Galería

Leyendas Coloniales: El Caporal (Puebla)

En la hermosa ciudad de Puebla, se cuenta que existía una hacienda muy famosa y reconocida en todos los alrededores, cuyo propietario era un hombre malvado y cruel, ya que para malos tratos con sus trabajadores no se tocaba el corazón. Todos los días, a primera hora de la mañana, don Manuel Romero recorría caballo su hacienda para observar cómo trabajaban sus peones.

Un buen día, llegó a aquellos lugares un muchacho en busca de trabajo, joven y fuerte aún; don Manuel al ver que tenía un físico para aguantar el trabajo duro, lo contrató pensando que este hombre sería por demás muy eficiente. Pablo, pero en nombre del muchacho, cumplirá su deber a la perfección, pero aun así no dejaba de indignarle la mala situación en que se encontraban los trabajadores del hacienda, le parece injusto que personas que daban su mejor esfuerzo no recibiera un sueldo acorde con su labor, y que prácticamente no obtuviera beneficio alguno. La paga era tan pobre que los peones vivían con muchas carencias, y lo poco que ganaban sólo podían gastarlo en las tiendas de raya, lugares dedicados exclusivamente a venderles a los campesinos. Los trabajadores de la hacienda al descubrir que aquellos productos se les vendían a precio de oro y que en otros lados eran mucho más baratos, se inconformaron aún más con sus patrones; además los lugares donde habitaban y trabajaban, eran insalubres y ni siquiera contaban con un médico, el muchacho observaba las pésimas condiciones de trabajo, y eso lo hacía enojar mucho, pero lo que más le podía era el hambre que padecía la gente.

Cierto día, Pablo decidió entrar a la tienda de raya y robar algunos panes para dárselos a la familia más pobre del lugar, y aunque sus intenciones fueron buenas, el rumor no dejó de llegar a oídos del dueño de la hacienda, que lo consideró una traición por parte de su empleado. Don Manuel Diego inmediatamente la choza de los campesinos, en donde encontró los panes, y con toda su furia lo aventó contra la pared, acto seguido tomó del brazo al padre de la familia y le exigió que le dijera quién le había dado los panes, sin embargo el hombre asustado no se atrevía a denunciar a su benefactor y no soltó ni una palabra; encolerizado en su patrón, lo arroja contra la pared para hacerlo confesar, después le da una golpiza, y sin sacarle palabra alguna, su víctima cae al piso sin vida.

En ese momento llega Pablo, quién le dice con voz fuerte y decidida que él había sido el ladrón de los panes, la primera reacción del patrón fue golpearlo, cosa que hizo de una forma brutal; luego lo mando amarrar para aplicar el castigo que había considerado más conveniente para el muchacho; juzgó que un desacato de tal magnitud ponía en riesgo el orden de su hacienda, por lo que debía de castigar de manera ejemplar al jovenzuelo, por lo que una vez que lo tuvo bien atado, saco un machete afilado y de un golpe le cercenó la mano, el pobre Pablo emitió los terribles gritos que se pudieron oír hasta los lugares más recónditos del sitio. Para no despertar sospechas, don Manuel les dijo a los trabajadores que habían corrido al muchacho del hacienda, pero lo que realmente pasó es que lo habían llevado a un llano lejano, en donde fue asesinado; así el cuerpo quedó enterrado en aquel lugar y su mano perdida en la hacienda.

