Wikileaks, Julian Assange, los hackers fieles a la causa, la cúpula del poder: Estamos ante la primera revolución del Siglo XXI

Código QR de este post

Short Link de este post http://bit.ly/hAmNDf


msn.com

Aunque Julian Assange pretende que WikiLeaks sea visto como el trabajo de un equipo y no de una persona, su figura destaca no sólo por ser la cabeza del proyecto, sino porque es casi un personaje de novela.

El fundador de WikiLeaks es una mezcla entre Mikael Blomkvist y Lisbeth Salander, los protagonistas de la saga Millennium , del sueco Stieg Larson: un periodista idealista y una hacker sociópata que unen sus conocimientos para desenmascarar al sistema.

Assange está en el centro de la atención desde que el pasado 28 de noviembre se comenzó a difundir el contenido de 250 mil cables del Departamento de Estado de Estados Unidos; revelaciones que han puesto en aprietos a la diplomacia mundial.

La revista Time prefirió nombrar personaje del año a Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, y no a él, aunque fue el más votado por los cibernautas.

Hasta el 7 de diciembre vivía escondiéndose, mudando su “bunker” de un lugar a otro, y hoy está enfrentando un proceso judicial acusado de abuso sexual en Suecia.

Entre sus aliados están personajes poderosos, pero también entre sus enemigos. Fidel Castro y Luiz Inacio Lula da Silva exaltan su valor por enfrentarse a Estados Unidos; pero es precisamente este país el más afectado con sus filtraciones y al que se atribuye el que se estén aprovechando sus deslices en Estocolmo para atraparlo.

El australiano de 39 años pasó 10 días en la cárcel hasta que salió bajo fianza el 16 de diciembre, aunque sigue enfrentando el proceso de extradición a Suecia. Ha declarado que nunca creyó que esto pasaría, pero la historia de su vida sugiere que tarde o temprano este momento llegaría.

Secreto y fuga

Cuando tenía 16 años y en medio del éxodo emprendido por su madre para escapar de su padrastro, Assange se valió de una Commodore 64 para crear una red secreta en la que era más conocido como Mendax , apelativo tomado de un verso de Horacio (splendide mendax , dignamente desleal).

Mendax y su grupo de la Internacional Subversiva se convirtieron en 1997 en personajes de Underground, una novela en la que Assange colabora como coautor junto a Suelette Dreyfus y en la que se aborda la escena hacker mundial.

Mendax se granjeó una reputación como hacker . La Policía Federal Australiana montó la “Operation Weather” para dar con los miembros de la Internacional Subversiva, de los cuales Assange era el más escurridizo. “Él tenía cierta motivación altruista. Actuaba con la creencia de que todos deben tener acceso a todo”, le dijo Ken Day, líder de la investigación, al reportero Raffi Khatchadourian de la revista The New Yorker en una entrevista publicada el pasado 7 de junio.

En septiembre de 1991, a los 20 años, Assange comenzó a husmear en el sistema de Nortel, la telefónica canadiense, hasta que un administrador lo sorprendió. A pesar de vivir en un constante estado de alerta, según el relato de Underground , Day lo encontró en octubre y se le imputaron 31 cargos por la intrusión a diversos sistemas.

Mientras esperaba el juicio, el activista cayó en una profunda depresión y se fue a vivir a los parques de la ciudad. En The New Yorker , Assange cuenta que aquello le ayudó a silenciar su voz interna. “La visión de uno mismo desaparece”, dijo.

La policía tardó tres años en lograr que el caso llegara a la Corte. Nortel lo acusaba por daños de más de 100 mil dólares, pero Assange alegaba que la piratería era un crimen sin víctimas.

El resto del equipo cooperó y Assange se convirtió en el único acusado, pero el juez consideró que en sus “crímenes” no había otra intención que una “especie de curiosidad inteligente y el placer de poder navegar a través de equipos diferentes”, así que sólo pagó una multa.

Al mismo tiempo, Assange libraba una intensa batalla por la custodia de su hijo de dos años. El proceso sirvió para poner en práctica su activismo: él y su madre crearon un grupo de padres investigadores, grabaron las reuniones con la oficina de Salud y Servicios a la Comunidad para obtener evidencia, recurrieron a la Ley de Información y convencieron a los trabajadores sociales para que brindaran información privilegiada y poder así armar una gran base de datos que sirvió para su defensa.

Luego de tres años de audiencias y alegatos, él y su ex esposa llegaron a un acuerdo, pero el estrés ya había causado estragos. Según cuenta Claire, la madre de Assange, a partir de ese momento el cabello de Assange comenzó a perder su tono castaño.

Lo siguiente fue una etapa nómada: paseos en motocicleta y viajes que sostenía trabajando como asesor en seguridad informática, hasta que decidió estudiar Física en la Universidad de Melbourne, donde desarrolló las teorías que lo llevarían a fundar WikiLeaks.

En 2006 publicó el ensayo La conspiración como gobierno , en el que analiza los mecanismos de los regímenes totalitarios. “Para cambiar radicalmente el comportamiento del régimen debemos pensar con claridad y valentía. Tenemos que ir más allá y descubrir los cambios tecnológicos que nos darán armas que no tuvieron nuestros antepasados“, afirma en el texto.

