¿Sabías que tu obesidad podría deberse a tu inseguridad en tu empleo? Se descubre que la inseguridad económica produce obesidad

Código QR para este post

Short Link de este post http://bit.ly/ObesidadOficina


flickr.com

El estrés de estar expuesto a la inseguridad económica haría que las personas que viven en países regidos por el denominado libre mercado sean más propensas a volverse obesas, dijeron investigadores británicos.

Los estadounidenses y los británicos son muchos más propensos a ser obesos que los noruegos y los suecos, indicaron investigadores de la Oxford University en la revista Economics and Human Biology.

El equipo sugirió que el estrés de vivir en un sistema social competitivo sin un estado de bienestar fuerte haría que las personas coman más.

“Las políticas para reducir los niveles de obesidad tienden a focalizarse en alentar a las personas a cuidarse a sí mismas, pero este estudio sugiere que la obesidad tiene causas sociales más amplias”, dijo Avner Offer, profesor de historia económica que dirigió la investigación.

“Resultaría que los beneficios económicos de los mercados flexibles y abiertos tienen un costo en lo que hace a la salud pública y personal que rara vez se tiene en cuenta”, añadió el experto.

El equipo de Offer analizó 11 países desarrollados y halló que aquellos con un régimen de libre mercado, con incentivos fuertes al mercado y estados relativamente débiles, presentaban en promedio un tercio más de obesidad.

Al comparar cuatro países de habla inglesa con formas liberales de mercado, Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá y Australia, con siete naciones relativamente ricas de Europa que tradicionalmente cuentan con una protección social mayor, Finlandia, Francia, Alemania, Italia, Noruega, España y Suecia, el equipo halló que la inseguridad económica estaba fuertemente relacionada con los niveles de obesidad.

Los países con mayores niveles de empleo y seguridad en el ingreso se asociaron con menores niveles de obesidad, indicaron los investigadores.

“Básicamente, nuestra hipótesis es que las reformas liberales de mercado estimularon la competitividad tanto en el ámbito laboral como en lo que consumimos, y esto ha minado la estabilidad y seguridad personal”, dijo Offer en un comunicado sobre los resultados del estudio.

El investigador también argumentó que el surgimiento y aumento de la obesidad a gran escala comenzó durante la década de 1980, lo que coincide con el auge del liberalismo de mercado en los países de habla inglesa.

El incremento de la obesidad en las sociedades ricas suele atribuirse a una disponibilidad cada vez mayor de alimentos económicos, accesibles, de alto contenido calórico y preprocesados en las cadenas de comida rápida y supermercados, pero el equipo de Offer reveló que las influencias económicas son aun mayores.

Los autores midieron el impacto de la comida rápida usando un índice de precio creado por la revista The Economist, que muestra las variaciones internacionales en el costo de la hamburguesa Big Mac de McDonald´s.

Calcularon que la disponibilidad de comida rápida tenía alrededor de la mitad del efecto que tiene la inseguridad económica sobre la prevalencia de obesidad.

“La influencia más poderosa que descubrimos sobre los niveles de obesidad es la inseguridad”, concluyó el equipo.

Fuente reforma.com


card.ly

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

Comida chatarra, ¡Abandónala ya!

Código QR para este post

Short Link de este post http://bit.ly/eXGKQo


¿Eres fan de la comida chatarra? ¿Sientes que cocinar es perder el tiempo porque no tienes buena sazón y no eres un chef holístico que prepare comida gourmet rica y saludable?

¡Desafíate, rompe tu creencia, como en todo, la práctica hace al maestro!

No lo creerás, pero por más que te esfuerces, jamás pondrás a lo que preparas tanto sodio, azúcar, colorantes, conservadores ni grasas hidrogenadas como lo hace la industria alimenticia.

¿PORQUE LA LLAMAMOS COMIDA CHATARRA?

Porque contiene altos contenidos de grasa, sodio (sal) o azúcares y muy pobre contenido nutricional, aunque se le adicionen minerales o vitaminas. Generalmente tienen un aporte excesivo de calorías. Debido a sus componentes, la comida chatarra estimula el apetito y la sed creando en ti un círculo vicioso de consumo.

Para los niños, el consumo de comida chatarra puede traer consecuencias como:

* Problemas en el desarrollo por falta de nutrientes

* Disminución de la capacidad de concentración

* Anemia

* Hiperactividad

* Obesidad o sobre peso

* Pérdida de la autoestima

Además, el consumo habitual de comida chatarra, propicia el desarrollo de enfermedades crónicas como: diabetes, hipertensión, alternación de colesterol o triglicéridos y daño en el corazón, retraso en la absorción de calcio e irritación en el estómago e intestinos o gastritis.

Actualmente encontramos este tipo de comida en súper mercados, tiendas de comida rápida, escuelas, cines, teatros y hasta el los parques; por eso es más conveniente preparar comida casera, hecha con limpieza y cuidado, así nos aseguramos de comer alimentos que nos nutren y llenen de energía.

SI ES CHATARRA, ¿POR QUÉ LA ELEGIMOS?