Transcurrieron seis años después de aquellos cruentos hechos, sucedió que un día don Manuel abrió uno de los cajones de su escritorio, observando con terror y sorpresa como una mano salía disparada de ahí; en un arranque de histeria, y por miedo a que se pudiera escapar, el patrón ordenó a los trabajadores que encerraran aquella parte del cuerpo en una caja de madera completamente sellada con candados y cadenas. Este incidente dejó muy mal a don Manuel, su palidez y preocupación no delataban; desde aquel día le era casi imposible conciliar el sueño, y cuando lo lograba, las pesadillas atormentaban para despertarlo una y otra vez. Esto comenzó ocurrirle todas las noches desde el hallazgo de la mano, y siguió hasta el último día de su vida,

Para todos era muy extraño que don Manuel no hubiera salido montado en su caballo a observar a los trabajadores, por tal motivo comenzaron a sospechar que algo andaba mal; además de que un olor pestilente, de putrefacto, salía de la casa, por lo que se atrevieron a ingresar en ella, ya que tampoco habían percibido ruido alguno. Tres días habían pasado sin saber nada del patrón, hasta que un grupo de trabajadores decidieron investigar y cuál no fue su sorpresa al encontrarlo muerto en su cama con marcas de estrangulamientos en su cuello, y con una mano cercenado a su lado. La gente lo atribuyó a que fue una venganza por la cruel muerte de Pablo, aquel muchacho valiente que se atreviera a enfrentar al patrón el retablo por las injusticias cometidas contra todos sus trabajadores.

Coplas populares de la Revolución Constitucionalista

Deja de arar campesino

Deja de arar campesino,

echa los bueyes al monte,

quema el arado de palo

y quedas igual de pobre.

Ya no asegundes la milpa

ni cultives la esperanza,

que de todos los elotes

a ti no te toca nada.

Campesino, campesino,

ya se va a venir la pizca,

mejor entierra la hoz

para no cortar la milpa.

Ya no hagas tú la cosecha

para que suba el patrón,

la tierra es para los hombres

como para el mundo del sol.

Ay, que malo es el patrón

Ay, qué malo es el patrón,

tiene el alma sanguinaria,

pues cree que somos nosotros

como cualquier maquinaria.

Nos echa tantito aceite

y nos pone a trabajar

y no sabe que nosotros

también queremos gozar.

El cree que con la comida

ya nos quedamos contentos

y que no nos damos cuenta

que estamos sudando pesos.

Y cuando no se faltamos

de tantas explotaciones

y reclamamos derechos,

dicen que somos ladrones.

Ay, qué cruel es del patrón

para los trabajadores,

más ya le demostraremos

lo que podemos los pobres.

Nos roban a nuestras hijas,

la echan a la desgracia

y les niegan a sus hijos

cuando se viene la crianza.

Si la muchacha es bonita

la agarra el patrón para él

y luego que ya le enfada

nomás la avienta al burdel.

Y tantas barbaridades

no piensan que uno las siente,

¡anden ricos desgraciados,

ya probarán mi machete!

Compañeros, a la lucha,

ya es tiempo de combatir,

vamos a ver de cual leño

más rajas pueden salir.

Por: Alejandra McCartney … mucho más en su blog http://www.leyendascoloniales.blogspot.com/

banner twitter

banner facebook


En caso de haber videos, éstos provienen y están alojados en un servidor de terceros que no opera ni controla RadioContempo o alguno de sus colaboradores. No alojamos ni somos responsables por estos videos. Los videos podríanestar protegidos por derechos de autor y su acceso, visualización y uso podrían requerir la autorización del dueño de esos derechos. El hecho de que publiquemos estos videos como resultado de una búsqueda no significa que estemos otorgando esa autorización. Estos videos fueron encontrandos en youtube.

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en Google.

El contenido de este blog procede de diversas fuentes; en unas ocasiones nos es enviado por nuestros lectores y amigos, y en la mayoría de los casos es obtenido visitando otras páginas de la red. Dado que queremos actuar con el mayor respeto hacia todos y que no pretendemos hacer nuestro el trabajo de los demás, rogamos que en el caso de haber omitido alguna referencia nos sea comunicado para solucionarlo lo antes posible. Gracias.

“Copyright Disclaimer Under Section 107 of the Copyright Act 1976, allowance is made for “fair use” for purposes such as criticism, comment, news reporting, teaching, scholarship, and research. Fair use is a use permitted by copyright statute that might otherwise be infringing. Non-profit, educational or personal use tips the balance in favor of fair use.”


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s