FELIZ DIA DE LAS MADRES!!! Hablando de la relación madre-hija

felicidades mamá

PRIMERA PARTE

Antes de comenzar con el tema: Este es un post escrito y pensado para hijas adultas o mamás adultas. DE NINGUNA MANERA ESTA PENSADO PARA UNA HIJA ADOLESCENTE ¿ok?Bueno, entonces ahora si, ¿Qué harás este domingo? Celebrarás a la mamá, comprarás un regalo, organizarás una comida, la invitarás a algún lugar, la invitarás a tu casa etc … La pasarás bien, la pasarás divertido, posiblemente ….

En realidad, lo anterior es lo que hacemos todos, esa es la verdad, pero el tema de la mamá es un tema muy interesante ¡y basto!

Y es que una de las relaciones más difíciles que existe en el mundo es la relación de una madre con su hija, y en lugar de escribir acerca del jaja y del jiji del día de la madre y uno que otro poema cursi y buenas intenciones y deseos, que tal si hablamos en un plan de introspección, de concientización con el fin de que todos y todas, y que tenemos mamá aún, tengamos la oportunidad de reconciliarnos con ese lado de la mamá que nos parece tan poco, conocemos tan poco, que nos cuesta tanto, para reconciliarnos con esa mamá a quien casi nunca vemos o no le hablamos, o para que nosotras que somos madres, nos reconciliemos con nuestras hijas porque lo que va de ida, va de vuelta.

Hijas adolescentes y madres ¡siempre el tema más conflictivo! Si, siempre se desea lo mejor para las hijas pero eso no significa que siempre tengamos las mejores palabras o las plabras que en ese momento los hijos o hijas necesitan.

El ejercicio de reconciliación.

Estamos de acuerdo todos que partimos de la base de que tu mamá es quien más te quiere, aún más que el papá, siempre desea lomejor para el hijo o hija, es el amor incondicional por excelcncia en TODO el universo. De hecho, si alguien te conoce como la palma de su mano, es tu mamá. ¡Sabe de que pata cojeas! Y entonces la programación mental desde niños es que la mamá nos ama como nadie, nos conoce como nadie y sabe lo que es mejor para nosotros y es que no hay palabras que nos impacten más que lo que nos dice dice nuestra madre.

Eso nos han dicho y no es paraponerlo en duda pero ¿Hasta dónde las madres saben lo que es bueno para los hijos? A veces las madres desde su propia historia, ponen expectativas, ponen sus miedos, ponen sus ideales. Historas llenas de fracasos, de miedos y de los deseos de que no quieren que s repitan las historias y por no querer que los hijos sufran, actúan de cierta manera pero en el fondo no se confía en los hijos, no se confía en su propio ser, el trabajo de madre es hasta cierto punto, abrazrlos y soltarlo en un momento dado, cosa nada sencillo.

La palabra clave: respeto

Hay mucha confusión en el punto del respeto, que en su lado oscuro su definición es control y el control viene del miedo y de la ignorancia. porque nadie les enseñó a ser madres, y está el miedo a que los hijos fracasen y no triunfen.

Las farses matadoras de la madre.

“Ese hombre no te conviene”, “Esa mujer no es la que me gusta para ti”, y otras más que no son más que el refeljo de su propia historia en sus hijos, que se las avienta y lo más grave es que los hijos o hijas comiencen a ver a través de los ojos de la madre y se terminen convenciendo de que lo que dice la mamá es la verdad universal.

Una forma extraña de celebrar el día de la madre.

Se trata de entender nuestra propia materninad, de donde vienen nuestras madres, de donde vienen las hijas y ver si se puede uno reconciliar con esa parte de nuestra madre que no entendemos o de plano reconciliarse con la mdre entera.

Retomando lo de la confianza, de creer que una como madre ve lo que los hijos no ven, de que uno sabe lo que le conviene a los hijos, que ellas saben lo que los hijos no han vivido… Las mamás a veces no se dan cuenta de que deben de ser respetuosas con los hijos. El respeto viene de la confianza. Se debe de tener confianza en los hijos. Pero para tener esa confianza las mamás deben de analizar algo muy importante y a la vez doloroso.

¿Cómo estoy yo con mi niña interna?

Una máxima es que la niña externa representa a la niña interna, es lo mismo, lo que pasa es que los problemas que las mamás no han resuelto de su vida lo están viviendo con su hija o hijo. Si la madre tuvo problema de sobrepeso, y si la hija tiene el mismo problema, la mamá en automático comienza a epxerimentar el mismo dolor que sentía cuando ella tenía ese sobrepeso entonces comienza el control con el afán de que ella no sienta ese dolor pero eso ciega y la mamá no ve que ese problema de sobrepeso de la hija es algo que la misma hija tendrá que resolver. Una madre aterrorizada, pero calma, la hija o hijo tendrà que decidir y elegir que hacer con su vida.

