie de camino pavimentado que evitaba llevarnos por senderos peligrosos, que era una suerte de carretera con rieles de autoconteción, pero nunca había imaginado a la moral como un poderoso motor que nos impulsa día a día a obtener precisamente aquello que buscamos como personas. Aunque, si lo analizamos un poco, suena lógico que una vida virtuosa nos conduzca precisamente a obtener aquello que realmente deseamos.

 

 

Libre de elegir

 

La ética es la capacidad que tiene cada persona de autogobernarse asi misma. Es tomar responsabilidad de los propios actos y rendir cuentas a uno mismo y a nadie más. La ética es diferente a la moral religiosa pues no se ejerce por ser orden absoluta sino por una toma de postura voluntaria. Es una moral que libremente asumimos pues la reflexionamos y la hacemos propia. Tampoco debemos confundirla con una obligación de cumplir con las leyes de gobierno. Somos libres de cumplir o no con la ley . Podemos pasarnos el semáforo rojo una y otra vez, el problema es que si lo hacemos seguramente vendrá la ocasión donde nos metamos en serios problemas nosotros mismos al tener un accidente mayor. O acabar perdiendo la licencia de conducir. Perder la libertad de tránsito, no nos conviene.

 

 

seneca_.jpgLo que me conviene

 

En general todos queremos vivir, y vivir bien. Queremos seguir viviendo, por eso somos cuidadosos en no pasarnos el alto del semáforo. Queremos seguridad. Rechazamos la muerte y la parálisis. Buscamos ser más humanos, todos los días nos esmeramos en ser mejores. Vivir bien es nuestra prioridad. Y para todo ello es que realizamos acciones virtuosas. En palabras de Séneca “el valor de toda virtud radica en ella misma, ya que no se practica en orden al premio, la recompensa de la acción virtuosa es haberla practicado”. Cada uno de nuestros actos nos van construyendo. Somos lo que decidimos ser y al tomar buenas descisiones nos vamos dando la gran vida. Las buenas decisiones son síntomas de amor propio. Lo hago por que me valoro.

 

 

No siempre esta claro

 

El asunto que estudia la ética es precisamente como tomar buenas desiciones ¿Pero cómo saber que es lo correcto? Podemos afirmar que un coche es bueno cuando el automóvil no da problemas mecánicos y además no gasta mucha gasolina. Una actriz es buena cuando actua creíblemente, pero cuando se trata de relaciones humanas, lo bueno es mucho mas difícil de establecer, por ejemplo, en ocasiones decir la verdad puede causar un grave daño para alguien. Si alguien nos preguntara donde esta x persona pues quiere encontrarla para darle una golpiza, estamos entonces ante una situación donde responder con la verdad resultaría un daño para la antes mencionada, decir la verdad nos haria complices. No es esta una invitacion a mentir si no un solo ejemplo de cómo lo bueno –decir la verdad no siempre es tan bueno.

 

 

 

Etica rentable

 

 

 

Mentir en general es malo. Entiendo que “malo” es aquello que no me conviene. Y no me conviene por que al mentir estoy levantando una barrera entre mi persona y la persona a la que miento. Eventualmente las mentiras son descubiertas, al mentir se rompe la confianza que existe en esas dos personas. Quien miente es vista con sospecha. Poco a poco quien miente se va cerrando las puertas, queda aislado, de esto se trata la ética. De saber vivir en sociedad. Necesitamos vivir de la mejor manera posible. De actuar lo mejor posible con los demás para beneficio de uno mismo.

 

 

erich-fromm.jpg Moldea tu personalidad

 

 

Para los estudiosos de la ética. “lo bueno es aquello que me conviene” pero ello no significa que el egoísmo o el aislamiento sean el camino a nuestra realización. Por el contrario, para Erich Frommel hombre encuentra su felicidad y la realización plena de sus facultades únicamente en relación y solidaridad con sus semejantes”. Tratar a los demás como quieres que los demás te traten, es la regla fundamental de la ética. Pero, afirma Fromm, “es igualmente justificado afirmar: todo lo que hagas a otros te lo haces tambien ati mismo”. Para ser amado y reconocido por otros, lo esencial es ponerse en los zapatos de los demás. La empatía como una de las mas grandes virtudes en el arte de vivir. Un arte donde “el hombre es al mismo tiempo el artista y el objeto de su arte; es el escultor y el mármol, el medico y el paciente“.

 

Amor asi mismo

 

 

El fracaso de la cultura moderna no reside en su principio de individualismo, tampoco en la idea de que el bien moral es lo mismo que la consecución del interés propio, sino de la deformación del significado del interes propio, no en el hecho de que la gente se ocupa demasiado de su interes propio, si no en que no se ocupa suficientemente del interés de su verdadero yo; no en el hecho de ser demasiado egoístas, sino en el de no amarse asi mismos.