Basura Cero: El experimento. Segunda Parte

Hace unas semanas, publicamos la primera parte de esta serie de publicaciones, hoy tenemos la segunda parte. Pero si no leíste la primera de éstas, aquí está el link: Basura Cero: El experimento. Primera Parte.

Ahora, la segunda parte:

contenedor de basura

espectador.com

Esta ha sido una semana de investigación, de análisis, de aprendizaje pero sobretodo de reflexión, parece ser que se predica mucho más de lo que se hace y trazamos planes de universitario cuando apenas estamos en pañales.

Como bien dije en el artículo anterior, parte de mis esfuerzos de esta semana se concentrarían en encontrar dónde disponer los residuos de forma separada; el resto del tiempo estaba comprometido con reducir lo no reciclable a como de lugar.

Montevideo ha sido una ciudad amable en ese sentido pues ofrece varias alternativas para enviar a reciclar lo que desechamos; tal vez ha algún habitante local le parezca una locura esto que acabo de escribir, pero créanlo; he estado en ciudades que puedes recorrer de cabo a rabo sin encontrar quien acopia reciclables. La primera alternativa es buscar los contenedores anaranjados pertenecientes a la Intendencia (gobierno local) y colocar ahí todo lo separado; la segunda alternativa es buscar los diferentes contenedores que la asociación civil CEMPRE (Compromiso EMpresarial Para el REciclaje) ha colocado por la ciudad y la tercera es acercarte a las cooperativas de reciclaje para entregarles en propia mano tus residuos.

Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas y al explorar algunas de las alternativas tuve mis tropiezos:

Los contenedores anaranjados de la Intendencia expresamente colocados para depositar residuos reciclables sólo existen en algunos barrios aparentemente porque se trata de un proyecto piloto iniciado hace algún tiempo y del que no pude encontrar reporte alguno de su grado de avance. Parece ser que ya llevan un buen tiempo colocados así que ya tiene tintes más excluyentes que piloto. Bien, localicé un contenedor y allá voy con mi cargamento, ¡oh sorpresa! al abrirlo estaba lleno de basura de todo tipo; probé en uno más y encontré la misma situación así que desistí y me lleve de vuelta mi basurita.

CEMPRE ha repartido contenedores para acopiar productos reciclables por toda la ciudad; son lindos depósitos rectangulares que sirven también como medio publicitario, el problema que encuentro es que sólo hay para plástico y que la gran mayoría están colocados en calles de tránsito intenso o bien de alta velocidad y justo en donde están y en un buen trecho hacia cada lado de ellos está prohibido estacionarse. Esto obliga a quien los use a acercarse caminando y por lo tanto llevar un cargamento más pequeño y acudir con más frecuencia a depositar residuos lo que no siempre es fácil para todos.

Las bolsas de la leche se colocan fácilmente en contenedores en forma de cubo de leche de esos de acero que usan directamente en la ordeña; sin duda un diseño muy creativo. Estos contenedores están colocados afuera de algunos supermercados; el único inconveniente es precisamente ese, que están colocados sólo en los supermercados de una de las cadenas comerciales; así que, si no acostumbras acudir a esa tienda tendrás que ir sólo para depositar las bolsitas. Vale la pena mencionar que seguí la ruta de estas bolsitas y con gusto digo que sí son recicladas de manera conjunta por el fabricante y un par de cooperativas.

La mejor alternativa sin duda la encontré en un supermercado dónde en la entrada, justo a un lado de las máquinas que reciben los envases de vidrio retornables, CEMPRE colocó contenedores para plástico, papel y cartón, vidrio y latas; está también el contenedor de las bolsitas de leche. Aquí en Uruguay te piden que el tetra brick lo coloques junto con los plásticos; no se si realmente se recicle como se debe; eso ya lo indagaré, pero por el momento he eliminado un contenedor en casa y ellos eliminaron uno en las calles. El único inconveniente de esta alternativa de disposición es que estos contenedores existen en un único supermercado en toda la ciudad.

No quiero adelantar conclusiones, ya llegarán a su tiempo; por el momento creo que a todos nos va quedando claro que no existe la infraestructura necesaria para hacer del reciclaje una tarea cotidiana que se adapte a la rutina de vida del ciudadano común sin causar estragos.

Esta semana estuve observando también mi famoso contenedor de los plásticos inútiles; revisé empaque por empaque para saber, en primera, cómo hacerle para que ya no lleguen a casa y después si son reciclables, reutilizables o nada más son re-inútiles. Respecto a cómo evitar que lleguen a casa les contaré la próxima semana pues aún estoy investigando las diferentes alternativas de compra de algunos productos. En lo que se refiere al reciclaje debo decir con tristeza que nueve de cada 10 bolsas de empaque (por ejemplo la del azúcar, el chocolate en polvo, el salvado, la granola) no dicen ni siquiera de qué están fabricadas, lo que convierte en algo sumamente complejo su reciclaje. Algunos fabricantes muy amablemente incluyen un dibujito como este:

Y yo me pregunto, ¿de verdad aún creen que con que sólo depositemos su bolsita en la basura ellos ya son muy responsables? A esto le llamo un mensaje retro; así como perdido en los años 70.