El querer y desear lo mejor para los hijos entra la tentación de actuar y controlar que parten de l miedo y no de la confianza y ¿por qué? pues porque no están claros los motivos, no está claro lo que el hijo necesita. “No te subas a la mesa porque te vas a caer”, ¿Cuál es el miedo de la mamá? ¿Qué el hijo se lastime? No, el miedo es que la mamá no sabe que hacer si el hijo se cae … muy diferente sería que la mamá ayudara al niño a subirse a la mesa, que expreimente, que sienta, que lo acompañe y darle la confianza de que si se siente inseguro, ahí está la mamá para agarrarlo. Da mucho miedo que el hijo experimente. Todo viene de que el hijo no pase lo que yo viví pero no se da cuenta de que con esto no se le deja al hijo elección, el hijo termina por verse a travás de los ojos de la madre y no tiene una idea clara de sí mismo.

Otro ejemplo, la imagen de la madre, como “la suegra”, uhhh la única mujer buena es la mamá, origen de muchos conflictos de pareja ¿O miento acaso?

Los hijos “tienen” que ser mejores que los padres.

¿Perdón? Pero como ¿por qué? ¿Quién dice? ¿Dónde dice? Los hijos tienen que ser lo que tienen que ser y punto.

Las palabras de una madre llegan más que las de nadie. Pero mamás, ustedes tienen su traumas, sus miedos, sus heridas, sus experiencias, sus historias horrendas y desde ahí operan. Yo no veo a ninguna mamá de los de nuestra generación haciedo yoga, en cursos de reiki, en terapia psicológica, van a ser quienes son y muy dificilmente, a menos que sean personas muy concientes y muy responsables, van a cambiar, sçde lo contrario, así se van a morir.

Viendo ese panorama el tema en donde se tiene que trabajar es en uno mismo, como hijo o hija.

Y de eso vamos a escribir mañana. Aquí nos vemos!

Fuente: Programa de Martha Debayle transmitido el día 7 de Mayo de 2009 a través de wradio, México

¿Nos vamos a la segunda parte de este tema? Pues no lo pienses, se va a poner mucho mejor.

Trabajando en uno mismo.

Tratando de encontrar la forma reconciliarnos con nuestra madre. Sanar esa relación que posiblemente tanto nos ha afectado, tanto nos ha dolido, tanto nos ha disgustado, tanto nos ha herido, tanto nos ha lastimado y que las que son ahora madre de hijas, no cometan los mismos errores.

Las frases que nos ha dicho nuestra madre impactan tanto en nuestra realidad que son una lápida emocional fuertísima, como la clásica “Ese hombre tuyo no sirve para nada” y como la mamá te quiere tanto y la mamá te conoce tanto, pues igual y tiene razón, ¿y que haces? Pues a lo mejor llegas a casa con tu marido y a pelear se ha dicho porque ya vas pre programada a eso. Pero no todas las frases de las mamás son negativas, también son positivas pero su impacto al final de cuentas termina siendo negativo, como esa frase que te dice tu mamá “Hija eres muy capaz y muy buena en lo que haces”, si, pero piensas “¿Entonces si mi mamá dice que soy casi, casi una eminencia, por qué no doy el ancho?” Fuertísima ¿no? Otra frase materna de las que matan: “¿No crees que ya llevas muchos fracasos? ¿Por qué estás ahora con él? Uh! Van desde las cosas más tontas hasta las más fuertes.

Y volvemos a lo mismo, el origen de estas frases vienen de la desconfianza en los hijos, del nulo respeto de la madre hacia los hijos, y del pleno desconocimiento de quien es el hijo. Solo se tiene una percepción del hijo, pero recordemos que las percepciones están basadas en nuestra propia vida, en lo que conocemos, en lo que hemos visto y cuando la mamá asegura “Yo te conozco”, la verdad es que no, no te conoce, solo tiene una percepción de lo que eres, pero no te conoce. Pero esto sucede también del hijo o hija hacia la madre. ¡Así que a trabajar en uno mismo!

Te has preguntado alguna vez ¿Quién soy yo? Te has puesto a definirte o a redefinirte, con amor y con reconocimiento de tus capacidades, de tus virtudes, de tus defectos y verte tal cual y amarte así como eres y aceptarte tal cual vas a dejar de juzgar al otro, a dejar de hablar y vas a comenzar a respetar, los límites tuyos hacen ponerle límites a los demás.

