¿Cuándo diremos por fin adiós al mobbing?

 

mba.americaeconomia.com

Conocido como psicoterror laboral o acoso en el trabajo, está comenzado a ser tomado en cuenta por América Latina. Es así como se van creando más leyes contra esta práctica. El perfil de hostigadores y víctimas, el ciclo del acoso, los tipos existentes y -finalmente- ¡qué hacer en caso de ser hostigado!

Una mujer escapa de su esposo, dejando su casa y llevándose a los niños. Acción que la obliga a buscar trabajo en una mina donde su padre trabajaba durante años. Al tiempo comienza el acoso moral, manifestándose tanto en difamaciones como en reiteradas burlas. Esta película, que mundialmente fue conocida como “North Country”, retrata la historia que Josey Aimes vivió en 1983.

Pero vivencias como estas se reproducen día a día y, por lo visto, se han ido haciendo públicas mientras los años pasan. Se le conoce como psicoterror laboral o acoso en el trabajo, pero popularmente se le llama mobbing.

Consiste en hostigar a otra persona de forma consciente y sistemática. Puede ser de jefe a empleado y viceversa -descendente o ascendente-, y entre pares, o sea, verticalmente.

Este asedio se ha vinculado al bullying, pero a diferencia de éste que se genera en las escuelas, el mobbing se desarrollan en los empleos.

Y los esfuerzos legales por erradicar este conflicto laboral no son pocos en la región, pese a que en Europa estén más adelantados que América Latina.

En Francia y España el acoso laboral está tipificado como delito. Mientras en el país galo se prevén multas de hasta €$ 60.000 ( US$ 85.306 ) y penas de hasta tres años en prisión, en el mayor país de la Península Ibérica recién en diciembre pasado se incluyó un segundo párrafo al artículo 173, tipificando por primera vez en la historia del Código Penal español al acoso laboral de forma descendente como delito.

“Las víctima hasta hace poco se defendían jurídicamente por otras figuras legislativas, como el ataque a la dignidad y como acoso en el código penal. En la legislación europea también contempló como delito al acoso por discriminación”, explica Marina Parés, perito social jurídico en situaciones de acoso y terapeuta experta en acoso laboral, www.acosomoral.org.

En América Latina las acciones son más lentas. En Chile hay instancias judiciales donde se ha apelado a leyes de protección general de la dignidad y salud del trabajador, y en Uruguay se están dando mejoras como el llevar a cabo la primera sentencia por hostigamiento en el trabajo.

Colombia, en cambio, desde 2006 cuenta con legislación específica que castiga el hostigamiento laboral, la que obliga a adoptar medidas preventivas y correctivas sobre este asunto. A su vez, se dispone que las Empresas Prestadoras de Salud deberán pagar el 50% del costo del tratamiento de enfermedades profesionales, en este caso, asociado a las secuelas del mobbing.

Sin embargo, las leyes existentes, por lo general, sólo castigan o toman medidas frente al acoso descendente, dejando de lado el que se produce de trabajadores a jefes y entre pares.

El soberbio: la presa principal

Esta especie de juego que necesita de un acosador y una víctima. Curiosamente el tipo más frecuente de hostigamiento es sobre personas que son aparentemente fuertes y muy sociables. “Usualmente las víctimas son soberbias y cumplen bien con sus labores. Pueden incluso tratar con despotismo a los demás y no confíar en ellos. En el caso de los jefes acosados, estos pueden ser personas controladoras, que les cuesta delegar”, explica Jorge Llaguno, profesor de Factor Humano, en Ipade.

Este perfil se contrapone con el que usualmente se retrata a las víctimas, a quienes se cree sumisas y débiles. No es comúnmente así, pero con el paso del tiempo y conforme van soportando las agresiones, su autoestima se debilita y terminan creyendo ser poco capaces para lo que antes creían ser aptos.

Lo curioso, es que quienes han sido víctimas del mobbing, pueden llegar a ser victimarios. “En el fondo ambos comparten rasgos comunes, por eso es que la relación es tan fuerte”, dice Parés.

El alto perfil de quienes serán hostigados atrae a los acosadores, “quienes tienden a acusarse a través de sus actitudes y lenguaje paradójico”, advierte Parés. Es decir, dicen algo, pero dan a entender otra cosa.

Sus acciones son motivadas por envidia, necesidad de venganza, inseguridad o hasta de personas con rasgos patológicos. Sin embargo, “el origen real de la actitud de acoso la mayor parte de las veces es por la necesidad de que otro sea sometido. Ellos buscan convertirse en líderes informales”, acota la experta.

Este acoso deviene en un ciclo, el que -según Llaguno- transita por cuatro fases: dañando la autoestima de la persona, aislándola, atacándola formalmente y prestándole apoyo.

Es en esta fase final -de la supuesta “salvación”- es cuando el hostigador, notando el estado debilitado de la víctima, le tiende una mano, para quedar como su único aliado. Una situación que tampoco pone fin al acoso, porque se forma en el hostigador la sensación de pleno poder sobre la víctima, quien suele transformarse en una especie de aliado en la búsqueda de otro para acosar.