La comida chatarra, es preferida porque es presentada de modo atractivo con publicidad engañosa, es fácil de conseguir, no requiere tiempo de preparación, la compras y comes de modo inmediato, tiene generalmente buen sabor, es barata, se pueden comer rápidamente y en cualquier lado, incluso de pie.

10 TIPS PARA COMER DE VERDAD Y ALEJARNOS DE LA COMIDA CHATARRA

1. ¡Decídete cocinar es toda una experiencia! La práctica hace al maestro, pide recetas, las tías y abuelas te pueden orientar, atesoran recetas ricas en tradición y valor nutricional.

2. Come comida fresca, natural, plantas en su mayor parte, así aseguras tu aporte diario de frutas y verduras.

3. Dedica tiempo a comer de verdad, si tardaste más de una hora en cocinar, dedica tiempo suficiente para comer, disfrutar y saborear cada ingrediente.

4. Ocúpate por mantener lleno tu refrigerador (con frutas y verduras de la temporada) y vacía tu alacena (evita productos industrializados como: galletas, frituras, cereales azucarados, pastelillos, dulces, etc.)

5. Desconfía de las grandes campañas publicitarias que giran en torno a alimentos procesados, ellos quieren vender, no nutrirte.

6. Se cuidadoso al leer las etiquetas nutrimentales, no te confíes de leyendas engañosas como “bajo en colesterol”, “bajo en grasas” o “light”.

7. Evita los alimentos de colores tan artificiales como el verde o naranja fluorescente. Son sustancias químicas altamente procesadas que terminarás en tu cuerpo.

8. Evita los cereales “pinta leche”, son altamente azucarados, evita dar como desayuno habitual estos cereales a tus niños, estás enseñándoles que es la mejor opción porque es saludable y divertida.

9. Reconcíliate con tus emociones, si no comes por hambre y lo haces por enojo, miedo, aburrimiento o tristeza, piénsalo y busca solución. Comer es el peor antidepresivo, el costo a pagar es inmenso, tu salud.

10. Si te encanta la “comida chatarra” prepárala tu mismo, suena raro, pero puedes preparar tu propia pizza, pan, helado, galletas, pasteles y hasta papas fritas, seguro le pondrás menos químicos, azúcar y grasas que la industria a la que se la compras. Replantea las recetas, haz sutiles modificaciones que las hagan más saludables, usa harina integral, más fruta, lácteos bajos en grasa, menos mantequilla o aceite.

¿Te gusta la comida chatarra? ¿Cuál es tu favorita?

¿Qué tan frecuentemente la consumes?

http://www.nutricampeones.com

Twitter @nutricampeones

Facebook http://www.facebook.com/NUTRICAMPEONES

http://nutricampeones.blogspot.com/

nutricampeones@hotmail.com


card.ly

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

10 cosas que no sabes de la comida chatarra ¿O si las sabías?

Código QR de este post

Short Link de este post http://bit.ly/dEeNC5


gmobuelna.wordpress.com

Leo con asombro como el pueblo norteamericano -y nosotros que aceptamos como excelente todo lo que proviene de allá- nos hemos ido ‘animalizando’ y consumimos porquería y media en alimentos dañinos disfrazados con envolturas atractivas:

1. Esto es ilegal en Canadá

Una hora después de comer unas papas fritas dietéticas de paquete —hechas con olestra, un sustituto de la grasa— Debra Jaliman, de 55 años, una dermatóloga de Manhattan, sintió calambres abdominales tan fuertes que tuvo que cancelar las citas con sus pacientes. Reacciones como esa explican por qué el Centro de la Ciencia para el Interés Público, una organización de defensa de los consumidores, sostiene que nadie debería comer olestra, y por qué Canadá y Estados Unidos la prohibieron. Pero es legal en EE.UU., y el consumidor la encuentra en alimentos como papas fritas de paquete con poca grasa o sin ella, galletitas y otros snacks. Procter & Gamble, que vende olestra bajo el nombre Olean, afirma que se han consumido 6,5 millones porciones de comida que contienen Olean desde 1996, el año en que la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de EE.UU. la aprobó para su uso en ese país.

Olestra no es la única sustancia prohibida que los estadounidenses están consumiendo. La Hormona Recombinante de Crecimiento Bovino (o rBGH, que suele venderse como Posilac), una hormona sintética inyectada a las vacas para estimular la producción de leche, suele aparecer en muchos snacks basados en productos lácteos como el helado. No sucede en la Unión Europea y Canadá, donde fue prohibida debido a preocupaciones sobre sus efectos para la salud tanto de vacas como de humanos, como temores de que una hormona asociada con el cáncer puede estar más presente en las personas que beben leche tratada con rBGH (Eli Lilly, la compañía que fabrica Posilac, lo niega).

Mientras tanto, rBGH es un producto lucrativo en EE.UU.: una división de Eli Lilly compró Posilac por más de US$300 millones en 2008. Los estudios muestran que Posilac puede incrementar la producción de leche en las vacas en un 15% o más, lo que implica más leche para vender.

