¿Tienes reunión? ¿Algún evento en tu casa? O simplemente para ti, dale este gusto a tus sentidos. Disfruta de tu tabla de quesos

eventospremium.com.ar

En general se toma una base de cinco quesos: 2 duros, 2 semiblandos y uno blando, a los que pueden agregarse toques diferentes. Por ejemplo, alguna pastita de queso.

Para prepararlos se recomienda quitarles la cáscara, salvo excepciones como el brie y el camembert, en los que se come todo.

Es importante la forma de cortarlos, para que no pierdan su forma, presencia o sabor. Por ejemplo, si se trata de un gruyer, que se vean los agujeritos; si es un roquefort o queso azul, que no pierda la veta.

Aquí va una posible tablita con la respectiva forma de cortar cada queso:

Queso banquete de Tandil: muy sabroso y en forma de barra. Se corta en lonjas de medio centímetro, que a su vez se dividen a la mitad.

Fontina picante: de pasta firme, ideal para acompañar con vinos recios. Se corta en trozos triangulares.

Gruyere: se corta igual que el anterior.

Parmesano: (si es al aceto, ya viene condimentado con aceto balsámico de Módena). Se tasca, es decir se desgrana.

Mozzarella trenzada: se la puede combinar con tomatitos secos y rociar con el aceite de la preparación. Otra opción es servirla en tabla aparte. Se corta en fetas

Hay otros quesos que se pueden agregar o combinar, según el gusto de los comensales:

Roquefort, se tasca.

Queso de oveja, en lonjas.

Queso de cabra, ídem.

Quesos de moho (camembert, brie). Con cáscara y cortado en triangulitos.

¿Otras opciones para sumar delicias? Cremas de quesos, como la pasta mediterránea para untar hecha a base de queso mascarpone, olivas negras, anchoas y alcaparras; o de salmón, con queso mascarpone y salmón ahumado.

Cómo servirlos

Colocarlos en forma de abanico, en una tabla de madera, respetando el orden: de suaves a picantes, y de blandos a duros.

Este es el orden ideal para saborearlos también: es decir primero las pastas suaves, los blandos y luego los más fuertes y los duros.

En pequeños recipientes se pueden colocar aderezos para los quesos, tales como mostaza con pimienta negra en grano, ideal para el gruyer o una vinagreta de aceite de oliva y hierbas para la fontina o el queso de oveja.

También es bueno acompañar la tabla de quesos con frutas frescas (uva, pera, duraznos, damascos, kiwi) que se llevan perfectos con el brie y el roquefort y frutas secas (almendras, nueces, pistachos, castañas), excelentes con el brie o el gruyere.

Para beber, el maridaje perfecto es un vino tinto (Cabernet Sauvignon, malbec, syrah o pinot noir), pero también es viable un romance de picada con cerveza.

Asesoría: Almacén de las Delicias. ¡Muchas gracias!

Fuente: enplenitud.com

Fuente: http://www.elmundo.es por Sergio Rodríguez

Bookmark and Share

Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en los buscadores de Google.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s