Sie7e pecados capitales. Sie7e virtudes. Lujuria

wikimedia.org

“¿No sabéis que vuestro cuerpo es un templo sagrado que habéis recibido…?”

(1 Co. 6,19)

Los seres humanos, hemos sido dotados de grandes virtudes espirituales, físicas, intelectuales… bendecidos con riquezas y abundancias de cualquier índole que nos pueden hacer sentirnos plenos y satisfechos; sólo que sucede algo, una situación que no cuadra perfectamente porque dicha humanidad en su totalidad, no puede descubrir esa potencialidad ni mucho menos saber cómo desarrollarla. Desde un determinado punto de vista, esto puede acarrear consecuencias: agudas, medianas o graves; todo depende de cómo uno se proyecte.

Desde los inicios del hombre, existe la imperiosa necesidad de comunicarse entre sí, de cualquier forma, de cualquier medio, ¡como sea!, pero expresar lo que uno quiere, lo que uno desea, lo que se anhela, por medio de humo, de señales, por un teléfono celular, vía satélite, a través de un papel, valiéndose de las letras, cartas… cualquier forma que hasta el día de hoy pueda ser entendida por la otra persona.

“Necesito ser escuchado”… ¡sí!… necesitamos ser escuchados, que entiendan lo que nos está sucediendo porque solos no podemos y pedimos un apoyo. No es necesario contar con un título académico, ser un personaje poderoso, un líder espiritual o tener cualquier tilde antepuesto a nuestro nombre para saber escuchar; con tan sólo tener una disposición y poner atención, observar, dirigir nuestra mirada directamente a los ojos del interlocutor, mirar sus expresiones, sus manos… es más que suficiente para así captar una mejor esencia.

Sucede a veces, que no siempre se puede emitir juicio, expresión o idea alguna en relación con lo que se nos esté manifestando, sólo basta con guardar silencio… en ese instante, pueden surgir las palabras correctas para dar un consuelo o una respuesta a lo que la persona busca. Si nada –literalmente- sale, está bien, nada pasa; habrá otro momento preciso para expresar lo propio.

Una persona, compartió parte de su vida de la cual, ha cambiado radicalmente; una charla de poco más de dos horas en un espacio abierto y rodeado de prácticamente mucha espiritualidad. Más que un diálogo, fue un monólogo plagado de llantos, suspiros, querellas, reproches, de frases como: “…si yo hubiera”, esbozos de resignaciones y otros de ironías… decretos y determinaciones, apretones de puños y de dientes; también, de abrazos y sobre todo, de “¡Te quiero!”…

Es en ese instante donde uno comienza a escucharse así mismo:

“…Hace unos días, el 9 de septiembre, me entregaron estos resultados… era algo que tenía que hacerlo… ¿Recuerdas que te dije que ya desde hace meses había decidido a cambiar en muchos aspectos?; de mi vida personal, hábitos alimenticios, hacer deporte… sólo me faltaba hacerme ésto, y lo hice por él. Me confirmaron tres veces, y en todas sale el mismo resultado: seropositivo…

”Estoy de acuerdo que esto es consecuencia de muchas cosas que vine haciendo atrás pero en otras ocasiones, ya me había hecho la prueba y salía negativo. Esta vez… ¡Carajo! Lo peor es que este güey se sabía enfermo y no le importó; fue la última persona con la que tuve contacto sexual, previo con la persona que acabo de cortar, y me dijo que no me protegiera…

”¿Que qué fue lo que pasó por mi mente?… …pasan tantas cosas… que te dejas llevar por… en momentos en el que los conocimientos no son efectivos… te vuelves primitivo en ese instante.

”Lo que he tenido que pasar –y es el comienzo- en el IMSS para que me atiendan porque donde me hicieron la prueba, no me van a brindar la ayuda porque tengo seguridad social y tengo que ir a mí clínica. Malditas asistentes, yo solicitándoles ayuda para los trámites, y éstas se largan a desayunar… no te imaginas lo difícil que es llenar cuestionarios donde te preguntan de todo: cómo lo haces, cuántas veces, con qué frecuencia, es tan… tan… ¡vergonzoso!, ¡una invasión a tu intimidad! Todavía falta que me hagan un western blood, pero que debe ser en el Seguro… y de aquí a que hago los trámites, va a ser como mínimo, ¡un mes! En la otra institución, ellos me lo podían practicar pero argumentaban que no podían porque soy derechohabiente del Seguro… y podían tener problemas. Ahora me he dado cuenta que a nadie le importa mi salud, a los demás les vale… ¡Tengo que pelear a partir de hoy si es necesario, para exigir la atención adecuada para mi salud!

