Galería

Chavas: Las mujeres y los mitos sexuales por @jajahuata (También es para ellos)

Hola mis jajahuatenses ¿Cómo les fue esta semana sin mi?… Espero y me hayan extrañado… Les traigo un tema del cual me han estado preguntando asi que sin mas preámbulo.. .

Las mujeres y sus mitos.

Cuenta la leyenda que tener un orgasmo no es prohibido y mucho menos tener eyaculación, si también las mujeres (aunque no todas) llegamos a tener este tipo de clímax sexual.

Vayamos por partes. Es bien sabido que la mujer produce una secreción vaginal al momento de la excitación, que tiene como objetivo lubricar las paredes del órgano para que la penetración no resulte dolorosa. Muchas mujeres lubrican abundantemente —lo cual no siempre indica que se trate de una fémina multiorgásmica—, pero tampoco es este fluido el segregado durante el punto culminante del orgasmo.

Las investigaciones más avanzadas señalan que el fluido expelido es un líquido alcalino segregado por las glándulas parauretrales, y en su constitución se han encontrado una enzima llamada fosfatasa ácida prostática y glucosa (azúcar); el mecanismo de liberación se activa como resultado de las contracciones pélvicas durante el orgasmo. Debemos dejar claro que no todas las mujeres presentan la eyaculación, que la misma no depende de algún tipo especial de estimulación y que entre quienes la manifiestan habrá mayor o menor cantidad.

Ingerir semen no es dañino.

Científicamente se ha comprobado que entre los componentes del semen se encuentran proteínas, pero difícilmente se podría asegurar que su ingestión represente un aporte de nutrientes significativo como para cubrir los requerimientos de una persona para su vida cotidiana o, menos aún, para aumentar de peso. Por otra parte, no hay evidencia de que tragar secreciones vaginales o semen sea dañino a la salud, a no ser que dichos fluidos provengan de una persona que tenga una enfermedad de transmisión sexual.

El sexo oral no produce cáncer.

Tanto la llamada felación (excitación del hombre a partir de besar sus genitales) como el cunnilingus, (estimulación oral en el área genital femenina) cuentan con un círculo de inseguridad que limita su práctica, debido principalmente a que tanto semen como secreciones genitales son vehículos trasmisores de virus, bacterias y hongos generadores de infecciones venéreas, pero nunca de cáncer. El riesgo radica cuando la boca o los órganos sexuales cuentan con una herida que sea la puerta de entrada a los microorganismos mencionados. Pero que de una manera higiénica y bien tratada puede darnos como pareja un sinfín de sensaciones deliciosas y los orgasmos más gritones que hayamos podido probar… ¡LITERAL!

No está por demás hacer referencia a las enfermedades que pueden contraerse mediante sexo oral:

Herpes. Si se padece una infección de este tipo en la boca (manifestada en las comisuras de los labios), no se debe practicar sexo oral, pues fácilmente se puede contagiar el área genital; produce comezón, ardor y dolor.

Gonorrea. Es producida por una bacteria (Neisseria gonorrhoeae) que trasladada del área genital puede atacar las paredes de la uretra (canal por donde transita la orina) en el hombre, y de la vagina en la mujer, o del ano, recto y la garganta en ambos. Si no se atiende a tiempo puede ser muy molesta y tener consecuencias, como imposibilidad para tener hijos, problemas en corazón, piel y articulaciones.

Sífilis. Es adquirida a través de contacto sexual con personas afectadas en fase contagiosa, así sea de manera anal, oral o convencional. La bacteria (Treponema pallidum) produce una úlcera (chancro) que se manifiesta en unos cuantos días, pero de no atenderse permanecerá en el cuerpo, se reproducirá y tendrá episodios de manifestación y otros de inactividad a lo largo de los siguientes 2 a 20 años; los casos avanzados manifiestan inflamación de huesos y cartílagos (osteocondritis), además de afectar a piel, mucosas, músculos y/o corazón, y puede acarrear ceguera, sordera, parálisis, daño cerebral y, en ocasiones, la muerte.

Sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida). No sólo se transmite por el semen y la sangre, sino también por secreciones vaginales y lubricantes de la uretra masculina contaminadas, facilitando su ingreso al organismo a través de heridas por donde haya contacto con sangre; el virus de inmunodeficiencia humano (VIH) debilita al sistema del organismo que combate las enfermedades (inmunológico), al grado de que una infección que en condiciones normales es inofensiva puede llevar al afectado a la muerte.

Así que por favor tengan mucho cuidado, y hagan todo con amor comunicación y sobretodo ¡mucha higiene!

La penetración anal no sólo es para pervertidas

Si bien aún en nuestros días se sigue tachando a la masturbación como algo indebido y morboso, la práctica del sexo anal supera al anterior como transgresor por ser calificado como “sucio”, “perverso” y “del gusto de los depravados”. Lo cierto es que el ano tiene tantas terminaciones nerviosas sensibles como vagina o pene, por lo cual es igualmente capaz de producir placer; incluso, algunas investigaciones al respecto indican que hay mujeres que sólo pueden alcanzar el orgasmo por esta vía, sin que intervenga vagina o clítoris, aunque no es lo más frecuente.

La penetración anal ha sido por siglos la opción para quienes buscan preservar la virginidad y evitar embarazos no deseados, o como una opción en los períodos de menstruación. No obstante, es muy importante tomar algunas medidas que harán de este tipo de coito seguro y satisfactorio; por ejemplo, el uso del condón resulta de vital importancia, ya que la mucosa rectal es una vía de entrada de virus y bacterias que pueden invadir al órgano masculino y causarle alguna infección; por la misma razón se debe cambiar el preservativo si se contempla una penetración vaginal, o bien, lavar pene o dedo que se haya empleado en la penetración antes de introducirlo al órganos reproductor femenino.

También debe tomarse en cuenta que a diferencia de la vagina, el recto no se autolubrica tras la excitación, por lo que deberá utilizarse crema o gel lubricante con base acuosa (vaselina y aceites pueden perjudicar al látex del preservativo); el producto debe colocarse tanto en pene o dedo como en ano. Finalmente, tengan en cuenta que el recto puede llegar a sufrir daños si el coito es violento, de manera que la penetración debe ser cuidadosa, paulatina y suave, retirándose si el receptor refiere dolor intenso o si hay fuerte resistencia. Y de nuevo mencionando la vital importancia de la comunicación. Yo lo he hecho y es completamente placentero, pero con mucho cuidado y despacito… ¡porque después hasta las ganas se van!

Estas son solo algunas cuestiones que me arrobaron en mi cuenta, si tienes más dudas estoy solo a un clic en @jajahuata.

Felices orgasmos!

Por: @jajahuata


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en Google.

El contenido de este blog procede de diversas fuentes; en unas ocasiones nos es enviado por nuestros lectores y amigos, y en la mayoría de los casos es obtenido visitando otras páginas de la red. Dado que queremos actuar con el mayor respeto hacia todos y que no pretendemos hacer nuestro el trabajo de los demás, rogamos que en el caso de haber omitido alguna referencia nos sea comunicado para solucionarlo lo antes posible. Gracias.



Short Link de este post http://bit.ly/Mkyy79

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s