¿Estudias y trabajas? No hagas la tarea en la oficina y respeta tu tiempo libre, claves para rendir en estas dos actividades

 

conciliacionvidafamiliar.com

Resolver dudas con la ayuda del profesor, intercambiar puntos de vista con los compañeros, ser participativo, puntual, no estudiar durante horarios laborales y llegar descansado a clase, son consejos que orientadores vocacionales dan a quienes combinen un posgrado con el trabajo.

“Es necesario aprender a jerarquizar todas las prioridades, saber a dónde dirigirse en el corto, mediano y largo plazo”, recomienda el pedagogo Ernesto Zumaya.

“Además de llevar un estilo de vida en el que se desarrollen todos los ámbitos”.

También destaca que una de las tareas más importantes para lograr el éxito en la combinación de estudio y el trabajo consiste en la buena organización del tiempo.

“Los alumnos deben hacer un plan para lograr la eficiencia: que busquen momentos de estudio además de las clases y que tengan un tiempo de investigación fuera de sus horas de trabajo”, sugiere.

Esfuerzo recompensado

Mientras trabajaba en el Centro Escolar Yaocalli como coordinadora de primero de secundaria, Mercedes Llamas cursó la maestría en Criminología y Política Criminal en el Instituto Nacional de Ciencias Penales. Para ella fue importante plantearse metas claras desde el principio, y ahora, tras un año de haber terminado ese posgrado, está segura de que su esfuerzo tiene una recompensa.

“Valió la pena porque el crecimiento profesional tiene también una retribución personal. En el área laboral, desde el simple hecho de firmar como maestra, adquieres un respeto que te ayuda a reafirmarte como persona”, comenta Mercedes, “la experiencia profesional que había adquirido en la carrera y el interés en el área penitenciaria me motivó a optar por esta maestría”.

Cumplir con el trabajo y el estudio fue todo un reto para ella, pero la buena organización fue un aspecto clave.

“Trabajaba de siete de la mañana a cinco y media de la tarde y estudiaba de seis de la tarde a nueve de la noche todos los días, de lunes a viernes”, recuerda.

“Lo que intentaba hacer era aprovechar los tiempos muertos que tenía tanto en la maestría como en el trabajo; además, ponía todos mis sentidos en la clase e intentaba adquirir el mayor conocimiento posible”.

Un año antes de terminar la maestría, Mercedes ingresó a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, en donde recibió apoyo para continuar con sus estudios. Hace un mes, obtuvo una promoción de puesto.

La constancia en el estudio, hacer ejercicio constantemente y respetar los fines de semana para descansar, le dieron ánimos para continuar con sus compromisos.

“Había momentos en que decía ‘ya no puedo más, lo voy a dejar’, pero tenía muy bien delimitados los tiempos y eso me ayudaba a que mi mente no se saturara”, añade, “tienes que sacrificar cosas y la vida social se reduce, pero el fin de semana era intocable, todo lo hacía entre semana y, si tenía examen, me levantaba un poco antes”.

Durante los dos años y medio que duró su posgrado, además de contar con el apoyo de sus jefes, tuvo que organizarse bien, cumplir con un horario, vencer el cansancio y aprovechar las clases.

Fuente: reforma.com Reforma/Staff


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en Google.


Código QR de este post

Short Link de este post http://bit.ly/i9obw4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s