10 tácticas para que no te despidan

pretexto-en-la-oficina.jpg Es que había mucho tráfico…

Hoy en día es común que a todos lados se llegue tarde y no sea culpa de nadie. Sin embargo, la impuntualidad no es una virtud.

Si tu horario es flexible pero desde el principio se estableció que era de ocho a cinco de la tarde, no llegues de nueve a seis sólo porque te es más conveniente. Habla primero con tus jefes.

La impuntualidad en reuniones de trabajo es mal vista y no sólo por tu jefe, sino por todo el equipo, sobre todo cuando la excusa es siempre el tráfico.

copitas-en-la-oficina.jpg Unas copitas de más

Aunque esto depende de la empresa para la que trabajas, normalmente está mal visto que consumas bebidas alcohólicas mientras trabajas.

Quizá algunos puestos en algunas compañías organicen comidas en las que beber en miércoles es natural y luego se espere que regreses a trabajar. Pero no exageres.

Lo que sí está mal visto es una vodka al estilo ruso que acompañe al desayuno. Esto sí te llevaría a poner tus pertenencias en una caja de cartón y a limpiar tu escritorio.

notas.jpg Papeles sobre papeles = desorganización

No tomar nota en reuniones y confiar mucho en los poderes de le memoria fotográfica hay que dejárselo a los genios como Mozart, quien se dice que la tenía. Tienes que aceptar que esta habilidad sólo se presenta en una de cada 500 personas y probablemente no la tengas tú.

Agenda las reuniones en tu palm, agenda, calendario o post its; toma nota, aunque sea sobre la palma de tu mano; organiza tus cajones para mantener tu mente ordenada; y aprende a archivar.

Cuando se te olvidan las cosas creas una mala imagen y de ahí puedes conseguir que te den las gracias por tu participación y ayuda en el equipo, pero que busques un mejor lugar para trabajar.

calentar-la-silla.jpg Calentar la silla

No en todas las empresas el que trabajes más horas te convierte en el empleado del mes. Conforme más compañías multinacionales entran a México se va contagiando la idea de que el mejor empleado es el productivo no el que no quiere llegar a su casa o no tiene vida.

Tomarse las cosas con tiempo, chismear con los del piso tres y tomar café con las del siete para terminar de trabajara hasta las nueve de la noche ya no es recomendable.

En algunas empresas ya se ve mal que los empleados se queden a trabajar más de las ocho horas establecidas.

presumido.jpg ‘Los huevos hay que cacarearlos’

Sí, pero sin exagerar o de plano caerás en la arrogancia y de ahí puede que nadie te soporte y te pidan que entregues tu renuncia.

Busca el lugar y el momento adecuado para presumir tus cualidades, capacidades y logros. Y a menos de que ya tengas un mejor trabajo, no te adjudiques los logros de los demás. Ésta es de las mejores tácticas para que te den tu finiquito.

acoso-sexual-en-la-office.jpg Acoso sexual

Definido como cualquier interés o comportamiento sexual inoportuno en el trabajo, coqueteo, flirteo o ya en caso extremo, sexo sobre el escritorio. No hay de otra, esto sí es causa de despido.

¿Recuerdas la película ‘Atracción Fatal’ con Michael Douglas y Glenn Close? Eso sería llegar al extremo, pero en general, un tacto indeseado, comentarios lascivos, bromas sexuales y favores sexuales son las cosas que ponen en peligro tu empleo.

Mejor mantén tu vida sexual fuera de las cuatro paredes de tu oficina, a menos de que quieras cambiar de trabajo.

resistencia-al-cambio.jpg La resistencia al cambio

La tecnología avanza a pasos agigantados y quienes no lo aceptan van para afuera. Imagínate a alguien que no quiere usar el correo electrónico o no sepa usar los mensajes instantáneos de los proveedores de servicios de comunicación electrónica como Hotmail o Yahoo. Estas personas son obsoletas, así que la próxima vez que te digan si quieres aprender a usar el nuevo teletransportador, no digas que no porque tu plaza puede depender de él en unos meses.

chisme.jpg Ser ‘mal vibroso’

Las actitudes negativas dentro y fuera de tu lugar de trabajo sólo causan problemas. Regañar a tus empleados o criticar a tus compañeros refleja el clima laboral que quieres crear y hoy en día está de moda el positivismo y se aprecia la buena actitud.

Esto no quiere decir que tus colaboradores tengan que ser parte de tu grupo de amigos, o que todos los jueves debas ir con tu jefe a convivir después del trabajo, sólo que mantengas relaciones de respeto y amabilidad con los que te rodean en tu trabajo.

yo-lo-hago.jpg ‘Yo le prometo que lo hago’

Proponer metas inalcanzables a nadie le hace bien.

No puedes correr el maratón de Nueva York sólo porque lo decidiste el día del evento, tampoco puedes prometer que vas a acabar un proyecto si no tienes ni idea de qué se trata.

Comprometerte a cumplir con altas expectativas puede que sea una estrategia buena para conseguir un mayor salario, pero no cumplirlas es más arriesgado, pues muchas compañías no se harán de la vista gorda

mentiritas.jpg Mentiritas blancas

Mentir en tu currículum o en las entrevistas de trabajo, exagerar o echarle crema a tus tacos, entregar documentación falsa o referencias inexistentes, todo esto, si te cachan, resulta en que tu empleador te pierda confianza y te mande directo a la banqueta.

Otra forma de decir mentiritas blancas es si hablas a la oficina y dices que ‘se murió un familiar y te tienes que ir a Michoacán’ cuando en realidad te vas a ver el partido de México contra Argentina en el mundial.

Ten cuidado y recuerda lo que te dijo tu abuela: ‘No digas mentiras o hagas cosas buenas que parezcan malas’.

** Estos consejos fueron elaborados por Regina Reyes-Heroles C. de CNNExpansión.com con la ayuda de Laura García, Gerente de Relaciones Públicas de Manpower y de Ana Velázquez, Consultora Senior en Capital Humano de Mercer.