Los tipos de acoso

El acoso se puede tipificar por origen y por motivo. En este último tipo, se reconocen cuatro formatos:

El Estratégico: Es una acción planeada y usualmente concertada para conseguir ventajas concretas, como lograr que un trabajador se vaya de la empresa sin beneficios sociales o sacarse un jefe de encima. “Está estructurado y desde afuera cuesta verlo. Un ejemplo claro, es cuando las compañías reciben incentivos fiscales al contratar a jóvenes. Luego de cierto tiempo, éstos deben contratarlos, por lo que buscan que se vaya antes con la intención de volver a contratar a otro y recibir nuevamente los beneficios”, dice Parés.

El de gestión: se caracteriza por ser ejercido por alguien que se sabe complicado en su relación con los demás y no se refrena. En comparación con el “estratega”, el abusador actúa solo, y la compañía como tal no sabe de esto y tampoco estaría de acuerdo si se enterara.

El Sancionador: La finalidad de este tipo de acoso es castigar a alguien frente a los demás, de modo que la sanción resulte ejemplificadora para el resto. Se hace para mostrar poder frente al grupo, generando amedrentamiento.

El Perverso: Es el tipo que surge de una patología, por parte de personas que presentas rasgos “psicópatas integrados”, es decir, que no se notan a primera vista. Suele haber mucha hipocresía para encubrir mejor el hostigamiento, y funciona muchas veces como el asesinato en serie. Si bien no hay asesinato, lo que se busca es destruir las ganas de vivir y la confianza de alguien, o sea, hacer daño.

¿La oficina es un caldo de cultivo?

Mientras Parés cree que las empresas no crean a hostigadores, sino que estos cambian el clima laboral de las oficinas, Llaguno asegura que son las organizaciones las que propician estas actitudes, en especial cuando permiten un clima “acosador-entorno indulgente”.

Sea de un modo u otro, “lo importante comprender que los efectos del mobbing no sólo tienen consecuencias en el trabajador que es acosado, sino que también en la organización propiamente tal. Por lo mismo, la empresa puede tener problemas de productividad y un clima laboral que se resiente”, tercia Juan Pablo Swett, director general de Trabajando.com.

Frenando el mobbing

Para evitar el mobbing, Llanguno de Ipade aconseja fomentar más una cultura de objetivos compartidos, porque así la víctima asume que no pude trabajar solo, pues “las conductas individualistas resultan ideales para el hostigador”, a quien de éste modo es más fácil aislarlo.

A su vez, se necesitan de medidas correctivas. En este caso se puede instalar buzones de denuncia en las compañías, pero teniendo cuidado. Llanguno advierte que se tiene que saber distinguir de las quejas reales y de aquellos reclamos que sólo son “incendios por nada”. También “es útil realizar encuestas entre los trabajadores, con el fin de volverles la confianza”, dice.

“Es importante que se planifiquen y diseñen las relaciones que hay al interior de la organización, que se vele por la calidad de las relaciones laborales, evitar el exceso de competitividad entre los trabajadores, capacitar a los líderes para que estén preparados para identificar posibles conflictos y que sean capaces de reconciliación, y establecer canales de detección y actuación frente al mobbing”, dice Swett.

A nivel de los trabajadores, estos también pueden producir cambios en la organización.

Entre las acciones más exitosas está la denuncia acreditada de los acosadores, por parte -ojalá- de grupos organizados de colegas de ambos sexos, quienes se plantan frente a la dirección de la empresa, y -en el caso de que esta sea cómplice- en los organismos legales, sindicales o gremiales de defensa.

Fuente: mba.americaeconomia.com por Daniela Arce


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en Google.


Código QR para este post

Short Link de este post http://bit.ly/fisGRV

¿Sabías que tu obesidad podría deberse a tu inseguridad en tu empleo? Se descubre que la inseguridad económica produce obesidad

Código QR para este post

Short Link de este post http://bit.ly/ObesidadOficina


flickr.com

El estrés de estar expuesto a la inseguridad económica haría que las personas que viven en países regidos por el denominado libre mercado sean más propensas a volverse obesas, dijeron investigadores británicos.

Los estadounidenses y los británicos son muchos más propensos a ser obesos que los noruegos y los suecos, indicaron investigadores de la Oxford University en la revista Economics and Human Biology.

El equipo sugirió que el estrés de vivir en un sistema social competitivo sin un estado de bienestar fuerte haría que las personas coman más.

“Las políticas para reducir los niveles de obesidad tienden a focalizarse en alentar a las personas a cuidarse a sí mismas, pero este estudio sugiere que la obesidad tiene causas sociales más amplias”, dijo Avner Offer, profesor de historia económica que dirigió la investigación.

“Resultaría que los beneficios económicos de los mercados flexibles y abiertos tienen un costo en lo que hace a la salud pública y personal que rara vez se tiene en cuenta”, añadió el experto.

El equipo de Offer analizó 11 países desarrollados y halló que aquellos con un régimen de libre mercado, con incentivos fuertes al mercado y estados relativamente débiles, presentaban en promedio un tercio más de obesidad.

Al comparar cuatro países de habla inglesa con formas liberales de mercado, Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá y Australia, con siete naciones relativamente ricas de Europa que tradicionalmente cuentan con una protección social mayor, Finlandia, Francia, Alemania, Italia, Noruega, España y Suecia, el equipo halló que la inseguridad económica estaba fuertemente relacionada con los niveles de obesidad.

Los países con mayores niveles de empleo y seguridad en el ingreso se asociaron con menores niveles de obesidad, indicaron los investigadores.

