Janis Joplin volverá a sonar como siempre, como nunca. El material discográfico “Live at the carousel ballroom” saldrá a la venta en marzo, promete ser un portal al pasado de los mejores momentos de la escena hippie.

La cantante estadunidense Janis Joplin, caracterizada por su espíritu rebelde y poderosa voz que reflejó en temas como “Summertime” y “Baby”, hubiera festejado su cumpleaños número 69 con el lanzamiento en marzo próximo de su nuevo disco “Live at the carousel ballroom”.

El álbum de la llamada “Bruja Cósmica” o “La Dama del Blues” se grabó de un concierto ofrecido por la artista el 23 de junio de 1968 y cuenta con la participación de Big Brother and The Holding Company.

El material discográfico, grabado por el legendario Owsley Stanley, mejor conocido como “Bear”, promete ser un portal al pasado de los mejores momentos de la escena hippie.

Janis Lyn Joplin, quien fue además la primera mujer en ser considerada una gran estrella del rock and roll y blues, nació el 19 de enero de 1943 en Port Arthur, Texas.

Su padre Seth trabajaba en una refinería y su madre Dorothy había destacado a través del canto en su escuela. Ambos querían que su hija fuera maestra; sin embargo, a los 16 años Janis comenzó a manifestar su amor por la música y su rebeldía.

Se pintó el cabello de color naranja y se unió a una pandilla de jóvenes radicales, además que rechazaba el racismo y era acusada de ser amiga de los negros.

A los 17 años comenzó a cantar en los bares de Louisiana, donde interpretaba y escuchaba “música de negros”. Grabó su primer disco cuando estudiaba bellas artes en la Universidad de Texas.

En 1963 la ciudad de San Francisco atestiguó el talento de la llamada “Dama Blanca del Blues”. Por esa época inició su contacto con las drogas, se sumió en un estado de abandono y aumentó mucho su peso.

No obstante, anunció a su familia que retomaría sus estudios universitarios y que se casaría con un hombre que conoció en San Francisco, llamado J.P., pero el enlace no tuvo lugar pues él la abandonó, lo que marcó más su inseguridad afectiva y sentimiento de soledad.

Regresó a San Francisco y a la música, uniéndose a la banda Big Brother and The Holding Company, creando una combinación perfecta. Joplin amaba la libertad creativa de la escena musical en aquel lugar.

La banda obtuvo buenas críticas, cada vez más centradas en ella y menos en todo el grupo. Esto reforzó su autoestima y carrera, por lo que pronto fue conocida en el resto de Estados Unidos.

Actuó con su agrupación en el Festival de Monterrey en 1967, junto con Jimi Hendrix, Jefferson Airplane, Canned Heat, The Who, The Mamas and the Papas, The Byrds y Otis Redding. Para entonces aspiraba a ser algo más que “La Reina de los Hippies”, como también se le denominó.

Dos veces participó en dicho festival, y para su segunda intervención cambió su ropa hippie por un traje dorado. A partir de entonces el grupo fue contratado por el productor de Bob Dylan, Albert Grossmael.

Joplin eclipsaba a los Big Brother, pero durante su gira por todo el país comenzó a consumir heroína para huir del agobio de la fama. Decía que nada que se sintiera tan bien podía ser malo y sólo quería algo de paz.

En la primavera de 1968 se trasladaron a Nueva York para grabar su primer disco. Aunque Janis no encajaba en la agrupación, aquella combinación de música repetitiva de estilo psicodélico de los años 60, con su voz, era prodigiosa. Su éxito fue notable en discos como “Bola y cadena” y “Pedazo de mi corazón”, ambos en 1968.

Las críticas fueron muy buenas para Janis Joplin, aunque no tanto para el grupo. Albert Grossman le propuso un cambio de banda, pues el Cosmic Blues Band sonaba distinto; con trompetas y coros, entre otros. La fusión no funcionó.

Janis comenzó a prodigarse en entrevistas, en las que terminaba hablando de su vida y sentimientos. Decía que hacía el amor con 25 mil personas en el escenario y luego volvía sola a casa.

Cada vez dependía más del alcohol y la heroína. Sin embargo, se había convertido en un símbolo de fuerza y rebeldía para muchos.

