El Colegio de las Vizcaínas

Fotografía tomada por Alejandra McCartney

Fotografía tomada por Alejandra McCartney

En tiempos de la Colonia, existía un solar que se encontraba limitado por los callejones de Pañeras, Caleras, Esmeralda y Gorilla, y que actualmente conocemos como las calles de Vizcaínas, Meave, Aldaco y Echeveste, donde se encuentra construido el famoso Colegio de las Vizcaínas o Colegio de San Ignacio, inaugurado en el año de 1766.

Las crónicas nos cuentan que a mediados del siglo XVIII, vivían en la capital de Nueva España un grupo de tres amigos que habían vivido en comunión espiritual con estrictos entrenamientos; estos hombres eran Ambrosio de Meave, originario de Villa de Durango, Vizcaya; Francisco de Echeveste, de Villa de Usurbil, Guipúzcoa; y José de Aldaco, proveniente de Oyarzun.

El primero de ellos llegó muy joven a tierras mexicanas, haciendo fortuna en el comercio, después el Ayuntamiento y la Archicofradía del Santísimo, le encomendaron la tarea de administrar los fondos para construcción del Hospicio de San Hipólito y la reedificación de los Colegios de Aranzazú y el de las Doncellas.

El segundo fue general del rey de los galeones de Filipinas y embajador enviado al Rey de Tonquín del imperio chino, y en México llegó a convertirse en prior del Tribunal del Consulado.

El tercero fue muy destacado aquí en México por ser el apartador general de oro y plata, así como también por ser reactor de la Cofradía de Nuestra Señora de Aranzazú.

En 1671 estos tres hombres tuvieron la idea de crear una hermandad que sirviera como centro y escuela de caridad para niñas pobres, donde se tenía preferencia por las vascas en primer lugar, y después las españolas, sin mancha alguna en su nacimiento, pues no se admitían con mezcla de sangre porque desprestigiaban a la institución: Así quedaría conformado en Colegio de Niñas de San Ignacio de Loyola, mejor conocido en nuestro días como el Colegio de las Vizcaínas.

El lugar donde se encuentra en pie este edificio, en algún tiempo fue un terreno baldío que servía de muladar, y que fue comprado por la cantidad de 33 mil 618 pesos fuertes, y la obra costo más de 2 millones. La construcción comenzó a mediados del año de 1734, donde estuvo a cargo el Obispo de Durango, doctor Martín de Elizacochea; el colegio fue terminado el primero de septiembre de 1753, dando su aprobación por su fundación y constitución el rey Carlos III.

Al parecer ya todo estaba terminado, pero el problema que enfrentaban sus fundadores era que quería que la docencia fuera independiente del clero del Estado, situación que siempre los tuvo en una prolongada lucha, que adquiriera grandes penalidades contra prelados y autoridades, llegando a complicarse de tal modo, que uno de los fundadores propuso a sus otros dos compañeros que si no obtenían la autonomía le prendieran fuego a lo que tanto tiempo y recursos les había constado forjar.

El colegio de las Vizcaínas, al igual que el colegio de San Ildefonso, es un claro ejemplo de cómo eran los planteles educativos durante la época de la colonia, cuando el estilo arquitectónico que predominaba era el barroco. La primera traza del proyecto, según nos cuentan las crónicas, fue de la autoría de don Pedro Bueno Basori, quien murió cuando se comenzaron los trabajos de construcción, después la obra quedaría a cargo del maestro de arquitectura don Miguel José de Quiera.

Actualmente, cuando pasamos por enfrente de este hermoso lugar, podemos apreciar en su portada la crestería en forma piramidal, lo cual da al edificio un aspecto de inconfundible majestuosidad. La portada de la capilla fue construida en 1786 por Lorenzo Rodríguez; pero lo que se podrá considerar la columna vertebral son los cuatro patios principales, trazados de tal forma pues el tránsito entre corredores queda perfectamente comunicado, y por si no fuera poco también hay que destacar su monumental escalera. Tampoco puede pasar inadvertida su hermosa fachada de tezontle, los portalones de cantería y su fuente, son obras de la más exquisita belleza.

En cuanto a la capilla, afortunadamente todavía conserva sus retablos estilo churrigueresco, y además cuenta con un pequeño museo con pinturas, muebles y objetos de orfebrería, que fueron encontrados todos desperdigados.

El 8 marzo 1800 la ciudad de México sería azotada por un terrible terremoto, que dejó el inmueble bastante dañado; por suerte demandado reparar al poco tiempo y quién quedaría a cargo de este trabajo, fue el director de arquitectura de la Academia don José Antonio González Velázquez, junto con don Ignacio Castera.

Datos curiosos

• El obispo don Martín Elizacochea era peninsular, pues nació en Azpilicueta, Navarra fue catedrático en Alcalá y se traslado a la Nueva España como canónigo de México, pero a este hombre se le recuerda por haber erigido en su ciudad episcopal el templo de Santa Rosa.

• En el colegio de San Ignacio, estudió doña Josefa Ortiz de Domínguez, la Corregidora de Querétaro, quien siempre se destacó por ser una alumna muy inteligente, pero muy traviesa.

• Se dice que don Benito Juárez, le bautizó con el nombre de Colegio de la Paz.

Hoy en día podemos ver todavía en pie el colegio de San Ignacio o de las Vizcaínas, mejor conocido con este último nombre, pero desgraciadamente se encuentra bastante deteriorado, y es difícil creer que en ese lugar se hagan eventos importantes, debido a que el rumbo no es muy bonito que digamos, pues con todo el dinero que sacan de la renta lo mínimo que podrían hacer los encargados es tener bonita del edificio, no sólo para organizar eventos, sino por su enorme valor histórico y cultural.

Por: Alejandra McCartney mucho más en su blog http://www.leyendascoloniales.blogspot.com/


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en Google.


Código QR para este post

Short Link de este post http://bit.ly/xxsnk6

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s