“Básicamente, nuestra hipótesis es que las reformas liberales de mercado estimularon la competitividad tanto en el ámbito laboral como en lo que consumimos, y esto ha minado la estabilidad y seguridad personal”, dijo Offer en un comunicado sobre los resultados del estudio.

El investigador también argumentó que el surgimiento y aumento de la obesidad a gran escala comenzó durante la década de 1980, lo que coincide con el auge del liberalismo de mercado en los países de habla inglesa.

El incremento de la obesidad en las sociedades ricas suele atribuirse a una disponibilidad cada vez mayor de alimentos económicos, accesibles, de alto contenido calórico y preprocesados en las cadenas de comida rápida y supermercados, pero el equipo de Offer reveló que las influencias económicas son aun mayores.

Los autores midieron el impacto de la comida rápida usando un índice de precio creado por la revista The Economist, que muestra las variaciones internacionales en el costo de la hamburguesa Big Mac de McDonald´s.

Calcularon que la disponibilidad de comida rápida tenía alrededor de la mitad del efecto que tiene la inseguridad económica sobre la prevalencia de obesidad.

“La influencia más poderosa que descubrimos sobre los niveles de obesidad es la inseguridad”, concluyó el equipo.

Fuente reforma.com


card.ly

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

Si una imagen dice más que mil palabras, imagínate que pueden decir una serie de imágenes a lo largo de los años!

yonkis.com

Pon tus barbas a remojar!

Fuente: yonkis.com


card.ly

 

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

¿Te puedes morir por trabajar? Muchas empresas, que quieren sobrevivir ante la dura competencia, demandan de su personal un gran esfuerzo, que genera fatiga y estrés, que poco a poco, va deteriorando su salud y en graves ocasiones les lleva a la muerte…

Imágenes mariomourino.wordpress.com & sinestres.info

“Hay hombres que trabajan como si fueran a vivir eternamente” – Demócrito

Amo mi trabajo, todo el tiempo estoy en mi oficina, tomo una bebida y como unas galletas para no perder tiempo, me apasiona tanto el trabajo que aun durmiendo resuelvo problemas.

¿Acaso esta será la panacea para enfrentar situaciones críticas que amenazan el nivel de éxito o supervivencia de las organizaciones?

Muchas empresas, que quieren sobrevivir ante la dura competencia, demandan de su personal un gran esfuerzo, que genera fatiga y estrés, que poco a poco, va deteriorando su salud y en graves ocasiones les lleva a la muerte.

Es que intenso trabajo se relaciona con alta productividad, y para muestra basta un botón, una nación reconocida por su intenso trabajo sin descanso es Japón, que tras su derrota en la 2da. Guerra Mundial, tuvo un acelerado ritmo de recuperación que dejo mucho muy atrás los estándares que tenía como pueblo, para convertirse en la segunda potencia mundial, muchas son las razones por las cuales se logro este crecimiento vertiginoso, una de ellas, quizá la más importante, fue el tremendo esfuerzo que hicieron los japoneses, trabajando al máximo para salir de la pobreza.

A ellos se debe el término del concepto de muerte por sobrecarga de trabajo Karōshi, concepto que ha puesto en duda el llamado milagro japonés, puesto que se relaciona con la sobreexplotación, con trabajar para dejar de vivir.

El primer caso de karōshi fue en 1969 cuando un empleado de embalaje de una gran compañía de periódicos japonesa falleció de un ataque al corazón a los 29 años de edad, después de llevar más de 40 días seguidos sin apenas descansar.

El karōshi empezó a ser visible durante los años 80’s cuando ejecutivos japoneses trabajando bajo mucha presión y estrés empezaron a morir de forma imprevista y brusca en sus puestos de trabajo.

Actualmente se calcula que más de 10,000 japoneses mueren al año por karōshi. La muerte por karōshi es repentina y sobreviene por hemorragia cerebral, insuficiencia cardiaca o respiratoria, debido a un exceso de fatiga que produce alta presión y endurecimiento arterial.

Hoy por hoy la presión laboral, el trabajar por encima del horario de forma continua, ha ocasionado que muchas personas sufran problemas o enfermedades derivadas del exceso de trabajo, entre los que destacan derrames cerebrales y ataques al corazón.

Al trabajar como si la vida fuera eterna, se hace a un lado el disfrutar de una buena calidad de vida, la mayoría de las veces desplaza a nuestra pareja, hijos, padres, hermanos, amigos e inclusive a nuestra propia persona, por eso importante administrar nuestro tiempo de modo que se pueda gozar de todos los momentos que hacen real la vida, el estar aquí y ahora, dedicar una hora a la familia al 100%, treinta minutos a mi persona exclusivamente sin pensar en problemas laborales y mejor aun ser realmente productivo en el horario laboral, puesto que como dijo Henry Cooke “el trabajo pesado es por lo general la acumulación de tareas livianas que no se hicieron a tiempo”, y como lo decía mi antiguo jefe “aquel que tarda más de 8 horas en realizar su trabajo está haciendo algo mal”.

Fuente: enplenitud.com por Lic. Janet Delgado González

Especialista en RH y Desarrollo Humano

http://www.direccioneficaz.com

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

Impacto inicial. Según los especialistas, los primeros 90 días de un líder en su cargo tienen un fuerte impacto en sus probabilidades de éxito. Pero, cuando se trata de crear estrechas relaciones con los subordinados directos, el lapso es mucho menor.

liderCuando llega un nuevo líder, la ansiedad aumenta. Quienes eran considerados de excelente desempeño por el jefe anterior se preocupan por mantener su alta estima.