Quiso entonces volver a su pueblo natal como estrella de rock. Sus padres aprovecharon para marcharse y ella no fue bien recibida por la gente. Este fracaso fue magnificado en los medios de comunicación, y fue un desafío que se volvió contra ella.

En septiembre de 1970 se trasladó con su nuevo grupo a Los Ángeles para realizar su último disco “Pearl”, siendo el 4 de octubre la fecha para la grabación. Ese mismo día su cuerpo fue descubierto aproximadamente 18 horas después de su muerte.

La cantante falleció a causa de una sobredosis de heroína y como las jeringas desaparecieron, su muerte estuvo rodeada de misterio. Se especuló que pudo haber estado con ella alguien más en la habitación.

Janis, quien fue la primera mujer blanca en ser considerada una gran estrella de rock, ya había pasado por experiencias similares, pero había salido con vida, aunque en esta ocasión no pudo evitar ser víctima de los excesos del alcohol y las drogas.

Tras su deceso, salió el disco “Pearl” que fue un éxito, manteniéndose en el número uno de ventas durante 14 semanas. Janis dejó un testamento en el que estipuló que debían darle 600 dólares a sus amigos para que celebraran su muerte con una fiesta salvaje.

En 2007, la vida de la intérprete se contempló para un filme, al igual que la de otros famosos como Jimi Hendrix, James Brown y Kurt Cobain, luego del éxito de las “biopics”, de Ray Charles y Johnny Cash.

Un año más tarde figuró en una exposición que realizó Paul McCartney en honor a su esposa, quien falleció en abril de 1998 en la galería James Hyman del 24 de abril al 7 de junio.

En junio pasado salió a la venta “The Woodstock experience”, álbum que reúne temas presentados en vivo en el Festival Woodstock de 1969, además de unas grabaciones de estudio. En este material aparecen 10 temas de Joplin, como “Raise your hand”, “To love somebody”, “Summertime” y “Piece of my heart”.

Fuente: milenio.com


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en Google.


Código QR para este post

Short Link de este post http://bit.ly/z2JdwW 

¿Peace and love, Janis Joplin, Jimi Hendrix, Joan Baez Country, Joe Mc Donalds, Joe Cocker, Santana, Woodstock, LSD y una dosis de Rock? Siiiiii El movimiento hippie que se sustentaba en la tracendencia y la belleza del uni‏versal

bootkamp.co.uk

A finales de 1966, el estado de California declaró al LSD como una sustancia de uso controlado, lo que era de esperarse suscitó movilizaciones y protestas de los hippies, pues éstos se negaban a ser considerados criminales por celebrar la trascendencia de la conciencia, la belleza del universo y del ser.

FLORES EN TU PELO.

El Golden Gate Park de San francisco fue el escenario de un happening llamado Human Be-In, que reunió a varios miles de jóvenes libertarios en torno alas premisas clave del ideario hippie: vida comunal rechazo alas instituciones, ala moralidad clase mediera y a la guerra, apertura sexual y expansión de la conciencia através del uso de drogas. Algunos de los oradores de este evento fueron el apóstol de la psicodelia, Timothy Leary y el poeta Allen Ginsberg quien encarnó la transición entre los beatniks y los hippies.

Durante el verano de 1967, 200 mil hippies se reunieron en el distrito de Haight-Ashbury de San francisco para presenciar el Monterrey Pop Festival, que catapulto a varias estrellas del rock de ambos lados del atlántico en la segunda mitad de la década. The Animals, Who, Simon Garfunkel, Jefferson, Airplaney, sobre todo, Janis Joplin y Jimmy Hendrix y que por cierto, muy a tono con el espíritu del peace and love, se caracterizó por transcurrir armónicamente y con un inesperado saldo blanco.

El Monterrey Pop Festival popularizó la subcultura hippie en toda la unión americana y lapso en el centro de la atención pública, que lo mismo elogiaba su ánimo fraternal y pacifista que criticaba su permisividad, el uso y abuso de las drogas y su actitud en contra del trabajo.

