Carta a mi hija…

yoreme.wordpress.com

Querida hija:

Empecé a escribir este ensayo antes de que nacieras, porque desde que tu mamá y yo nos enteramos de tu existencia nos pusimos muy felices, nuestros cerebros experimentaron una emoción que nada más puede describir y un nuevo amor lleno nuestras experiencias, tu existencia provocó un cambio físico, biológico y emocional, todos unidos, en cadena, todos son uno, y uno es todo. La vida la empecé a ver más peligrosa, cualquier cosa representaba un peligro, una dificultad, por primera vez sentí miedo. Un miedo real, tangible, de no poder hacer nada más que ser un observador del principio de la vida. Amo a tu mamá, y ese amor que siento por ella te lo daré a ti, quiero que sepas que siempre estaremos contigo, siempre presentes cuando nos necesites, y siempre a tu lado, hasta que estés lista para iniciar tu propio camino, y atrás siempre estará casa, siempre estará tu origen. Pero no solo la casa familiar, la casa de tus padres sino algo mas maravilloso y efímero a la vez.

Algo que me gustaría contarte es sobre el miedo, la impotencia, el sentimiento de estar solo, y aquí empiezo una historia para explicarte esto, algo que sucedió cuando aún estabas en el vientre de tu mamá.

Tuve un sentimiento que no era nuevo. Hace 20 años cuando yo tenía 12 deje de creer en Dios, si mi memoria y sus billones de conexiones neuronales aún funcionan a un 70 por ciento estos datos serán lo más cercano a la realidad. Recuerdo el dolor que causa el engaño, la incertidumbre de haber creído en un mito, en una realidad alterada como las de David Lynch, pero creo que recuerdo que lo que más me dolió fue que mis padres habían sido precursores de tal engaño. Ahora se que son personas bien intencionadas y que todo lo que hicieron fue por mi bien, pero no sabían el daño que podía causar un dogma, una regla sin sentido, algo que permanece a pesar de que los hechos nos demuestran el error. Pero tal vez, sin darse cuenta me preparaban para el futuro, para este presente que se vuelve pasado tras cada letra escrita. Y recuerda eso, los hechos.

Me siento solo, y este sentimiento que ahora se conforma por la intrincada biología de mi cerebro parece no querer irse, y me recuerda tal como un flashback mi dolor de los 12 años.

En nuestro tiempo actual que a cada segundo se vuelve pasado aún estamos bajo dogmas, los religiosos, los culturales, los morales, y los más peligrosos los de la ignorancia. Esa palabra que llevan en sus genes muchos de nuestros líderes, que solo viven en el poder y por él, sin tener una formación humana. Demostrado está que el dogma político ha fallado, cientos y miles de ejemplos saltan de nuestra memoria hacia nuestra conciencia, el dogma religioso ha fallado también, con su doble moral y su falta de compromiso social, y el dogma económico pues no hay mejor demostración de ser obsoleto que la precaria economía actual, y tristemente cual es el único método que no hemos utilizado, si, tú lo sabes, ustedes lo han leído y sin darse cuenta lo han llevado a cabo, el método científico, el encontrar los hechos de una suposición, el de poder dejar una suposición, un mito a un lado y dar un paso hacia la realidad. México es un gran ejemplo de un país poco científico, y apegado a creencias irracionales, a ideas que llevan al fanatismo, al olvido de lo nuestro, de nuestro interior, se vuelve pecado el conocimiento, y se vuelve un osado, un pecador, y alguien intransigente aquel que quiere saber más, ese que se cree mas, ese que sabe más, ese debe ser detenido, y asi sucede. Y recuerdo el inicio de este escrito el sentimiento de soledad.

Soy psiquiatra, estudio la mente, estudio por lo tanto al ser humano, porque el ser, el self dirían los americanos no existiría sin la biología del cerebro, como ahora lo describe Mark Harkram, el cerebro es el origen de la mente, y la mente es el origen de las ideas, de los pensamiento, y por tanto de la cultura, de lo que llamamos sociedad, del arte, del amor, de la religión, de Dios, todos ellos son procesos mentales que nos diferencían del resto de las especies. Y esta maravilla esto que hemos creado en algún modo se ha torcido, hemos vuelto leyes, lo que por naturaleza se nos dio, hemos dotado a seres imaginarios de poder y legislatura, y nos olvidamos que nosotros fuimos los creadores de un Dios, desde el principio de los tiempos el hombre trato de explicarse los fenómenos naturales como la explosión de un volcán, la lluvia, los truenos imponentes en el manto del cielo, pero la gran diferencia es que ellos no tenían ciencia, la cual inicio después de Cristo, 400 años después aproximadamente, y aún así algunas semi-ciencias intentan convencernos de que los dinosaurios convivieron con los humanos, llaman a esto ciencia del creacionismo, lo cual desde su base no es verídico, el simple hecho de que su información esta basada en la Biblia, información que no puede ser corroborada en ningún otro escrito, sin pruebas de su veracidad, ahí el método científico muere y tú no debes dejarlo morir.

Y ahora siendo psiquiatra me siento solo, me siento en un desierto de conocimiento, me siento ajeno a este gran planeta, pero después volteo hacia mis maestros, hacia los científicos que han escrito los libros que puedo leer, que escojo leer, y al expresar mis ideas, mis pensamientos, al dejar a mi mente expresarse encuentro la censura, que como base tiene el miedo, la comodidad del poco cambio, del no darse cuenta, y esta respuesta, desgraciadamente la encontré en la misma psiquiatría. Expongo mi caso, simple y te repito, no quiero que sientas miedo.