Los otros empleados tratan de mejorar su posición. Cualquiera sea la ubicación en la jerarquía, las personas se acercan al nuevo jefe tratando de anticipar amenazas y oportunidades.

Cuando la gente no sabe por qué su nuevo jefe actúa de cierta manera, suele atribuir su conducta a su personalidad o estilo (“es brusco”) más que a las exigencias de la situación (“se espera que produzca rápidos resultados”). Al mismo tiempo, el nuevo líder saca conclusiones de las palabras y comportamientos de sus subordinados directos. Las investigaciones sugieren que la mayoría de los jefes clasifican rápidamente a los subordinados en dos grupos: aquellos en los que planea apoyarse y los que no.

Los estudios muestran que estas distinciones se hacen tempranamente, al quinto día de ejercer las nuevas funciones. Pero las actitudes y los comportamientos de los empleados son fácilmente malinterpretados y hay altas probabilidades de que los líderes se equivoquen.

Rótulos adherentes

El error inicial no sería importante si las clasificaciones se cambiaran sin mayores problemas, pero nuestras investigaciones demuestran que los rótulos puestos en la primera semana o mes tienden a permanecer por largo tiempo debido a dos factores principales:

Refuerzo cognitivo.

Los rótulos inciden en la interpretación de los comportamientos y los resultados. La tendencia a torcer las evidencias para que se correspondan con las expectativas —y mantener los rótulos intactos— es conocida como “desvío de atribución”.

Es particularmente prevalente en las organizaciones, en contextos en los que las relaciones complejas entre las acciones y las consecuencias están abiertas a la interpretación.

Refuerzo de comportamiento.

Un rótulo tiende a suscitar comportamientos coherentes con él, aún cuando el rótulo sea implícito. Las diferencias significativas en el desempeño de los empleados se manifiestan sólo una semana después de impuesto el falso rótulo; por ejemplo, si un nuevo líder piensa que un subordinado “necesita ayuda”, le dará instrucciones más específicas que a otros, seguirá los resultados más de cerca y se involucrará personalmente ante la primera señal de problemas.

Pero estas medidas, tendientes a ayudar, suelen producir el efecto contrario porque el subordinado se siente encasillado e incapaz de brillar por sí mismo y la actitud controladora del jefe lo desmotiva. El empleado pierde confianza y deja de asumir riesgos o proponer ideas, porque considera que el jefe no apreciará sus esfuerzos.

El comportamiento de los subordinados

Los subordinados que tuvieron una mala primera impresión de su jefe suelen ponerse a la defensiva, lo cual despierta la desconfianza del jefe y lo incita a controlarlos de cerca. De la misma manera, los empleados que sospechan que el nuevo jefe es duro o injusto desestiman el feedback correctivo, considerándolo un ataque personal.

Cuando el jefe percibe que los empleados ignoran sus comentarios, tiende a dar instrucciones aún más estrictas, confirmando la opinión negativa de los subordinados. Sin importar quién haya sido el primero en calificar con rótulos, el proceso no tarda en activarse en ambas direcciones y produce un ciclo vicioso. Para evitar los malos comienzos, algunas sugerencias son las siguientes:

Encuadrar la relación. Los jefes pueden influir en las primeras impresiones de los subordinados directos. El contacto frecuente en el periodo formativo de la relación facilita que el jefe comunique las prioridades y las medidas de desempeño, y le da la oportunidad de aprender sobre su gente.

Crear un clima abierto y de apoyo. Invertir tiempo en las personas es una señal de compromiso con ellas y el punto de partida para incentivar la buena voluntad. Es el depósito de buena voluntad lo que ayuda al nuevo líder a superar los errores iniciales y conseguir el beneficio de la duda en las decisiones ambiguas o dolorosas.

Resistirse a los rótulos. El impulso a clasificar a la gente está profundamente enraizado, pero los líderes pueden adquirir mayor conciencia de este proceso. En particular, los jefes deberían resistir las etiquetas de desempeño amplias o genéricas, como “más fuerte” o “más débil”, que son simplistas y, por ende, no son buenas guías para la acción.

Intervenir en las etapas tempranas. Para mantener las relaciones individuales por el buen camino, los problemas deben ser resueltos apenas son percibidos. La intervención retrasada aumenta la amenaza y la vergüenza asociadas al problema, le da un ribete punitivo al feedback y reduce las posibilidades de que el subordinado reaccione favorablemente. Un hábito sencillo consiste en discutir tanto los datos como su interpretación con la persona involucrada.

Lo que impide a los jefes hacer esto es, precisamente, la presunción de que saben lo que determina los resultados (como la falta de capacidad, de juicio o de esfuerzo). Cuando los jefes se toman el trabajo de verificar sus presunciones, a menudo descubren que han malinterpretado las conductas o motivos de los subordinados como también han ignorado factores atenuantes.

La oportunidad de responder a las presunciones del jefe ayuda a incentivar la buena voluntad de los subordinados.

© 2008 Harvard Business School Publishing, distribuido por New York Times Syndicate.

