Sie7e Pecados. Sie7e Virtudes. La avaricia

“¿Cómo pudo hallar en tu seno lugar la avaricia, en medio de tan buen sentido del que por tus estudios y cuidados estuviste lleno?”

Canto XVII (El Purgatorio)

La Divina Comedia de Dante Alighieri

Dicen que la ambición rompe el saco… acaba con las mejores intenciones, los planes, los buenos propósitos, zanja los valores, aniquila todo lo que tenga que ver en conjunto y obtener un bien. Ambición de dinero, sed de poder, hambre de poseer más, todo lo que sea posible y necesario, tangible o no tangible… no hay fondo suficiente para comenzar a llenar el abismo emocional.

“Sus reuniones siempre eran muy comentadas dentro del grupo porque ¡todos! querían asistir; no había requisito alguno, cualquiera podía tener acceso a ese parnaso. El trato de los organizadores era cordial para con el resto, te recibían en la puerta y nada más; a veces cruzabas palabra con ellos y otras no. Llegué a ese lugar por un amigo que no obstante de sentirme indeciso en ir, le acompañé; después de todo, tenía que ampliar mi círculo social y esa vez era la fecha perfecta. La reunión transcurría entre copas y carne asada, y para más tarde algunas dinámicas para hacer amena la noche; en esa ocasión sólo estaban dos mujeres pero ellas se retiraron, no recuerdo en qué momento, y después sólo quedamos varones. Sin darme cuenta ya todos nos encontrábamos en el interior de la casa y el jardín se quedó vacío.

”…´Aquí les dejo ésto para que se entretengan´, nos dijo el anfitrión dejándonos a casi todo el grupo en la sala y él se subía a las recámaras. Algunos vieron la película otros no. Era todo tan raro, que sabíamos cuál era el fin de la reunión pero nadie hacía nada; lo curioso es que los anfitriones jamás se insinuaban y sin embargo, sólo ese… digamos placer mórbido, es lo que nos detenía a quedarnos en el lugar. A excepción de algunos, se encaminaron a las habitaciones, pero ellos, no bajaron en toda la noche y los que permanecimos abajo, nos acomodamos en la sala y dormirnos pues todos nos sentíamos muy relajados con el aroma de las velas color escarlata. Después de un tiempo, me di cuenta que ese bienestar que nos invadía era gracias a la esencia desprendida…

”Las reuniones continuaron y era la misma dinámica, yo tenía muchas dudas pero hubiera sido muy tonto que preguntara a mi amigo pues lo que se presentaba en el lugar era más que evidente, y preferí no opinar. Ahora lo que me atraía era precisamente eso, saber lo desconocido, qué podía pasar. Llegó un día que me mandaron un mensaje al celular para invitarme a una reunión en su casa, curiosamente esa vez no convocaron por correo como solían hacerlo sino que fue más selectiva la onda. ´Pasaste la prueba´, me dijo mi amigo pero sin aún entender.

”La temática era totalmente distinta porque al llegar todos estaban en ropa interior… ´¡Ah, cabrón!´, pensé y de inmediato sentí la adrenalina en mi abdomen…. respiré profundo, mi amigo lo notó y con un gesto me indicó que todo estaba bien. En esa reunión nada más unos cuantos estaban presentes; a excepción de estar en poca ropa, todo era igual: charla, alcohol, música y botanas. Fueron muchos detalles, por ejemplo, apenas y una docena de personas que estábamos ahí, todos eran de un estilo característico; como que un perfil muy seleccionado y yo no encajaba del todo pero estaba ahí. La primera vez, no me quité la ropa y ellos no tuvieron reparo alguno sino que hasta después en confianza llegué a hacerlo pero en otras reuniones. Jamás supe a ciencia cierta si ambos eran pareja o qué onda pues en ocasiones se aparecían dos chicas, las mismas de siempre, así como su conducta era extraña porque su trato hacia mí siempre fue distante pero había algo que les hacía invitarme.