El inicio de las filtraciones

El ideario de este aventajado universitario fue la semilla de WikiLeaks. En una casa aledaña a la universidad, Assange y su equipo tejieron una red dedicada a transparentar documentos de todo tipo.

Más que de hackers , se trataba de activistas que tenían como principio la difusión de la verdad.

En diciembre del 2006 publicaron su primera filtración: una “decisión secreta” del jeque Hassan Dahir Aweys, opositor del gobierno de Somalia, en el que ordenaba la contratación de sicarios para eliminar a funcionarios del gobierno. Ante la imposibilidad de confirmar su autenticidad, Assange pidió a los lectores que ellos mismos lo juzgaran.

Desde entonces, en WikiLeaks se filtraron cerca de 50 expedientes sobre diversos temas, como el manual de operaciones de los soldados estadounidenses en la cárcel de Guantánamo, o el llamado Climagate , una serie de correos en los que científicos de la Universidad de East Anglia hablan de cómo se ha manipulado la información a favor de la teoría del cambio climático antropogénico.

Su intención fue acuñar un nuevo tipo de periodismo: el periodismo científico, según explicó Assange en un texto publicado el pasado 7 de diciembre en el periódico The Australian .

El golpe

Luego de meses encerrado en una casa de Islandia, el equipo de WikiLeaks presentó el 5 de abril del 2010 Collateral Murders , un video del ejército estadounidense grabado desde un helicóptero que dispara contra civiles en Bagdad.

El Ejército no se justificó, pero este golpe le valió a WikiLeaks que recibiera unos 200 mil dólares en donaciones y consolidara su reputación.

El 18 de octubre WikiLeaks publicó unos 400 mil documentos sobre la guerra de Iraq que revelan la muerte indiscriminada de civiles y que las autoridades estadounidenses ignoraron las torturas cometidas por las fuerzas iraquíes a los prisioneros de guerra.

Aunque el sitio ya había recibido amenazas y denuncias de diversos actores afectados por sus filtraciones, la presión sobre Assange se recrudeció con esta publicación. La demanda de dos mujeres que lo acusaron en Suecia por haberse negado a usar condón durante el acto sexual, puso a las autoridades suecas sobre la pista de Assange.

Pero eso no detuvo el verdadero gran golpe: la publicación, el 28 de noviembre pasado, de 250 mil documentos del Departamento de Estado de Estados Unidos; despachos diplomáticos entre Washington y embajadas y consulados de todas las latitudes. Casi 100 mil de ellos con información “confidencial”.

Con ayuda de cinco diarios tradicionales (Le Monde , Die Spiegel , The Guardian , New York Times y El País ) la información fue desmenuzada y difundida a nivel global.

“Trabajamos con otros medios de comunicación para que la gente lea las noticias, pero que también ponga a prueba su veracidad. El periodismo científico le permite leer una noticia y a continuación hacer click para ver el documento original en que se basa”, explica el australiano en su texto en The Australian .

Casi todos los países resultaron afectados por la correspondencia diplomática.

La búsqueda de Assange se volvió un asunto de vida o muerte. La Interpol interpuso una orden de captura a nivel internacional por el delito de violación y en pocos días se encontraba en la lista de los más buscados.

En lugar de donaciones el sitio recibió bloqueos. Mastercard y Visa dejaron de aceptar las donaciones; Francia e Islandia lo expulsaron de sus servidores, lo mismo hicieron empresas como Amazon y Everydns.net.

Assange puso a funcionar sus mecanismos de defensa desde un desconocido bunker –unos decían que en La Habana y otros que en Londres–. “El archivo del Cablegate fue distribuido, junto con otros materiales importantes entre más de 100 mil personas en formato encriptado. Si algo nos pasa, las partes fundamentales serán divulgadas automáticamente”, dijo en un chat a principios de diciembre.

Hackers, mandatarios, activistas y la misma ONU se han manifestado a favor del trabajo de Assange, lo que quizá le dio la fuerza para entregarse a las autoridades inglesas el 7 de diciembre.

“La primera infoguerra se está librando ahora”, twitearon los operadores de WikiLeaks el mismo día de la detención de Assange.

El activista está seguro de que puede demostrar que la persecusión a su persona tiene un trasfondo político. Mientras tanto, las filtraciones no cesarán. Con el pretexto de buscar financiamiento para mantener su trabajo, el activista firmó un contrato por más de 1.4 millones de dólares para escribir su autobiografía.

“Mis convicciones son inflexibles, y, si este proceso ha logrado algo es que ha aumentado mi determinación”, dijo en una declaración dictada desde la cárcel a su madre, Christine Assange, y luego transmitida por televisión el 14 de diciembre.

Fuente: reforma.com por Karla Garduño Morán


card.ly

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

Anuncios

Un comentario el “Wikileaks, Julian Assange, los hackers fieles a la causa, la cúpula del poder: Estamos ante la primera revolución del Siglo XXI

  1. Reconforta saber que un adalid de las libertades y de la transparencia como Fidel Castro apoya a Babyface Assange.. Por cierto, ¿no es demasiado mono? Da la impresión de haber salido de un casting… ¿Celebrado en Tel-Aviv, quizá?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s