2. Agregamos insectos pulverizados a su snack.

Para el doctor James Baldwin, tratar a esta mujer de 27 años por shock anafiláctico fue fácil, pero descifrar qué causó la reacción fue un misterio. Varias pruebas después, Baldwin descubrió que la paciente tenía una rara alergia a algo que había comido: las carcasas de escarabajos molidos y hervidos, que se utilizan con frecuencia en estos snacks para crear esos preciosos matices de rojo, violeta y rosado en toda clase de alimentos, desde jugos de fruta hasta helados y caramelos. “Es un colorante común”, afirma Baldwin.

No, no encontrará la palabra “escarabajo” en ninguna parte de las etiquetas de la comida; en cambio, posiblemente vea la no tan atemorizante “carmín”, “ácido carmínico” o “extracto de cochinilla”. Y los restos de los escarabajos son un gran negocio. Perú, el mayor exportador mundial de cochinilla, produce casi 910 toneladas de este pigmento cada año, según Amy Butler Greenfeld, investigador Marshall en la Universidad de Oxford y autor de “Un rojo perfecto”, que examina la historia de la cochinilla. Los expertos afirman que esta industria creció en Perú alrededor de un 15% anual durante la última década, y a medida que aumenta la demanda de colores naturales en la industria, Greenfeld predice que la industria de la cochinilla se expandirá a la par.

3. ¿Fecha de vencimiento? No hay fecha de vencimiento

Todos hemos sonreído con la leyenda urbana de que una golosina seguirá fresca para siempre dentro de su envoltorio de plástico. Resulta que no es algo tan descabellado. La fecha de vencimiento de alimentos altamente procesados puede ser significativamente posterior a la fecha que aparece en el paquete, dice Karen Duester, presidente de Compañía de Consultoría sobre Alimentos, que asesora a empresas respecto a etiquetas para alimentos y regulaciones de la FDA. De hecho, si el producto está bien sellado, se mantiene lejos de la luz y tiene un bajo contenido de lácteos y grasa, podría durar años. Esto es particularmente cierto en el caso de snacks enlatados como las cerezas al marraschino.

Esas fechas que dicen “mejor antes de” son provistas voluntariamente por el fabricante, pero dado que los expertos dicen que esos productos se puede consumir después de su vencimiento: ¿por qué las ponen en el paquete? Alienta a los minoristas a reponer su inventario y a volver a ordenar el producto con más frecuencia, sostiene Duester. Además, una fecha de vencimiento cercana a 2015 no es exactamente atractiva para un consumidor.

4. Esa barra energética lo puede dejar exhausto

Los avisos de barras energéticas suelen presentar atletas muy en forma y, con nombres que evocan fortaleza, bienestar, y grandes lugares al aire libre, cultivan lo que los expertos en alimentación llaman “un halo saludable”. Estos mensajes parecen tener eco en entre los consumidores; se proyecta que el mercado de las barras energéticas y nutritivas crezca más del 27%, desde US$962 millones de ventas de 2003 hasta unos US$1.230 millones proyectados para 2013, según la firma de investigación de mercados Mintel.

Pero si lee la lista de ingredientes, verá que muchas barras energéticas populares comienzan a parecerse en forma sorprendente a las barras de golosinas comunes. Eso se debe a que las barras frecuentemente contienen ingredientes como jarabe de maíz con mucha fructosa, dextrosa y fructosa —todos azúcares— además de chocolate, galletas de arroz y caramelo. “Estas barras pueden ser dosis concentradas de azúcar”, señala Sean C. Lucan, de la Universidad de Medicina Albert Einstein. Le darán una explosión inmediata de energía —también conocida como un frenesí de azúcar— igual a la que le daría una barra de golosinas. Y después es probable que se sienta más cansado que antes de comer la barra, explica. (Y quizás coma otra barra de este tipo). Incluso en el caso de los atletas es posible que esas barras no les den más energía. Un estudio de 1998 realizado por la Universidad Estatal Ball descubrió que los bagels permiten obtener los mismos impulsos en el desempeño aeróbico que las barras energéticas.

5. Hay huesos de cerdo en su budín

La gelatina —así como muchas golosinas gomosas, malvaviscos, budines y caramelos masticables— suele estar hecha de piel, huesos y tendones de animales, normalmente vacas y cerdos. El fabricante muele estas partes de los animales, las trata con un ácido fuerte durante unos días para ayudar a eliminar el colágeno, y luego hierve la mezcla. Entonces, raspa la gelatina, que sube hasta la parte superior de esta mezcla hirviente, en los contenedores. Un usuario importante, Kraft, vende 300 millones de cajas del postre de gelatina Jell-O en EE.UU. todos los años y ofrece 158 productos con esa marca.

Pero las etiquetas de estos productos no le hacen saber a la gente que hay partes de animales en esos movedizos snacks. Para todas las personas que no consumen carne o productos derivados de los animales o que coman comida kosher, eso es un problema. La estudiante de 24 años Heather Bahler no se enteró de que había carne en la gelatina hasta un año después de haberse transformado en vegetariana. “Cuando me enteré, estaba un poco enojada”, afirma. E cuando los vegetarianos se enteran de que la gelatina contiene carne, aún puede ser muy difícil evitarla. “Hasta hoy la encuentro en lugares en los que nunca hubiese soñado”, señala Michael Garnett, un profesional de las tecnologías de la información de 37 años, que es vegetariano hace 12 años.