Fuente: http://www.mx.hsmglobal.com

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contibuír a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google

Presentan estrés laboral 30% de empleados. Los hombres y la población joven son más proclives; se presenta en trabajadores de todos los niveles, desde altos mandos hasta operativos y técnicos‏

estres En tiempos normales es común que se presente, pero en momentos en los que la crisis económica augura mal tiempo para el futuro, el estrés se vuelve más común entre los trabajadores. Se estima que en cualquier ambiente de trabajo, al menos 30 por ciento de los empleados presentan el síndrome burnout o estrés laboral, y de éstos, los más proclives son los hombres y la población joven. Antes se pensaba que los únicos individuos con problemas de salud derivados de la exposición a factores de estrés, eran los altos ejecutivos y los trabajadores de niveles medios. Sin embargo, ahora se ha encontrado una variedad de padecimientos en todos los estratos laborales.

Ahora, casi cualquier actividad produce estrés. La falta de indicaciones y de estabilidad, los recortes de personal, las presiones financieras, del sindicato, de los empleados, de los clientes, y la rotación de turnos, entre otros, son factores que afectan la esfera biológica, psicológica y social.

¿Qué es el estrés laboral?

Para entender el estrés laboral, , se debe entender que el estrés es un fenómeno natural en todo organismo.

Es la respuesta a reacciones específicas en términos de estímulos y, en ese sentido, puede ser positiva o negativa, abundó. En el primer caso, hace responder de manera asertiva a estímulos que sorprenden, como estar alerta en caso de un temblor; en cambio, el efecto nocivo provoca daños biológicos y frustra cualquier actividad de respuesta. Concretamente, el laboral tiene que ver con la estimulación dentro de un sistema de trabajo.

Existen hipótesis relacionadas: la biológica dice que es normal, la médica lo considera desfavorable, y la psicológica afirma que puede ser bueno o malo, en función de la manera como se procesa la recepción de los estímulos receptores.

Esta tensión está tan vinculada a la psique que, explicó, en términos de percepción los empleados pueden apreciar de diferente manera a su jefe. A algunos podría provocarles temor, a tal grado de temblar cada vez que lo ven; a otros, puede causarles ira o admiración.

Un trabajador activo, que siempre busca innovaciones, laboralmente es eficiente, pero también está expuesto en mayor medida a situaciones de estrés. Por su iniciativa y la toma de riesgos, el organismo responde a tensiones, y los resultados derivan en enfermedades cardiovasculares y emocionales.

El problema del estrés, puntualizó, es que sigue una espiral viciosa, pues puede generar otros problemas como infartos, diabetes, hipertensión, insomnio y trastornos y sexuales.

El estrés laboral y la salud

En el trabajo, se puede estar expuesto a un estrés crónico o agudo, catalogado como grave, permanente y de todos los días, hasta la jubilación. Al principio, el ser humano se habitúa y lo controla, pero conforme se repite, puede ocasionar daños a la salud e incluso la muerte.

En términos generales, acotó, la sintomatología consiste en dolores de cabeza frecuentes, problemas musculares sin causa específica, insomnio, irritabilidad o nerviosismo; después, se puede presentar gastritis, úlcera gástrica o neurodermatitis, infartos e hipertensión arterial.

Pese al panorama, en la Ley Federal del Trabajo no existe ninguna clasificación de enfermedad laboral derivada del estrés; de hecho, la única de tipo psíquico que se reconoce legalmente es la neurosis, no así la hipertensión, los infartos, la úlcera gástrica, las alteraciones del sueño y la dermatitis.

La falta de atención puede ser grave, si se considera que ese padecimiento es discapacitante y puede originar depresión profunda, incluso suicidio, alertó.

Sin embargo, aunque el empleado se ve preso de la ansiedad, evitará la incapacidad, pues los padecimientos derivados del estrés no son considerados como enfermedades, así que no se retribuirían los días inactivos como riesgo laboral.

Este trastorno provoca ausentismo, cuyo costo absorberán las empresas, pues cuando el empleado baja su rendimiento, impacta en la productividad; además, la condición de malestar puede ocasionar accidentes.

El clima laboral  Se deben atender los sistemas productivos, actualmente orientados a la competitividad; los empresarios consideran que eso es trascendental, y enfocan sus esfuerzos a formar empleados con esa única meta.

Pero en términos de prevención, se ha descuidado el hecho que en un trabajo con ritmo globalizado, el empleado se expone a situaciones que le generan cansancio emocional; así, por las mañanas ya no se quiere levantar, se siente agotado y carente de motivación, apuntó.

Si a ello se agregan desfavorables condiciones en las oficinas, como falta de luz, ventilación o mobiliario inadecuado, el abuso de poder de los jefes y los conflictos entre compañeros, se formará un clima altamente negativo, puntualizó.

Una persona con estrés laboral elevado se vuelve agresiva, irritable, tiene problemas de comunicación, ausentismo, baja productividad e incluso de adicción. Además, se pueden ocasionar distracciones, mermas, fugas de autoridad y de responsabilidad.

En sus esquemas clásicos, dijo, la administración contempla cuatro etapas: planeación, organización, dirección y control; en la última, se puede constatar si se ha logrado lo proyectado, y de qué modo afecta la tensión de un individuo al resto de la empresa.

Alternativas

Algunas formas para controlar el estrés,  tienen que ver con no estar expuesto a factores que lo desaten; también se debe dormir bien, hacer ejercicio, llevar una vida sana, evitar el alcohol, el cigarro y las drogas; tener una dieta baja en grasas y sal, y alta en proteínas y vegetales. Finalmente, dijo que no existen medicamentos ni bebidas para aliviarlo.