Los tres días del festival Monterrey señalaron la apertura formal del verano del amor una espectacular reunión de jóvenes provenientes de toda la unión Americana que buscaba una explicación alternativa a los porqués de la existencia y se entregaban a un modus vivendi idílico, con comida gratis, drogas gratis, amor gratis, para todo aquel que lo quisiera. La mayor parte de los asistentes aprovecharon sus vacaciones veraniegas para unirse a esta experiencia comunal.

Durante 1968, la unión Americana vería un recrudecimiento del conflicto de Vietnam y, coincidentemente una serie de cambios trascendentes en materia de derechos civiles, como el asesinato de Martin Luther King y la firma del acta de los derechos civiles de 1968, que abolía oficialmente la discriminación racial.

Mas tarde a principios de 1969, los hippies mostraron en la practica los alcances del flower power al adueñarse del peoples park en Berkeley, California y oponerse a los planes de demolición que fraguaba el entonces gobernador del estado y futuro presidente de los EE.UU. Ronald Reagan, mediante actos de resistencia civil, como la simple distribución y plantación de flores.

DENLE UNA OPORTUNIDAD A LA PAZ

La cúspide del movimiento hippies tendría lugar el 15 y 17 de agosto de 1969 en el poblado de Bethel, a unos kilómetros de Woodstock Music Art fair, a fin de disfrutar apoteósicas intervenciones musicales de artistas como Richie Havens, Joan Baez, Country Joe Mc Donalds, Joe Cocker, Santana y Jimi Hendrix, y protestar contra la creciente intervención estadounidense en Vietnam -que cada día resultaba mas costosa financieramente y en términos de popularidad al gobierno estadounidense. Woodstock, evento musical masivo, que fue epitome de los postulados ideológicos de una generación que creía posible vivir y convivir en paz con medio millón de personas sin mas ímpetu que el estado de plenitud del ser y la comunión con los semejantes y la naturaleza – aderezados desde luego, con una infalible Juanita, LSD y una buena dosis de rock.

Pero como al perecer las cosas buenas no duran mucho, unos meses después del esplendor de los tres días de paz, amor y música, el mundo empezaría a despertar de la inocencia hippie y, al abrir los ojos, vería su rostro manchado con tinta de la sangre y de la muerte en diciembre de 1969, The Rolling Stones decidieron cerrar su gira americana con un concierto gratuito en la pista de carreras de Altamont, en Livermore.

El recital convoco alrededor de 300mil personas y resultó ser mas problemático de lo esperado por el abundante consumo de cerveza, y drogas, se protagonizaron varios sucesos violentos. Hacia el fin de la interpretación de Under My Thumb, un joven negro de nombre Meredith fue apuñalado en cinco ocasiones, lo que derivo su muerte. El desastroso concierto seria visto por muchos como el epitafio del flower power de la paz y el amor, de toda una era de ideología; de hecho de la década de los 60.

Los accidentados decesos de Jimi Hendrix y de Janis Joplin causados por complicaciones asociadas con el consumo de drogas, y del guardián de las puertas de la percepción de Jim Morrison, mostraron el sombrío reverso de la moneda; La expansión de la conciencia y la comunión fraterna con el cosmos através de los paraísos artificiales, tan románticamente exaltadas, no pudieron rescatar a estos rockstars-ni, de seguro, a muchos otros-, de su agonía, de su desesperación y de su asfixia existencial y orgánica, Aunque tal vez su partida no haya sido sino la búsqueda de una trascendencia ultima, luego de tantos escarceos con la fatalidad, el silencio y la nada….. ¿Quien lo sabe?

A pesar de la realidad de las muertes causadas por el consumo de drogas, la opinión pública del pueblo estadounidense continuaba cohesionada en lo general por el ánimo antibélico, lo que mantenía en buena estima a lo que quedaba del movimiento hippie.

Cinco años mas tarde, el hombre que escribió, todo lo que necesitas es amor, ultimo sobreviviente del movimiento pacifista hippie, caería abatido por cuatro balazos, en la entrada de su casa ubicada en el edificio Dakota, en Nueva York, Horas antes había obsequiado un autógrafo a su victimario en uno de sus discos,: John Lennon 1980.

