Gordo y pobre: Así me dejó el año nuevo

Código QR de este post

Short Link de este post http://bit.ly/GordoPobre


flickr.com

Aún no se acaba el primer mes del año, estamos saliendo de los gastos navideños, de las cenas, de las fiestas y ahora se ve la oleada de bien intencionados deportistas que más por remordimiento que por amor al deporte, estan en los ginmasios. Entre los gastos y la subida de peso se deja escuchar el peor pretexto que he escuchado.

Me habría encantado estar en las fiestas de fin de año de los productores de montones de programas de radio mañaneros. Se supone que con lo que pasó en Navidad y Año Nuevo, los escuchas perdieron la cintura y se endeudaron hasta el cuello. ¡Qué boato de fiestas, qué derroche de regalos, qué emocionante! Y ahora hay que buscar la manera de perder esos kilos y poner en orden esas tarjetas.

¿O sea que en menos de un mes se pueden perder los cuadritos marcados en el abdomen? Les juro que yo los tenía, bajo esta panza. ¿Y ahora tengo una deuda extraordinaria en las tarjetas sólo por lo que les compré a mis sobrinos? ¡Bah! Ni se puede ganar tanto peso ni se puede perder tanto dinero en tan poco tiempo.

Dicen que San Pablo decía que los hábitos son la segunda piel. Nadie puede con las deudas de tarjetas en un solo mes, porque no se formaron sólo en Navidad, sino en un año entero de malas costumbres.

1. Pagar el total de la deuda es como comer verduritas en lugar de un décimo taco al pastor.

2. Prever los regalos de los sobrinos para diciembre de 2008 desde ahora es como hacer 40 abdominales diarios de aquí a Semana Santa.

3. Armar un buen portafolio de inversión, que tome en cuenta las necesidades próximas (digamos un gasto dentro de seis meses) y las de más largo plazo (el retiro, dentro de más de 10 años) es mucho mejor que ponerse a dieta un día antes de la boda.

Y para armar ese buen portafolio de inversión, Merrill Lynch sacó hoy un excelente tip: No hay que revisar las inversiones ahora porque se anunció una recesión en Estados Unidos. Hay que tener la costumbre de revisar las inversiones cada año, no cada vez que pasa algo en los mercados financieros. “Reaccionar a los eventos del mercado es equivalente a ser un inversionista indisciplinado”. Así que tenemos un número

4. Revisar en qué se invierte una vez al año, que es como tener una revisión del estado de salud.

Fuente: http://www.cnnexpansion.com


card.ly

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s