Fuente: http://www.debate.com

Cómo alimentarte si tu trabajo es sedentario. Un trabajo de oficina implica que pasemos muchas horas sentados y que gastemos muy pocas calorías. Para estos casos, es necesario equilibrar nuestra dieta, pero ¿Cómo lograrlo?…

comida-oficina1 Sin duda, todos buscamos la mejor forma de alimentarnos correctamente y llevar una vida lo más sana posible. Sin embargo, muchas veces nuestras propias obligaciones, las jornadas laborales que requieren que pasemos muchas horas sentados frente a una computadora, los trayectos largos en coche o en transporte público, entre otras situaciones, acaban con nuestras buenas intenciones, arrojándonos a llevar una vida prácticamente sedentaria, pues cada vez parece más lejano encontrar un tiempo libre para hacer ejercicio físico.

Si tú pasas la mayor parte del día en una oficina sin hacer demasiado esfuerzo físico, debes saber que para mantenerte saludable es imprescindible un mínimo de media hora de actividad física, aunque sea ligera como caminar; pero también es básico que lleves una dieta adecuada, tomando en cuenta factores como la edad, si eres hombre o mujer, el tiempo libre que dedicas a actividades sedentarias o, por el contrario, si eres activo o muy activo, es decir si haces algún deporte o actividad física extra, etc.

Ahora bien, toma en cuenta que en caso de que tengas un trabajo sedentario debes disminuir el número de calorías que ingieres, pero no la proporción de grasas. A continuación te damos algunas recomendaciones dietéticas para mejorar tu alimentación diaria:

* Incluye diariamente una ensalada o un plato de verduras cocidas, solas o combinadas con arroz, pasta, papas o legumbres, o en todo caso como acompañamiento de segundos platos. Las verduras aportan las vitaminas, minerales y fibras que necesita tu cuerpo

* Una o dos veces por semana incluye platos de arroz o pasta. El arroz vaporizado concentra más vitaminas que el blanco; además, sus granos no forman grumos, por lo que resulta agradable comerlos y son fáciles de cocinar

* Come legumbres al menos dos veces por semana, y si puedes hasta tres. Es bueno que sepas que si combinas legumbres y cereales, como arroz con chícharos; cereales y frutos secos, como arroz con nueces, obtendrás platos muy completos, con proteínas de alto valor nutritivo muy semejantes a las de la carne, el pescado o el huevo

* Puedes incluir todos los días papas. Para cocinarlas tienes múltiples opciones: al horno, asadas, al vapor, hervidas, en puré u ocasionalmente fritas

* El pan te da un tipo de energía similar a la que te aporta el arroz, la pasta, las papas o las legumbres. Es importante que moderes su consumo, aunque esto dependerá de las necesidades calóricas de cada persona

* Si fuera del trabajo realizas alguna actividad física intensa, debes cuidar al máximo el aporte de todos los alimentos que te mencionamos anteriormente para compensar el gasto extra de energía

* Se aconseja que comas pescado al menos tres o cuatro veces por semana; y está permitido el consumo de seis huevos por semana, si no existe contraindicación médica. Ambos alimentos constituyen una excelente fuente de proteínas de buena calidad; además, te aportan nutrientes como hierro, zinc, fósforo, vitamina B12, piridoxina, niacina y tiamina (nutrientes implicados en el funcionamiento del sistema nervioso)

* En cuanto a las frutas, es recomendable que ingieras al menos dos piezas al día y que una de ellas sea cítrica o rica en vitamina C (kiwi, melón, fresas). La fruta debe estar fresca y de preferencia que sea de temporada

* Para mantener en perfectas condiciones tu salud ósea, bebe dos vasos de leche entera, pues ésta contiene el calcio suficiente para que tus huesos estén saludables. En caso de que no tomes leche, las mejores opciones son el queso, el yogurt u otra leche fermentada similar

* Para condimentar tus alimentos, lo mejor es utilizar aceite de oliva y aceites de semillas (girasol, maíz, soya), ya que son ricos en grasas insaturadas que protegen tu corazón. La mantequilla y la margarina es preferible que las consumas en crudo, ya que de esta manera se digieren mejor

* Ingiere cantidades suficientes de líquido para compensar las pérdidas; de esta manera te mantendrás bien hidratado y obtendrás grandes beneficios para tu salud: mejora el tránsito intestinal, tu piel se mantiene hidratada, la elasticidad de los huesos, reduces el riesgo de infecciones de orina y de piedras en el riñón, así como de alteraciones respiratorias. La bebida que más se recomienda es el agua, aunque también puedes tomar infusiones suaves, caldos, sopas, zumos, etc.

Por otro lado, si dispones de poco tiempo para preparar una comida completa, te damos unos consejos que enriquecerán y harán más nutritivos tus platillos:

* Añade huevo duro rallado a diferentes platos, como ensaladas, legumbres, verduras, etc.

* Elabora ensaladas completas adicionándoles frutas, frutos secos, jamón, queso, atún en conserva, chícharos, maíz, etc.

Recuerda que todos estos consejos no sustituyen la opinión de un especialista, pues él es el único capacitado para valorar el gasto calórico, ya que éste depende de diversos factores.