6. “Natural” naturalmente no significa nada

El Departamento de Agricultura de EE.UU., que regula la carne bovina y de ave, define a los productos naturales como aquellos que no tienen ni colores ni ingredientes artificiales. Pero la FDA, que regula otros tipos de alimentos, no hace un seguimiento tan cercano del uso que hacen de esta palabra los fabricantes de los snacks. “(La palabra) natural básicamente no tiene ningún significado en las etiquetas de la comida”, sostiene Lucan. A menudo verá el término “sabor natural” en su paquete de snacks, que, paradójicamente, no significa exactamente “de la naturaleza”. Es más probable que deriven de químicos producidos en laboratorios de sabor, sostiene Lucan. “Aunque los mismos componentes químicos se pueden encontrar en la naturaleza, los que terminan en su comida vienen de una planta química, no de una planta viviente”, advierte.

Pero la palabra “natural” vende, especialmente dado que en estos días los consumidores están más dispuestos a pagar más dinero por alimentos que consideran más saludables, y Lucan afirma que muchos son engañados. Por ejemplo, un popular servicio en línea de entrega de productos de almacén vende una bolsa de 227 gramos de los bollos “Cheetos de Queso Blanco Natural Cheddar”, que contienen ingredientes como ácido cítrico y maltodextrina, por US$4,19, un 55% más que lo que cuesta una bolsa de 255 gramos de los Cheetos comunes (US$2,69), que contiene una lista de ingredientes similar (ambos contienen maíz, aceite de girasol, ácido cítrico, maltodextrina, queso cheddar, sal, suero y más).

7. Estamos gastando miles de millones de dólares para engordar a los niños

Christen Cooper, de 38 años, quedó en shock cuando su hijo, entonces de 2 años, señaló el logo de Dunkin Donuts y lo llamó por su nombre. Dietista registrado y fundador de Cooper Nutrition, una firma de asesoramiento en nutrición de Pleasantville, estado de Nueva York, Cooper dice que habla con su hijo sobre alimentación saludable y limita la televisión, pero los mensajes de los anunciantes de comida chatarra se infiltran de todos modos.

“Pide pastillas de fruta y cereales azucarados”, afirma. “Aprende mucho de eso de la televisión”, agregó. Su hijo, ahora de 7 años, es como muchos niños a los que apuntan los avisadores: quiere comidas que tengan a personajes como Shrek en sus paquetes.

Los mensajes de los fabricantes de alimentos snacks a los niños son omnipresentes y efectivos, incluso si no resulta tan obvio para su padres. La industria de alimentos y bebidas en EE.UU. gasta entre US$10.000 millones y US$12.000 millones por año —o más de US$1 millón por hora— en publicidad para niños y jóvenes, según Berkeley Media Studies Group, una organización de defensa de la salud pública que es una subsidiaria del Instituto Público para la Salud. Y los snacks empaquetados, la comida rápida y los dulces representan el 83% de los alimentos que se promocionan durante los programas de televisión más vistos por los niños, según un estudio realizado en 2005 publicado en el American Journal of Public Health.

8. Nuestras fábricas están sucias

¿Una rata seca asada en su manteca de maní? Eso es lo que dice haber visto un soplón que trabajaba para Peanut Corporation of America, una prominente fábrica de ese producto en Blakely, estado de Georgia, EE.UU., que provee a compañías como Kellogg. Afirma que vio la rata —además de cucarachas— asándose en contenedores de maní en la planta, que fue objeto de una investigación criminal después de una epidemia de salmonella en 2009 que según los expertos mató al menos a ocho personas. Los investigadores no encontraron ratas cuando visitaron la planta, pero sí algunas violaciones importantes a las normas sanitarias, incluyendo cucarachas, agujeros en el techo que permitían que entrara lluvia, trapos que se lavaban en la misma pileta que el equipo de producción, y moho.

Cada año, más de 300.000 estadounidenses son hospitalizados y 5.000 mueren debido a alimentos y bebidas contaminados, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos. Y parte de estos incidentes son resultado de condiciones no higiénicas en las plantas de procesamiento de alimentos.

Y estos son solo los casos de los que sabemos. De las 51.229 plantas de procesamiento y producción de alimentos reguladas por la FDA, el 56% no ha sido inspeccionado en los últimos cinco años, según un informe de este año del inspector general del Departamento de Salud y Servicios Humanos. Y la cantidad de inspecciones en instalaciones alimentarias llamadas “de alto riesgo” (las que producen alimentos que nos pueden enfermar con más probabilidad) bajó de 77% en 2004 a 63% en 2008. El porcentaje cayó del 29 al 16% en las plantas de bebidas gaseosas y bebidas, del 41% al 24% en las de productos de panadería, y del 32% al 12% en las de chocolates y derivados.

9. Su hábito de comprar barras dulces nos está haciendo ricos y enfureciendo a los minoristas

Los precios de las golosinas de chocolate se han disparado en la última década. El índice de precios del productor, que mide los precios que reciben los productores de chocolate por sus productos, aumentó más del 40% entre 2000 y 2009. (Las categorías de galletitas dulces y saladas y los productos relacionados, junto con el helado y los postres helados subieron solamente 24%). No es sorprendente que las ventas totales de la industria del chocolate también hayan aumentado, de US$13.400 millones en 2002 a alrededor de US$17.700 millones en 2009, según la firma de investigación de mercado Mintel.