”…¿Por qué estaba yo ahí?, ¿para qué? Su apetito sexual no se inhibía en esas privadas fiestas, después de unos tragos ya era muy normal, todo parecía normal entre ellos; era una desesperación por querer poseer: uno, dos, tres, los que fueran necesarios, se les notaba en el rostro. En un estudio tenían casi dos paredes repletas de fotografías; imágenes de chicos, de perfiles, de manos, de pies, ¡no te imaginas cuántas! Sobresalían tres pics dentro de los cientos de ellas: sendas imágenes en close up de miradas; éstas reflejaban angustia, una desesperación enardecida por querer hablar empero sabían que permanecerían en silencio toda su vida, como él, cuando le pregunté de esa tercia que había captado. Nada más me observó detenidamente sin emitir gesto alguno pero nunca respondió. De hecho, a ese cuarto sólo tres personas según sé, tuvimos acceso ya que era algo que con nadie compartía y gracias a una de esas contadas charlas que tuvimos salió el tema de querer retratar o tener lo que de alguna manera no es posible; ´¡…quieres ver que sí se puede!´, de esa manera me refutó pues era un punto bastante complicado por la frialdad en como él lo manejó.

”Retomando, tanto en las fiestas privadas como en las que hacían para la mayoría, ambos tomaban fotografías a más no poder; su conducta era tan paralela que podías aseverar que eran una misma persona omnipresente, todo tan sincronizado. Una vez, tuve un encuentro con una alguien que también fue invitado a la reunión, y en ese cuarto que estuvimos había un baúl muy Sui géneris que a todos invitaba que lo descubrieran… y vaya que no termino aún de sorprenderme: en su interior estaban de una manera tan meticulosa, acomodados una cantidad bárbara de calzones, trusas, boxers, bikinis, suspensorios… todos y cada uno de ellos cuidadosamente doblados dentro de una bolsa sellada. Por fuera estaba pegada una etiqueta inscrita con el nombre de la persona y detallaba una especie de… de… poema, relato… algo muy bizarro porque hablaba de su o sus frustraciones, de no poder tener algo que eternizaran y al mismo tiempo mostraban su repudio y hacían ver que su ímpetu en tener algo junto a ellos se manifestaría de alguna forma.

”Sus ambiciones tan lascivas por querer acostarse con cuantos pudiesen, por captarlos en imágenes y por conservar literalmente las esencias de otras personas pues no es otra cosa del porqué mantenían atiborrado ese baúl lleno de calzones, no tenían alcances; vamos, todos fantaseamos o contamos con ciertos fetiches pero si hubieras visto el semblante que puso cuando me vio merodeando entre su cosas; sólo ahí es donde percibes ese vacío, esas represiones… Y sólo ahí es donde entendí que todo tiene un límite (1), una línea tan delgada que hemos rebasado sin medir consecuencias; puede ser que también formaba parte de esos objetos y de igual manera estaba metido no en un baúl, sino en un pozo que cada vez era más hondo. Aquí daba lo mismo si te hablaba de cuál de los dos me descubrió ya que como anteriormente te dije, eran exactamente iguales. Ironías, así como la primera vez me recibieron amablemente, literalmente así me despidieron… ´Que te vaya muy bien´.

”Quién lo iba a decir, que un simple… y un simple… es más ni eso supe; incluso la mayoría de los presentes no estábamos enterados a qué se dedicaban; sus vidas eran tan enigmáticas. Hace poco me encontré a mi amigo, el “causante” de llevarme a esa parte ensombrecida que todos tenemos pues sabía lo que hacía y el porqué me llevaba; y hasta el último momento jamás me cuestionó pues él siguió yendo a esa reuniones. Poco le duró el gusto porque estos chavos pasaron por una mala experiencia y llegó el momento de separarse; personas más cercanas a estas almas gemelas le contaban a mi amigo que llegaron incluso a los golpes y dañarse severamente con tal de quedarse cada uno por su lado con sus preciadas posesiones…

”Así como mi amigo, como los amigos cercanos y como yo, o incluso tú, no sabemos el paradero de esos objetos; aunque ellos hoy en día muy rara vez salen por separado y si coinciden con algún conocido, su silencio en cuanto a esas excesivas fiestas en aquellos años, ha sido determinante para cerrar ese círculo… todo estaba terminado”.

(1) Caritas, del latín Caridad

Texto: Julián Malagón Ramírez


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en Google.


Código QR para este post

Short Link de este post http://bit.ly/lD4vsP

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s