Fuente: http://simpleysustentable.blogspot.mx


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en Google.

El contenido de este blog procede de diversas fuentes; en unas ocasiones nos es enviado por nuestros lectores y amigos, y en la mayoría de los casos es obtenido visitando otras páginas de la red. Dado que queremos actuar con el mayor respeto hacia todos y que no pretendemos hacer nuestro el trabajo de los demás, rogamos que en el caso de haber omitido alguna referencia nos sea comunicado para solucionarlo lo antes posible. Gracias.


Short Link de este post http://bit.ly/MbUUe0

Basura Cero: El experimento. Primera Parte

En varios países se promueve desde hace algunos años el concepto de “Basura Cero” el cual partió de la idea de poder hacer un reciclaje total. Es mucho más que una técnica, en realidad es una filosofía de vida, una política de gobierno y una estrategia de desarollo que como resultado maximiza el reciclaje, disminuye los desechos, reduce el consumo y garantiza que los productos sean fabricados para ser reutilizados, reparados o reciclados para volver a la naturaleza o al mercado.

Siempre he creído en este concepto y miro con asombro como es promovido con mucha fuerza en California, Argentina, Canadá; Europa completa; me alegra sobremanera ver como el impulso viene en muchos casos, desde los propios gobiernos y en otros de organizaciones ciudadanas que han decidido dar fin de una buena vez al problema de la basura dejando de producirla. Pero luego, regreso la vista a mi propio país, o a Centroamérica, o a Perú, a Uruguay, a Bolivia, a Colombia y me sorprende que prefieran seguir gastando en máquinas, excavaciones gigantes, tecnología, cajas y cajones, escobas y cubos para esconder lo mejor que se pueda las miles de toneladas de basura que inundan las ciudades.

Estoy también consciente que criticar es fácil, que leer un libro y pensar que lo escrito se pone en práctica en dos patadas es un error y que la cultura propia de cada país aunada a sus problemas sociales puede convertir un proyecto como “Basura Cero” en un reto demasiado complejo.

Así que, desde hace unas semanas decidí hacer un proyecto piloto basado en las premisas de “Basura Cero”, el lugar: mi propia casa. A partir de hoy, y cada viernes, hasta que logre concluir algo sensato, estaré contándoles por aquí mi experiencia.

Comencemos con lo primero: observar, clasificar y cuantificar la basura en casa. Para ello coloqué diferentes contenedores que me permitieran poner de forma separada: botellas de plástico, latas, papel y cartón, desechos orgánicos, tetrapack, vidrio, desechos sanitarios y las bolsitas de la leche, porque acá los lácteos (leche, yogur y crema) se comercializan en bolsa.

El primer problema al que me enfrenté evidentemente fue el espacio para poner los contenedores, los cuales vale la pena decir no son nada elegante o elaborado, son simplemente cajas o incluso bolsas muy grandes. El patio parecía un buen lugar hasta que comenzó a llover a cántaros; así que mude toda mi basura bajo techo, el sitio no es el más cómodo pero me consuela saber que cada vez que tiro la basura que básicamente se genera en la cocina hago ejercicio en la vuelta a visitar mis contenedores.

El segundo problema fue la cantidad de desechos que no pertenecían a ningún contenedor y que llegan a casa sin que uno los llame; a este desafinado conjunto le he llamado “los plastiquitos inútiles” los cuales encontramos: envolviendo el jamón o queso que compramos, cubriendo la pizza que ordenamos, abrazando una caja, botella u otro empaque (esos son los más inútiles) o conteniendo algún polvo como chocolate, azúcar, sal.

Ahora he comenzado a listar esos desechos que no caben en ningún lugar, a identificar su origen y a poner a los fabricantes en mi recién inaugurada “lista negra”. Al mismo tiempo he comenzado a identificar por la ciudad los lugares a donde puedo llevar a reciclar el contenido de cada uno de mis contenedores y he inaugurado mi composta casera.

Los invito a sumarse a este proyecto y a compartir en este espacio su experiencia; si muchos hacemos lo mismo en diferentes latitudes comenzaremos a identificar las fallas en los sistemas de producción locales y globales y podremos saber si dejar de producir basura puede ser una realidad en nuestra ciudad.

Fuente: http://simpleysustentable.blogspot.mx


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en Google.

El contenido de este blog procede de diversas fuentes; en unas ocasiones nos es enviado por nuestros lectores y amigos, y en la mayoría de los casos es obtenido visitando otras páginas de la red. Dado que queremos actuar con el mayor respeto hacia todos y que no pretendemos hacer nuestro el trabajo de los demás, rogamos que en el caso de haber omitido alguna referencia nos sea comunicado para solucionarlo lo antes posible. Gracias.


Short Link de este post http://bit.ly/LbuAgQ