Aunque el legado hippie es incuestionable y sus efectos irreversible, con el tiempo, el ímpetu contracultural de la utopia del flower power decayó de tal modo que la subcultura y sus manifestaciones fueron asimiladas e incluso, integradas a los procesos de consumo, ala moda y ala industria de la música y del cine casi al punto ridículo.

Hoy vemos a múltiples neohipiies postmodernos que siguen usando huaraches y morral, ropa artesanal, accesorios de pedrería, pelos largos, y que, muchas veces, acusan una severa hidrofobia, como si el jabón y el estropajo coartaran el libre transito de ideas. Algunos de esos entes, sin embargo, parecen ignorar por completo el ideario hippie y no es raro verlos, en esa facha, y abordar un Mini Cooper, discutir dialécticamente entre las nieblas de un Starbucks o enchufados a un lustroso ipod. Lastima que la contracultura no penetre más allá de la epidermis. Y discúlpeme, amable lector, si usted es uno de ellos….. ¡Amor y paz!

Fuente: Algarabia

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

A que te suena peace and love, Janis Joplin, Jimi Hendrix, Joan Baez Country, Joe Mc Donalds, Joe Cocker, Santana, Woodstock, LSD y una dosis de Rock. Siiiiii acertaste: al movimiento hippies que se sustentaba en la tracendencia y la belleza del uni‏versal

flower20power_470c1008893772

A finales de 1966, el estado de California declaró al LSD como una sustancia de uso controlado, lo que era de esperarse suscitó  movilizaciones y protestas de  los hippies, pues  éstos se negaban a ser considerados criminales por celebrar la trascendencia de la conciencia, la belleza del universo y del  ser.

FLORES EN TU PELO.

El Golden Gate Park de San francisco fue el escenario de un happening llamado Human Be-In, que reunió a varios miles de jóvenes libertarios en torno alas premisas clave del ideario hippie: vida comunal rechazo alas instituciones, ala moralidad clase mediera y a la guerra, apertura sexual y expansión de la conciencia através del uso de drogas. Algunos de los oradores de este evento fueron el apóstol de la psicodelia, Timothy Leary y el poeta Allen Ginsberg quien encarnó la transición entre los beatniks y los hippies.

Durante el verano de 1967, 200 mil hippies se reunieron en el distrito de Haight-Ashbury de San francisco para presenciar el Monterrey Pop Festival, que catapulto a varias estrellas del rock de ambos lados del atlántico en la segunda mitad de la década. The Animals, Who, Simon Garfunkel, Jefferson, Airplaney, sobre todo, Janis Joplin y Jimmy Hendrix y que por cierto, muy a tono con el espíritu del peace and love, se caracterizó por transcurrir armónicamente y con un inesperado saldo blanco.

El Monterrey Pop Festival popularizó la subcultura hippie en toda la unión americana y lapso en el centro de la atención pública, que lo mismo elogiaba su ánimo fraternal y pacifista que criticaba su permisividad, el uso y abuso de las drogas y su actitud en contra del trabajo.

Los tres días del festival Monterrey señalaron la apertura formal del verano del amor una espectacular reunión de jóvenes provenientes de toda la unión Americana que buscaba una explicación alternativa a los porqués de la existencia y se entregaban a un modus vivendi idílico, con comida gratis, drogas gratis, amor gratis, para todo aquel que lo quisiera. La mayor parte de los asistentes aprovecharon sus vacaciones veraniegas para unirse a esta experiencia comunal.

Durante 1968, la unión Americana vería un recrudecimiento del conflicto de Vietnam y, coincidentemente una serie de cambios trascendentes en materia de derechos civiles, como el asesinato de Martin Luther King y la firma del acta de los derechos civiles de 1968, que abolía oficialmente la discriminación racial.