Los productores sostienen que el incremento de los precios refleja el alza del cacao o el azúcar. Los dueños de las tiendas de comestibles y otros minoristas dicen que ocurre algo más: la cooperación ilegal entre los fabricantes. Desde 2008, decenas de cadenas de comercios de comestibles y minoristas como Kroger, Safeway, Giant Eagle, Walgreen, SuperValu, Publix y CVS han presentado demandas en las que sostienen que las grandes compañías chocolateras —Hershey, Mars, Nestlé y Cadbury Schweppes, que juntas controlan más del 75% del mercado de las golosinas de chocolate— se han puesto de acuerdo para mantener los precios altos desde 2002. En la demanda de Giant Eagle, por ejemplo, la compañía declaró que Hershey, Nestlé y Mars, se pusieron de acuerdo en una “conspiración”, que implicaba que subían los precios en coordinación. (Indicaron que el 23 de diciembre de 2004, Hershey subió un 16,7% los precios que le cobraba a Giant Eagle, luego Nestlé los aumentó un 17,04% el 12 de enero de 2005, y luego Mars las imitó con un 15,6% de aumento el 6 de marzo de 2005). Es “extremadamente raro” que las cadenas de comestibles presenten este tipo de demandas porque es extremadamente importante para el futuro de su negocio mantener buenas relaciones con los proveedores de un producto popular —como el chocolate—, según Jim Hertel, socio de la empresa de consultoría para minoristas del sector de la alimentación Willard Bishop.

10. Cuando decimos “enriquecido” decimos procesado

Los alimentos snack como los pretzels, las galletas y las rosquillas suelen promocionar que tienen como ingrediente harina de trigo enriquecida, como si fuera algo bueno. No exactamente. “Enriquecido” quiere decir que se agregaron vitaminas y minerales a la comida, pero usualmente sólo después de haber sido retirados previamente. Los fabricantes primero quitan algunas vitaminas y minerales a través de un proceso de refinación y después reintegran algunos de los nutrientes que habían sido quitados. “El enriquecimiento en realidad debería ser llamado ‘restauración parcial’”, señala Michael F. Jacobson, director ejecutivo del Centro de la Ciencia para el Interés Público, una organización de defensa de los consumidores que investiga y educa al público respecto a temas de salud y nutrición. Y aunque el proceso de enriquecimiento agrega nutrientes como tiamina, niacina, hierro y riboflavina, no siempre los reintegra en las mismas cantidades y también puede quitar una buena cantidad de fibra, explica Jacobson.

Tomado de The Wall Street Journal.

Fuente: gmobuelna.wordpress.com vía @Nutricampeones


card.ly

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

Burger King lanza lo que parece será su epitafio: la Pizza Burger ¿Te atreves a comer esta “patada” a tu estómago?

donoteatthis.com

Como todos o casi todos sabemos, Burguer King está en quiebra literalmente. Pues parece patada de ahogado o un pesado epitafio que hará que la Whopper sea solo un recuerdo de la infancia de mucho esto que van a leer y que ya ven en la fotografía.

Pues resulta que una “hamburguesa” hecha con 6 hamburguesas Whopper, además de pepperoni, queso mozzarella, salsa marinara y pesto llegó este mes de septiembre a la ciudad de Nueva York, específicamente en el BK Whopper Bar en Times Square.

Aquí hay varias razones por las que no debes comer esto.

Un poco más de dos mil quinientas calorías (que por cierto se trata sólo de la asignación total de calorías diarias para una persona promedio). ¿Vas a correr a Nueva York para ccomértela? Antes lee esto, la Burger NY Pizza tiene:

1. 144 gramos de grasa.

2. 59 gramos de grasa saturada.

3. 3,780 miligramos de sal (más del doble de la cantidad diaria para adultos)

Y por si no fueran suficientes razones:

4. Hay mejores formas de gastarye 13 dólares.

5. Seguramente no quieres ser parte de los “suicidios culinarios” en Estados Unidos.

6. Debemos ser modelos de una alimentación saludable para los niños

7. Tu estómago podría sufrir más de lo que te imaginas.

8. Valora tu salud, tanto ahora como en el futuro.

9. No participes en la producción de metano relacionadas con la elaboración de estos productos. Ya nos vimos muy paranóicos ¿no?

10. ¿Acaso tienes interés en apoyar financieramente a la creencia de que la industria de comida rápida puede dar alimentos nutritivos?

Fuente: tinygreenbubble.com


card.ly

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

Cuidado con el colesterol de tu hijo Un gran porcetaje de niños padece obesidad por lo que tienen mayor propensión a padecer una larga lista de enfermedades, entre ellas colesterol alto

elvocerous.com

Si no sabes qué es el colesterol, se trata de una sustancia de tipo graso que el cuerpo necesita para desempeñar de manera correcta algunas funciones del cuerpo, entre ellas crear nuevas células. Además, el colesterol es parte de la membrana celular, así como de muchas hormonas que regulan el funcionamiento del organismo y de los ácidos biliares. En pocas palabras, sin colesterol no podríamos vivir, pero como en muchas cosas, todo en exceso es malo y el colesterol no es la excepción.