Hay lugares en donde puedes sacar todo esto, no vas a ir a decirle a tus padres todo lo que traes arrastrando, hay modos de sacar a ese niño o niña interior, entrar a ti, ver a tu niño interno, ver que dolor tiene tu niño interno, que es lo que carece, que es lo que le falta, hay talleres para eso, es cuestión de buscarlos. Se trata de volver a ti, retomarte.

Es importante darte cuenta de la relación con tu madre y de la relación con tu hija para reencontrarte. Porque es muy fácil decir “Yo ya trabajé en lo de la relación con mi madre” pero seguimos cometiendo los mismos errores, a lo mejor disfrazados pero en esencia son los mismos. Trascender no es tan fácil. Es un juego entre dos fuerzas, una que te jala a tus orígenes: a tu mamá, a tu abuela, etc… a todo el linaje materno que tienes y por otra parte una fuerza que te jala hacia la proyección, hacia descubrirte y conocerte. Cuando trabajamos en eso, es todo un proceso, que se lleva tiempo.

Todo esto que estamos leyendo aquí no es para tu mamá, es para ti mismo.

Tienes que asumir que tu madre es quien es y lo seguirá siendo y continuará haciéndote sentir como lo ha hecho toda su vida porque no tiene la conciencia, ni el interés, ni las herramientas para poderse darse cuenta de donde viene y de sus orígenes.

Los seres humanos que están dañados, lastiman.

En lugar de tolerancia y respeto siempre está el juicio.

¿En serio ya decidiste cortarte el cordón umbilical y dejar de ser “la hija de mami”?

Y es que es una posición muy cómoda seguir siendo hija y dejar que tu mamá te siga resolviendo la vida como cuando eras una niña. Decimos “Es que no aguanto que mi mamá sea tan manipuladora, controladora y chantajista y que siempre me hace sentir que ella sabe cuidar mejor a mis hijos que yo, que ella sabe tomar decisiones mejor que yo y yo ya estoy cansada, quiero ejercer mi propia maternidad con mis hijos, yo quiero tomar mis propias decisiones, yo quiero ser adulta, yo quiero ser respetada y yo quiero ser independiente” Pero, otros días y realmente son la mayoría ¿Quién cuida a mis hijos? “Mi mamá”, ¿Quién me lleva a la tintorería los trajes? “Mi mamá” ¿Quién me resuelve lo de la luz? “Mi mamá” Ese es el tema, muchas veces como hija queremos todos queremos tener una mamá gallina que nos cuida, que nos ayuda pero sin tener que pagar el precio que eso implica. Y comienza el juego macabro de que tu como hija o hijo adulto comienzas a querer corregir a tu mamá y te vuelves madre de tu madre, ¡Qué bizarro! Y comienzas “Es que mi mamá no sabe hacerlo, mi mamá ta, ta, ta…”, “Yo si se hacerlo, yo si se como lo tiene que hacer” y ahí va de vuelta lo mismo pero como la película de Matrix, recargado. La única manera de que esto pare es que uno de los dos se salga de este juego, y generalmente no va a ser la mamá, esa es a verdad.

La mamá viene a ser la hija, la mamá llega ser la niña y la hija es la que educa, se voltea la situación y se intercambian los roles, amor desordenado y salen las frases “Mi hija es la que toma las decisiones, porque ella sabe mucho de esto…”, “Mi hija es la que sabe”, no se asume el rol de mamá. Y es que mientras uno no tome la responsabilidad de vivir, no pasa nada y esta frase es para todo mundo, independientemente de la edad, platicaba una psicóloga en una ocasión, “llegó una vez una mamá a sacar cita para iniciar una terapia para su hijo ¡de 40 años!” Mejor la terapia la debería de tomar la mamá a sanar esa parte de ella y sin culpa.

Fuente: Programa de Martha Debayle transmitido el día 7 de Mayo de 2009 a través de Wradio, México


Todo contenido vertido en este sitio es meramente informativo, como una herramienta para poder contribuir a mejorar algunos aspectos y así incrementar tu calidad de vida. Si te interesa ampliar la información del mismo, te sugerimos buscar la ayuda de un experto en el tema o bien en Google.


Código QR para este post

Short Link de este post http://bit.ly/kPYRgO

About these ads

Un comentario el “FELIZ DIA DE LAS MADRES!!! Hablando de la relación madre-hija

  1. escucho su programa cuando me encuentro camino a mi trabajo me gustaría ver la posibilidad si me pueden enviar los tips de belleza transmitido el día 11 de mayo del 2011,gracias

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s