Referencia informativa: http://www.consumer.es; http://www.nutreymuevetuvida.uady.mx; http://www.revistalaguia.com; http://www.vivirsalud.com

Fuente: Departamento de Comunicación y Contenido; TodoEnSalud.org

Fuente: http://www.todoennutricion.org

¿Eres feliz en tu trabajo? O estas en tu zona de confort

Ya es muy común que nos pasamos la mayor cantidad de tiempo de nuestras vidas en la oficina, en el trabajo. Casi, casi podríamos decir que nuestra familia está formada por nuestros compañeros de trabajo. Yo soy de la idea de que si es que estamos más de 10 horas en el trabajo, debemos de hacernos el ambiente amigable, te debes de sentir a gusto, vamos, como en tu casa. Haciendo lo que debes hacer, disfrutándolo y no sufriéndolo.

El ambiente laboral es el medio que nos rodea, nos permite convivir con nuestros compañeros y desarrollarnos. Por tal motivo, cada vez son más las empresas preocupadas por ofrecer a sus empleados condiciones armónicas y positivas. De hecho, en gran cantidad de países de todo el mundo ya es considerado como una prestación legal para los trabajadores.

Para conocer más sobre el tema, Aviso Oportuno platicó con la Licenciada Verónica Castellanos Pérez, Coordinadora Nacional de la Asociación Mexicana de Trabajo en Equipo (AMTE), quien explica: “un ambiente laboral de calidad se traduce en condiciones óptimas de servicio, buen manejo de recursos e instalaciones así como aumento de la producción”.

Cuando los jóvenes ingresan a la competencia laboral buscan desarrollarse profesionalmente dentro de las compañías. No obstante, muchas veces se encuentran con pocas oportunidades de crecimiento y bajos niveles de comunicación. Para evitarlo, es necesario que las empresas prevean estas situaciones y procuren entornos relajados. Esto debido a que las relaciones que se establezcan dentro de la oficina pueden convertirse en amistades sólidas y duraderas.

Según aclara la especialista, el mundo de la calidad y la mejora continua es amplio por lo que sin importar la organización que se trate, siempre existirán estrategias de trabajo en equipo y servicios al cliente.

Para saber qué tipo de iniciativa llevar a cabo, es importante “realizar un análisis sobre lo que se desea ofrecer a los clientes y los objetivos que se buscan”.

Cada estrategia que se aplique irá en función del tipo de instalaciones, número de empleados, prestaciones ofrecidas, servicios con que cuenta y niveles de productividad.

Para tomar en cuenta

Las siguientes recomendaciones pueden ayudar a crear situaciones sanas. Sólo es cuestión de ponerlas en práctica diariamente y confiar en el comportamiento de los demás:

Buen trato por parte de los jefes a los empleados
. Las personas con puestos más altos deben infundir confianza a sus subordinados. Así, estos externarán sus opiniones y la interacción podrá ser efectiva.

Fomentar el trabajo en equipo. Sólo con las aportaciones individuales de cada persona se alcanzarán las metas fijadas colectivamente de forma efectiva y en mejor tiempo.

Organizar salidas en grupo. De esta forma, podrán conocerse directamente y enterarse de sus gustos e intereses personales.

Premiar los logros y metas alcanzadas. Otorgar incentivos a los trabajadores es una herramienta que eficientará el desarrollo de los empleados.

Respetar los derechos y capacidades de las personas. Aunque en la mayoría de las empresas se trabaja bajo presión, es necesario evitar tensiones innecesarias así como reconocer las funciones y responsabilidades.

Establecer puntualmente las obligaciones de los trabajadores. Este punto ayudará a evitar futuras confusiones y cada elemento tendrá perfectamente definida su carga de trabajo.

También son elementos que favorecen al ambiente de trabajo la estética del lugar, los elementos musicales y aromáticos, la funcionalidad y eficiencia del equipo electrónico sin olvidar la amplitud y limpieza de las instalaciones.

Cabe destacar que un ambiente de trabajo insano reporta desde pérdidas económicas hasta daños a las instalaciones, servicios deficientes e incluso tensiones y enfermedades (estrés, depresión, etcétera) así como la continua rotación de la planta de trabajadores.

Para que una empresa pueda considerarse como exitosa, no basta sólo con tener elevados niveles de venta o desarrollo sino hay que buscar equipos bien integrados. Lo mejor es que se respire un ambiente de cordialidad y respeto, así el trabajo no será visto como una obligación más, sino como un modo de vida. Finalmente, los resultados positivos serán tanto para la organización como para las personas.

Fuente: http://oportuno.eluniversal.com.mx

¡Mi jefe me enferma!

Cada Semana & Comentando la Nota

Además de nuestros programas en vivo!

===========================================================

Está comprobado que la interacción con un mal líder, aunado a otros factores, puede causar serios padecimientos.

Cualquiera que sea tu enfermedad, uno de los factores que la detonó podría ser el estrés en tu trabajo. Si esta condición se debe a la falta de motivación y reconocimiento de logros, probablemente estés trabajando para un mal líder.

¿Cómo saberlo?

Según la Encuesta de Interacción en el Trabajo de Bumeran.com.mx. “No motivar al empleado, dar poco o nulo valor al trabajo realizado, levantar la voz y no escuchar a los subordinados son las actitudes más molestas en un jefe”.

Por lo tanto, si tu superior no tiene una actitud positiva, abierta al diálogo y facilitadora de logros, seguramente entra en la categoría de mal jefe.

¿Cuáles son las consecuencias?

Como sabes, el estrés cuando no es tratado a tiempo merma tu salud. Ocasiona padecimientos como: insomnio, trastornos gastrointestinales, depresión y en casos más graves, cardiopatías.