Y es que al haber un incremento considerable de esta sustancia en la sangre (colesterol malo o LDL), ésta puede llegar a acumularse en las paredes de las arterias y venas produciendo graves daños a órganos tan importantes como el cerebro, el corazón o los riñones.

El colesterol malo en los niños

Si el médico familiar ha descubierto que tu hijo tiene colesterol alto, seguramente querrá averiguar si también tiene diabetes o viceversa. Y a pesar de que los niños no sufren infartos, existe el riesgo de que el colesterol alto permanezca y perdure hasta la etapa adulta (aunque no en todos los casos) y por ende, sean candidatos a sufrir enfermedades cardiovasculares.

A pesar de que el colesterol alto no manifiesta síntomas hasta que está muy avanzado, puede haber signos de alerta en caso de que tu hijo tenga diabetes, pues los niveles de colesterol se pueden volver muy inestables.

Las razones por las que los niños pueden llegar a tener este problema no solamente dependen de la dieta diaria familiar o de la obesidad del individuo, sino también de la herencia, por esta razón es mejor tratar de prevenir por medio de una dieta saludable baja en grasas saturadas y colesterol. Es solo cuestión de educación y costumbre, pues si el niño aprende a comer bien desde pequeño seguramente lo seguirá haciendo por el resto de su vida.

¿Cuál es el nivel de colesterol normal en mi hijo?

Entre los niños y adolescentes en edades de dos a diecinueve años, los niveles aceptables de colesterol sin haber tomado ningún alimento antes o en ayunas se muestran en la siguiente tabla:

TodoenNutricion.org

Asimismo, los niveles de HDL, o mejor conocido como colesterol bueno, deben ser mayores o iguales a 35 mg/dl y los triglicéridos, otra clase de grasa que circula por la sangre y que también es capaz de ocasionar enfermedades en el corazón, deben ser menores o iguales a 150 mg/dl.

Medidas de prevención

Es muy importante que sepas que a los niños menores de cuatro años no es bueno modificarles su dieta ya que a esa edad las grasas y el colesterol son indispensables para que exista un óptimo crecimiento y desarrollo a esas edades.

Si se sigue una dieta con el número de calorías y nutrientes adecuados, el nivel de colesterol LDL se reducirá sin que esto afecte el desarrollo o el crecimiento. Lo importante es el equilibrio y no caer en los excesos. Procura evitar las grasas trans y las grasas saturadas.

Conjuntamente a las recomendaciones anteriores es necesario realizar ejercicio aeróbico (saltar, correr, andar en bicicleta o caminar rápidamente), al menos cinco días a la semana en lapsos de 30 ó 60 minutos. La edad en que un niño puede iniciarse en el deporte es a partir de los seis años.

¿Todos los niños deben ser sometidos a un examen de colesterol en sangre?

Se debe dar preferencia a aquellos niños que reúnen ciertas características y que por ende tienen mayor riesgo de sufrir colesterol alto:

* Si uno de los padres tiene colesterol superior a 240 mg/dl

* Si hay un historial familiar de colesterol elevado

* Las posibilidades son aún mayores si los abuelos o los padres han sufrido infartos al corazón, angina de pecho u obstrucciones de los vasos cerebrales antes de los 55 años

* Adolescentes fumadores, con exceso de peso o ausencia de ejercicio físico

* Si se padecen enfermedades crónicas como diabetes, complicaciones en el riñón o con baja producción de hormonas de la glándula tiroides

Consejos prácticos para reducir la grasa en la alimentación de tus hijos

* Cocina con aceite de oliva. Actualmente existen en el mercado algunos productos que son especialmente hechos para combatir o evitar el colesterol malo

* Adquiere carnes bajas en grasa o de preferencia que sea nula

* Opta por la leche descremada en vez de la entera, con lo que se podrá disminuir considerablemente los niveles de colesterol

* Revisa las etiquetas nutricionales de los productos para ver las cantidades de grasa que aportan al organismo

* Utiliza métodos en los que cocines con poca grasa, tales como asar, hervir, hornear o cocer al vapor

Para que exista un buen nivel del colesterol es necesario que toda la familia participe, pues un niño o un adolescente necesitarán de la orientación adecuada para llevar a cabo una alimentación balanceada o para ejercitarse apropiadamente. No olvides que la visita médica también es muy importante pues si el colesterol no se puede controlar solamente con la dieta o con el ejercicio, probablemente será necesaria la administración de medicamentos.

Referencia informativa: González, C. y Alcañiz, L. “Gordito no significa saludable”. Grijalbo 2007, pp. 305-310; http://www.familydoctor.org; http://www.healthsystem.virginia.edu

Fuente: Departamento de Comunicación y Contenido, TodoEnSalud.org


card.ly

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

Importancia del desayuno en los escolares. Fomentemos el NO a la comida chatarra en las escuelas desde casa

ahoramismo.com.mx

En la etapa escolar (de los seis a los 12 años de edad), la responsabilidad de la salud y la crianza de los niños, que hasta antes recaía en los padres y en los profesionales de la salud, es compartida también por los maestros. Todos ellos, padres, médicos, nutriólogos y maestros, deben tener la convicción de que el crecimiento y el desarrollo de los niños se fundamenta en una buena nutrición, para educar a los escolares en lo concerniente a los alimentos y la importancia que tienen éstos en su salud y nutrición.

