Una trilogía interesante. Entre los cubos, thrillers psicológicos-matemáticos que mandan un mensaje más profundo de lo que parece

Hace unos años ví la película El Cubo, desde el momento en el cual la estaba viendo, me atrapó, a pesar de que es una película ya con sus años, no deja de reflejar la situación perenne del hombre y su circunstancia.

Por si no tienes idea de lo que te hablo, El Cubo es una especie de prisión / experimento en el que de repente y sin explicación alguna aparecen personas sin saber por qué los metieron ahí (un policía, una psicóloga, un ladrón profesional, una estudiante de matemática y un autista). En ese lugar sin salida, estos seis desconocidos despiertan de sus vidas cotidianas solamente para encontrarse atrapados en el surrealismo. Un laberinto sin fin con una intrincada red de cuartos cúbicos conectados entre sí, armados con letales trampas ocultas… ninguna de estas personas sabe cómo o por qué se encuentra ahí…. pero pronto se dan cuenta que cada uno de ellos posee un talento que puede contribuir a su escape.

¿Quién construyó ese diabólico laberinto? ¿Por qué y para qué? En todos lados existen preguntas sin respuesta, conflictos de personalidad y lucha por el poder mientras la tensión aumenta… solamente una cosa queda clara, deben aprender a cooperar para resolver los misterios de esta prisión infernal, o ninguno tendrá oportunidad de sobrevivir.

Pues bien, en esta semana, a años de distancia de esa tarde en la que vi El Cubo, de hecho recuerdo, la ví aun en la vieja videocasetera VHS de cada de mi mamá….. acabo de ver El Cubo Cero y El Hipercubo, primera y tercera parte de la trilogía. Origen y fin. Causa y circunstancia de El Cubo.

Y te presento mi opinión acerca de estas tres películas, considera que es una opinión de un mero espectador. Vamos en orden:

El Cubo Cero lo que me deja en el fondo, es la percepción de los sistemas (políticos, social, económico, religioso y todos los demás que podamos concebir) que le ponen un yugo al hombre que ya sea en forma de grilletes, cadenas, visibles o invisibles, existen…. y que al final de cuentas nadie de los que estamos aquí somos libre, vivimos bajo una especie de acoso en donde el no cuestionar, el no preguntar es lo normal. Quien se atreve a hacerlo es exterminado, física, emocional o mentalmente.

Los excesos en los negros y en los colores pardos, grises (acero y concreto) son el ambiente hostil idóneo en el que se mueven no solo los personajes que luchan entre si por salir de una prisión, de cubo en cubo, de trampa en trampa, si no también entre los que los observan desde un puesto de mando. Pero además los que observan a los que observan son observados y presionados a no pensar, a seguir órdenes como autómatas.

En El Cubo que es la que a mi más me gustó

Anuncios
de RadioContempo Magazine Publicado en Actualidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s