Tu madre a los 2 meses de estar embarazada de tí, a los pocos días de enterarnos de este hecho maravilloso presentó una amenaza de aborto, nuestros sentidos se avisparon, nuestros ojos se abrieron como platos, y en nuestro interior nuestra serotonina, un neurotransmisor cerebral nos activaba junto con la noradrenalina, activando nuestra amígdala, lo cual nos permitió actuar, movernos, sabernos en peligro y actuamos. Un hecho natural puso en peligro nuestra nueva emoción, y esos químicos que solo se activan cuando alguien es padre se pusieron en marcha, en ese momento no importo el costo de la consulta ni de los medicamentos, sólo la sobrevivencia. Todo salió bien, gracias al trabajo de los médicos y a nuestra rápida reacción, provocada también por nuestro cerebro reptil, el cual esta encargado de la supervivencia y que esta profundamente resguardado en lo profundo de nuestro cerebro, ahí debajo de la corteza cerebral, lo que nos ha vuelto seres humanos, seres razonables.

Un mes después y debido a que tu madre también es psiquiatra pero en este tiempo aún en formación, esa especie de humano que brinda 10 años de su vida para prepararse primero para ser médico y después para ser especialista, debe todos los días exponerse a agentes infecciosos, a pacientes violentos, a jefes insensibles (¿poco humanos?), todos los días. Uno de los beneficios históricos de los cuatro años que dura en promedio una residencia es que en el último año ya no se deben quedar en guardia, ya no deben dormir por la noche en el hospital. Es invierno y el frio es fuerte en nuestro estado, y tras ordenes de los jefes de enseñanza y los directivos han obligado a todos los residentes de cuarto año quedarse a dormir en el hospital, en un ambiente poco seguro, con agentes infecciosos, con pacientes peligrosos, en un hospital propiedad del estado que las autoridades de protección civil lo han declarado inestable y no apto para que permanezcan los seres humanos en el. Pero eso no es lo que ocasiono mi tristeza.

Y aquí viene mi confusión, yo con un sentimiento de impotencia, de irritabilidad hacia las autoridades, porque de nada sirve que los residentes de cuarto año estén por la noche en el hospital, me decidí a escribir mi inconformidad en FaceBook, donde mas podía quejarme, donde mas podía exigir sensatez, con las autoridades estaba claro que no, si una vez, cuando yo era residente al exponer un caso de violación por parte de un enfermero a una paciente la respuesta del Director fue, ¡Tu lo vas a denunciar, pues adelante porque yo no puedo por el sindicato! Más que una respuesta fue una amenaza, y ese hombre es psiquiatra, es un ser humano que antepuso reglas y dogmas a la razón.

Y resulta que tu mamá junto con todos los demás residentes fueron reprendidos, de no ponerse la camiseta del hospital, de no tener amor a la psiquiatría, y como ejemplo leyeron mi mensaje de facebook, en donde yo decía que si algo le pasaba a mi esposa, tomaría acciones en contra de los que la obligaron a ir a guardia, y mi esposa se sintió agredida por las palabras de estos hombres, pero también por mi, porque no pensé en ella, porque no pensé en las repercusiones, y ella tiene razón , tiene razón teniendo la lógica de este mundo lleno de prejuicios y dogmas.

¿Cuándo la verdad se volvió tan peligrosa? Cuando el decir verdad nos volvió indeseables, cuando esta verdad atenta contra nuestras creencias, contra nuestras costumbres, se pierde la razón, y estos hombres estudiosos de la mente se vuelven hombres de fe, que han sucumbido ante la ignorancia, y ellos sí amenazan, ellos acusan al que dice la verdad.

Quiero que sepas que no hay ninguna regla que diga que no puedas hablar en contra de tu casa, de tu hogar, a la cuna que te meció cuando las cosas no se estén haciendo bien, hija, señores hay veces que la cuna esta rota y lo que ahí se forma sale viciado, sale chueco, a veces hay que romper la cuna.

Y te pido que me digas cuando cometa un error.

Y es por eso que te escribo este ensayo, tratando de explicarte lo que sé de este mundo, que lo he aprendido junto a tu madre de grandes hombres, leyendo sus libros, viendo sus conferencias, abriendo mis ojos y mis oídos a los mensajes, a las enseñanzas, no solo escolares, no solo de mi especialidad, sino del conocimiento humano, soy psiquiatra, pero lo que sé debería saberlo cada uno de los seres humanos sobre la faz de esta tierra, como decía Carl Sagan, “Nadie vendrá de fuera a salvarnos de nosotros mismos”, y yo tu papá quiero que estés lista, que te prepares para el futuro, que sepas amar, y sentir la felicidad de cada segundo que nos lleva a nuestras metas, y que sepas que nosotros tus padres te queremos, no sé si alguien más leerá esto, pero también va para los hijos de la tierra, para todos nosotros, porque es nuestra responsabilidad, porque sólo nosotros podemos hacer un cambio y destruir nuestros demonios.

Dr. Antonio Ortiz Lopez

www.afecctiva.com

22 23 94 34 99

Calle Italia 1826 Int 2 Colonia Las Hadas

Puebla, Pue.


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en Google.


Código QR para este post

Short Link de este post http://bit.ly/ABdm82 

Anuncios

Un comentario el “Carta a mi hija…

  1. Una carta valiente, deseo que todos aprendamos a soltarnos de las amarras de las superticiones y mitos, asi fuimos criados por nuestros padres, en ese aprendizaje que conviene a iglesia y gobierno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s