El desayuno es el tiempo de comida más importante para el escolar en esta etapa. Además del gasto de energía que exige la actividad física matutina, para que los niños se incorporen a sus labores escolares, requieren mantener su mente despierta para aprender y desarrollar diversas actividades.

Los padres transmiten explícitamente o mediante el ejemplo, sus propios hábitos alimentarios. Frecuentemente permiten a sus hijos los errores en los hábitos de alimentación que ellos mismos tienen. Si hay alimentos que el niño no consume porque “no le gustan”, es muy probable que se deba a que los padres tampoco los consumen. Si los niños comen generalmente viendo la televisión, es porque sus papás lo hacen también, o bien, porque a los padres les resulta más fácil que coman viendo la televisión ya que les demanda una atención menor.

La diferencia está en que las demandas de nutrientes y consumo calórico de los papás y los niños son totalmente diferentes. Esta es una etapa crítica, decisiva de formación en salud y mental. Principalmente un escolar no puede solo comer una torta de tamal o unas galletas como refrigerio, tal vez preparado por la mamá o comprado.

La importancia de recibir estos nutrientes es garantizar al niño una buena salud y que reciba una alimentación completa, equilibrada, variada, limpia y suficiente, si no se cumple con estos cinco conceptos no se podría corroborar la completa ingesta de nutrientes. Una deficiencia de éstos podría causar retardo en el crecimiento, baja estatura, pérdida o aumento de peso de manera rápida.

Se han hecho estudios en los cuales se ha comprobado que el desayuno ayuda a los escolares a mantener la debida atención en la escuela y a retener más información para su aprendizaje, además de mejorar el desarrollo en el lenguaje, lectura y matemáticas, y evitar la ausencia por alguna enfermedad.

La alimentación debe ser de acuerdo con las necesidades de cada menor y preferentemente bajo vigilancia de un especialista. Cuando se conjugan una buena alimentación y ejercicio se obtienen buenos resultados para la vida futura de los menores.

Referencia informativa: Norma Oficial Mexicana NOM-043-SSA2-2005, Servicios básicos de salud. Promoción y educación para la salud en materia alimentaria. Criterios para brindar orientación. Bol. Med. Hosp. Inf. Mex. V. 57, # 12, dic. 2000; Vega-Franco, Leopoldo, Dr. e Iñárritu, Maricarmen, Dra. Importancia del desayuno en la nutrición y el rendimiento del niño escolar

Fuente: Departamento de Comunicación y Contenido, TodoEnSalud.org


card.ly

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

La comida chatarra es tan adictiva como las drogas‏

iupui.edu

Estudios revelan que el consumo de estos alimentos estimula al cerebro de la misma forma que lo hacen los estupefacientes.

La comida chatarra es conocida por ser un alimento con poca cantidad de nutrientes y altos niveles de azúcar, grasas y sales. Su consumo en exceso está relacionado a padecimientos como la obesidad, hipertensión, problemas gastrointestinales y diabetes, indica GanarSalud.com.

El consumo habitual de este tipo de alimentos se debe a que son de fácil acceso, económicos, publica AprendaaComer.com.

Algunos especialistas aseguran que el comer este tipo de alimentos se debe principalmente al efecto adictivo que producen. El sitio Ausfoodnews.com, menciona que la comida chatarra contiene altos índices glucémicos, los cuales provocan un alza en los niveles de azúcar en la sangre y esto genera en el cerebro un efecto similar al de la ingesta de drogas.

Un estudio publicado en el sitio Science News afirma que los alimentos ricos en azúcares y grasas, convierten al organismo en adicto a la chatarra. La investigación realizada en roedores, sugiere que el cerebro se estimula con altas dosis de calorías y esto vuelve a las personas dependientes a este tipo de comida.

Paul Johnson, investigador de Scripps Research Institute en Florida afirmó que el efecto de la chatarra es muy similar al de la adicción a la heroína. Los estudios podrían explicar el por qué de la obesidad en algunas personas, así como la forman en como trabajan ciertas sustancias en el organismo.

El estudio fue presentado durante la reunión anual de la Sociedad de Neurociencia celebrada en Chicago.

Fuente: de10.com.mx


card.ly

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

¿Por qué las personas prefieren las papas fritas antes que una manzana? Descubren el gusto por la comida chatarra‏

obesidad-infantil-7 Científicos de la Universidad de Dundee, en Escocia, descubrieron la razón. No se trata de un simple antojo o de un capricho: la respuesta está en una variación del gen FTO, asociado a la obesidad y que está presente en dos tercios de la población (63%). Las personas que lo presentan tienden a consumir, en promedio, 100 calorías más por alimentos, según el reporte publicado en New England Journal of Medicine. “Un centenar de calorías en una sola sesión es la mitad de un Mars Bar (barra de chocolate similar a un Snickers). No parece mucho, pero en términos de un aumento del riesgo de la obesidad, es suficiente”, comentó el investigador a cargo del equipo de científicos, Colin Palmer. De hecho, la suma se podría convertir en una libra en sólo 12 días, es decir, casi medio kilo.