Mas tarde a principios de 1969, los hippies mostraron en la practica los alcances del flower power al adueñarse del peoples park en Berkeley, California y oponerse a los planes de demolición que fraguaba el entonces gobernador del estado y futuro presidente de los EE.UU. Ronald Reagan, mediante actos de resistencia civil, como la simple distribución y plantación de flores.

hippiesDENLE UNA OPORTUNIDAD A LA PAZ

La cúspide del movimiento hippies tendría lugar el 15 y 17 de agosto de 1969 en el poblado de Bethel, a unos kilómetros de Woodstock Music Art fair, a fin de disfrutar apoteósicas intervenciones musicales de artistas como Richie Havens, Joan Baez, Country Joe Mc Donalds, Joe Cocker, Santana y Jimi Hendrix, y protestar contra la creciente intervención estadounidense en Vietnam -que cada día resultaba mas costosa financieramente y en términos de popularidad al gobierno estadounidense. Woodstock, evento musical masivo, que fue epitome de los postulados ideológicos de una generación que creía posible vivir y convivir en paz con medio millón de personas sin mas ímpetu que el estado de plenitud del ser y la comunión con los semejantes y la naturaleza – aderezados desde luego, con una infalible Juanita, LSD y una buena dosis de rock.

Pero como al perecer las cosas buenas no duran mucho, unos meses después del esplendor de los tres días de paz, amor y música, el mundo empezaría a despertar de la inocencia hippie y, al abrir los ojos, vería su rostro manchado con tinta de la sangre y de la muerte en diciembre de 1969, The Rolling Stones decidieron cerrar su gira americana con un concierto gratuito en la pista de carreras de Altamont, en Livermore.

rockroll_026_jimi_hendrixEl recital convoco alrededor de 300mil personas y resultó ser mas problemático de lo esperado por el abundante consumo de cerveza, y drogas, se protagonizaron varios sucesos violentos. Hacia el fin de la interpretación de Under My Thumb, un joven negro de nombre Meredith fue apuñalado en cinco ocasiones, lo que derivo su muerte. El desastroso concierto seria visto por muchos como el epitafio del flower power de la paz y el amor, de toda una era de ideología; de hecho de la década de los 60.

Los accidentados decesos de Jimi Hendrix y de Janis Joplin causados por complicaciones asociadas con el consumo de drogas, y del guardián de las puertas de la percepción de Jim Morrison, mostraron el sombrío reverso de la moneda; La expansión de la conciencia y la comunión fraterna con el cosmos através de los paraísos artificiales, tan románticamente exaltadas, no pudieron rescatar a estos rockstars-ni, de seguro, a muchos otros-, de su agonía, de su desesperación y de su asfixia existencial y orgánica, Aunque tal vez su partida no haya sido sino la búsqueda de una trascendencia ultima, luego de tantos escarceos con la fatalidad, el silencio y la nada….. ¿Quien lo sabe?

A pesar de la realidad de las muertes causadas por el consumo de drogas, la opinión pública del pueblo estadounidense continuaba cohesionada en lo general por el ánimo antibélico, lo que mantenía en buena estima a lo que quedaba del movimiento hippie.

janisjoplin60sCinco años mas tarde, el hombre que escribió, todo lo que necesitas es amor, ultimo sobreviviente del movimiento pacifista hippie, caería abatido por cuatro balazos, en la entrada de su casa ubicada en el edificio Dakota, en Nueva York, Horas antes había obsequiado un autógrafo a su victimario en uno de sus discos,: John Lennon 1980.

Aunque el legado hippie es incuestionable y sus efectos irreversible, con el tiempo, el ímpetu contracultural de la utopia del flower power decayó de tal modo que la subcultura y sus manifestaciones fueron asimiladas e incluso, integradas a los procesos de consumo, ala moda y ala industria de la música y del cine casi al punto ridículo.

Hoy vemos a múltiples neohipiies postmodernos que siguen usando huaraches y morral, ropa artesanal, accesorios de pedrería, pelos largos, y que, muchas veces, acusan una severa hidrofobia, como si el jabón y el estropajo coartaran el libre transito de ideas. Algunos de esos entes, sin embargo, parecen ignorar por completo el ideario hippie y no es raro verlos, en esa facha, y abordar un Mini Cooper, discutir dialécticamente entre las nieblas de un Starbucks o enchufados a un lustroso ipod. Lastima que la contracultura no penetre más allá de la epidermis. Y discúlpeme, amable lector, si usted es uno de ellos….. ¡Amor y paz!

Fuente: Algarabia