La ira: El ser humano lleva incrustada en sus genes la pulsión de la agresividad (que a veces puede cristalizar en agresión), y la ira se nutre de esa pulsión para emerger virulentamente.

negociaccion.net

Freud certificó que la civilización se instauró el día en que un ser humano pasó de lanzar una piedra a un congénere con el que mantenía un desacuerdo a proferirle un exabrupto. Podríamos ascender un estadio más en nuestras pretensiones cívicas si lográramos transfigurar la palabra hostil en conciliadora. No es fácil y los estallidos emocionales no ayudan lo más mínimo, pero deberíamos intentarlo en aras de una convivencia más confortable. Se cree erróneamente que las palabras se las lleva el viento, pero las expresiones hirientes proferidas con ira se hospedan en el oído del que las recibe y permanecen resonando allí o eternamente o hasta que son reparadas. La ira es una de las seis emociones básicas. A diferencia de todas las demás, en vez de ayudarnos a salir de algún atolladero nos hunde más en él. Expresar nuestro enfado puede ser muy terapéutico, pero la ira lo muestra y verbaliza de un modo poco cabal, lo que manda al traste cualquier posibilidad de tratamiento y sanación.

El ser humano lleva incrustada en sus genes la pulsión de la agresividad (que a veces puede cristalizar en agresión), y la ira se nutre de esa pulsión para emerger virulentamente. La neurociencia explica que la detonación emocional surge cuando el impulso se detiene en la sede de las emociones (la amígdala) y no alcanza el neocórtex (el palacio de la razón) donde se analiza, se evalúan pros y contras y se inhibe o al menos se regula la intensidad de la explosión. Como la información que circula de la amígdala al neocórtex para ser procesada se desplaza con lentitud enervante, en muchas ocasiones saltamos a la acción sin previamente haber racionalizado el proceso. Somos rehenes de «hacer las cosas sin pensar». Se verifican de este modo dos de las singularidades más evidentes de la ira. La ira es veloz, pero muy inexacta. Es increíblemente rápida, pero también increíblemente imprecisa. Cuando uno entra en erupción, cuidar las formas no figura entre sus planes más inminentes. Tampoco agenciarse un metro para medir las palabras.

Decían los clásicos que la ira es la pasión que más quebranta la sinceridad del juicio. La ira nos expropia la racionalidad y se erige en soberana absoluta de nuestro gobierno con la celeridad y el autoritarismo de un golpe de estado. La ira desata violencia verbal, violencia entendida como agresión desmesurada que ya no anhela ninguna recompensa salvo convertir al agredido en una escombrera sobre la que volcar nuestro detritus de críticas e invectivas y dejarnos invadir por el placer hedónico de arrojárselo a la cara. La ira sobrepasa los límites del respeto y se deleita en devaluar al otro. No busca reparación alguna, busca el regodeo de la degradación. A veces cede el testigo a la furia y de las palabras se puede pasar a las manos en una regresión vergonzosa que invierte el camino civilizador anunciado por Freud. La ira no soluciona nada, pero tiene sobrada capacidad para empeorarlo todo. Conviene no mantener trato con ella. Es una amistad muy peligrosa. Nos puede dejar sin rastro humano a nuestro alrededor. Por donde pasa la ira no crece la hierba. Se expande el desierto.

Fuente: negociaccion.net por Josemi Valle


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en Google.


Código QR de este post

Short Link de este post http://bit.ly/idUTdB

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s