Todavía una elección

En el estudio se observó a 97 niños a la hora de almuerzo para analizar la posible asociación de la variante FTO con la acumulación de grasa, el gasto de energía y la ingesta de comida. En la hora de colación, se vio que los niños con la variante del gen FTO elegían siempre los alimentos con más azúcar y grasas. “Las personas que lo presentan tienen un mayor riesgo de tener masa grasa. Según el estudio, no es que estos niños quemen menos calorías, sino que consumen alimentos que tienen una mayor densidad energética”, comenta la médico nutrióloga de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile Pamela Rojas.

Esto no quiere decir que están condenados a ser obesos. “Esta alteración evoca una preferencia y existe un riesgo latente de obesidad, pero uno puede influir entregándoles mejores hábitos alimentarios”.

Fuente: http://www.debate.com.mx

Antojos: ¿Qué significan y por qué los tenemos? ¿Pero qué es lo que verdaderamente nos sucede cuando, de la nada, nos domina un incontenible deseo por comer chocolate o papitas fritas?

Hombres y mujeres del mundo, lean esto, porque al fin nos dan una respuesta a esta incógnita que nos ha llevado a comer y comer y comer “chatarra” y a sufrir los daños a la salud que implica. Si es que no te consuela, si te va a informar y sabrás por qué nos dan los tan conocidos antojos y son muy difíciles de controlar, asi que lee estoy después complácete un antojo.

Los antojos son universales, y la mayor parte de la gente los entiende como un deseo, no como una necesidad, de algo dulce y empalagoso o salado y crujiente.

¿Pero qué es lo que verdaderamente nos sucede cuando, de la nada, nos domina un incontenible deseo por comer chocolate o papitas fritas?

‘Las causas subyacentes de los antojos aun no han sido completamente descifradas’. La explicación se asemeja a una compleja red de biología y emociones. Pero por lo menos algo si está claro: ‘en nuestra investigación, analizamos las características de los alimentos que más se antojan, y están relacionadas con las calorías. Una combinación de grasas y carbohidratos es la característica que los define’.

Las ventajas evolutivas de sentir deseos de comer alimentos altos en calorías y energía son claras, pero en esta era de obesidad podrían ser contraproducentes. ‘Fisiológicamente, estamos predispuestos a querer comer grasa porque si nuestros ancestros comían mucha grasa, tenían mayores probabilidades de no morir de hambre’, ‘Psicológicamente la gente a menudo siente antojos de ciertos alimentos en respuesta a la falta de equilibrio, un catarro, o si las cosas no están bien en el trabajo. Es un esfuerzo por compensar algo que nos hace falta’.

Los deseos de comer, activan el núcleo caudado, una de las partes del cerebro involucradas en la formación de hábitos, misma que se activa durante los deseos de consumir drogas. Un consumidor de cocaína que superó psicológicamente el hábito quizá sienta deseos de consumir la droga en situaciones que él asocie con la droga.

Los antojos funcionan de la misma manera en un consumidor de donas. ‘El hecho de pasar frente a una tienda de donas, puede desatar una respuesta habitual’.

Aunque el mundo parece estar dividido en dos campos, el de los antojos dulces y los salados, existe poca evidencia científica sobre el tema. Sin embargo, es cierto que las mujeres tienen una mayor tendencia hacia lo dulce respecto de los hombres, a quienes generalmente se les antojan cosas saladas.

Algunas personas han especulado que esto se conecta con los antiguos roles de los hombres como cazadores y de las mujeres como recolectoras: carne para ellos y bayas y frutas para ellas. Sin embargo, es más probable que estén relacionados con una resonancia emocional.

Wansink considera que la gente prefiere alimentos con los que tiene asociaciones positivas.

Asimismo, el experto en psicología de la comida cree que la gente se siente atraída hacia la comida porque la identifica con su personalidad: ‘encontramos que existe una significativa relación entre la manera que la gente describe sus alimentos favoritos y el modo en que se describen a ellos mismos’.

También está la teoría de que se nos antoja lo que le hace falta a nuestro cuerpo, ‘la sabiduría del cuerpo’,

En otras palabras, si se nos antojan unas papas a la francesa, seguramente es porque nos hace falta sodio. Entonces ¡debemos comernos las papas!

Desgraciadamente, , la sabiduría del cuerpo es un mito dado que aun es muy poca la evidencia que lo respalde.

La realidad es que saciar los antojos no es algo malo, a menos que tengamos sobrepeso y cuidemos la dieta, y es en ese caso cuando estos deseos pueden llegar a ser toda una tortura.

Sin embargo, es posible cambiar los antojos de chatarra por deseos de comida saludable.

Si comemos fresas en lugar de chocolates para recompensarnos o consolarnos, podremos aprender a sentir antojo hacia éstas.

No obstante, los antojos de comida chatarra siempre estarán ahí, pero si cambiamos nuestros hábitos alimenticios aumentarán las probabilidades de que disminuyan los factores que desatan dichos antojos.

Fuente: http://www.eluniversal.com.mx