”…Como este pendejo que me contagió; tuvo que ser él, porque anteriormente me había realizado las pruebas… siempre salía negativo. Empecé con él y dos veces no me protegí -de mayo a julio aproximadamente-… apenas que lo encontré en el antro, le comenté que se hiciera la prueba; ¿sabes qué hizo?, sólo se sonrió y nada contestó. Una vez me comentó cuando andábamos, que su ex pareja le confesó que su también ex pareja resultó seropositivo… una cadena…

”Sólo lo saben contadas personas; en cuanto a mi familia, no se los voy a decir, porque en lugar de tener un apoyo, me van a hostigar; va a ser muy difícil para ellos asimilarlo, no lo entenderían por sus costumbres, porque simplemente un hijo es quien debe enterrar a sus padres, no un padre a su hijo…

”Ese es mi temor, ¿sabes?, eso es lo que más me puede, el que ellos me entierren…

”¡Qué ironías!, la semana pasada que fui a un funeral, en el sepelio pasaron muchas cosas por mi cabeza cuando íbamos rumbo al panteón, entre ellas, quería llorar y llorar pero no pude; la persona que se fue tan joven, tan bondadoso… yo me vi allí sobre todo porque esta persona que se marchó, casi puedo tener la certeza que falleció a consecuencia de… tú sabes…

”Antes de estar platicando contigo, acabo de estar con él (actual ex pareja) y estábamos en un parque, y bueno, en realidad su enojo no fue precisamente que el sábado pasado me hubiera salido a bailar y él no haya ido, sino porque la situación que estábamos atravesando: no hay lana, él preocupado por ¡si pudo estar infectado!– ¡y mira que doy gracias a Dios que salió negativo!, y de hecho, las veces que estuve con él me protegí doble. El es tan… tiene un futuro por delante, se dijo y me dijo orgullosamente que es un triunfador; ¿qué le puedo ofrecer? Si él está en su licenciatura y yo sólo, siendo un obrero… ¿Sabes?, a pesar que la diferencia de edades no es mucha, cada vez que estaba con él, tenía una manera muy particular de tocarme, de mirarme… una mirada tan limpia, tan pura (1)… con esa inocencia que todos tenemos pero que hemos ido perdiendo… Yo veo mucho de él en mí cuando tenía su edad. ¡No quiero ser un obstáculo para su futuro!…

”Yo fui quien decidió romper la relación argumentándole que mejor quedáramos como amigos, no quiero ser una carga para él, es muy difícil convivir con una persona enferma –yo apenas estoy comenzando- y más en etapa terminal… (*)

”Lo viví muy de cerca cuando unas de mis parejas hace unos años… tan dura era la situación que ya ni siquiera podía probar bocado porque de inmediato se levantaba a vomitar lo que había ingerido… Recuerdo que cuando se fue a México, al poco tiempo tenía una llamada perdida de él, y por circunstancias no pude contestarle. No fue sino hasta después de dos días que vuelvo a recibir un recado de su hermana pidiéndome que me comunicara urgentemente; yo estaba asustado, pensaba todo menos eso. Al marcar, me contestó su hermana… ya había fallecido… Antes de que se marchará a México, le dije que no me importaba su estado de salud y que quería contagiarme (¡!)… esa noche que pasamos juntos, me tocó de una manera, siempre haciendo lo necesario por cuidarme y estar al pendiente de mí… ¡Y no pude responder su mensaje!

(*) ”Reconozco, que a pesar de eso, tenía esperanzas en que él me dijera que no le importaba –quizá como alguna vez yo lo hice-, pero que lo hiciera de una forma madura sin temores, que yo sintiera un apoyo de él hacia mí, no viceversa… y lo sigo esperando…”

Septiembre 28, 2009.

(1) Castitas, del latín: Castidad.

Por: Julián Malagón Ramírez


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en Google.


Código QR para este post

Short Link de este post http://bit.ly/i4aarK

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s