Sie7e Pecados. Sie7e Virtudes. La ira

La ira

ssajer.wordpress.com

“…cohíbe la ira, reprime el coraje, no te exasperes, y no obrarás mal…”

(Salmo. 37:8)

De manera intrínseca, el hombre actúa en gran parte de su vida; a placer lleva a cabo varias actividades. ¿Qué sucede si éstas son con fines negativos? Si de manera directa o indirecta sus acciones son nocivas para sí mismo o en terceras personas, ¿a quién le corresponde frenarlos?

“¿Te ha tocado escuchar ese sonidito vibratorio que se produce cuando el afilador está duro y dale con los cuchillos? …Una y otra vez esa misma sensación tenía cada noche al estar en la cama y lo escuchaba cuando llegaba: podía ser ebrio, drogado, molesto… cualquier estado emocional que tuviera en ese momento era suficiente para–

”Al fin y al cabo somos seres humanos y nos dejamos arrastrar por las emociones, y cuando nos perdemos ni cuenta nos damos que rebasamos la línea de la razón. Haber convivido con él me hizo darme cuenta tiempo después que es aquí, en éste plano, donde existe el mal; no allá abajo, sino aquí, el bien y el mal. Esas angustias tremendas que le ocupaban, sus miedos, lo llevaban a cometer los actos más estúpidos que una persona en sus cabales pudiera realizar. Para que en su entorno existiera bondad, debía primeramente de sacar a flote la maldad, ésta pues es la que alimentaba a la primera… en términos más técnicos es una polaridad que suena ambigua pero que tiene mucho de cierto.

”Tan cierto como aquella reunión donde estábamos con un par de amigos y él llegó a alcanzarme en el lugar; los primeros 45 minutos transcurrieron de la mejor manera y durante ese lapso entró al baño poco más de seis veces. ‘¡Párate y vámonos!’; en ese momento no era él a quien vi en sus ojos sino a Amon(sic), y también creí que eran mis últimos minutos de vida… El lugar de la reunión estaba como en un bosque y el camino ya era oscuro; sólo se detuvo, no sé en qué momento me bajó del auto, me golpeó de tal manera que los moretones no se veían. Simplemente me solté y no supe más; desconozco cuántos minutos pasaron que comencé a tener conciencia de lo que pasaba a mi alrededor cuando se rompió algo, algo que no identificaba.

”Unas manos teñidas en sangre me tomaron del cuello y escuchaba susurros; dos días después estaba en una clínica rodeada de gente vestida en tonos blancos que en mi vida había visto; cerré los ojos y posteriormente volví a abrirlos para ver a mis padres y mis hermanos a mi lado; una criatura que venía en camino, su vida había sido interrumpida.

”Esa misma interrupción fue la que tuve en mi vida a través de este tipo durante cinco años que permanecimos juntos; temporadas placenteras, vientos alisios, y ecos de llanto e impotencia. Un lapso en que mis segundos de vida literalmente se paralizaron y estuve estancada. ¡En qué momento, carajo, en qué momento te pierdes y no te das cuenta! Estás pendido de un hilo, atrapado en una vorágine en la que sabes que la muerte está a tu lado y este ‘demonio’ del otro, pero nada haces por apartarte… sólo es una corriente que te arrastra.

”‘Paciencia’ (1) me decían muchos y me siguen diciendo… aunque con las terapias, la persona que me atiende, me refiero a esa virtud de otra forma.

”¡Mira qué maravillosa puesta de sol se ve! Un cielo rojo vivo, parece que abrasa, como mucho tiempo me quemé en vida… el color de la ira. En el budismo Sandokai hay unos fragmentos del Zen que tomo como analogía: ‘ La luz y oscuridad están frente a frente; una depende de la otra. Así como el paso de la pierna derecha, depende de la pierna izquierda’”.

(1) Del latín: Patientia.

Por: Julián Malagón Ramírez


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en Google.


Código QR para este post

Short Link de este post http://bit.ly/gku7JH

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s