¿Y la solución? ¡Éntrale a los videojuegos!

Si es posible, sería muy recomendable solicitar un cambio de área e incluso considerar un cambio de empleo.

En caso de que éstas no sean opciones válidas para ti, es momento de buscar otras alternativas para manejar tu estrés. El ejercicio, una buena alimentación y descanso pueden ayudar mucho. CNN Expansión apunta que, incluso los videojuegos ayudan a relajarse.

Finalmente, si tu estrés ya se conjuga con otras enfermedades, es tiempo de que busques ayuda de un profesional en la materia.

Sobre este tema, te sugiero consultar los artículos El estrés ‘quema’ a los empleados publicado en cnnexpansion.com y Mal jefe: generador de enfermedades en saludempresarial.com

Fuente: cnnexpansion.com

El estrés ‘quema’ a los empleados

¡Te invitamos a escuchar nuestros programas de radio! Cada Semana & Comentando la Nota speaker.gif

quemada.jpg Quizá un dolor de cabeza esporádico, no sea motivo de preocupación. Sin embargo, si es constante y además, se acompaña de otros síntomas como estrés, depresión, insomnio, mal humor y angustia, es probable que se trate del burnout (desgaste crónico de los trabajadores)…. ¿Te identificas? Sigue leyendo, infórmate.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) afirmó que el 20% de los trabajadores formales en México sufre este desorden, un reconocimiento que a mí en lo personal no me da orgullo para nada.

Este padecimiento ha sido reconocido por la Organización Mundial de la Salud como una enfermedad laboral que provoca detrimentos importantes en la salud de los empleados.

Los empleados más “quemados” son los pilotos, periodistas, dentistas, médicos, profesores, obreros, mineros, policías, contadores y los que trabajan en la industria de la construcción y en diversos puestos directivos.

¡No te quemes!

La Organización Internacional del Trabajo señala que en algunos países se considera que dichos desórdenes son una consecuencia directa del estrés en las empresas.

De acuerdo con el estudio El Síndrome del Burnout en las Empresas, del Departamento de Psicología Laboral de la Universidad Anáhuac del Norte, los factores que influyen en el desarrollo de esta enfermedad son:

  • Las características del puesto y el ambiente del trabajo
  • Los turnos laborales y el horario
  • La seguridad y estabilidad en el puesto
  • Las relaciones interpersonales, y
  • El salario; entre otros.

Es un hecho que los “trabajadores quemados” aumentarán su ausentismo, estarán en riesgo de sufrir accidentes o enfermedades y disminuirán su productividad.

Por ello, es indispensable que las organizaciones evalúen constantemente la buena salud de su personal y, de ser necesario, tomen medidas preventivas y correctivas para evitar que sus empleados se “quemen”, afirma el estudio.

Si te interesa bajar este informe de la Universidad Anáhuac, da un clic aqui.

Síntomas psicosomáticos (tercera y última parte)

psicosomaticos11.jpg Cerramos este tema tan interesante, la ralación entre mente y cuerpo siempre ha estado presente en nuestras vidas, conforme vamos creciendo parece que esta relación es más y más notoria. ¿Será acaso por el exceso de estres que nos provoca nuestro diario vivir? ¿O posiblemente porque somos más sensibles a estas señales? Sea cual sea la teoría, el hecho es que es más común el estar consientes de esta relación.

En RadioContempo siempre estaremos interesados en poner temas de interés para gente que gusta de leer temas interesantes. Continuamos entonces con este tema… Esta misma autora, ha planteado que estos pacientes han sido niños cuya autonomía tuvo que ser alcanzada de manera pronta. Asimismo, ha observado que en las familias de quienes padecen síntomas psicosomáticos suele haber una prohibición de gestos, de movimientos y de expresiones espontáneas de estados emocionales.

Se trata en general de personas que están aparentemente siempre en control de la situación, son extremadamente eficientes, y tienden a trabajar en exceso. Cuando sus defensas habituales, como ignorar los afectos, se desbordan es cuando surge la reacción psicosomática. La falta de palabra y de símbolos como contenedores es lo que lleva a la “psique” a emitir señales presimbólicas que le piden al cuerpo una respuesta orgánica del afecto que no ha sido tomado en cuenta.

Como ya vimos anteriormente, les será difícil percatarse de la relevancia que la psique tiene dentro del problema; sin embargo, la solución se presentará hasta el momento en que por fin se decida a acudir con un especialista en salud mental.

En primera instancia, y sobre todo después de que han realizado tantas consultas médicas, les podrá parecer absurdo que la solución a sus males físicos se encuentre en la expresión de sus emociones, pensamientos y afectos; sin embargo, el especialista será capaz de entrelazar la vida emocional con la física para demostrar cómo las emociones son capaces de ejercer un efecto importante sobre el organismo.

Debe reconocerse que los síntomas psicosomáticos, por muy contradictorio que parezca, resultan ser la única forma en que el cuerpo logra expresar que algo no está funcionando adecuadamente, es sorprendente percatarnos de cómo una enfermedad es en realidad una llamada de auxilio del propio organismo.

Podríamos concluir mencionando que la persona que padece síntomas psicosomáticos, estará siempre en búsqueda de un buen médico que pueda curar su cuerpo, pero no será hasta que esté preparado y dispuesto para curar su alma que los males físicos podrán disolverse.

Fuente www.spm.org.mx