Galería

#LeyendasColoniales con @nini_guau …. de la Santa Inquisición

En la cámara de tortura de la Santa Inquisición ocurrieron cosas tan atroces y escabrosas, que ni los peores sádicos ó asesinos seriales podrían imaginar; ni si quiera las descripciones más meticulosas detalladas con lujo de detalle podrían describir las torturas infligidas a las pobres víctimas y el terrible dolor por el que pasaron.

A cualquier persona se le pone la carne de gallina al leer la historia de un hombre que le queman los testículos con un hierro al rojo vivo ó a una mujer que le desgarran los senos con picas y muchas cosas más; pero lo que vivieron en carne propia estos horribles tormentos, saben el infierno que fue la Inquisición.

La leyenda que a continuación se relata ocurrió en Europa durante la Edad Media en un antiguo edificio, el cuál se quedó abandonado por mucho tiempo después de que la Santa Inquisición fue abolida. Mucho tiempo después un funcionario público obtuvo el permiso del gobierno para abrir sus puertas al público.

El edificio fue restaurado y se convirtió en un centro cultural muy exitoso, en el que se podían encontrar diferentes actividades artísticas y literarias como aprender a tocar instrumentos musicales, actuar, escribir poemas, esculpir, pintar y bailar; también contaba con una biblioteca en al que acudían personas de todas las edades a saciar su sed de aprender.

Su director y fundador, que no le gustaba ser llamado por su nombre era conocido como El Maestro, estaba muy satisfecho con lo que había logrado y cada día se esforzaba más para mejorar el lugar y para obtener nuevas donaciones para ofrecer un mejor servicio.

Los salones fueron instalados en lo que antiguamente fueron las oficinas de la Inquisición y la biblioteca en lo que fue la cámara de tortura. Desde el día en que empezaron a remodelar ésta última los trabajadores sintieron mucho miedo, incluso muchos llegaron a renunciar porque escuchaban gritos, súplicas y lamentos desgarradores.

El Maestro no les hizo mucho caso, ya que era muy escéptico en lo que a cosas de espíritus se refiere; al poco tiempo la biblioteca fue abierta al público y algunas personas se quejaron de oír y sentir cosas que les hacía estremecerse; pero en vez de que disminuyeran la cantidad de visitantes, estos aumentaron.

Así pasó el tiempo y una tarde que se encontraba a escasos días de que el centro cultural festejara su primer aniversario, El maestro citó a un grupo de jóvenes voluntarios en la biblioteca, para que le ayudaran a hacer los preparativos de la fiesta.

Los muchachos se encontraban muy entusiasmados discutiendo su participación en el festejo, pero éste agradable momento no duraría mucho, ya que fue interrumpido por un espantoso quejido.

Como es natural todos se asustaron, El Maestro trató de aparentar una calma que no sentía, iba a decirles unas palabras tranquilizadoras, cuando se escucharon los gritos de un hombre que sufría muchísimo.

-¡¡No!! ¡¡No!! ¡¡No!! ¡Por favor se los suplico! ¡Tengan piedad! ¡Ayyyyyyyyyy!

Algunos de los muchachos se quedaron petrificados de miedo y otros salieron corriendo y gritando, como si hubieran visto al mismísimo Satanás.

Los que se quedaron en la biblioteca, entre ellos El Maestro siguieron escuchando:

-¡Juro por que no hice nada! ¡Soy un ferviente católico! ¡Por favor! ¡Por piedad! ¡Ya no me hagan daño!

Después todo se sumió en un silencio sepulcral, que duró una eternidad, después se escuchó una diabólica carcajada que hizo estremecer los muros del edificio.

Todos salieron de ahí lo más rápido que les dieron sus piernas. Esa noche ni el velador se quedó.

Y como dijera el dicho, “Pueblo pequeño, chisme grande”, por más que El Maestro tratara de ocultar los hechos; al otro día todo el pueblo ya estaba enterado y el centro cultural tuvo que ser cerrado, sin llegar a festejar su aniversario.

El director mandó a ingenieros y físicos a que inspeccionaran la biblioteca, pero no pudieron darle una explicación científica a los extraños y espeluznantes fenómenos.

Su esposa le sugirió hacer una sesión espiritista; aunque su marido era escéptico a esas cosas, pero su curiosidad y anhelo de abrir el centro cultural pudieron más, pese a su incredulidad.

La sesión se llevó a cabo en la biblioteca; todos los asistentes se sentaron en círculo, quedando la médium en la cabecera. Los presentes guardaron silencio y esperaron a que la médium se pusiera en trance; de pronto la mujer empezó a agitarse y después a convulsionarse, se movía como si tuviera al mismísimo diablo dentro. Con la voz de un hombre dio horribles alaridos, suplicando piedad; conforme avanzaba la sesión su rostro se deformaba, como si estuviera sufriendo un espantoso suplicio. Los presentes estaban horrorizados y desesperados de no poder hacer nada para regresar a la mujer a la realidad. Este horror duró casi una hora, después la médium abrió los ojos y con un horror indescriptible, dijo:

-¡Acabo de ser torturada por un inquisidor! ¡Estuve en una cámara de tortura! ¡Vi y sufrí algo de lo que nunca me recuperaré! ¡Este edificio es el infierno! ¡Demuélanlo! ¡Tiene que ser destruido desde sus cimientos!

Dicho y hecho: el edificio fue demolido porque el infierno se quedó ahí.

Por: Alejandra McCartney mucho más en su blog http://www.leyendascoloniales.blogspot.com/


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en Google.

El contenido de este blog procede de diversas fuentes; en unas ocasiones nos es enviado por nuestros lectores y amigos, y en la mayoría de los casos es obtenido visitando otras páginas de la red. Dado que queremos actuar con el mayor respeto hacia todos y que no pretendemos hacer nuestro el trabajo de los demás, rogamos que en el caso de haber omitido alguna referencia nos sea comunicado para solucionarlo lo antes posible. Gracias.



Short Link de este post http://bit.ly/QrwLkM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s